viernes, 13 de junio de 2008

XXX - NEOPLATÓNICOS

XXX - NEOPLATÓNICOS

Jámblico - Historia de la filosofía171. Los peligros del eclecticismo mal aplicado se manifestaron bien pronto: de ello nacieron errores de la mayor transcendencia. Ammonio Saccas, ecléctico, educado en la religión cristiana, viendo que entre los fieles obtenían algún favor las doctrinas de Platón, exageró las cosas hasta el punto de afirmar que en los dogmas cristianos nada se encerraba que pudiera mirarse como nuevo, pues lo mismo habían enseñado los filósofos de la Academia. Esto dio origen a la escuela llamada neoplatónica, porque pretendía renovar las doctrinas de Platón. Según estos filósofos, el cristianismo no debía ser considerado como una religión, sino como un sistema filosófico, lo que equivalía a condenarle. Fácil es concebir los extravíos que resultar debieron de un error tan fundamental.

172. Ammonio comunicó sus doctrinas a Herennio; a éste sucedió Plotino, que estableció una escuela en Roma. Plotino era panteísta. En ideología profesaba el principio de que el verdadero conocimiento es aquel en que el objeto conocido, es idéntico con el sujeto que le conoce. Propagóse de este modo por Occidente la errónea doctrina; y entre sus adalides más señalados descuella Porfirio, que de palabra y por escrito la fué difundiendo con ardor por varias provincias del imperio. Este filósofo se ha hecho célebre por la famosa tabla de los cinco predicables: género, especie, diferencia, propio y accidente. A más de esto planteó con claridad la cuestión que tanto se agitó después entre los nominalistas y los realistas; pero se abstuvo de resolverla. Boecio nos ha traducido las palabras de Porfirio: «Mox de generibus et speciabus, illud quidem sive subsistant, sive in solis nudis intellectibus posita sint, sive subsistentia, corporalia sint an incorporalia, et utrum separata a sensibilibus an in sensibilibus posita, et cirea haec consistentia, dicere recusabo. Tocante a los géneros y especies, me abstendré de decir si sólo están en los entendimientos, o si son cosas subsistentes corpóreas o incorpóreas; y si están separadas de los objetos sensibles, o si existen en ellos.»

173. A la misma escuela pertenecieron Hierocles, Proclo y el famoso Jamblico, discípulo de Porfirio; bien que, no sujetándose a la enseñanza de su maestro, dió más amplitud a su sistema, combinando con las doctrinas platónicas las pitagóricas y egipciacas Sucedióle Edesio, bajo cuya dirección se formaron, entre otros, Crisantio y Máximo. Este último se cree que contribuyó a la perversión del emperador Juliano, admirador de las doctrinas de Jamblico. Con tan alta protección se hizo poderosa la nueva escuela, no sólo en el campo de la filosofía, sino también en el gobierno de la república. De aquí resultó el que los católicos tuvieron que sufrir mucho; hasta que habiendo muerto el emperador Juliano, fue declinando el esplendor de esta secta, acabando, como todos los errores, por caer en el olvido.

No hay comentarios: