viernes, 13 de junio de 2008

XXXVIII - SANTO TOMÁS DE AQUINO

XXXVIII - SANTO TOMÁS DE AQUINO

Santo Tomás de Aquino - Historia de la filosofía198. Al fijar la consideración en el movimiento intelectual de Europa en el siglo XIII, se conoce que el espíritu humano había recibido ya tan grande impulso que no era fácil se parase en lo sucesivo: mayormente cuando la sociedad, aunque envuelta todavía en gran confusión, se enaminaba, no obstante, a la seguridad que obtuvo en los siglos siguientes. Lanfranco, San Anselmo, San Bernardo, Hugo de San Víctor, Ricardo de San Víctor, Pedro Lombardo, Alberto Margno y otros hombres ilustres, habían esparcido un germen de verdadera ciencia que no debía perecer. Sin embargo, es menester confesar que el espíritu de sutileza y de disputa iba extraviando lastimosamente los entendimientos, llevándolos a un examen de la religión, tanto más peligroso cuanto se le fundaba principalmente en vanas cavilaciones de escuela. Ya hemos visto los errores de Roscelin y Abelardo; posteriormente hallamos que a principios del siglo XIII, Amaury de Chartres, y su discípulo David de Dinand. enseñan el panteísmo. Los escritores católicos, sin huir el cuerpo a sus adversarios, ni aun en el terreno filosófico, defendían la verdad a medida que las circunstancias lo exigían; pero no habían reducido las doctrinas de Aristóteles y sus comentadores árabes a un sistema completo, que por una parte ofreciese enlace y unidad, satisfaciendo las necesidades intelectuales de la época, y por otra se armonizase con los dogmas de la Iglesia. Para llevar a cabo esta obra era necesario un hombre de alta capacidad que con su poderoso ascendiente dominara la anarquía de las escuelas y las sometiese a su imperio; este hombre apareció: era Santo Tomás de Aquino. Entre sus muchas obras descuella la Suma Teológica, a la cual ha hecho justicia M. Cousin, llamándola «uno de los más grandes monumentos del espíritu humano en la Edad Media, y que contiene, a más de una alta metafísica, un sistema completo de moral, y hasta de política» (Historia de la Filosofía, tomo I).

199. Desde Santo Tomás data propiamente la filosofía escolástica reducida a un sistema completo y en armonía con el dogma católico: en los siglos XI y XII se reunían los materiales, se construían tiendas, habitaciones provisionales; pero el verdadero edificio lo levantó en el siglo XIII el genio de este hombre extraordinario, a quien, conforme al espíritu de los tiempos, se dió con mucha verdad el hermoso título de Angel de las escuelas, o Doctor Angélico.

No hay comentarios: