martes, 5 de agosto de 2008

TIPOS PSICOLOGICOS DE JUNG SEGUN TEST MBTI

Sobre los Tipos Psicológicos propuestos por C.G. Jung.
Una tipología desarrollada a través del test MBTI (indicador de tipo Myers-Briggs)

"San Agustín dice: Yo no creería en el Evangelio si no me forzase a ello la autoridad de la Iglesia"(...) Alguien encuentra muy bella una pieza de música moderna porque todo el mundo pretende encontrarla bella (...). No son pocos aquellos que en sus acciones y omisiones sólo conocen un motivo: a saber, lo que los otros piensan de ellos. Alguien dice: "Uno no se avergüenza de algo de que nadie está enterado". Hay quienes sólo pueden tener una sensación de felicidad cuando suscitan la envidia de los demás, y hay quienes se desean y se causan un sufrimiento para disfrutar de la compasión de los prójimos. Cabría multiplicar hasta el infinito tales ejemplos. Apuntan a una especificidad psicológica que es netamente distinta de otra actitud, la cual tiene, a la inversa, la sensación de que los factores principalmente motivadores son los factores internos o subjetivos. Tal persona dice (...): "Veo que hoy, de manera imprevista, hace mal tiempo, mas, a pesar de todo, realizaré mi plan, que concebí anteayer"(...) Alguien dice: "Mi libro es probablemente ininteligible, pero para mí es suficientemente claro"(...) No son pocos los que pueden tener una sensación de felicidad tan sólo si están seguros de que nadie sabe nada de ello. Una cosa es mala porque agrada a todos. En lo posible se busca lo bueno allí donde nadie lo sospecha. Un hombre así replicaría a San Agustín: "Yo creería en el Evangelio si la autoridad de la Iglesia no me forzase a ello"

Estas citas están extraídas de una conferencia pronunciada por Jung en 1923, dos años después de la publicación de una de sus obras tempranas más conocidas e influyentes: Tipos Psicológicos. La problemática de la tipología es una cuestión de primer orden en el propio entendimiento de nuestro funcionamiento y dinámica psíquicos como individuos, y radicalmente importante en la cuestión de nuestras relaciones humanas. Siendo el carácter la esencia y ubicación de ese "cristal coloreado" con que cada uno mira y se mira, lo que sentimos mejor de nuestra perspectiva y juicio es también lo que suele conducirnos a enconados conflictos con los demás y sus puntos de vista, y a constantes malentendidos acerca de quiénes somos en realidad, pues precisamente nuestro inconsciente es también un Otro, diferente, que nos acompaña ineludiblemente, y que mira la vida a través nuestro desde su cristal de color distinto.

Hemos elaborado un conjunto de fichas tipológicas que atienden al acervo de caracteres que manejamos en el test Myers-Briggs. En ellas tratamos de resumir de un modo sinóptico y claro el compedio de información que al respecto hemos acumulado tras una selección de fuentes cuidada y minuciosa, contrastada con nuestra propia experiencia e investigación al respecto durante años.

Aconsejamos leer como iniciación al tema esta conferencia transcrita desde la presentación de uno de nuestros talleres de carácter:
Introducción a los Tipos Psicológicos. Una breve historia de la Tipología
ACTUALIZADA
A continuación, la descripción de los 16 tipos propuestos por el MBTI:

ESTJ | ESTP | ESFJ | ESFP | ISTJ | ISTP | ISFJ | ISFP

ENTJ | ENTP | ENFJ | ENFP | INTJ | INTP | INFJ | INFP

Asimismo, disponemos del formulario correspondiente. Todos aquellos interesados en realizarlo, pónganse en contacto con nosotros. Si prefieren hacerlo por su cuenta, recomendamos la publicación "Cómo soy en Realidad y Cómo son los Demás", de Sandra Hirsh y Jean Kummerow (Ed. Altaya). En versión inglesa, la batería clásica de items del MBTI, más reducida y simplificada, la pueden cumplimentar en: humanmetrics.com. En castellano, en la página: fundacion-jung.com.ar



Introducción a los Tipos Psicológicos junguianos
Breve historia de la Tipología
Origen del test MBTI (Indicador de Tipo Myers-Briggs)
(Actualizado. Dic-2007)
Raúl Ortega
Terapeuta de orientación junguiana


Conceptos básicos

Vamos a tratar profusamente de tipología psicológica, así que lo primero es intentar definir el concepto de "tipo".

Como tal, entendemos una estructura o constitución psíquica con unos atributos, rasgos y condicionantes lo suficientemente tangibles a la observación como para ser claramente definible y diferenciable, y que se expresa no sólo en un individuo particular sino que es susceptible de explicar a todo un conjunto humano, diferente de otros conjuntos con sus rasgos propios. Es un sistema coherente de aprehensión y comportamiento, de motivaciones y conductas consecuentes. Una esencialidad en la forma de ser distinguible de otras, formando todas en su conjunto una tipología completa. Hablamos de la tangibilidad del tipo porque éste se refiere, antes que a otra cosa, a la estructura del Yo, extendido desde la conciencia hasta el inconsciente personal. Es decir, el sector más fácilmente asible de la Psique.

Jung apunta: “Un tipo es un ejemplo o modelo que reproduce de manera característica el carácter de un género o generalidad (...) Tipo es un modelo característico de una actitud general presente en muchas formas individuales”.

Existen tipologías, existen clasificaciones tipológicas, desde hace mucho, porque desde siempre existe una cierta predisposición en los observadores del comportamiento a entender sus estilos distribuidos por clases, por grupos, y no como infinitas variantes individuales según el carácter particular de cada ser humano. A mi entender, en efecto, la fenomenología del carácter no sólo nos permite, sino que nos exige establecer clases, parcelas y tipos que ordenen en conjuntos, ni siquiera numerosos, las sólo aparentemente infinitas variaciones particulares. Todo ello avalado desde profundas bases teóricas, como iremos viendo.

Ese conocimiento instintivo de que podemos ordenarnos por tipos de carácter sale a la luz cada vez que decimos “-Ésta es la clase de hombre que...” o “-Ésta es la clase de mujer que..”. Todos tenemos la inclinación innata a ir acumulando experiencia en las relaciones y, llegados a un punto, usarla para clasificar intuitivamente a la gente que conocimos y conocemos en diferentes grupos, valorando cada una de esas clases así como nos haya ido con ellas en la vida. Así, es muy normal que cuando conocemos a alguien nuevo y comprobemos en él ciertos rasgos de comportamiento, pensemos: “-¡Ah!, se parece a Fulana, Mengano y Zutano, es de ese tipo de personas...”, del mismo modo que cuando alguien nos sorprende con un comportamiento nuevo para nosotros, lo dejemos en el apartado de los inclasificables, por el momento, y digamos que nos resulta, para bien o para mal, alguien especial. Por supuesto, estas clasificaciones de andar por casa y de andar por el mundo suelen carecer de todo tipo de fundamento profundo, suelen ser tópicos frívolos, pero hay personalidades muy intuitivas que, sin haber profundizado previamente en estos asuntos, suelen captar muy bien qué rasgos son los esenciales del carácter de la persona que tiene delante y qué matices conforman lo secundario, lo contingente y lo derivado.

El tópico dice: “Todos los hombres son iguales” y “Todas las mujeres son iguales”, y todos, hombres y mujeres, sabemos que esa es una simpleza injustificable. Pero también sabemos que las mujeres tienen un conjunto de rasgos propios y comunes entre sí que nos hace hablar de una psicología general de la mujer, y los hombres tienen una psicología común como hombres que nos hace estudiar aparte una psicología general masculina. Si así no fuera, no existiría el amor tal como lo conocemos, cuya esencia precisamente es la atracción irresistible que causa la diferencia (sí, por supuesto igualmente presente en toda relación homosexual). A partir de aquí, ya estamos comenzando a elaborar tipologías psicológicas.
Tipo, arquetipo, estereotipo

Acabamos de ver que tipo es un modelo representativo de un género o clase relativo, primordialmemte, a la idiosincrasia del Yo. Está referido por tanto de un modo muy directo al comportamiento y sus antecedentes: las motivaciones. Éstas se extienden desde la punta de iceberg que es la conciencia hasta las raíces instintivas más profundas e inconscientes. En psicología junguiana, los nodos motivacionales últimos son llamados arquetipos, patrones de comportamiento que son los cimientos profundos de la Psique humana general, lo Inconsciente Colectivo, más allá del Yo y de sus tipos. La diferencia que hay entre tipo y Arquetipo es la misma que hay entre, por ejemplo, la sexualidad en sí y una personalidad lasciva. Cada tipo psicológico proviene, en última instancia, de una constelación genérica de los arquetipos en el interior abismal de la Psique. Con las tipologías estamos siempre girando alrededor del carácter y la personalidad. Con lo arquetípico, estamos entrando en el nivel transpersonal de lo humano.

Un estereotipo es un modelo tópico de un tipo. Una figura que se toma como ejemplo conspicuo de una personalidad, con unos rasgos tan acentuados que pueden resultar a la postre tan didácticos y demostrativos como caricaturescos. Es una generalización, y como tal sirve para mostrar llamativamente ciertas esencias de una tipología, pero a menudo no sirve cuando por ella misma quiere hacer justicia a todas las esencias del conjunto, o pretende representar a todas las variantes individuales que se dan dentro del mismo tipo. Albert Einstein se ha convertido en nuestra sociedad en el estereotipo del pensador, cuando en realidad sólo representa un tipo de pensamiento, el introvertido, el cual a su vez es una esencia común a los científicos teóricos, a los teólogos y a los filósofos metafísicos. Su caricaturización es el "profesor chiflado" de nuestra iconografía.

Toda tipología cuando trata de confeccionar un retrato robot ejemplificador de cada tipo tiene que caer obligadamente, ojalá sólo un mínimo, en el tópico. El mismo Jung reconocía que sus descripciones tipológicas eran en sí generalizaciones estereotípicas, pues al definir cada uno de los caracteres está dibujando una persona irreal, una persona ideal, que corresponde en abstracto a esa clase, pero que difícilmente exista verdaderamente, pues raramente alguien va a tener todas y cada una de las características enunciadas para su género tan acentuadas y definidas como se precisa en una descripción didáctica. El estudiante de cualquier género de tipología tiene que acudir constantemente a su capacidad de abstracción, extraer la esencia de cada rasgo estereotípico definido, si quiere luego certeramente clasificarse a sí mismo y a los caracteres de su entorno sin perderse entre las infinitas variaciones concretas individuales de los mismos temas esenciales tipológicos.

Un Arquetipo es el motor de un rasgo de carácter sito en el Inconsciente Colectivo, impersonal. Un tipo es el resultado caracterológico, expresado en la personalidad humana, de una constelación determinada de arquetipos. Un estereotipo trata de ser la ejemplificación general de un tipo para la conciencia colectiva.
Historia de la Tipología

Habría que empezar hablando de la Magna Mater de las clasificaciones de carácter, la primera, antigua como la civilización, y que aún sigue viva, operativa, funcional y vigente. Me estoy refiriendo a la Astrología.

Los caldeos ya en el 3000 A.C. trataban con ella, los chinos desde el 2000 A.C., y, en general, de muy diferentes maneras pero no fundamentalmente distintas, la astrología es una ciencia del destino, la dinámica del cosmos y el carácter que nació espontáneamente en todas las culturas antiguas del mundo. Recordemos por ejemplo también la astrología lunar maya.

Los caldeos adjudicaron desde muy temprano rasgos de carácter a los planetas y a las constelaciones, y así se creó esa archiconocida tipología que ha llegado hasta nuestros días, después de mezclarse con el pensamiento heleno, donde cuatro elementos forjan los cuatro grupos principales de carácter. Luego la subdivisión en doce signos-tipo acaba de concretar la clasificación. Es tan completa y compleja que incluye más allá de esta subdivisión arquetípico-estereotípica, un estudio personalizado y específico de carácter para cada individuo: la carta natal, la primera de las cuales de la que tenemos constancia es una del 29 de abril del 410 a.c, realizado al hijo del rey Shuma Usur.

Y, aún más: junto a los rasgos de carácter, comenta sucesos, devenires, vocaciones, relaciones, hechos internos y externos.

Realmente es un compendio espectacular de conocimiento que incluye en un mismo saco lo psíquico, sus maneras, la vida, sus acontecimientos, el destino y el proceso interior.

Es fundamentalmente intuitiva, y, siendo una herramienta utilísima para obtener conocimientos concretos, sin embargo deja en el aire importantes fundamentaciones teóricas, tan necesarias a la razón, y quedan al margen las explicaciones más profundas de los por qués y para qués, además de muchos otros factores caracterológicos que hoy sabemos son de orden básico.

Aún así, según mi opinión y experiencia, es una de las fuentes más certeras, amplias y profundas donde abrevar para el conocimiento tipológico, infinitamente superior a muchas intentonas realmente pobres y vacías que se han realizado últimamente desde el sólo intelecto racional, dentro de la perspectiva de la mera ciencia.

Luego podemos hablar de Hipócrates, el padre de la medicina griega, nacido a finales del siglo V a.c. Él se basó en las teorías de Empédocles, que realmente no eran nada originales (es una idea universal tan arquetípica como la misma astrología), el cual hablaba de cuatro elementos fundamentales constitutivos de todo el cosmos, Aire, Tierra, Agua y Fuego, y los aplicó a los humores. Galeno en el siglo II d.c. se auspició de esta base para añadir los temperamentos, quedando el cuadro así:

Aire-Sangre-Sanguíneo

Tierra-Bilis negra-Melancólico

Fuego-Bilis amarilla-Colérico

Agua-Flema-Flemático

El gnosticismo de los primeros siglos cristianos nos dejó la división de los caracteres humanos en tres categorías jerárquicas: el hombre hílico, de Hyle, materia; el psíquico de Psique, alma, y el pneumático, de Pneuma, espíritu.

En la Edad Media tenemos un vacío de preocupación y elaboraciones en este sentido, abastecida con los conceptos tipológicos heredados desde la cultura antigua. Así que tenemos que saltar para encontrar nuevas investigaciones hasta el pensamiento post-renacentista.

C.G. Jung se ocupa en su obra Tipos Psicológicos de las clasificaciones que han intentado hacer de los caracteres ciertos poetas y filósofos señeros desde la Ilustración hasta el momento de la redacción de ese trabajo suyo. Es decir, se ocupa ampliamente de sus más directos antecedentes. Poetas y filósofos, pues la psicología como ciencia independiente y autónoma es bastante reciente, y hasta entonces la preocupación psicológica iba de la mano (de la que jamás por cierto debe distanciarse mucho, en mi opinión, si no quiere perder su esencia) de la preocupación metafísica, filosófica y estética.

Así que tenemos a finales del siglo XVIII a Schiller, el gran poeta alemán, que en su ensayo Sobre la educación estética del hombre, diferenció en las actitudes humanas dos grandes grupos, que él llamó ingenuos-realistas, y sentimentales-idealistas.

Jung recoge de este poeta una cita, la misma que transcribimos aquí, porque empieza a sernos útil para empezar a familiarizarnos con lo que después vamos a querer decir sobre introversión y extraversión:

“Entonces del primero (el ingenuo) no queda, en lo que respecta a lo teórico, más que un frío espíritu de observación y un rígido atenimiento al testimonio uniforme de los sentidos; y en lo que respecta a la práctica, una resignada sumisión a la necesidad de la naturaleza...Del carácter sentimental no queda más que un inquieto espíritu de especulación, que reclama obstinadamente lo incondicional en todos los conocimientos, y, en lo práctico, un rigorismo moral que insiste en lo incondicional en todas las acciones de la voluntad. Quien pertenece a la primera clase puede ser llamado realista, y quien pertenece a la segunda idealista”

(Es necesario para evitar malentendidos no confundir esta definición de tipo sentimental con un carácter imbuido de sentimiento, un carácter de corazón. Schiller llamó así al tipo idealista, y lo que él llamó sentimientos idealistas, nosotros lo llamaremos mejor intuiciones).

Posteriormente están los trabajos de Nietzsche sobre la diferenciación del carácter apolíneo del dionisíaco, expuestos en su ensayo El nacimiento de la Tragedia de 1871.

Cuando describe el carácter apolíneo, lo hace señalando su mesura, su orden, su moderación, ascetismo y reflexión, y no es difícil entrever en esos rasgos la apariencia externa de un (intelectual) introvertido, tal y como lo definiremos luego según nuestra tipología.

Cuando lo hace del dionisíaco, habla de su pasión desenfrenada por mezclarse y fundirse con los objetos, la vida y el mundo, y ahí deducimos que está hablando de una función extravertida, pero con carácter arcaico inconsciente, precisamente el estado que le corresponde a esa función extravertida en el temperamento, introvertido, de Nietzsche.

Ahora nos ocuparemos un poco de la descripción de tipos que hace Furneaux Jordan en su ensayo del 1896 (cuyo título traducido sería algo así como Carácter según se ve en el cuerpo y la familia), tal y como lo hace Jung en su libro.

Describe cuatro tipos fundamentales, a saber:

-La mujer apasionada. Comportamiento externo sosegado, contemplativo, capacidad de acompañamiento espiritual e intelectual del interlocutor, carácter a menudo impenetrable, en ocasiones sarcástico. Nada caprichosa, ni inquieta ni criticona. Bajo esa superficie dormita una pasión que madura lentamente con la edad. La vejez las hace más armoniosas de carácter. Altamente compasiva, sin embargo la pasión profunda puede traicionarlas y amar en exceso y odiar en exceso. Terriblemente celosas, y capaz hasta de malos tratos físicos. Su moralidad es genuina y no se rige por convencionalismos. Se despliega en toda su extensión en la relación íntima, que es donde únicamente demuestra toda su riqueza. Poco capaz de pensar en el bienestar de los ausentes, pues la pasión del momento la absorbe. Sin embargo, en el aspecto social permanece igual a sí misma en los más diversos ambientes. Subraya mucho los libros cuando lee.

Para Jordan los peores caracteres femeninos son de este tipo. Esta descripción se acerca mucho a la nuestra sobre el tipo sentimental introvertido.

-La mujer no pasional. Presteza y don de la oportunidad, más que perseverancia y coherencia. Vida llena de multitud de pequeñas cosas. Muy útil en los movimientos sociales. Desarrollo afectivo detenido en la adolescencia. Gusta ocupar posiciones dirigentes si tiene talento. Es bondadosa y hospitalaria con todos. Amar es preferir, odio es una mera aversión y los celos orgullo ofendido. Juzga a todos y olvida que ella es juzgada. Disfruta de la belleza de la poesía pero no de su tragedia y su densidad. No investiga y no duda. En asuntos importantes se pone en manos de la autoridad y en los pequeños saca conclusiones precipitadas. Se muestra muy distinta en la casa que en sociedad. En el matrimonio suele estar muy influida por razones sociales, convencionales, estabilidad y expansión. En el círculo doméstico es donde sale a relucir lo desagradable. La casa es invierno, la sociedad verano. La transformación se opera nada más llega una visita. Ama la distracción. (Sentimental extravertido según nuestra tipología).

-Hombre apasionado. Sus diversiones no cambian de hora en hora, y sus entretenimientos son genuinos y no formas de huir de desasosiego. Si ocupa un puesto público, es por capacitación precisa, pero no le importaría que su causa fuera llevada por otras manos, si en las suyas tuviera menos oportunidad de éxito. Cuando su trabajo termina, se marcha de buen grado. Con facilidad sobreestima los éxitos de los colaboradores. Se desarrolla con lentitud, duda mucho de sí mismo. Sólo si tiene talento, su entorno lo empujará a escena, pero no por gusto propio. (Pensador introvertido)

-Hombre sin apasionamiento. Inquieto y agitado. Juzgador pero no autocrítico. Es precoz y con frecuencia es muy útil en sociedad. Siempre está alerta de todo lo que pasa en su comunidad. Necesita reconocimiento constante. Raras veces produce ideas nuevas, pero siempre está dispuesto a seguir, captar, aplicar y ejecutar. Quiere ser visto como alguien que se pasa la noche velando por el bien del prójimo. En reposo es desasosegado, y necesita venir del trabajo y marchar al concierto, al teatro, a una cena, a un club o a todos esos sitios a la vez. (Pensador extravertido)

Ahora bien, a esta tipología Jung le hace una crítica, que nosotros subrayaremos: Jordan tiene una fina capacidad para ver la sombra, el otro lado de los caracteres, y juzga y describe mucho esa parte de la personalidad en sus tipos, sin distinguirla y ocuparse de las motivaciones conscientes. Por eso hace dibujos algo patéticos, porque ve con precisión lo feo del carácter, antes que lo más civilizado y cortés que tienen. De ahí que precisamente los titule de acuerdo a su inconsciente, su sombra, y no a la actitud de sus conciencias: llama a los introvertidos según su caótica y compulsiva pasión inconsciente (los “apasionados”), y no según su civilizada conciencia reflexiva, sosegada, hasta fría a menudo, y destaca en los extravertidos (los “no apasionados”) la falta de pasión interna, obviando que su conciencia está llena, sino de pasión atormentada, si de mucha más calidez relacional que los otros. Habla de los peores caracteres femeninos como los introvertidos, y olvida que los prejuicios de la mujer extravertida y sus críticas infantiles pueden hacer tanto mal a los demás como los celos pasionales de las introvertidas.

Me he detenido mucho en esta tipología de Jordan porque me parece en general bastante fina y aguda en muchos puntos.

Los italianos Viola y Pende a finales del siglo XIX lideran la escuela tipológica constitucionalista. Viola mide con mucho detenimiento las proporciones del cuerpo, deteniéndose en la clasificación de tipos brevilíneos y longilíneos, e insiste en las distinciones entre el catabolismo y el anabolismo. Pende añadió lo suyo, que va por las mismas líneas esenciales, con una ambición loable de construir una pirámide biotipológica que distingue entre el tipo longilíneo esténico e hiposténico, y brevilíneo esténico e hiposténico.

De 1902 tenemos el ensayo de Otto Gross La función secundaria cerebral, que intenta describir dos tipos humanos en base a su capacidad de reconstitución fisioquímica neuronal después de una modificación intensa, afectiva. Dice que hay unos cuya reconstitución es más presta, y que rápidamente están listos para la siguiente actividad y atención, porque su sistema nervioso cerebral no es nunca afectado profundamente, “traumatizado” profundamente. Le llama a esta actitud, dentro de la órbita de lo patológico, “inferioridad con conciencia aplanada”, y a los más azorados, lentos y tardíos en reaccionar y sobreponerse, les adjudica “inferioridad con conciencia estrecha”.

Los primeros son los temerarios, los inconscientes del peligro, los arrojados. Los segundos los precavidos, los temerosos. Unos son extensos y superficiales, los otros intensos, estrechos y profundos.

Así que volvemos a encontrarnos con la dicotomía psicológica básica y eterna: intraversión y extraversión.

En 1909, el premio Nobel de Química Wilhelm Ostwald escribió un ensayo sobre tipológica comparativa basándose en biografías de personalidades importantes, llegando a la conclusión de que existen dos tipos de genios: los románticos, de alta capacidad de reacción, y los clásicos, de escasa capacidad de ella.

Otra vez, extravertidos e introvertidos.

Continuemos abundando en estos dos rasgos fundamentales del carácter con el Prometeo y Epimeteo de Carl Spitteler, allá por el 1911.

Prometeo, el que piensa antes, representa la tendencia introvertida humana a servir al alma y al inconsciente, a nutrirse fundamentalmente de las imágenes internas y eternas. Epimeteo, el que actúa y piensa después, es la tendencia extravertida a relacionarse con el mundo y los objetos circunstanciales del mundo.

También vamos a encontrarlos en Worringer, este mismo año, definidos como empatía y abstracción, desde la disciplina de la estética.

De nuevo en 1911 se data la publicación del ensayo del filósofo Willian James Pragmatismo, un nuevo nombre para un viejo camino de pensamiento, donde dice que “la historia de la filosofía es en gran medida un choque entre temperamentos humanos”. Él contrapone sus dos tipos de la siguiente manera:

-El de espíritu delicado (tender minded): racionalista, idealista, intelectualista, optimista, religioso, indeterminista, monista y dogmático.

-El de espíritu tenaz (tough minded): empirista, sensista, materialista, pesimista, irreligioso, determinista, pluralista, escéptico.

Flournoy explica a James así: “Es la oposición entre la forma de pensar abstracta (es decir puramente lógica y dialéctica, tan querida a los filósofos, pero que no inspira a James ninguna confianza y que le parece frágil, porque se separa del contacto de las cosas particulares, y la forma de pensar concreta, la cual se nutre de hechos de experiencia y no abandona jamás la región de tierra, sólida (...)

Obviamente, sin entrar ahora en discusiones acerca del mayor o menor acierto en la elección de los parámetros usados por James para distinguir a los “delicados” de los “tenaces”, estamos otra vez dando vueltas en torno a la intuición de la existencia de caracteres introvertidos y extravertidos.

En este momento, en este punto histórico y sobre la base de todo este conocimiento acumulado que hemos ido mostrando hasta aquí, comienza la intuición y el pensamiento de C.G. Jung a visionar su mandala tipológico y a tejer una explicación racional del mismo. Una de las primeras conferencias sobre la cuestión tipológica, donde expone la concepción de esos términos que luego se harían popularmente universales Introversión y Extraversión, la dio en el congreso psicoanalítico de Munich en Septiembre de 1913. Estaba escrito Símbolos de Transformación, hacía cuatro años que había hecho los primeros descubrimientos acerca de las relaciones entre la psicología y la astrología, y la primera tentativa de definir introversión y extraversión como capacidad o no de reflexión, idea que abandonó pronto. La psicología junguiana comienza a llenarse de contenido propio, se abre su propio camino. El cisma con el "padre", su mentor Freud, es ya un destino inminente e inapelable. A modo anecdótico, podemos decir que es posiblemente la influencia de las ideas sobre extraversión e introversión de Jung las que alentaran a Freud a decantarse definitivamente por una dinámica libidinal escindida entre Eros (que corresponde al vitalismo extravertido) y Tánatos (que corresponde a la reflexión y abstracción introvertida). Después de esta intervención en Munich abandonaría la presidencia de la Sociedad Psicoanalítica. A partir de ahí, Jung continuó a solas su descenso al Inconsciente, del que regresaría con las ideas suficientes para, entre otras muchas cosas, redactar la innovadora obra Tipos Psicológicos, y publicarla en 1921.

En aquel congreso Jung también señaló que la controversia entre las actitudes psicológicas de introversión y extraversión eran en última instancia las responsables de que Freud, extravertido, y Adler, introvertido, hubieran tomado caminos opuestos para explicar la dinámica de la psique y las neurosis. Adler se basaba en el complejo de poder y en la necesidad de socializar del introvertido, que siempre se considera marginado de la comunidad, abogando por el para qué y la tendencia finalista e idealista de la psique, y Freud apoyó toda su psicología en la tendencia del extravertido, tan presente en la histeria, de vivir en y para el mundo relacional, lo social, con su inconsciente personal lleno de imágenes simbólicas impregnadas de cálido erotismo, concibiendo una dinámica psíquica basada en los por qués, el causalismo fisiológico.

Hasta aquí nos hemos hecho una idea del significado, la trascendencia y la universalidad de esas dos tendencias opuestas y complementarias que conviven entre los humanos como sociedad y en el mismo corazón de cada uno de nosotros, en una u otra proporción. Es el primer paso para dibujar el mandala tipológico de Jung. Ya tenemos un Yin Yang, dividido en dos partes. Es el momento de seguir profundizando, y empezar con las subdivisiones de este mandala nuclear. El siguiente estrato nos transporta hasta la antiquísima idea de Orden cuatripartito, ya presente en la Astrología, en la filosofía presocrática, el Budismo y, en general, en toda la mítica universal, con sólo pequeñas variaciones. Un orden arquetípico. Fuego, Aire, Tierra y Agua, los cuatro elementos constituyentes del Universo, en la Psique se transforman en cuatro funciones de actitud y percepción: Sentimiento, Sensación, Pensamiento e Intuición.

Las funciones pensamiento y sentimiento van a ser las denominadas racionales, porque su esencia es valorar, juzgar e instigar la decisión de la voluntad en torno a esos valores. El pensamiento distingue lo verdadero y lo falso, trata de diferenciar acierto de error. El sentimiento valora bueno y malo, bello y feo, armonioso y discordante. El pensamiento es aéreo, solar, masculino, y tiene vocación de habitar en mitad de la luz consciente, del yo, íntimamente adherido a la voluntad. Su mundo es abstracto y marcadamente impersonal. El sentimiento está más cerca del inconsciente, no está del mismo modo sujeto a la voluntad; es húmedo, femenino, lunar, más pasivo y opaco que el pensar. Su mundo es marcadamente relacional. Estadísticamente, el pensamiento marca la más alta proporción de caracteres de hombres. El sentimiento hace lo propio entre los caracteres de mujer.

La sensación y la intuición son a-racionales, porque no valoran ni juzgan, fundamentalmente perciben. La intuición es la capacidad de mirar a través de los ojos del inconsciente. Da cuenta de procesos y fenómenos más allá de lo visible y palpable, más allá del aquí y ahora. Se extiende hacia el futuro con total facilidad. Convoca la ciencia infusa. La sensación es la capacidad de percibir a través de los sentidos, centrada en el estricto aquí y ahora. La intuición está más cerca de lo racional que la sensación, pues también forman parte de ella todos los razonamientos que realiza en nosotros lo inconsciente. Todas esas soluciones que alcanzamos precisamente cuando abandonamos el esfuerzo consciente del pensar, todos los "eureka" espontáneamente creativos, son de su responsabilidad. La intuición tiene vocación iluminadora, comprensiva. Se refiere a lo más general. Es Yang. El mundo de la sensación es lo fisiológico, lo instintivo, lo corporal. Se refiere a lo particular. Es Yin. Convocan a la acción inmediata y refleja a través del instinto y la inspiración. La sensación instiga rápidamente según el placer y el dolor. La intuición atrae, encanta, convence. Proporcionan el empuje a la conciencia desde aprioris y premisas que están más allá de su capacidad de valoración racional, meditada, deductiva. Más allá de su ética y su estética.

La intuición y la sensación tienen un reparto estadístico "unisex" entre la población. Su prevalencia no distingue entre hombres y mujeres. Los caracteres orientados a la sensación son mayoría.

De un modo demasiado simple y esquemático, podemos decir que las funciones a-racionales son nuestra captación de lo real, visible o invisible. Las funciones racionales son el medio por el que nos orientamos en esa realidad.

Según cuál de las funciones sea la favorita de la conciencia, distinguimos cuatro caracteres: los sensitivos o sensoriales, los intuitivos, los sentimentales y los pensadores. Cada uno de ellos puede orientarse hacia la extraversión o la introversión, lo que resulta en los ocho tipos fundamentales que trata Jung en su obra. Sin embargo, no hay que perder de vista la obviedad de que cada personalidad contiene dentro de sí las cuatro funciones constituyentes de toda psicología humana completa, y que nunca es el rasgo de la función principal ni su orientación extravertida o introvertida lo que nos va a dar por sí solo todas las claves para comprender los pormenores de un tipo. De entrada, hemos de decir que la conciencia necesita apoyar siempre su función principal en una secundaria, con la cual forma un binomio inseparable, pues el proceso cognitivo completo es percibir y valorar, y para ello necesitamos siempre que una función racional esté acompañada de una a-racional para que ambas puedan "realizar su trabajo". Así, un carácter eminentemente sentimental se apoyará bien en la intuición o en la sensación, una personalidad intuitiva en el pensamiento o el sentimiento, etc. La dupla función principal-secundaria la podemos metaforizar con la imagen de nuestros dos ojos, o, mejor, nuestras dos manos, haciendo conjuntas su trabajo. Aunque siempre una sea la más "diestra", sin su "siniestra" se queda corta. Esta pareja es la que nos da el conjunto de rasgos principales de la estructura de la conciencia. La dupla que forman la tercera y cuarta se adentra en el inconsciente del sujeto, configurando los rasgos de su Sombra. Sin embargo, la tercera función aún es en parte consciente y, por ello, aún produce algunos contenidos que le resultan familiares y aprovechables a la personalidad principal. La cuarta, sin embargo, adopta una postura compensadora y hasta opositora frente a la conciencia, convirtiéndose decididamente en la debilidad del sujeto. Se erige portavoz de su inconsciente.

De descubrir la estructura tipológica completa de un individuo, tal y como la acabamos de esbozar, y abundar prolijamente en las particularidades de ella, se ocupa el MBTI. Atendiendo de un modo preciso y diferenciado a la estructura de cada tipo de acuerdo a las cuatro funciones, obtenemos ahora un mandala tipológico subdividido en dieciséis caracteres.
El test MBTI (Indicador de Tipo Myers-Briggs)

Hagamos una digresión aquí para hablar de cómo nació y se desarrolló el MBTI, donde la tipología junguiana se convierte en herramienta e instrumento, aplicado hoy de una manera muy popular. Katherine C. Briggs comenzó a estudiar, de manera autodidacta, la cuestión de la tipología en 1917. En 1923 cae en sus manos la traducción al inglés del Tipos Psicológicos de Jung, y queda fascinada por el modo en que sus propias observaciones quedan confirmadas. A partir de aquí, adopta la tipología junguiana como base de su investigación y dedica el resto de su vida a ampliar y perfeccionar aspectos de ella. Su hija, Isabel Briggs Myers, se anexa a su empeño. A principios de los cuarenta tenían ya lista la primera versión del Myers-Briggs Type Indicator (MBTI). Isabel dedicó su vida, a su vez, a validar el MBTI. Fue optimizado en sucesivas versiones.

“Con el tiempo, el MBTI tuvo un impacto formidable. En 1975 la Consulting Psychologists Press (CPP) se convirtió en el editor del MBTI, y desde entonces el instrumento adquirió gran aplicación en la comunidad psicológica. En 1979 se constituyó el Center for Applications of Psychological Type (CAPT), cuyo principal objetivo es realizar investigaciones ("research") en función de las respuestas al MBTI. También en 1979 se formó la Association for Psychological Type (APT), que agrupa a los profesionales que utilizan el MBTI o que están interesados en el modelo de Myers-Briggs o temas afines. La aplicación del MBTI ha crecido mucho en los últimos años” (extraído de aquí)

En la descripción que hace el MBTI de cada tipo podemos ver de un modo muy gráfico cómo el carácter global se constituye de acuerdo a la posición jerárquica que tiene cada función y su orientación correspondiente dentro de la personalidad. Por ejemplo, el tipo ESTJ tiene esta configuración:

-Pensamiento extravertido
-Sensación introvertida
-Intuición extravertida
-Sentimiento introvertido

Vemos que es un carácter que tiende a usar la función de la sensación (introvertida) como modo principal de acceder a la información del mundo que le rodea, y se orienta en medio de estos datos usando con mucho aplomo el pensamiento (extravertido)

Por el contrario, veamos el INFP:

-Sentimiento introvertido
-Intuición extravertida
-Sensación introvertida
-Pensamiento extravertido

Aquí el sentimiento (introvertido) gobierna la personalidad, y el modo de aprehender lo real es preferentemente intuitivo (extravertido).

Podemos deducir algunas reglas: si la primera función es racional, la segunda es a-racional, y viceversa. La primera y la última siempre van a ser las dos racionales o a-racionales. Si la primera tiene tendencia introvertida, la segunda la tiene extravertida, la tercera volverá a ser introvertida y la cuarta extravertida. Todo sigue siempre la estricta ley de compensación polar.
El arquetipo de la Cuaternidad

Como vemos de modo flagrante, ésta es una tipología cuya estructura, desde el fundamento teórico a las consideraciones prácticas, gira en torno al cuatro. Esto puede parecer caprichoso, subjetivo. ¿Por qué cuatro? ¿Por qué no tres o veintiséis? A colación de esto, traigo ahora un sueño que no está inspirado, sugestionado ni alentado desde ningún estudio o información previo acerca de los tipos psicológicos junguianos o el MBTI. El soñante vivía, en su sueño, en un edificio de cuatro plantas, sustentado en cada ángulo por cuatro gigantescos árboles a modo de columnas, que se asentaban en el suelo y se perdían en la profundidad de la tierra, hacia sus raíces. El soñante vivía en la última planta, la superior, y descolgándose entre lianas y ascensores, iba ocupando todas las plantas. Las de arriba eran luminosas, pulcras, ordenadas; cuanto más abajo, más oscuras, desordenadas y derruidas. Ésta es una manera muy gráfica en que el inconsciente avala el empleo de la cuaternidad en toda tipología que quiere ser realmente consecuente con la realidad de la Psique. En efecto, los cuatro árboles son las cuatro funciones, que se continúan más allá de la psicología personal hasta sus fundamentos arquetípicos en el Inconsciente Colectivo. La sensación enraíza en el arquetipo Tierra, el pensamiento en el Aire, y así. Las cuatro plantas del edificio son la distribución psíquica del soñante: las altas son sus funciones principales, "educadas" y provechosas, y las bajas las funciones relegadas al inconsciente, es decir, las funciones de su Sombra (el primer piso, la función inferior, sería la función principal del Anima, al ser el soñante varón), de ahí su estado decrépito: son estancias vacías, abandonadas. Poco se habitan y se usan.
...Continuamos con la Historia

Una vez establecida la filogénesis de la tipología junguiana, y habiendo hecho una aproximación sinóptica a ella, nos vamos a seguir ocupando de la historia general de la tipología hasta nuestros días.

Regresamos un paso atrás en el tiempo desde Tipos Psicológicos para recuperar el hilo de aquella caracterología propuesta por el psicoanálisis freudiano a principios del siglo XX, con sus cinco tipos evolutivos: oral, anal, fálico, genital. En este contexto destacan también los trabajos posteriores de discípulos tales como Melanie Klein (posición depresiva, paranoide, etc.) o Karl Abraham (Tipo Oral I, Oral II, etc.).

En 1922, Kretschmer, continuador de la saga de los Viola y Pende, publica en Alemania el primer ensayo sobre su caracterología, donde introduce una relación entre la morfología y la personalidad. Diferencia cuatro morfologías básicas:

Leptosoma: Pelvis ancha, cabeza pequeña y cuello largo y delgado, manos y pies largos y estrechos.

Pícnico: Caracterizado por: caja torácica abombada y corta; relieve de formas redondas suaves, con mucho tejido adiposo.

Atlético: Complexión fuerte, hombros anchos, pelvis estrecha.

Displásico: Incluye los casos de anomalías constitucionales.

Y tres caracteres:

ESQUIZOTÍMICO: Se desconecta fácilmente de la realidad y se aísla; su sensitividad es marcadamente bipolar: o muy exagerada o muy disminuida; es muy susceptible y suspicaz o totalmente indiferente y frío; sus impresiones son más de orden psíquico que sensorial; exterioriza poco, es callado y reservado; su intimidad difícilmente puede ser penetrada; es poco influenciable por el ambiente y poco práctico.

(Obviamente introvetido)

CICLOTÍMICO: Sus características son: sociable, abierto, cordial; su vida está condicionada por el estado de ánimo fluctuando entre la alegría y la tristeza (ciclo), sin que haya causas externas que lo motiven; no tiene lógica fuerte; su capacidad de trabajo tiene orientación práctica.

(Obviamente extravertido)

GLISCROTÍMICOS: Se caracteriza por: el predominio del aspecto psicomotor, necesitando mucha actividad física; son sujetos poco flexibles; persisten insistentemente en lo que piensan; su conversación tiende a ser monotemática; son pegajosos en el trato social

(Introvertidos y extravertidos con gran complejo de inferioridad).

No hay pruebas que avalen esta tipología, pues si bien en caracteres psicóticos parece que sí se cumple esta correlación físico-psíquica, en condiciones normales la estadística demuestra que no.

W.H. Sheldon, profesor de la Universidad de Harvard, inició sus estudios sobre tipología en 1928, siguiendo la misma línea de Kretschmer, y publicó los resultados en 1940. Sus tipos morfológicos son los siguientes:

ENDOMORFO, que corresponde al pícnico de Kretschmer. MESOMORFO, que corresponde al atlético, y ECTOMORFO, que corresponde al leptosoma.

Sus tipos psicológicos son los siguientes, basados cada uno en un particular desarrollo de cada uno de los tejidos embrionarios:

VISCEROTONIA: Corresponde al ciclotímico. SOMATOTONIA: Corresponde al gliscrotímico. CEREBROTONIA: Corresponde al esquizotímico de Kretschmer.

El español Gregorio Marañón en 1939 hace una clasificación basándose en las ideas kretschmerianas, que salen publicadas en su libro Manual de las enfermedades endocrinas y del metabolismo en 1939. Por una parte clasifica las constituciones normales y por otra las constituciones anormales o displásicas. Dentro de las constituciones normales, hace una división en tres tipos:

Hipoplásico, caracterizado por su pequeñez general y sus proporciones infantiles.

Asténico, con predominio de los diámetros longitudinales, esqueleto grácil, musculatura fláccida, hombros estrechos y tórax plano y estrecho.

Pícnico, con predominancia de estructuras horizontales y características opuestas al asténico.

El grupo, menos frecuente, referido a constituciones anormales estaría compuesto por los tipos gigantoide, infantil, eunucoide e hipergenital

Hace Marañón un análisis particular de las tipologías femeninas, dado que, según dice, los tipos morfológicos admitidos hasta ahora crean dificultades a la hora de clasificar a las mujeres, pues, a su parecer, ellas son "tipos en evolución, no estables", como sí lo es el varón. Por esta razón, y basándose en ese carácter evolutivo, Marañón designa los tipos constitucionales de las mujeres con los títulos de constitución I, II y III.

El tipo I corresponde a la infantil de psicología infantil y sugestionable, libido normal y un erotismo (orgasmo) escaso y tardío.

El tipo II es el asténico o también lo llama femenino medio o puro, es el prototipo de la feminidad. Regla regular y abundante. Gran capacidad concepcional. Poseen una psicología muy femenina, con sensibilidad, emotividad y tendencia al narcisismo.

El tipo III o pícnico, también llamado intersexual corresponde a las mujeres de talla media o alta. Tienen una psicología decidida, de acentos viriloides, con tendencia a la actuación fuera del hogar.

Eysenck, en sus trabajos a partir de la década de los cuarenta, parte de un modelo factorial de la personalidad , basado en un modelo neoconductista con matices junguianos que combina los principios del aprendizaje y los factores biológicos y que tiene tres ejes dimensionales : extroversión-extraversión, neuroticismo-estabilidad y psicoticismo-normalidad.

Prestemos ahora una especial atención al Eneagrama, en nuestros días quizás el más popular cuestionario y modelo tipológico (junto al MBTI), usado profusamente en la Gestalt.

Lo que en Occidente se conoce acerca del Eneagrama tuvo su inicio con George Gurdjieff, cuyas ideas principales quedan reflejadas en el libro Fragmentos de una enseñanza desconocida, de su discípulo G. Ouspensky. Es muy de destacar que el eneagrama no comenzó siendo una tipología, sino un arquetipo maestro para entender el funcionamiento cíclico de todos los procesos cósmicos.

Fernando String, músico y musicoterapeuta, nos resume la historia del Eneagrama y la tipología a él adscrita como sigue:

"A Oscar Ichazo se le atribuye la introducción del eneagrama supuestamente sufí en círculos académicos, primero en Chile, de donde es originario, y luego en EEUU. Ichazo se educó en Bolivia y Perú y fue introducido en la tradición sufí del eneagrama por un hombre cuyo nombre él prefirió no revelar. Algunos años después Ichazo atrajo la atención de algunos miembros del Instituto Esalen (California), entre los que se encontraban Claudio Naranjo, O`Leary, Helen Palmer y otros prestigiosos psiquiatras que actualmente enseñan dicho conocimiento. El sistema del eneagrama fue introducido por primera vez de manera publica en el Curso de Experiencias Religiosas realizado en 1971 en la Loyola University de Chicago y posteriormente en distintos seminarios y talleres por todo el planeta en los que se ha podido constatar experimentalmente la validez de este sistema".

Los eneotipos descritos por el Eneagrama son los siguientes:


Eneotipo 1: son personas tranquilas y cuyo temor más grande es a perder la compostura. La peor trampa que se pueden hacer es querer ser perfectos en la vida. Su mayor reto es contener la ira. Evitan la rabia.

Eneotipo 2: son personas amorosas, serviciales, entregadas al mundo. Pero en el fondo su mayor pecado es temer por sus necesidades básicas. Evitan el orgullo.

Eneotipo 3: son personas que jamás van a aceptar que se equivocaron. Y esto se debe a que temen no ser eficientes. Están orientados al éxito por sobre todas las cosas. Evitan el fracaso.

Eneotipo 4: sienten que nadie los entiende. La trampa del 4 es que quieren ser auténticos; otra es la envidia. Siempre sienten que los demás son mejores que ellos. Evitan ser comunes y corrientes.

Eneotipo 5: son personas bastante introvertidas y se refugian en el conocimiento. Su mayor pecado es que son avaros con ellos mismos: hablan poco, no se comunican con facilidad. Corresponden al tipo de personas que en reuniones de trabajo no hablan hasta que se les pide su opinión que, por lo general, es brillante. Evitan el vacío consigo mismo.

Eneotipo 6: necesitan sentir seguridad a como dé lugar. Se mueven por el temor y se refugian en el grupo. Evitan salirse de las reglas.

Eneotipo 7: por lo general, son positivos y encantadores. Aparentemente idealistas, siempre le buscan el lado bueno a todo. Su pecado es la gula, en el sentido de ansiar tenerlo todo. Evitan el dolor.

Eneotipo 8: son los justicieros, aquellas personas que siempre están defendiendo lo que piensan. Son valientes y osados. Evitan la debilidad.

Eneotipo 9: son las típicas personas que nunca se enfrentan al mundo. Su juego es ser los pasivos del equipo, pero su pecado es la indolencia, la pereza. Evitan el conflicto.

La tierra madre donde se asienta el Eneagrama es la misma de la que nace el MBTI: la Psicología Transpersonal. Su eficacia y alcance, muy superior a otras tipologías, se debe a este enfoque psicológico, que provee al investigador y al terapeuta de los mejores medios para afrontar las realidades psíquicas. Sin embargo, desde nuestra perspectiva, podemos hacerle una doble crítica. Por un lado, le achacamos lo mismo que a la Astrología: carece de una fundamentación teórica suficiente. No sabemos desde qué lugar se avala la estructura eneagonal en que se sustenta y oscuramente en qué se justifica el modo de ser de cada tipo, quedándose por tanto en un saber a caballo entre lo puramente intuitivo y lo meramente descriptivo. Por otro, su tendencia, igual que le ocurría a Furneaux Jordan, es a valorar a los tipos según su Sombra, es decir, sus debilidades, torpezas y carencias. Es una visión parcial, negativista, que acusa a las diferentes personalidades de proceder del error, el vicio y el trauma, olvidándose por completo de que todo rasgo de carácter que sobrevive y perdura lo hace porque contiene una esencia positiva detrás de su adaptación exitosa. Todo carácter, en efecto, deja de expresar, en relación a la Totalidad, importantes tendencias, instintos y necesidades, pero al mismo tiempo existe porque es precisamente la necesaria expresión y desarrollo de otros.

1.-ESTJ Guardián (Epimeteico, Melancólico) Administrador Supervisor



-Pensamiento extravertido
-Sensación introvertida
-Intuición extravertida
-Sentimiento introvertido

Eneotipo 1 - 8 / Signo: Leo – Capricornio – Virgo



Es un tipo activo y hacendoso, planificador, responsable y aplicado. Su mente es organizada y calculadora, previsora, y se basa en premisas sensatas y tradicionales. Valora los resultados obtenidos y le gusta plantearse metas productivas. Usa el análisis y la lógica para afrontar todos los aspectos de sus vidas. Jamás dejarán un trabajo por terminar, y siempre vigilarán que terminen los suyos sus allegados.

Se sienten a gusto en entornos estructurados, lógicos y prácticos. Son obedientes a las reglas, e incluso pueden llegar a ser rutinarios. Necesitan para entenderse con los demás que éstos sean claros y suficientemente prolijos en sus declaraciones.

Son gregarios, y aman las celebraciones tradicionales, como los cumpleaños, desfiles y fiestas comunitarias y de vecindad. Sus gustos son a menudo los adecuados y tradicionales del grupo al que pertenece, y prefiere pertenecer a clubes de amplio reconocimiento social y al servicio de la comunidad.

Tiene cualidad de líder y ocupa esa posición frecuentemente.

Tienen un fuerte sentido de lo ortodoxo, y generalmente se mofan y hacen chiste de las anormalidades que se topan en los demás. Son ordenados y planificados incluso en el ocio y el juego, y a menudo se sorprenden de los éxitos “por azar”, sin planificación, que puedan obtener otros.

Asumen responsabilidades desde muy pequeños, y también desde muy pronto comienzan a preparar su plan vital, enfocando su carrera y su meta de vida. Por supuesto, son muy aptos para el ahorro y para todo lo que signifique previsión. Sus metas prácticas, ordenadas y realistas, las siguen con tenacidad desde el principio hasta el final, y cambian con mucha dificultad de camino y recorrido.

Son personas de agenda, horarios, compromiso, constancia y confiabilidad. Excelentes trabajadores, suelen serle fieles a la empresa toda la vida, y a su comunidad, o su Iglesia. Por ello son siempre miembros admirados y necesarios en su entorno social. Los tiempos de ocio, como es la jubilación, los llevan mal. Están muy identificados con lo que hacen, y se sienten perdidos si no hay planes a realizar, plazos de trabajo que cumplir, actividades a programar. Prefieren tener una agenda repleta de actividades cansinas que quedarse demasiado rato a solas con ellos mismos.

Les gusta estudiar asignaturas prácticas y realistas, y su intelecto se encuentra cómodo con aprendizajes técnicos, nunca demasiado teóricos. Son muchísimos más hábiles con los hechos y datos que con los conceptos generales. Estudiar de memoria les gusta. Necesitan un plan de estudios confiable y seguro, sin sorpresas y con métodos y metas claras. Precisan de información completamente detallada sobre requisitos y plazos de entrega antes de ponerse a elaborar cualquier estudio o informe para la clase, no se sienten cómodos ante propuestas con directrices generales y abstractas. Instintivamente se someten a la autoridad del profesor sin problemas.

En el trabajo son sistemáticos, previsores, planificados y cumplidores, ideales para el espíritu de empresa. Allí donde se requiera una actuación diligente y pragmática sobre un problema concreto, delimitado y práctico, el empleado o jefe ESTJ se sentirá a sus anchas. Trabajan duro para cumplir fines y resultados concretos, y lo hacen con placer si su entorno laboral está lleno de personas muy trabajadoras, como él, y la labor se enmarca dentro de lo estable y predecible.

Son ordenados y todo lo llevan agendado.

Como líderes, posición que ocupan a menudo por su tendencia a organizarse ellos y organizar a los demás, velan más por el cumplimiento de las tareas pendientes y la productividad que de las personas y el buen ambiente laboral, por su preferencia pragmático-intelectual. Son directos y claros en las órdenes, intentando dejar poco hueco a la imaginación y lo espontáneo del empleado.

Gustan de recibir y ofrecer buen servicio.

Entre las ocupaciones favoritas tenemos: funcionarios, agentes de seguros, jueces, gerentes, militares, profesores técnicos, etc.

Separan el ocio del trabajo, y generalmente anteponen las labores a cumplimentar al disfrute de ratos libres. En estos ratos prefieren entretenerse en cosas que tengan una utilidad añadida, como puede ser algún beneficio extra para su empresa, su salud o el bienestar familiar. No les divierte hacer algo que no tenga utilidad directa práctica. Además, las horas de ocio deben estar ordenadas y organizadas como todo lo demás. No ama el juego y la distracción per se.

En el amor dan y exigen constancia, compromiso y lealtad. Ofrecen a su pareja seguridad económica, estabilidad práctica, y aunque enamorados pueden ser muy espontáneos y divertidos, a veces se les echa en falta un poco de sentimentalismo romántico en sus relaciones. Se preocupan más por la familia como empresa que por los problemas personales de su esposa o hijos. No aceptan bien las rupturas, porque ellos siempre consideran que si hay buena base, merece la pena seguir luchando para superar las malas rachas con tenacidad. Si a pesar de todo la ruptura se produce en contra de su voluntad, prefieren reprimir sus sentimientos y volcarse en la vida práctica para seguir adelante.



Ejemplos: John D. Rockefeller, Colin Powell, Isabel I de Inglaterra.


La Sombra

Son testarudos en sus planificaciones y se empeñan en seguir adelante con sus métodos incluso cuando sería indispensable como medio de éxito probar alguna remodelación. A menudo toman decisiones rígidas demasiado apresuradamente, por su estilo rápido y directo, que luego no son capaces de revocar.

Son personas de principios tan sólidos, que esa misma virtud, se les convierte a menudo en condena y prisión.

Son poco hábiles en las relaciones con los demás, a menudo muy impersonales, y crean mal ambiente en su entorno cuando sólo están pendientes de las técnicas y resultados y no del agrado sentimental de sus compañeros o empleados. Reprime tanto los sentimientos en pos del deber, que cuando estalla una chispa emocional, puede que se inflame entero.






2.-ESTP ARTESANO (Dionisiaco, Sanguíneo) Operador Promotor



-Sensación extravertida
-Pensamiento introvertido
-Sentimiento extravertido
-Intuición introvertida

Eneotipo 8 - 7 / Signo Tauro – Leo - Géminis



Es un tipo pragmático, realista y muy tendente a la acción. Gusta de solucionar cosas ingeniosamente de manera improvisada, buscando siempre las salidas más cómodas y placenteras para los problemas, igual que su primo el ISTP, con ese mismo hedonismo podríamos decir; pero se diferencia de éste en su bullanguerío natural, su necesidad de relaciones grupales amplias y su regusto por comunicarse y charlar, cosa que hace con franqueza, a veces con hiriente franqueza.

Les gusta estar donde hay acción y participar de ella, y sumergirse plenamente en un aquí y ahora estimulante y divertido, incluso lleno de riesgo. La sensación extravertida en general se satisface gratamente con experiencias fuertes. Cuando no la obtiene del entorno, entonces él mismo agita el ambiente. Le gusta hacerse notar y estar en el centro del grupo como ganador y fuerte. Son competitivos y la debilidad les parece especialmente detestable.

No les gustan las ataduras ni los compromisos responsables, y prefieren tener siempre libertad para moverse a su antojo.

Son personas cargadas de energía que practican deportes duros a menudo y siempre en compañía de un grupo nutrido de amigos.

Como los ISTP, el foco de atención máximo está en sus hobbies y entretenimientos, que en este caso suelen ser actividades abiertas y divertidas. Por ello no gustan del colegio, especialmente en las asignaturas teóricas. Prefieren cumplir con los mínimos necesarios en lo que no les agrada para guardar todo el tiempo y la energía que pueden y ponerla a disposición de sus preferencias. Atienden a experimentos, excursiones, clases prácticas y cosas directamente útiles o aplicables a sus hobbies, y son incapaces de permanecer sentados y atentos mucho tiempo a explicaciones teóricas.

El trabajo remunerado les gratifica, pues es una actividad práctica directamente redituada, especialmente si les deja tiempo para sus diversiones y deportes y les paga lo suficiente para enriquecer éstos. Puede ser un tipo materialista.

No suelen tener planes de futuro ni universitario ni profesional, y alcanzan estas posiciones de madurez casi de casualidad, a menudo por seguir a su grupo de amigos o apoyos fortuitos meramente. Ésto no tiene por qué significar falta de carácter, sencillamente es un tipo perceptivo, y abierto a la contingencia y lo fortuito, el fluir vital casual.

Sopesan entre las necesidades de independencia y libertad y el gusto por disponer de buenos recursos económicos para llevar a cabo sus planes, y entre esos dos baremos van decidiendo. Prefieren los trabajos con cierto toque de reto (físico, intelectual, financiero), que le den la capacidad de destacar y que produzcan los dividendos más altos por el mínimo esfuerzo. Son mansos con las reglas del juego pero les gusta llegados a un punto usar su creatividad, que les nace del intelecto introvertido.

Gustan de las ocupaciones donde primen los resultados prácticos, donde se exijan soluciones inmediatas, donde le dejen ser expeditivo y que aprovechen su capacidad de improvisación. Los problemas técnicos que requieran de la experiencia para su solución son los que más les estimulan. Están a sus anchas en momentos críticos y perentorios, enfrentados a problemas que requieren soluciones rápidas y directas, y no los objetivos a medio y largo plazo.

Como jefes son especialistas en aplicar soluciones inmediatas, en solventar problemas de manera práctica y no les importa mucho saltarse para ello quizás algunos reglamentos teóricos. Organizará su entorno siempre de manera que lo útil esté por encima de lo conceptualmente correcto.

No son especialmente ordenados.

Comparten con los ISTP las preferencias laborales: mecánicos, policías, bomberos, artesanos, pero con un sesgo más mercantilista: vendedor, investigador de mercado, etc.

Si no obtienen un trabajo adecuado a sus gustos, entonces se vuelcan aún más en su preferente tiempo de ocio, lleno de actividades intensas, practicando esquí, caza, submarinismo, deportes de riesgo. También los placeres de la cocina les atraen mucho. O las colecciones de detalles referentes a sus aficiones favoritas. Si pueden seguir jugando con los nietos después de jubilarse, es decir, si pueden seguir siendo

lúdicos, jamás echarán en falta la actividad laboral. Como espectadores deportivos son entusiastas, ruidosos, vocingleros.

Eligen como pareja a alguien con quien puedan realizar una unión práctica y con capacidad de divertirse con ellos. Aman los placeres de la vida y el amor debe convertirse en una fuente más de ellos. No forman parejas idealistas, el placer se basa en gratificaciones francas y mundanas: buen sexo, buenos chistes, buenas fiestas y buena comida. La rutina les aburre y para evitarla organizan lunas de miel extras o animan la relación con regalos y detalles prácticos y concretos que alienten a nuevos goces.

De todos modos, los sentimientos son su lado débil, precisamente porque son muy fuertes y asertivos, hasta agresivos, en las relaciones, y eso puede acabar repeliendo al cónyuge.

Aceptan los finales con practicidad y rápidamente intentan reorganizar su vida.



Ejemplos: Ernest Hemingway, Jacob (hermano de Esaú), Simón Pedro apóstol, Jack Nicholson, Winston Churchill, Madonna.

-La Sombra

La necesidad de riesgo e improvisación puede llevarles a despreciar las actividades necesarias rutinarias, las cuales también abandonan si un problema excitante les reclama la atención, recargándose a veces de trabajo urgente en desprecio de la funcionalidad cotidiana.

El materialismo a veces los superficializa mucho, y les hace incapaces de apreciar otros valores en los demás y en ellos mismos.

Su falta de tacto y su talante agresivo y competitivo en las relaciones también es una fuente de constantes decepciones y problemas.


3.-ESFJ Guardián (Epimeteico, Melancólico) Conservador Proveedor



-Sentimiento extravertido
-Sensación introvertida
-Intuición extravertida
-Pensamiento introvertido

Eneotipo 2 – 3 / Signo Piscis – Aries - Tauro – Escorpio - Leo



Amantes de las celebraciones, los festejos y las reuniones cálidas, sobre todo si son dentro de un marco tradicional y colectivo. Gregarios. No pocas veces histriónicos, les encanta que sus emociones sean reconocidas por el público y convertirse en el centro de atención. El sentido de sus vidas gira en torno al servicio y la ayuda al prójimo de su interés, intentando crear siempre para la gente que aman un entorno armonioso. Profundamente empáticos, como los ISFJ, necesitan ser necesitados y son muy orgullosos de dar, a menudo creyendo que jamás van a agotarse en la entrega. También esperan a cambio lo mismo de los demás, con un fino y por momentos susceptible sentido del intercambio, del dar y recibir, por lo que pueden herirse fácilmente. Sin embargo, son fácilmente olvidadizos de sus rencores.

Su entorno favorito es un medio estructurado y convencionalmente seguro donde prime el valor de la simpatía y la compasión.

Finos receptores de los estados anímicos del prójimo, incluso mejor que los suyos propios, impulsivamente se adaptan a ellos entregando en la relación lo que sea necesario para agradar. Es uno de los tipos que más se funde neptunianamente con los sentimientos de los demás, sobre todo si éstos se atienen a expectativas colectivas que este tipo son las que sabe entender mejor: alegría en los festejos, duelo en los funerales, cuidado en la enfermedad, aplauso en los éxitos públicos. En situaciones no convencionales y frente a tipos no convencionales en sus reacciones y valoraciones sentimentales, la compasión del ESFJ se conflictúa.

Atentos vigilantes y protectores de los otros, jamás bajan la guardia ante posibles peligros de los que siempre están prestos a defender a las personas que aman. No se fían mucho de la posible bondad o conveniencia de las eventualidades, y prefieren por ello tomar todas las precauciones posibles para garantizar la seguridad y la estabilidad suya y de los suyos.

Excelentes padres y madres en el hogar, gente con la que se puede contar para cumplimentar compromisos en el resto de áreas vitales también. Como los ISFJ, suelen valorar el trayecto de fidelidad y acompañamiento de todo y a menudo les cuesta mucho abandonar personas, lugares y cosas, más cuanto más tiempo han permanecido a su lado. Esto les crea una especie de confianza “tradicional”.

Uno de sus mayores miedos es el abandono, ya desde pequeños buscan agradar a los mayores para sentirse aceptados y acompañados y con la seguridad de que hacen lo correcto.

Siendo su mayor fuerte la atención personal, se sienten muy cómodos en toda relación familiar, académica o laboral donde la gente se porta de manera cálida, amistosa y delicada. De hecho, buscan siempre convertir todas las relaciones, incluso las académicas o laborales en relaciones lo más íntimas y cálidas posible de amistad, y se sienten muy bien usando esta plataforma de relación y atención personal para medrar en sus objetivos, mucho mejor que apoyándose en sus logros individuales y/o intelectuales en estos campos.

Necesitan reglas seguras y claras provenientes de la autoridad, a la que les cuesta menos esfuerzo admirar y seguir cuanto mayor es su reconocimiento convencionalmente popular, para sentirse seguros con sus proyectos.

Desde muy pronto adquieren responsabilidades por los sentimientos y el bienestar de los otros y se afanan en ayudar a la gente que les importa. No es raro que pertenezcan a clubes y asociaciones caritativas sobre todo si tienen un reconocimiento social explícito.

Los amigos de los ESFJ acuden a ellos con sus problemas por su gran capacidad de escucha, atención y acompañamiento.

Son buenos recopiladores de datos sobre la gente, buenos “historiadores”, así como son muy detallistas en el trato personal.

Prefieren seguir en lo vocacional caminos ya abiertos y seguros convencionalmente, y sobre todo si en su entorno y en su grupo fraternal son los valorados y escogidos popularmente. Sus vidas suelen tener un trazado tradicional.

Para aprender necesitan del cariño de los profesores y de un plan de estudios bien estructurado que explicite con claridad a qué atenerse, qué se exige y que se entrega como objetivo final. Trabajan muy bien en equipo y suelen ser dóciles con las tareas escolares. Prefieren las asignaturas humanísticas y prácticas y mucho menos las teóricas y abstractas.

En el trabajo son prolijos, ordenados y enfocados más a los valores humanos que a la producción, aunque su practicidad no les deja perder de vista la redituación económica, uno de sus baremos de estabilidad vital. Su rendimiento aumenta cuanto más claros son los objetivos y la planificación.

La improvisación creativa no es su fuerte, pero sí lo es hacerse cargo de problemas y organizar a la gente allí donde otros no se atreven, si están en un cargo de autoridad. Desde esa posición, lucharán preferentemente por los valores y atenciones personales de los empleados a su cargo, e impulsarán al trabajo comprometido desde el ejemplo más que con arenga y crítica.

Se sienten bien en ocupaciones como puericultores, maestros, enfermeros, secretarios, médicos de cabecera, terapeutas, selectores de personal, etc.

Disfrutan el ocio organizando y participando en celebraciones tradicionales, cumpleaños, cenas con amigos y todo tipo de actividades sociales, y suelen tener en la semana los huecos previstos más o menos planificados y agendados para estos encuentros.

En el amor son cálidos, comprometidos, leales, entregados y detallistas, y tendentes siempre a agradar al otro, como es su estilo preferencial para cualquier forma de relación. Son guardianes del compromiso establecido a veces más allá de lo conveniente, y pueden llegar a serle leales al matrimonio como institución más tiempo que al cónyuge.

Son muy susceptibles ante la entrega del amante, que esperan sea tan alta como la de ellos mismos. Intercambio que a menudo sólo son capaces de medir en relación a baremos convencionales y no genuinos y profundos. Una parte de la sombra de este tipo en las relaciones es aquella que expresa el tópico “amo porque necesito, no necesito porque amo”.

No son tolerantes para el rechazo, y cuando se están separando tienden a culpar al otro de los “sacrificios vanos” que hicieron por él, mientras intentan espantarlo haciendo alarde de su regusto por el resto de vidas y sectores de su vida en los que también se apoyan. Pueden tardar mucho en reanudar una relación nueva, mientras unas veces se autocritican con crueldad sus propios errores y otras critican y desprecian al ex amante con saña.



Ejemplos: Helena de Troya, María Magdalena. Ficción: el personaje Nora de “Casa de Muñecas” de Ibsen, Scarlett O´Hara en “Lo que el viento se llevó”.


La Sombra

Su aversión a los conflictos tiende a barrer los problemas debajo de la alfombra, usando el mecanismo de la represión y de la belle indifférence. A menudo el ESFJ arrastra problemas sin solucionar desde antaño, porque en un dilema pasado no supo nunca de qué forma responder ni a qué sección apoyar, incapaz de actuar en detrimento de la otra. Su tendencia a agradar a todos y a todas a su alrededor le incapacita a menudo para adoptar posturas claras y lógicas en los conflictos, y lo dispersa en multitud de yoes y actitudes y prioridades distintas, a menudo contradictorias, lo que obliga muchas veces a adoptar posturas falsas para mantener la imagen de integridad y de entrega.

Es el tipo que más capacidad de compasión tiene por los demás y por eso puede perder mucha introspección necesaria para escuchar sus propios sentimientos. No es raro que se recargue más allá de sus límites de responsabilidades por el bienestar de los demás, y no es raro que frente a determinadas situaciones donde se precise una actuación basada en los sentimientos más profundos el ESFJ se colapse por no conocer en realidad cuáles son éstos, y no tener referencias afuera para encontrarlos. En ocasiones puede atorarse entre las partes que “deben” sentir y valorar la situación de un modo y las partes que sienten y valoran de otra, quizás menos convencional y más genuina. Confusión entre la máscara y el yo real.

Una de las armas que tienen facilidad para emplear es la seducción, y no escatiman si lo sienten oportuno usarlas para acercarse a las personas que consideran valiosas para ellos, como líderes o autoridades, aunque no exista en absoluto en primer plano una genuina valoración íntima erótica hacia ellos. Este mecanismo de éxito está relacionado con la psicología adscrita frecuentemente a este tipo en sus (mayoritarios por otro lado) integrantes femeninos de “la hija favorita de papá”. En lugar de disponer del mecanismo de pedir a cambio por su servicio y entrega en salvaguarda de una necesaria compensación, puede aprender a seducir y entregarse al otro sólo por las razones de algún interés y beneficio. En efecto, quien tiene en el otro toda su referencia vital, necesita del otro para abastecerse en necesidades e intereses.

Los “debe” tradicionales, familiares, sociales, pueden formar un cúmulo de prejuicios exigentes y autoritarios que son sobrecargados a sus íntimos en algunos casos, creando caracteres tozudamente faltos de perspectivas y de precisamente, falta de empatía para las actitudes menos convencionales y especiales del prójimo. El animus en las mujeres de esta tipología cumple esa función, contrarrestando la docilidad y la ductilidad del ego femenino con una rigidez prejuiciosa masculina nada amable, a menudo entrometida en las relaciones más íntimas, que puede llegar a desbaratarlas. Este animus “anti-empático” sirve de mecanismo compensador autorregulador en los casos más exacerbadamente compasivos y por ello más alienados, pero suele ejercer su compensación de forma bruta y desconsiderada para los sentimientos de todos los implicados, incluido los del ESFJ. Es por ello muy normal que los ESFJ prefieran relaciones más superficiales y basadas en la dependencia de necesidades y el intercambio que amores pasionales no convencionales, pues cuanto más importante puede llegar a ser emocionalmente su objeto de amor, más corre el peligro de perderse en él, y es por ello la situación donde más se ponen en juego sus puntos flacos: el conocimiento de sus propios sentimientos y valores genuinos, los dilemas de enfrentamiento entre todos los yoes y sus tendencias dispersas, y el entrometimiento saboteador del animus tradicionalista.


4.-ESFP Artesano (Dionisiaco, Sanguíneo) Entretenedor Ejecutante

-Sensación extravertida
-Sentimiento introvertido
-Pensamiento extravertido
-Intuición introvertida

Eneotipo 2 -3 - 9/ Signo Tauro - Piscis



Siempre pendientes de lo novedoso, de lo más actual, de lo más chic y lo más fashion, su preocupación es la gente y son excelentes contadores de historias y anécdotas sobre la gente. Divertidos, personas de fiesta, perfectos anfitriones preocupados por entretenerse ellos y entretener a los demás. Ayudan al prójimo, son generosos y abiertos con los otros, con una conciencia que casi dice que es mejor en cualquier caso dar que recibir. Quieren caer simpáticos y gustan de llamar la atención en los grupos. Buscan la acción, y cuando no les viene dada por la circunstancias, la crean ellos mismos . Nada tímidos, participan a los demás de todo lo que les parece interesante para ellos.

Se deleitan en las sensaciones y percepciones del presente, y son capaces en ese ámbito del aquí y ahora de descubrir detalles que a otros tipos les pasan desapercibidos.

Gozan de excelente buen humor, y es difícil que se depriman pues casi cualquier cosa les entusiasma. Suelen cometer locuras adolescentes, y aman armar ruidos y organizar festejos con cualquier excusa.

A veces temerario en sus acciones, su espontaneidad y libertad a otros tipos les parece a menudo una falta de moralidad; su sensación preponderante, como siempre que domina una función irracional, es la causante de que sus actos sean a menudo espontáneamente libres, impulsivos y siguiendo unos cánones que pueden ser, sino anticonvencionales, sí un poco traviesos. Sin embargo, en contraposición a esta posible fama de temerarios y libertinos, son gente muy preocupada por el bienestar de los otros a través de su sentimiento introvertido y es normal que formen parte de organizaciones de ayuda humanitaria. Les gusta expresar sus sentimientos, ya sea de palabra o con regalos, que seleccionan con fineza personal.

Su sitio se encuentra cara al público, animando a todos con su sonrisa y enseñando a los demás a no tomarse nada demasiado en serio. Bromistas natos, gustan animar todas las celebraciones con una nota de humor. Excelentes en el trato con clientes. Su positivismo realmente les ayuda a tener una vida grácil y con bastante, digamos, buena suerte. El encanto con los demás realmente les abre muchas puertas.

Tienen una curiosa facilidad para entenderse con personas de todas edades, no importa la edad que ellos mismos tengan.

Gustan de hacer amigo a cualquier persona que se van topando, no pasan tiempo a solas. Su círculo relacional es muy amplio y no se constriñe a la familia o amigos íntimos.

En sus proyectos tienen en cuenta la practicidad y los resultados tangibles, y aún más la armonía de las personas implicadas en ellos. Como todo Perceptivo, se adapta a cualquier sorpresa y cambio de plan. No tanto como los ISFP, los ESFP prestan atención primaria a las necesidades de los otros cuando organizan algo. Ahora bien, son ordenados en los sectores más personales y cercanos y cada vez menos según el ámbito se vaya haciendo menos íntimo. No suelen ser puntuales.

No son tolerantes con las discusiones y los enfrentamientos, en esos ámbitos pueden reaccionar torpemente y mal. Pero son excelentes para animar a otros en momentos de crisis y para el trabajo en equipo.

Es muy importante para su estado anímico el medio ambiente: el clima, la atmósfera, la decoración.

Prefieren las asignaturas prácticas y aprender en grupo, siendo muy importante para ellos la calidad y calidez humana del profesor, tanto como el valor de la asignatura. Se disgustan en las discusiones intelectuales y se impacientan con los conceptos teóricos. Se distraen con el entorno y no son concentrados. No es raro que se sientan mal en la academia tradicional, y que la abandonen para implicarse cuanto antes en la “realidad de la vida diaria”.

Se desenvuelven a sus anchas en trabajos donde puedan expresar todas sus cualidades de entusiasmo, espíritu de cooperación y de unión en equipo. Se sienten muy bien motivando a los demás en sus puestos de trabajo como embajadores del buen ánimo y disposición.

Les es muy importante el entorno físico también de su lugar laboral así que se preocupan mucho de su decoración y ornamento. A la hora de organizarse rechazan todo lo que no tiene valor inmediato y práctico, y centran la mayor preocupación en el abordaje relacional del proyecto que se traen entre manos.

Como dirigente insta a sus subordinados a la buena voluntad y al trabajo en equipo, y funciona muy bien en las crisis siempre y cuando no tenga que mediar en peleas personales. En esos casos no sabe bien cómo comportarse.

Gustan de trabajos prácticos y preferentemente de cara al público: jardinería, hostelería, azafata, artista de variedades, teatro, enfermería, medicina, etc.

Para el ocio prefieren ir a fiestas, al cine con amigos, espectáculos, hacer manualidades o practicar deporte, el jardín, la cocina. Gustan de leer artículos actuales, más que libros pesados, y comentar lo que leen con el entorno.

Amar es compartir goce, buen humor, y todos los acontecimientos sociales que tanto les gustan. Cuando no se sienten cómodos en una relación, con su aversión a los conflictos, cortan con rapidez. No se arriesgan demasiado porque como todos los Sentimentales, temen profundamente el rechazo.

Cuando se rompe la relación, prefieren mantener amistad con el ex y refugiarse en los amigos para no prestar demasiada atención a los sentimientos dolorosos.



Ejemplos: San Marcos apóstol, Elvis Presley, Pablo Picasso, Bill Clinton.


La Sombra

Buena parte de las carencias de este tipo vienen de su posible excesiva extraversión, con una exagerada y demasiado dispersa vida social. Su afición a las diversiones puede obstaculizarles la responsabilidad laboral u otro tipo de compromisos esenciales, y pueden no saber que la intensidad y la plenitud de la vida no sólo la colman los entretenimientos y festejos. Con su compulsión a fijar la vista en el estricto presente, se distraen a menudo de las prioridades fundamentales de la vida a favor de las cosas inmediatas. A menudo saltan de una cosa a otra sin dejar zanjada la primera.

También un optimismo demasiado subjetivo y parcial les puede incapacitar para abordar la realidad de los hechos y entender su lógica profunda. La verdad no es siempre agradable ni placentera, y también hay que saber aceptarla como tal.

La carencia de facilidad teórica y sistemática les hace perderse en datos empíricos y prácticos y ser incapaces de apreciar el punto de vista general y más amplio. El árbol les impide ver el bosque.

El estricto aquí y ahora, les incapacita para actuar con una mínima planificación y previsión.


5.-ISTJ Guardián (Epimeteico, Melancólico) Administrador Inspector



-Sensación introvertida.
-Pensamiento extravertido.
-Sentimiento introvertido.
-Intuición extravertida.

Eneotipo 6 - 1 / Signo Tauro-Capricornio



Es un tipo reservado, serio, responsable, trabajador, a menudo conservador y de mucho sentido común. Ordenado y estructurado, la función de la sensación introvertida no le deja hablar hasta que no ha acumulado datos sensoriales, experimentales, suficientes, y está seguro de lo que va a decir porque se ha hecho cierta idea general o esencial sobre estos datos, una vez ordenados en su alma. Esta información no es meramente sobre texturas externas del mundo que los rodea (esta preferencia es más propia de los sensitivos extravertidos), más bien ellos se sienten a gusto cuando han captado las texturas esenciales, en último término arquetípicas, de las cosas que pueden ver, oír, tocar y oler en el mundo que los rodea. Estas clasificaciones espontáneamente las hacen atendiendo más que a las características externas de los objetos individuales y específicos del mundo que experimentan, a las sensaciones esenciales que esos objetos producen en ellos como sujeto. Su agudo sentido del tiempo, que se diría ellos pueden tocar con el alma, entra dentro de este manejo de texturas esenciales con las que le gusta medirse este tipo. Para todos los sensitivos introvertidos en general, un rayo de sol en la cara, una caricia, un sabor o un olor pueden convertir la vida en algo realmente mágico, allí donde por ejemplo su primo el sensitivo extravertido sólo siente la vida convertida en algo meramente agradable.

La sensación introvertida dota al tipo que la porta como función principal de la preferencia de vida basada en modelos arquetípico – estereotípicos de las cosas tangibles del entorno, percibiendo a través de los sentidos no sólo sensaciones más o menos caóticas y casuales, sino sensaciones plenas de sentido y significación vital, sensaciones trascendentes.

Como introvertidos, pueden llegar a sentirse incómodos con las visitas y la gente nueva, y prefieren su “manojito” de amigos de siempre. No actúan con soltura hasta que en la situación no saben qué se espera de ellos con suficiente exactitud. Antes prefieren callarse y observar, y pueden dar la impresión de ser fríos y distantes por eso. Desde luego, la demostración afectiva no es su fuerte.

Se sienten sumamente cómodos en situaciones tradicionales y con reglas fijas, en las cuales tienden siempre a cumplir con su deber, con lo que se espera de ellos. Prefieren terminar las tareas necesarias antes de divertirse, y jamás dejarían una carrera o un proyecto a medio terminar, sobre todo si es para ellos un motivo de integración tradicional y convencional para el futuro, un futuro “correcto” (tienen una profunda susceptibilidad sobre lo correcto y lo incorrecto especialmente en su ámbito y contexto de vida y trabajo).

No les gusta depender de otros ni dejar cabos sueltos en su seguridad, asentamiento e integración social, con lo cual se esfuerzan por estudiar carreras que les vayan a proporcionar lo antes posible buenos trabajos. Adoran los rumbos fijos.

Ahorradores, responsables, metódicos, prolijos y realistas, se sienten felices en un entorno donde las cosas son como “deben ser”. Prefieren por ello trabajar en empresas grandes y consolidadas desde antiguo, y un empleo de funcionario público no les viene nada mal. A menudo alcanzan puestos de responsabilidad, pues son gente que permiten volcar en ellos toda la confianza.

Incluso pueden soportar un trabajo que no les agrade mucho, si el incentivo económico, su fuente de estabilidad y de seguridad, es bueno.

Aprenden paso a paso, lenta y estructuradamente, desconfiando de todo aprendizaje fácil, rápido o “demasiado divertido”. En general no confían en un método o un producto hasta que no ha sido probado y demostrado muchas veces. Su orientación es a los hechos y lo práctico, los resultados y la productividad, los detalles, y la teoría o el concepto general les interesa en segundo plano. Son diligentes en la academia y precisan de profesores que aporten buenos métodos y materiales de estudio, todo bien corregido y preparado. Los detalles erróneos les molestan mucho. No mezclan el estudio con la diversión nunca y saben perfectamente en qué van a aplicar lo que están aprendiendo.

En el trabajo cumplirán perfecta y ordenadamente todas las tareas, y no les preocupa que su labor sea divertida o no. Se trata de compromiso y se trata de productividad, y esos deberes y metas son suficientes para portarse como excelentes trabajadores. Las ocupaciones tendentes a utilidad práctica, los entornos organizados y compartidos con personas trabajadoras y también prolijas son sus contextos laborales favoritos.

Son muy ordenados y saben manejarse con muchos datos concretos, pues todo lo tiene perfectamente archivado.

Aprecian la jerarquía y la autoridad tradicional, y cuando ellos ocupan puestos de jefatura, a la que no es raro que accedan porque son modelos de laboriosidad, confianza y compromiso en las empresas, valoran por sobre todo los resultados prácticos, los hechos, la productividad, la eficacia, bastante por encima de la calidez de las relaciones y la armonía laboral.

Sus preferencias vocacionales se orientan hacia empleos donde prime el manejo y la valoración directa de hechos: contable, auditor, profesor de álgebra, oficial de policía, ingeniero mecánico, secretario, vendedor, hombre de negocios, etc



Su modus operandi es siempre ordenado y son baluartes de puntualidad, estructura y meta, incluso en las vacaciones o el divertimento, que tienden a realizar con un plan prefijado. Para empezar no se toman vacaciones si sienten que el trabajo aún no está cumplido y terminado. Las actividades elegidas para el divertimento deben tener una utilidad, deben producir un resultado tangible. Una excursión debe llegar a alguna parte, un deporte debe proporcionar metas. Lo lúdico por lo lúdico no es lúdico para este tipo.

Así como les gusta cumplir plazos y compromisos precisos, eso aprecian en los demás, incluida su pareja amorosa: se casarán cuando estén listos para ello, cuando el proyecto práctico sea viable y cómodo para los dos, y no abandonarán el compromiso matrimonial por ningún capricho. Sus formas de demostrar compromiso y amor no son románticas, sino prácticas: traer dinero suficiente a casa, mantener el hogar limpio y ordenado, arreglar las averías puntualmente.

De hecho, su aversión a buscar gente nueva y a valorar lo familiar, conocido y estructurado, puede hacerles permanecer tozudamente intentando sostener una pareja que se ha muerto ya. No suelen hablar con los amigos de sus problemas sentimentales, y sólo cuando ya no encuentran ninguna mínima razón para seguir es cuando aceptan la ruptura.



Ejemplos: Tomás Apóstol, George Bush, Isabel II de Inglaterra.


-La Sombra

Este tipo puede llegar a obsesionarse por los detalles y lo cuantitativo, en detrimento de la calidad. Puede llegar a valorar lo realizado sólo en pro de resultados económicos, de cumplimento de plazos acordados, dejando al margen el logro o la calidad humana y creativa. Su falta de expresividad emocional puede llegar a ser un obstáculo entre él y los demás, incluida la familia, creando un muro de hielo a su alrededor.

Puede perderse en la letra pequeña muy a menudo, olvidando el sentido general de lo que está haciendo o está pasando a su alrededor. Y sobre todo, por ser la intuición su función inferior, puede aferrarse a lo obtenido y no dejar hueco para la transformación, perdiendo a menudo la oportunidad de adaptarse a los cambios que la vida requiere y que incluso es necesario tener en cuenta aunque sólo sea para mejorar la producción de los negocios. Como todo tipo con la intuición inferior, desconfía y tiene miedo de las sorpresas que puede traer la vida, y cuando ante ellos se abre la vida llena de posibilidades novedosas, ellos suelen temer que de todas ellas, les esté esperando lo peor si no toman medidas para controlarlo. Esa preferencia tozuda por el poder de la voluntad y la autoridad sobre el fluir de la vida sabia inconsciente, puede hacerlos vivir de una manera muy seca, áridamente segura.



6.-ISTP Artesano (Dionisiaco, Sanguíneo) Operador Amanuense



-Pensamiento introvertido
-Sensación extravertida
-Intuición introvertida
-Sentimiento extravertido

Eneotipo 5 / Signo Capricornio - Aries - Tauro



Es un tipo con un doble tiempo para afrontar la vida: primero calla y observa, con una atención meticulosa puesta en los detalles para lo cual le capacita su sensación extravertida, y luego actúa sobre esa información acumulada de manera expeditiva. Son realistas y muy desenvueltos en situaciones que requieren una actuación práctica y lógica inmediata. Conscientes del entorno, se desenvuelven en él con presteza siempre y cuando no les asfixien los contextos cerrados y los horarios rígidos.

Típicamente de pequeño desarma sus juguetes para ver cómo funcionan, pieza a pieza, y reúne toda la información que puede sobre los temas que le interesan. Coleccionista nato, no suele olvidarse de ninguno de los detalles de la información adquirida. Cifras, fechas, son recordadas con facilidad. Son a veces enciclopedias ambulantes.

No se siente cómodo en estructuras cerradas, necesita espacio para su mundo de juegos y hobbies, que es donde se siente en casa. Por eso muchos acaban adoptando un trabajo que esté íntimamente relacionado con su afición favorita, que además les suele durar toda la vida. No son tolerantes con las invasiones de su espacio de observación o de actuación, y por ello es un tipo muy territorial. Si su trabajo se interpone a su ocio amado, suelen acabar dejando el trabajo para intentar ganarse la vida con su afición favorita.

Sus intereses especializados y técnicos captan toda su atención, y no así las relaciones con la gente. No es hablador, aunque tiene un fino sentido del humor. Comparte con un pequeño grupo de amigos que suele tener las mismas inclinaciones y divertimentos que él.

Orientado a la acción práctica, es a menudo amigo de deportes de riesgo que le suban la adrenalina y que corporicen sus emociones. También como observador gusta de ser espectador de competiciones deportivas.

Están abiertos al acontecer y no gustan de hacer planes de futuro exhaustivos. Como tienen gran capacidad práctica y una inclinación realista, no suelen quedarse al margen de la sociedad, aunque jamás trabajen duramente para conseguir una posición social, cosa que no les interesa. Realmente es un tipo muy ahorrador de esfuerzo extra, que sólo se aplica con disciplina allá donde está su afición o allá donde sabe por adelantado que va a obtener éxito fácil y rápido. Le encantan “los atajos”, y en el trabajo prefiere aplicarse a solucionar problemas a su estilo personal saliendo del paso, pero no estableciendo rutinas de solución organizada para nada. Donde otros tipos ponen sus energías en planificar, éste la pone en ordenar sus ideas sobre los datos acumulados sobre un tema práctico o en ordenar de hecho su colección de sellos o tablas de surf.

Los temas técnicos y su aplicación inmediata práctica son el campo de estudios y de acción que le interesa al ISTP. Prefieren estudiar solos, solucionando los problemas sobre bases lógicas, a su propio ritmo y plazo. Su aprendizaje no depende de sus profesores, ni de la relación que tenga con ellos, sino de que la materia en sí les resulte aplicable a sus aficiones o no. Las clases no útiles a sus fines preferenciales son pasadas por alto sin rubor. Prefieren estudiar según sus criterios de importancia y efectividad, que no según los impuestos por la autoridad.

Gustan de trabajos con matiz técnico, con aplicación práctica inmediata, donde se ocupen de manera mental sobre proyectos de manera independiente y libre. Les gusta solventar los retos al paso, tomando decisiones rápidas que atajen el camino a la solución y no hagan perder tiempo ni esfuerzo innecesario. A menudo no se basan en las reglas ni las respetan para conducirse en su empeño laboral. Suelen ser prolijamente organizados y ordenados, pero sólo en sus ocupaciones favoritas, sus colecciones por ejemplo. Lo preparan todo para una eventual acción expeditiva.

En posiciones de autoridad es tan flexible con los subordinados como le gusta que sean con él, y dirige dando ejemplo, ni criticando ni retando a los demás.

Ocupaciones típicas pueden ser las de instrumentista, fontanero, albañil, mecánico, granjero, y si incluyen un poco de riesgo, mejor, como policía o bombero.

Para entretenerse en sus ratos libres siempre sacarán tiempo y dinero. A veces mantienen sus aficiones toda la vida, profundizando cada vez más en ellas. Les gusta divertirse a solas pero tampoco desdeñan la compañía de sus hijos, por ejemplo, y alentarlos a ellos en sus mismas aficiones. Aman las actividades al aire libre con un toque de riesgo, y en todo lo que les divierta tenderán siempre a estar perfectamente equipados técnicamente y a la última novedad. Les encanta coleccionar cosas, arreglar aparatos, ocuparse de la mecánica. También les parece muy entretenido aprender y aumentar su información sobre las cosas que aman.

En el amor es más realista que sentimental, suele expresar sus sentimientos en abundantes detalles pero no en palabras. Prefieren con mucho una pareja con la que compartir sus aficiones y su tiempo de ocio, o que al menos les deje libertad para ocuparse ellos. Se adapta bien, gracias a su estilo flexible y abierto a los cambios, a los finales de relación, aunque se resisten a ello mientras no recopilen todas las evidencias de ruptura suficientes.



Ejemplos: Woody Allen, Frank Zappa, Clint Eastwood. Ficción: MacGuiver.


-La Sombra

Este tipo puede ser excesivamente descuidado en su trabajo, cuando intenta por todos los medios zanjarlo lo antes posible para tener tiempo para sus hobbies. Puede carecer de una mínima disciplina y estrategia para dejar cumplimentadas sus responsabilidades. Incluso puede volverse contra él la facilidad para abandonar una dirección y un plan para acoger otro sin la suficiente previsión y prudencia de dejar las cosas acabadas, problema común a todos los P (perceptivos). En los P intuitivos este problema se fundamenta en su disposición a vivir descuidando el presente aspirando siempre a un futuro incierto y aventurero, en los P sensoriales este problema se basa en vivir un presente que se olvida a menudo de ahorrar para el futuro.

También puede ser tan poco comunicativo que produzca la sensación de insensible, o incluso puede volverse hiriente cuando deja salir sus críticas (impersonales para él, personales para el receptor) o su cinismo.

O bien pueden empacharse de información y de interés en acumular información y pensarla introvertidamente, por lo que otras tareas imprescindibles y hasta su necesidad de actuar rápidamente quedan suprimidas más de la cuenta.


7.-ISFJ Guardián (Epimeteico, Melancólico ) Conservador Protector



-Sensación introvertida
-Sentimiento extravertido
-Pensamiento introvertido
-Intuición extravertida

Eneotipo 2 - 4 / Signo Virgo – Piscis - Cáncer



Se sienten cómodos en situaciones de reglas definidas y tradicionales, cubriendo las necesidades de apoyo y ayuda a los demás, esencialmente en el ámbito práctico y directo y de calidez relacional. Son muy compasivos, leales y considerados, y los entornos familiar y comunitario les agradan sobre todos los demás, por los cuales no escatimarán sacrificios.

Donde alguien allegado necesite apoyo, compañía, allí estarán, sintiéndose plenos en esa función. Su necesidad de ser necesitados es su lema de vida, empezando por los más allegados e íntimos, pero pudiendo extenderse a una obra de servicio más amplia, general e impersonal. No es raro que muchas monjas pertenezcan a este tipo.

Desde pequeños son buenos niños, diligentes y obedientes, dóciles con sus papás y la autoridad, complacientes y preocupados por prestar su servicio y agradar a los demás. Si lo que se les pide corresponde con su baremo de sensatez y orden, ellos no temerán por ningún sacrificio en pos de cubrir esa exigencia del otro que es tan importante para ellos.

Necesitan seguridad y cierta rutina a su alrededor. La permanencia de las personas y las cosas, la constancia del orden relacional, es para ellos básica, pues su mayor temor es ser abandonados y abandonar.

Gustan de las celebraciones tradicionales, como los cumpleaños y festividades populares, y de los encuentros organizados en restaurantes y sitios así, convencionales. Estos actos rituales son abordados por el ISFJ con devoción y hasta solemnidad. En momentos así, están muy pendientes de todo lo que ocurre a su alrededor, porque a ellos les sirve para corroborar sus apreciaciones sobre el comportamiento y carácter de los demás en referencia a un marco convencional. Un exabrupto o una excentricidad en un momento “solemne” de esta categoría, es algo que impacta mucho al ISFJ. Suelen ser callados y serios, y no les gusta perder la compostura. Les atrae el buen vestir y la decoración.

Es muy difícil saber cuándo se sienten mal, pues sus necesidades se las callan, no sólo por su introversión, sino ya antes por no molestar a los demás. Realmente están tan al servicio del sentimiento de los demás, que tienen tendencia a callarse el suyo y desconectarse de él. A menudo producen impresiones falsas de lo que desean de verdad , por ese ostracismo y esa tendencia sacrificada a agradar.

No les gusta hacer alardes de capacidades especiales, sino que prefieren con mucho demostrar que son capaces de cumplir con las exigencias básicas, cosa que les inquieta mucho, pues viven bajo una atmósfera de creencia de que si no cumplen con lo exigido, le rechazarán. Suelen mantener pocas amistades íntimas pero éstas las conservan toda la vida, desde pequeños, y prefieren colaborar y prestar sus servicios en los grupos y proyectos detrás del escenario.

Huyen de todo conflicto, desavenencia o enfrentamiento, y generalmente se refugian en la figura que para ellos representa la autoridad y el juez. En un dilema caen rápidamente presa del estrés.

Prefieren inventar mil excusas antes que decir “no” a una proposición, para no desagradar a su interlocutor.

Son planificadores y se plantean metas a largo plazo con gusto, con facilidad para prevenir todos los detalles y ahorrar. Pero les gusta ir cumplimentando los plazos de sus planes día a día, es un tipo enfocado en lo diario, y a pesar de ser planificador, es dócilmente adaptable a los cambios en determinadas circunstancias. No se complican demasiado por ejemplo buscando empleo, y prefieren decir sí a lo que les vayan ofreciendo sus contactos. Una vez en la empresa, tienden a adaptarse a ella y a serle fieles por mucho tiempo.

Prefieren planes de estudio sistematizados y que les planteen desde el principio las exigencias claras sobre las metas a obtener, y suelen cumplir con los planes y sus plazos al pie de la letra. Son buenos estudiantes porque se esmeran mucho en cumplir todas las tareas y agradar a sus maestros, pero huyen de los encargos académicos creativos y solitarios, donde no pueden guiarse ni por un grupo ni por unas reglas establecidas con cierta solidez y claridad.

Prefieren obviamente los trabajos y asignaturas prácticas sobre los teóricos, sobre todo enfocadas a aprender sobre el trato interpersonal.

En el ambiente laboral, son muy amables y colaboradores con sus compañeros, muy cumplidores de las exigencias y muy ordenados.

Prefieren lugares de trabajo íntimos.

Su orden se estructura según sus prioridades sentimentales: primero organizan las cosas de su familia, luego las de sus amigos, luego las de los vecinos, etc., así que es fácil descubrir en este tipo qué es lo que está más cerca de su corazón sólo sabiendo a qué le dedica su prioridad en su agenda de organización.

No ambicionan puestos de liderazgo, pero acceden a ellos si sienten que se lo deben a la autoridad que confía en ellos. En ese caso, se preocupan más por la armonía de sus empleados que por la productividad en sí.

Sus vocaciones giran alrededor del servicio, como pueden ser: la enseñanza, trabajo social, enfermería, medicina de cabecera, secretariado, religiosa de servicio.

Se permiten ratos de expansión y ocio cuando sienten que ya han cumplimentado el trabajo. Son sobrios también en estos momentos y disfrutan mucho comprando ropa elegante, decorando el hogar de sus familias, reparando averías prácticas, sacando fotos y ordenando el álbum familiar...cosas así, sencillas y entrañables, siempre centradas en las relaciones con los otros.

Aman profundamente, y generalmente enfocan su relación para toda la vida y para formar una familia. Dan mucho, a menudo más de lo que reciben de sus parejas. Tienden a continuar relaciones que no les benefician, por esa tendencia al acompañamiento, el servicio, la docilidad y la compasión, y sus cónyuges suelen aprovecharse de ellos por esto. Son cálidos y tiernos, pero no lo expresan verbalmente, sino mejor por gestos y actos. Tampoco lo hacen cuando se duelen de amor. Prefieren mostrarse estoicos y tragarse la rabia, cosa que puede hacerles mucho daño.

Algunos ejemplos: Louisa May Alcott, Tennyson, Charles Dickens, Madre Teresa de Calcuta.


La Sombra

Cargarse de demasiado servicio a los otros conlleva comúnmente a dos cosas: el olvido y represión de los propios sentimientos y necesidades y la dispersión en demasiados estados sentimentales, uno para cada persona a la que se le rinde pleitesía. En efecto, es muy duro para la propia identidad andar sonriendo en una celebración a las cuatro, y acompañando un duelo compungido a las cinco porque ésa es la reacción sentimental que el ISFJ se siente compelido a regalar al otro en cada caso.

Por eso este tipo, como el otro Conservador, puede padecer el problema de la des identificación.

Generalmente cuando está cargado de demasiado servicio a los otros y exigencias a cumplimentar, cae enfermo de agotamiento. Pero es muy difícil por esta desconexión con las necesidades propias, percibir el estado de alerta desde afuera en un ISFJ, incluso es difícil para él. Generalmente no se permite caer enfermo, y tener que ser cuidado, cuando lo que ansía es cuidar él.

Viven tan al día y sus planes de futuro son elaborados en plazos tan cotidianos y rutinarios, que el futuro desconocido y lleno de posibilidades distintas, cuando eventualmente se abre ante ellos, generalmente lo contemplan con miedo. Su función intuitiva subdesarrollada incluso les hace a menudo percibir las posibilidades de cambio futuro con pesimismo. Por esta razón pueden quedar atrapados en un presente que ya no les corresponde, y del que no saben salir, pues están acostumbrados a sentirse cómodos en esa rutina diaria aunque ya sea perniciosa. En momentos de estrés huyen hacia más actividad y dispersión.

A menudo son pasados por alto por su humilde forma de estar, y obviados en sus méritos, y es fácil que abusen de ellos.

Puede que caigan en la trampa propia de los tipos que basan fundamentalmente su identidad en los demás: que depositen en el otro expectativas de redituación que debían conseguir directamente por ellos mismos. A veces por ello establecen relaciones falsas, donde el otro percibe que es cuidado y servido no por él mismo, sino a cambio de una prestación o servicio que se espera de él. También es propio, por ejemplo, que una madre ISFJ críe a sus hijos con la entrega y desvelo que sólo una ISFJ tiene, pero que les inculque tácitamente la exigencia de que a cambio, deben obtener unos éxitos que ella reclama como suyos propios.



8.-ISFP Artesano (Dionisiaco, Sanguíneo) Entretenedor Compositor



-Sentimiento introvertido
-Sensación extravertida
-Intuición introvertida
-Pensamiento extravertido

Eneotipo 9 – 2 / Signo Piscis – Tauro – Aries



Con gran capacidad de compasión y tendentes a ayudar a los otros, están siempre conectados con el último grito de la moda y son por eso modernos vividores en el aquí y ahora riguroso, pero reservados, amables y a menudo modestos. En el trato personal pueden ser igualmente abiertos y hasta aduladores, que reservados y distantes, y ésto puede confundirse con la conducta voluble a veces de un ESFJ, pero más bien se basa en que la ley de sus valores internos sentimentales sólo de manera sorpresiva se expresa, debido a su introversión. El ESFJ por el contrario es proclive a mostrar y demostrar todos sus sentimientos públicamente.

Su foco de servicio suele atender a causas sociales y a los grupos desfavorecidos, incluso destaca su compasión por los animales.

Les gustan los deportes y las bellas artes; los hombres ISFP pueden ser muy competitivos, aunque generalmente no es un tipo al que le guste destacar. Saben disfrutar de los momentos bellos de la vida y gustan de añadir siempre un toque estético agradable a su entorno. Realmente una de las virtudes básicas de este tipo es su extraordinario tacto para la armonía artística y sensorial, su elevada diferenciación y gusto con respecto a todo lo artístico y estético.

A diferencia de los ISFJ, las normas y las convenciones estrictas le desagradan y prefieren libertad para elegir sus movimientos vitales. Tienen un código de valores propio, individual; si éste atiende a valores universales, arquetípicos, pueden tener conductas heroicas, pero si atiende a metas personales privadas, pueden llegar a mentir y traicionar para obtenerlas.

Su estilo de entrega y vida es día a día, sobre todo en situaciones de alerta y estrés, donde le interesa no colapsarse ante la percepción del cúmulo de trabajo futuro, cosa que les desalienta mucho.

Como los ISFJ, son muy poco tolerantes con las disensiones y las discusiones, y tienden a intentar mediar en las peleas de su entorno, en el papel de árbitro pacificador. No es fácil que un ISFP se convierta en juez acusador o crítico del comportamiento ajeno, pero si alguien ofende o viola los derechos de un débil o desposeído, su ira salta e intenta defenderlo personalmente, en base a su criterio propio, a diferencia del ISFJ, que intenta poner rápidamente el asunto en manos de la autoridad que signifique para ellos la referencia de juicio del contencioso.

Se relacionan bien con los demás y son simpáticos miembros queridos dentro de un grupo. Tienen una gran fineza para saber dónde se necesita su apoyo, y su ayuda práctica la ponen a disposición pronto.

Disfrutan una gran conciencia corporal, conocen bien su cuerpo, sus límites y sus posibilidades.

La familia, los amigos, las relaciones, son focos prioritarios de su interés.

No es raro que abandonen pronto los estudios reglados, pero mientras permanecen en la academia

prefieren asignaturas prácticas, de contenido realista y que sirvan para conocer a la gente y prestar servicio de los demás. En la clase suelen pasar desapercibidos, y agradecen las ilustraciones y los trabajos manuales sobre los esquemas intelectuales y las clases teóricas. Prefieren la visita al zoo que pasarse la clase hablando sobre taxonomía biológica. Para estar a gusto necesita materias aplicables a la vida real, un maestro eficiente y un plan de estudios muy libre y espontáneo. Si no, se aburrirá y se irá.

Buscan puestos de trabajo donde se valore la asistencia práctica humana rápida y expeditiva, amenizar a los demás o estar en contacto con la naturaleza y los goces de los sentidos, y se relajan en un ambiente de compañerismo armónico.

No son especialmente organizados ni ordenados, pero si tienen que serlo, entonces lo arreglan todo con el gusto y la gracia de una composición musical.

Si ocupan un puesto dirigente prefieren alentar a la productividad y el rendimiento del equipo en base a halagos y a buen ejemplo desde su persona de lo que es la lealtad y el bien hacer, que usando la crítica.

Encajan bien como músico, asistente social, enfermero, técnico de mantenimiento, técnico informático, fisioterapeuta, deportista, masajista, médico, compositor, etc.

Valoran mucho el tiempo libre y se dedican en él a los goces del momento. El bricolaje, la cocina, la pintura, la música, el deporte, son aficiones favoritas, en general todos los entretenimientos que satisfagan cierta sensualidad y espontaneidad. No les desagrada divertirse solos, y en compañía divierten a los otros con sus sorpresas y su fino sentido del humor.

No son muy críticos con la pareja a quien aman, y a menudo ingenuamente se enamoran profundamente del mismo amor sin poder ver los defectos de la pareja, con un estilo devoto, leal y de buen humor, intensamente absorto por la pasión y más despreocupado de las posibilidades de futuro, que a veces les lleva a ser abusados por el cónyuge.

No tienen reparos como perceptivos que son a cambiar de trabajo, ciudad o país para encontrarse con la persona que aman, y están siempre encantados de dedicarse no sólo a sus compañeros, sino a sus familias políticas y a todo el entorno personal de sus parejas.

Cuando la pareja se desarma, suelen sentirse más culpables y analizar más sus propios errores que los de su ex compañero, y tardan un cierto tiempo en volver a recuperar las ganas y la confianza para volver a empezar.



Ejemplos: Mozart, Spielberg, Michael Jackson, Paul McCartney.


La Sombra

Su capacidad de entrega y servicio puede traicionarles y hacerles agotar todas sus fuerzas y recursos. Cuando a veces pelean por la causa de otros, acaban sintiéndose ofendidos porque suelen no reconocerle su apoyo, o incluso molestarse por su intromisión. Por su falta de crítica con los otros, pueden ser presa fácil de abusos de parejas y jefes. Por el contrario, son auto críticos en grado a menudo exagerado, y sus pensamientos pueden ser auto destructivos.

Ya expusimos más arriba que en su peor talante, pueden justificar con su moralidad individual actos de engaño y traición, falsedad a la que también apoya la necesidad de divertir y servir a los otros pasando por encima de la autenticidad de sus propias necesidades a menudo.


9.-ENTJ Racional (Prometeico, Flemático) Coordinador Capitán



-Pensamiento extravertido
-Intuición introvertida
-Sensación extravertida
-Sentimiento introvertido

Eneotipo 8 – 1 – 3 / Signo Leo - Capricornio



Es un carácter hecho para organizar y dirigir, para responder ante desafíos con decisión y eficacia, para poner en la práctica todas sus cualidades intelectuales y analíticas de estratega. Excelentes planificadores, estructuradores y logistas que trabajan con ahínco por hacer realidad su sueño de futuro. Necesitan estar al mando y no asumen ante ninguna contrariedad de los proyectos y empresas que lideran la retirada.

Desde pequeños viven en pos de algún proyecto o plan cuya culminación y meta necesitan conseguir, ya sea en los deportes, los estudios, los juegos. No se asustan ante la constancia necesaria para afrontar metas de largos plazos. Muy responsables de sí mismos, también saben hacerse cargo de los demás. Les interesa controlar, dominar, encontrar motivos lógicos para luchar por cosas en medio de las contingencias y el azar y exaltarse líderes en sus causas. Prefieren los entornos estructurados, pero si no les dejan su apartado de liderazgo reservado, pueden rebelarse contra la autoridad, o también si las estructuras no les parecen consecuentes. Les interesa el orden y lo aceptan, pero no están dispuestos a adaptarse a un orden si están seguros de que ellos lo harían mejor.

Es probable que desde pequeños sean líderes tanto en la escuela como en las tantas actividades extraescolares de las que gustan participar.

Buscan el puesto de mando con franqueza, no usan segundas intenciones.

Afrontan las tareas con una prolija planificación y son muy conscientes de plazos y agendas. Como se mueven bien afrontando plazos largos, no es raro que elijan una carrera y una meta en la adolescencia y que sigan su plan por años hasta lograrlo en la madurez. Acatan estos planes con estrategias de muy largo alcance. Necesitan ser muy consciente del sentido de lo que están haciendo y el por qué, y de qué es la meta que buscan, sea status, dinero, prestigio. Precisan argumentos profundamente lógicos para desarrollar sus tareas. Su ambición no es inconsciente.

Se embarcan en los estudios con la premeditación clara de que son un escalón necesario en la meta que quieren conseguir, y se interesan mucho por la planificación de los exámenes, los programas de estudio y todo lo referente a la estructuración y el método, que ellos siempre querrán criticar y mejorar, adaptándolo a sus propias estrategias que siempre buscan conseguir el máximo rendimiento en el menor tiempo. En general prefieren un entorno académico ordenado, estructurado y previsible con un profesor bien organizado, al que ellos opondrán sus propias consignas y previsiones sin escatimar críticas aunque sean a su autoridad. Les gustan las clases polémicas y controvertidas, y las asignaturas históricas donde aprender de consecuciones y logros humanos. Tienen siempre un estilo muy preguntón e incisivo con los demás no sólo en el ambiente académico. Gustan de métodos de instrucción variados, que incluyan muchas actividades paralelas complementarias. Se sienten bien analizando y afrontando problemas desde todos los ángulos y encontrando soluciones que caben en tablas y diagramas de bloques.

Con su capacidad de premeditación y de trabajo constante y rentable, no es raro que lleguen a la madurez con un puesto de trabajo de buena categoría y en un nivel gerente. Este trabajo y su medrar en él se constituyen como los pilares sobre los que se teje el resto de facetas de sus vidas. No les es bienvenida la jubilación, pues no gustan de imaginar por imaginar y de hacer por hacer cosas. Necesitan siempre una meta de futuro contante y sonante en la práctica.

Se aplican intensamente a la consecución de los objetivos a largo plazo de sus empleos, son excelentes en momentos de crisis y son decisivos cuando nadie más lo es capaz de ser. Toman las riendas, aplican a ello toda su estrategia y competitividad, y logran las metas que se han propuesto para su empresa y para ellos mismos. A diferencia de sus primos ENTP, sienten que todo esfuerzo que no termina en resultados rentables es un esfuerzo perdido.

Necesitan rodearse de colaboradores eficientes y auto responsables de sus tareas. La eficiencia es una de las cualidades que un ENTJ aprecia más en los demás y en sí mismo. Son tan ordenados en su entorno como lo son en su forma de afrontar la vida en general.

Se encuentran como pez en el agua en puestos de liderazgo y aceptando toda la responsabilidad que eso implica. No sienten pesadez en hacerse cargo de las cosas y organizar a todos los demás. A menudo testarudos y a veces impopulares en sus normativas, eso no significa que no estén abiertos siempre a remodelaciones, reformas e innovaciones de futuro si entienden que son para mejorar los rendimientos.

Ocupaciones propias de los ENTJ pueden ser: administrador, gerente, ejecutivo, político, consultor, abogado, banquero, empresario, comercial.

No entienden qué significa entretenerse en tiempo libre. Estar sin hacer nada le es repulsivo. Para ellos el tiempo debe estar ocupado y estar empleado en un fin constructivo. En sus ocios gustan pues de actividades que tengan un fin en sí mismas, que valgan para algo más que para el relajo y el solaz lúdico. Practican por eso deportes que sirvan directamente al mantenimiento de su salud, o se dedican a estudiar un instrumento con disciplina profesional. Las actividades competitivas donde puedan seguir demostrando su liderazgo son las de su mayor agrado.

En cualquier caso el tiempo de ocio también está agendado y regularizado, y gustan mucho de organizar y programar el tiempo de ocio de los demás, por ejemplo el de su familia. Puede ser el típico padre que organiza el estudio y la dedicación de sus hijos a una vocación que a él le quedó pendiente, con suma disciplina, esperando de ellos que en el futuro alcancen la meta propuesta que él no consiguió.

En el amor son menos espontáneos y arrebatados que otros racionales intuitivos. Intentan que la pasión no les desborde y que la pareja quede incluida en las mejoras y complementos del plan general vital. Valoran por ello más el conjunto de la relación y el rendimiento general con respecto a sus planes que la relación con la persona en el nivel exclusivamente sentimental. Son exigentes en el amor por ello, no idealizan a primera vista. Valoran mucho la responsabilidad y la capacidad de cumplir compromisos sin necesidad de estímulos extras. Quizás pueden llegar a tratar a la pareja como a un empleado, exigiendo de ella resultados y que cubra sus necesidades y que les deje hueco para su independencia y su dedicación a las “cosas importantes de verdad”. Como en todo lo demás, prefieren prefijar y agendar sus encuentros amorosos. Con su tendencia a ser líderes y a demostrarlo bien claro, no es raro que intenten conquistar a personas atractivas de manera convencional, que sientan estén a la altura de sus logros de poder y triunfo. Lo que no soportan es que sus parejas les hagan sombra a ellos.

Cuando el pacto de pareja no funciona, cuando el ENTJ siente que no es un valor rentable, se va sin más problema de la relación. Pero si es él el desdeñado, puede que se sienta devastado y fracasado como con ninguna otra cosa lo sintió. Sin embargo, queda en silencio para que nadie conozca su derrota y en poco tiempo suele salir a flote otra vez.



Ejemplos: Margaret Thatcher, Bill Gates, Bernard Shaw, Napoleón, Carl Sagan.


La Sombra

En su testarudez por la consecución de sus planes y sus metas pueden llegar a ser dictatoriales y absolutamente desconsiderados con los demás. Pueden no apreciar las colaboraciones de los otros ni sus méritos, y no otorgar a los que se lo merecen suficiente reconocimiento.

Generalmente no tienen demasiada consideración con los débiles, incluidos quizás hasta sus hijos.

No tienen ningún buen perder y tardan mucho en aceptar que un plan les ha fracasado. Antes de aceptar eso, intentan compulsivamente redoblar su tenacidad, su esfuerzo y su testarudez hasta el límite siguiendo con su plan prefijado.

Como todos los intuitivos, puede que se propongan perseguir sueños descomunales entregando toda su vida a una meta que una consideración más práctica hubiera previsto de antemano como imposible.

La concentración y unilateralidad en la meta laboral deja reprimidas muchas emociones y necesidades que acaban estallando en proporciones descontroladas cuando revienta la espita. En esos momentos pueden darse cuenta de que no entienden sus sentimientos. Para entenderlos necesitan además analizarlos mentalmente.

No soportan las críticas y en momentos de estrés pueden atacar furiosamente a quien ponga en entredicho su capacidad. Esto les granjea grandes enemistades.


10.-ENTP Racional (Prometeico, Flemático) Ingeniero Inventor





-Intuición extravertida
-Intelecto introvertido
-Sentimiento extravertido
-Sensación introvertida

Eneotipo 7 – 1 / Signo Acuario – Sagitario - Aries



Tienen una mente rápida, hábil y sofisticada, ingeniosa, y les gusta demostrar a los demás que así es en efecto, en cualquier oportunidad. Tan exactos en sus juicios y su discurso como divertidos, espontáneos y llenos de sentido del humor y de la broma, a veces con esa perversidad traviesa propia de quien gusta ponerse a menudo en el papel de un muy inteligente abogado del diablo. Este rasgo mefistofélico, ávido de discusiones tan profundas como entretenidas, de ejercicio mental, diestro con las palabras y las ideas complejas, también lo acompaña en su febril búsqueda de independencia, novedad, futuro y cambio. Son gentes siempre en sintonía con la vanguardia, aunque no les interese la moda en el concepto popular. No soportan la rutina y necesitan retos y problemas nuevos a resolver, que les insten a hacerlo de una manera creativa y única.

Confían en el destino, y como cuando éste es adverso lo toman como un positivo reto, es por ello un tipo básicamente optimista que no se arredra ante ningún revés. “No hay mal que por bien no venga”. Así afrontan sus empresas arriesgadísimas, que buscan caminos de realización al margen de democracias y dictaduras y que siguen un designio propio, irreverente con la autoridad y la convención hasta el límite de la ilegalidad si les parece a ellos lo justo, lo moral y lo inteligente. Valores que para el ENTP son baluartes de vida, que por cierto nunca espera encontrar en comunidades demasiado amplias, en la masa. Aunque sea capaz de hacer contactos profundos en un instante con una calidez y apertura intensas, y tenga gusto de pertenecer a un círculo camarada muy estrecho de amigos del mismo talante, más allá de ese círculo realmente puede no importarle nadie en lo personal, aunque sí profundamente como personaje, significado, y la Humanidad en general como una idea abstracta y un concepto universal (además de como posible audiencia y testigo de sus logros).

Se impacienta mucho con la gente que es más lenta de mente que él.

Desde niños andan cuestionándose las verdades vitales y buscando maneras nuevas y mejores de hacer cualquier cosa. Lo diferente les es inspirador por principio. El ponerse a la altura de las autoridades que intentan educarlo y apadrinarlo y cuestionar sus métodos e idear unos nuevos es una necesidad intrínseca de su carácter. La técnica y la mecánica son de su misma naturaleza, y puede que ya en los primeros años se esboce en ellos esa vocación de inventor que tiene esta naturaleza humana. Aplican su inventiva a cualquier cosa: deportes, arte, estudio, trabajo, hasta arreglan nuevos juegos de sobremesa cuando quieren divertirse.

Tienen mucha facilidad para convencer a los otros de participar en sus atrayentes proyectos, y en la madurez son personas capaces de inspirar a otras en sus vocaciones, de “hacer hombres”.

Son ávidos de conocimiento y no descansan de estudiar, aunque nunca elegirán sus temas de interés por seguridad ni por estabilidad, ni se sienten cómodos bajo ninguna tutoría o cátedra que no consideren que es brillante. Son muy competitivos ellos mismos y sólo respetan una autoridad cuando ésta es competente en su campo. Prefieren elegir carreras llenas de posibilidades nuevas y de futuro tan prometedor como incierto, y estudiar las materias teóricas y conceptuales (pero con posibilidades de aplicación) más que las metodológicas y prácticas. Independientes e individualistas en sus horarios, plazos y métodos de aprendizaje, sí que necesitan la relación con los otros y la interacción grupal para instigarse en la competición, para contrastar sus apreciaciones y para atar todos los cabos de los conjuntos que investiga. Sintetizar conceptos, unir y relacionar ideas y personas y crear sistemas coherentes, modelos llenos de conexiones, es una de sus vocaciones y habilidades más profundas. Las materias detallistas y parciales, el estudio de memoria, les son aborrecibles.

Como sus objetivos a la hora de elegir carrera son flexibles, siempre preliminares, abiertos a remodelación de plazos y a cambios de dirección de último momento, su trayectoria a menudo es discontinua, en líneas quebradas. No tiene interés en terminar, porque para él nunca nada está cerrado ni concluido, y es por eso que con mucha facilidad no acabe lo que empiece a estudiar y cambie y posponga una y otra vez sus proyectos, sobre todo si tiene que vérselas con plazos largos. Su trayectoria estudiantil y laboral puede parecer indecisa, aunque en realidad no lo es. Es decidida pero a corazonadas, y por eso muy cambiante. Los plazos largos para este tipo son muy impredecibles, al menos en su contexto práctico. Sin embargo, su extraversión le diferencia de su primo INTP y le hace gustar más que éste de privilegios de status y de títulos oficiales.

En el trabajo obviamente también le sucede lo mismo. Ha cambiado tantas veces de empresa y rumbo, ha empezado tantas obras nuevas, que suele llegar a la jubilación sin haber cumplido los plazos necesarios para ser acreedor de una pensión jubilatoria. Y es que nunca le interesó la burocracia y sus valores tan seguros como rutinarios, ni aunque fuera para su propio beneficio. Improvisación es su método.

Aunque no sea suya la empresa o el proyecto, saben crear siempre un apartado innovador e independiente dentro de ella donde aplican sus mejores cualidades y donde ellos son los propios creativos y empresarios.

Necesitan vocaciones y ocupaciones versátiles, muy flexibles de plazos y horarios, donde se de permiso a su independencia, su arbitrio y su necesidad de auto responsabilidad hacia sus innovadores métodos y proyectos personales. Generalmente acaban, después de haber cambiado durante un buen rato de oficio, dirección y beneficio, montando ellos sus propias empresas y proyectos, donde pueden dar rienda suelta a toda su versatilidad y creatividad y convertirlas en un ente competente. Tampoco es raro que cuando su empresa ya esté sostenida y no les presente reto, y sea seguro, cobijo y vocación de sus compañeros, entonces se marchen buscando retos nuevos. Siempre prefieren el proyecto y el inicio de su puesta en práctica que el sostenimiento o mantenimiento.

Necesitan un entorno laboral lleno de gente independiente y creativa y auto responsable de sus áreas, y unos retos diarios en donde puedan aplicar sus caros modelos conceptuales en la resolución de problemas prácticos. Prefieren la estrategia, la panorámica general y el desarrollo futuro a los detalles, incluso los necesarios, del presente. Como dirigentes alientan a los demás en su propia competencia y son capaces de inspirar profundamente a los otros con sus brillantes ideas de conjunto. Les gusta ser populares y admirados en sus cargos y son catalizadores natos en las relaciones entre las gentes y los ideales profundos y abstractos de los proyectos.

Su medio natural es la crisis.

Su ambiente no es convencionalmente ordenado ni estructurado aunque sigue una lógica interna que a menudo sólo conocen ellos.

ENTP son a menudo inventores, promotores, programadores, analistas de sistemas, artistas de vanguardia, periodistas de guerra, jugadores de bolsa, psicoterapeutas y médicos de tendencia alternativa, relaciones públicas, comerciales, etc.

Aman el ocio y los ratos libres y les gusta abordar esos momentos sin compromisos previos ni ninguna actividad planificada. Sería difícil imaginar que a un ENTP unas vacaciones programadas de antemano le resultaran apetecibles, aunque fuera una programación que pintara paradisíaca. En su aspecto más intuitivo extravertido gustan de los viajes, los deportes de riesgo y exploración, y están al tanto de la última moda en todo ésto. Prefieren convencer a sus amigos de que los acompañen en sus aventuras. En su aspecto más introvertido pensador gustan de soledad y lecturas, especialmente ensayos, que los alienten a sacar sus propias conclusiones.

Se suelen enamorar a primera vista y por un golpe de casualidad o sexto sentido. Flirtean y no se comprometen verdaderamente durante mucho tiempo en sus vidas hasta que afinan su intuición lo suficiente como para saber qué persona y qué relación es la más sinérgica con lo que su alma desea, aunque a menudo acaba metiéndose en relaciones muy difíciles precisamente porque eso es lo que su alma desea que ocurra, y a ese presentimiento el ENTP no puede negarse. También en el amor, este tipo ha nacido para madurar y desenvolverse en la crisis.

Valora un poco más la relación en sí y su contexto, el conjunto global y las expectativas de futuro, que la persona que ama por sí misma, aunque esto no merma que el flechazo lo inunde con pasión idealizada por esa persona que le parece en todos los ámbitos tan prometedora.

Suele ser muy competitivo con la pareja también.

Las relaciones más estables las consolida cuando conoce a alguien que le aporta solidez y a la vez le deja moverse a su aire sin demasiado celo. Pero es mucho más probable que aparezcan problemas porque la estabilidad precisamente lo aburre, o porque su anhelada libertad se encadena desde su alma a una pasión con una persona de carácter demasiado opuesto a lo que el ego del ENTP entiende y soporta.

Si ocurren estas cosas y las promesas se traducen en decepciones, entonces la relación se pierde, y este tipo empieza a analizar los motivos del fracaso escapando desde el corazón a su centro más seguro, la cabeza. Si se siente desdeñado, a través de su rencor quizás entable una guerra fría desde lejos con su ex pareja en el ámbito de alguna competencia.



Ejemplos: Alejandro Magno, Walt Disney, Edison, Lewis Carrol, Hitchcock.


La Sombra

A veces por su necesidad de brillo y competitividad crean modelos y defienden trabajos que son un tanto apresurados, más por su arrogancia que por la validez real de éstos. Muchas veces sus visiones son tan generales que descuidan detalles necesarios para que un ideario o un proyecto sea de verdad sabio y útil, pero no van a estar prestos a reconocerlo.

Confían plenamente en su intuición y sus inspiraciones inmediatas, y eso les hace presentarse ante los demás con visiones e “ideas perfectas” que en realidad aún no se han afinado lo suficiente y con las que pretenden convencer a los demás obstinadamente. Su capacidad visionaria no les deja lugar a dudas, y tampoco a la crítica de la visión ni a su propia autocrítica. A veces se granjean muchas antipatías por esta presunción y por su resistencia a escuchar consejos ajenos. No vivir en el aquí y ahora, estar siempre con un pié en el futuro y otro en las ideas generales y en los planos superiores de las cosas les hace plantearse muchos proyectos que van a ser fracasos en la práctica.

Su incapacidad para abordar plazos realistas y comprometidos hasta el final es el motivo de muchas deficiencias de éxito en la vida de los ENTP, así como su extraordinaria versatilidad que acaba convirtiéndose muchas veces en una demasiado grande dispersión de la energía y tiempo. Son tan reacios a los sistemas establecidos, que prefieren hacer el más difícil todavía de crear y vivir “en su propio país y estado”, en lugar de aprovecharse de las ventajas que el adaptarse a ciertos esquemas convencionales otorga. La intuición los arrastra a menudo de un lugar al otro, en una búsqueda incansable de un destino misterioso tras el cual navegan como de una isla a otra, organizando en cada nueva tierra una vida próspera para sus habitantes y “abandonando las cosechas cuyos frutos recogerán otros, mientras él se queda con las manos vacías”. El aspecto pasional emocional los puede encadenar a adicciones severas, encadenamientos, a la gula, al sexo o a alguna relación destructiva.


11.-ENFJ Idealista (Apolíneo, Colérico) Mentor Profesor



-Sentimiento extravertido
-Intuición introvertida
-Sensación extravertida
-Pensamiento introvertido

Eneotipo 9 – 8 –7 / Signo Libra – Géminis – Leo



Entusiastas, optimistas, vitales, se esmeran en ayudar a los demás de forma muy comprensiva con un talante a menudo pedagógico. Conscientes de las necesidades de los otros sobre todo en los aspectos comunitarios. Altruistas y educadores visionarios. Tienen una capacidad especial para envolver a los demás en sus proyectos y sueños, manipulándolos en el mejor sentido de la palabra en bien de las elevadas metas humanitarias que son el eje de su vida. Son fácilmente líderes carismáticos que se emplean a fondo en pos de lograr que los demás cumplimenten sus aspiraciones, y lo hacen de un modo organizado y perseverante.

Su ámbito de relaciones es muy amplio; tanto, que a menudo compensa con la cantidad y calidez de su trato expansivo con conocidos la falta de un círculo más íntimo. Están siempre deseosos de abrir la puerta y recibir al que viene.

Necesitan de un entorno armónico en el que puedan esmerarse por hacer algo por los demás. Muy gregarios y conversadores. Prefieren tener los días llenos de muchas actividades que puedan compartir con mucha gente. Versátiles. Entre sus actividades favoritas estarán siempre las relativas a mejorar el espíritu de grupo del club o la institución a la que pertenecen y a solventar las necesidades de éstos. Para ello suelen ser líderes que suben la moral y alientan a los demás a conseguir los proyectos comunitarios y también los personales.

Viven persiguiendo sus objetivos y sus visiones filantrópicas desde muy temprano, de manera muy responsable y tenaz. Acaban convirtiéndose en miembros admirados de las comunidades a que pertenecen por su responsabilidad y capacidad de servicio colectivo. De hecho, prefieren trabajar en empresas que tengan como meta solventar las necesidades de los colectivos, y suelen convertirse en líderes o, cuando menos, por su capacidad de palabra y expresión, en vocales de los organismos a los que pertenecen.

Como todos los tipos que se apoyan en la función sentimental extravertida, tienden a recargarse de responsabilidades de ayuda a los demás y a olvidarse de las necesitas propias. Se sienten orgullosos y fuertes dando, y muy incómodos y débiles cuando se trata de recibir.

En la academia suelen ser excelentes alumnos porque se esmeran en agradar al profesor, y son muy susceptibles a sus críticas y halagos, aunque sus trabajos, que suelen estar siempre debidamente cumplimentados, incluyen siempre un apartado personal y cierto sesgo librepensador, cualidad que aporta la intuición introvertida. También son excelentes compañeros. Gustan de asignaturas que valoren la cooperación entre los estudiantes, los trabajos de grupo, y que versen sobre materias humanas y la naturaleza del hombre. No se espantan de las teorías ni de las idealizaciones complejas.

En el trabajo prefieren los equipos, que fácilmente lideran, y en los que trata de impulsar el espíritu de colaboración, los ideales de empresa, el valor de las buenas relaciones interpersonales y la satisfacción de las necesidades de todos. Son organizados, no pierden de vista los planes comprometidos pero además los sazonan con sus visiones de renovación; instigan cambios de mejora de las condiciones humanitarias de trabajo (sindicalistas natos, aunque siempre de maneras muy diplomáticas) y como jefes se preocupan mucho por la formación de sus empleados y prefieren conocerlos personalmente. No son detallistas sino idealistas en la asignación de tareas, y a veces se sienten heridos cuando los demás no cumplen con las expectativas que tenía el ENFJ para ellos, simplemente porque no lo han entendido con claridad.

Se mueven en ambientes ordenados.

Puede que lleguen a tener dilemas entre sus ambiciones convencionales financieras y sus aspiraciones ideológicas y espirituales. Como todos los intuitivos, no pueden trabajar sólo por dinero.

Entre sus ocupaciones favoritas pueden estar: política, magisterio, carrera clerical, consejería, terapia, periodismo, tesorería.

No disponen de mucho tiempo de ocio porque no renuncian a ninguna responsabilidad ni a ninguna aportación de ayuda, sea en el trabajo, la familia o los amigos. Sus divertimentos favoritos pueden ser ver películas, leer novelas y asistir al teatro, porque les encanta, como a los ENFP, aprender de los argumentos y de las vidas de los demás, o pasar veladas debatiendo sus puntos de vista filosóficos con los demás. Pero sobre todo gustan de pertenecer a clubes de ayuda humanitaria y al voluntariado social. Como suele ocurrir en todos los intuitivos, el ocio y el trabajo se solapan.

No aman el bricolaje ni los deportes de riesgo.

En el amor son muy románticos e idealistas, poéticos. Se enamoran y comprometen profundamente, y una de las cosas que más les duele es que su compañero falte a la palabra dada. Se enamoran de un ideal y por ello es fácil que se decepcionen. Además no son muy buenos para soportar los altibajos de la relación. Pero su sentido de la lealtad hace que no abandonen fácilmente. Cuando lo hacen, se sienten muy heridos y puede que hasta culpables por no haber logrado que el compromiso funcionara. A pesar de ser tan comunicativos y hasta charlatanes, estos asuntos dolorosos los suelen tratar sólo con muy pocas personas íntimas.



Ejemplos: Abraham Lincoln, Abraham Maslow, Sean Connery, Gene Hackman, Mikhael Gorbachev.


La Sombra

Tratan de agradar a demasiada gente y puede que acaben sin realmente gratificar suficientemente a nadie, problema de dispersión propio del sentimiento extravertido irrefrenado, como lo es también la crisis de agotamiento por estar más pendientes de la necesidad de los demás que de la suya propia. Tiende a perder los límites entre su identidad y la del otro.

Su lealtad a causas y personas puede acabar en el desastre de haber perdido el tiempo y la vida luchando por causas perdidas y personas que no merecían tanta consideración. Su idealismo puede cegarles la visión de los hechos reales y la valoración real de las gentes y cosas con las que se han comprometido.

Su conflicto entre idealismo y materialismo puede hacerles caer en posturas tozudas románticas muy poco prácticas.

Como los ESFJ, usan demasiado a menudo la política del avestruz y barren demasiados conflictos debajo de la alfombra. La necesidad de un entorno armónico les hace perder la oportunidad de aprender de la discusión, saber aceptar prioridades y decir sí y no a lo que corresponda. Les cuesta trabajo asimilar que un conflicto enseña y ayuda a la gente tanto como una clase de formación cálida.

A veces prestan demasiada atención al trato relacional y demasiado poca a la tarea en sí y al objetivo que tienen entre manos.

Su susceptibilidad a la crítica, procedente de ser un tipo que coloca sus referencias de identidad en el trato con los demás e incapaz de anteponer sus necesidades, acciones y valoraciones a las del otro, a veces le inflama tanto que acaba estallando y ensañándose con cualquiera en quien puedan injustamente lanzar la culpa. Incapaces de ser más asertivos y de asentarse más en su propia valoración y recurso, son especialmente intolerantes ante la infravaloración de los demás. Esto sucede en momentos sobre todo de estrés.



12.-ENFP Idealista (Apolíneo, Colérico) Abogado Campeón



-Intuición extravertida
-Sentimiento introvertido
-Pensamiento extravertido
-Sensación introvertida

Eneotipo 7 – 9 / Signo Géminis – Libra – Aries - Sagitario



Promotores de cambio, innovación. Contagiosos entusiastas de impulso a nuevos caminos, de apertura a nuevas posibilidades. Como todos los intuitivos en general, viven persiguiendo el futuro, llenos de ideas inspiradas y originales sobre patrones y estructuras dinámicas cósmicas entre las que van insertándose y ubicando a la gente de su alrededor, pues su función sentimental les hace ocuparse preferentemente del mundo relacional, de la interacción con el prójimo.

No les gusta estar a solas.

Son muy cálidos, encantadores, acogedores y especialmente dotados de sentido del humor y divertidos. Cualidades empáticas que ellos saben utilizar bien para alentar y entusiasmar a la gente en sus ideales proyectos de “altruismo cósmico”. Comprensivos, serviciales y animadores natos.

Necesitan desenvolverse en contextos flexibles y muy abiertos donde quepa su espontaneidad, y prefieren las fases iniciales de un proyecto o de una relación, siempre olfateando nuevos intereses.

Pueden adoptar una postura intelectual, seria y rigurosa con respecto a cualquier asunto y de repente quebrar esa actitud con un arrebato cómico, divertido, infantil y salvaje, que libera todo su lado lúdico e histriónico.

Desde pequeños son muy curiosos, se interesan por todo alrededor y siempre están poniendo en práctica su imaginación e inventiva. Experimentan constantemente , y se toman muy en serio sus travesuras. El dibujo, la escritura, la actuación (están especialmente dotados para el psicodrama), todo aquello donde pueden aplicarse creativamente lo practican. Recrean lenguajes nuevos, juegos, y logran hacer participar a todos de sus inventos. Es fácil por esta capacidad de atraer y convencer que se conviertan en líderes carismáticos y populares, a pesar de su escaso convencionalismo o incluso marginalidad.

Uno de sus mayores divertimentos es compartir con todos a su alrededor la preocupación y la visión sobre las posibilidades del futuro, alternativas y sueños que van cambiando periódicamente a lo largo de su vida. Del mismo modo, cambian de amigos y de esfera relacional, interesados siempre un poco más por los nuevos contactos que por los viejos. Sin embargo, saben muy bien hacer que todos y cada uno se sientan especiales y el centro de atención por parte de ellos.

Son muy susceptibles a las opiniones de sus íntimos. A pesar de su espontaneidad y creatividad genuina, son un tanto más influenciables que otros tipos intuitivos a la opinión de padres, amigos y figuras de autoridad.

Como siempre están abiertos a muchas posibilidades, les cuesta mucho decidirse por una carrera académica larga, un trabajo o un lugar de vida, y si lo hacen demasiado pronto, lo normal es que lo abandonen todo para probar otra posibilidad diferente. Lo mejor es que tomen las decisiones sobre las cosas que necesitan empeño y compromiso medianamente largo entre los veinticinco y los treinta años, cuando la intuición con más seguridad les haya reconducido, después de tantear lo suficiente, a un entorno más cercano al único eje que los puede comprometer en la vida: el contexto vocacional y vivencial de su Sí mismo. Sin embargo, siempre mantienen ese espíritu versátil capaz de rebuscar y revolverlo todo en pos de novedades e intereses originales que les hace tener un temperamento juvenil incluso en la vejez. Como todos los intuitivos, especialmente los extravertidos, viven intensamente el arquetipo del Puer Eterno. Por eso son de maduración y estabilización lenta, pero su proceso es mucho más real y más profundo que en los tipos más cabales aparentemente pero menos intuitivos. Sus idas y venidas no son caprichosas ni responden a una labilidad emocional o intelectual: van buscando las huellas y las claves de su propio proceso de individuación, con mayor o menor acierto.

Las asignaturas versátiles, investigadoras, llenas de alternativas de aprendizaje y de calificación abierta son las que más le interesan, trabajando con sumo gusto en equipos, y se aplican con esmero, sobre todo para intentar hacer en ellas sus propios descubrimientos. Sin embargo, es fácil que aún con este entusiasmo, les falte la constancia y el compromiso rutinario necesario para acabar el trabajo completo. Precisan de la calidez del profesor y que les dejen exponer sus ideas a todo el grupo.

Tienen ocurrencias con mucha rapidez y las comunican instantáneamente, frustrándose a menudo cuando no encuentran la misma velocidad de comprensión en el interlocutor.

Les cuesta mucho esfuerzo hacer dos veces una cosa de la misma manera.

Sus caminos de aprendizaje, cualificación y habilitación son sinuosos, cambiantes, no convencionales y en muchos puntos autodidactas. No es raro que ejerzan una profesión para la que tienen la única acreditación de que convencen a los demás de que saben de qué están tratando.

Necesitan trabajar en algo que exija variedad, novedad y desafío, en lo que no estén solamente por el dinero, y donde el entorno sea amistoso y lleno de gente entusiasta con lo que hace. Para ellos es tan interesante la tarea como las relaciones con los compañeros de trabajo. No soportan una supervisión rígida.

Como los INFP, no son ordenados pero saben entenderse con su caos y hacer de él materia prima para lo espontáneo y creativo. Siempre están mucho más pendientes de la interacción con la gente en sus actividades que de los plazos convenidos.

Su función cuando están en la esfera, muy propia para ellos, de liderazgo, es la de ser catalizadores visionarios. Los ideales que inculcan a sus súbditos son filantrópicos, relativos a las relaciones y a las necesidades de ayuda y servicio humanos. Forjan hombres, en el sentido de que son capaces de entusiasmar a cada cual con su vocación adecuada.

Entre sus ocupaciones favoritas están: periodista, actor, maestro, médico, asistente social, relaciones públicas, sociólogo, antropólogo.

Igual que en los INFP, el trabajo y el ocio se solapan. También en el recreo buscan siempre ocupaciones variadas y novedosas, siempre están enfrascados en entretenimientos de “último grito”, que ellos escuchan antes que nadie. Aman la lectura y especialmente los viajes, porque necesitan experimentar e investigar todas las posibilidades de ser y vivir de todos los personajes de los libros y todas las culturas. Les gusta pertenecer a clubes deportivos, donde pueden ponerse a prueba en desafíos competitivos y hacerlo acompañado de gente.

Su estado vital normal es el de estar enamorado, es decir, entusiasmado y apasionado por los ideales que le interesan, así que este mismo apasionamiento se extiende y ensalza cada vez que conoce a alguien que le toca en el corazón, y se siente muy cómodo en ese estado. Se vuelca y se pierde tanto en su pasión amorosa como lo hace en sus vocaciones, idealizando a la persona de la que se ha enamorado (diferente del INFJ, que busca a una persona a su lado que cumpla con su ideal). Subestima las dificultades y los contra de la relación, y a menudo pasan por alto los hechos desagradables aunque sean evidentes. Normalmente, se va enlazando con parejas que tienen que ver con sus intereses generales del momento, así que todo lo dicho sobre su trayectoria vocacional, vale para su trayectoria sentimental: es el tipo más románticamente enamorado y entregado a su pareja, y no sólo ésta, sino también los amigos y todos los cercanos se sienten incondicionalmente amados por él, pero con el transcurso del tiempo y el discurrir del devenir cambiante, estas relaciones se acaban mientras no haya encontrado una ocupación y se haya ubicado en la vida que le pertenece.

Rompen cuando los fallos de la relación le resultan demasiado evidentes o, como acabamos de decir, si se aburren de una situación cerrada y necesitan saltar a otra. Si rompen a la fuerza, se sienten fracasados y derrotados porque ellos han puesto muchísima energía en el compromiso. Entonces tienden a mirar sólo los defectos del ex compañero y a buscar rápidamente un amor nuevo.



Ejemplos: Franz Joseph Haydn, Mark Twain, Robin Williams.


La Sombra

Pueden ahogarse en un mar de intuiciones, donde no son capaces de establecer prioridades y convertir su versatilidad en un colapso contradictorio de tendencias e intereses. Algo así como una borrachera de intuición, donde no puede elegirse nada ni comprometerse con nada porque todo parece posible y sugerente por igual.

Obviamente, a menudo fallan en su responsabilidad de cumplimentar las tareas, dilapidando energía que finalmente no acaba logrando ningún fin. Pueden pasarse demasiado tiempo sembrando campos, y abandonando de repente unas cosechas que recogerán otros.

Su incapacidad para ser realista con los hechos y las dificultades, a menudo hace que su imaginación idealista y su previsión optimista yerre el tiro.

En estado de estrés, se vuelve fácilmente hipocondríaco con cualquier síntoma corporal, que sobre valora, y la función sensación puede dispararse compulsivamente haciéndole esclavo de la gula y la lujuria: come demasiado, bebe demasiado, gasta demasiado y acude a demasiadas fiestas, hasta que sobreviene un colapso o un golpe de destino que les insta a recuperar el equilibrio.



13.-INTJ Racional (Prometeico, Flemático) Coordinador Mentelíder



-Intuición introvertida
-Pensamiento extravertido
-Sentimiento introvertido
-Sensación extravertida

Eneotipo 1 – 5 / Signo Capricornio – Acuario



Dan la impresión de tener mucha confianza y seguridad en ellos mismos, de estar muy seguros de lo que quieren y de su autodeterminación. Aunque para muchas áreas de su vida, especialmente las sentimentales, esto es justo al revés, en el plano de los conocimientos y los saberes suele ser cierto. Ahí son fuertes, tal y como aparentan, llegando a producir un efecto de arrogancia en el otro (a pesar de su mutismo y reserva frecuentes –introversión-). Saben lo que saben y también lo que no saben en las áreas de su especialización pues, para empezar, pasan mucho tiempo discerniendo sobre todo eso.

Su inspiración es lo novedoso, las posibilidades aún no desarrolladas y la fe en ellas independientemente de la opinión de los demás. Ése es un rasgo fundamental de este tipo: su independencia y librepensamiento, usados para desarrollar con parsimonia y firmeza sus teorías, principios y proyectos. Son creadores y constructores de sistemas, y los ideales que persiguen con perfeccionismo son esos sistemas óptimos de principios y hechos funcionales que expliquen y apliquen desde lo abstracto a lo concreto alguna verdad fundamental de la vida, así como los INFJ persiguen sus ideales filantrópicos y altruistas.

Desde pequeños confían en su intuición y su pensamiento para establecer su conjunto de valores y creencias, y estos datos los contrastan sin ninguna humildad con los que les quieren inculcar sus educadores mayores, padres y maestros. Discuten y defienden con lógica sus posturas, si el tema les afecta profundamente, ya en el jardín de infancia. A lo largo de toda la vida mantendrán esa seguridad en sus sistemas de pensamiento que no se arredrará ante el valor de ninguna autoridad.

Como adolescentes pasan mucho tiempo enfrascados en libros y lo normal es que sean punteros como estudiantes. Desde pronto enfocan su energía en una carrera que instigue sus aspiraciones mentales y mantienen durante toda la vida su afán de seguir aprendiendo que ningún título obtenido le satisface ni concluye. Son tan independientes del entorno que es muy normal que lleguen a los logros más elevados en sus carreras partiendo de un ambiente familiar humilde y hasta analfabeto. Por el contrario, las relaciones sociales y los divertimentos de pandilla les resultan frívolos y aburridos. Como adultos, se sentirán frustrados en cualquier actividad que sólo tenga como meta una reunión cálida y social. Siempre van a preferir el trabajo creativo a solas.

Les interesan las materias teóricas y abstractas que tengan que ver con principios universales, y estudian con ahínco y sin mermar esfuerzo cuando les dejan hacerlo creativamente. La memorización les repugna.

Sólo respetan a los profesores que son competentes en su especialidad, y prefieren que éstos sean exigentes con ellos. Si la materia les interesa pero el profesor no lo sienten a la altura, ellos mismos trazan sus propios planes de estudio. Excelentes autodidactas.

Generalmente las normas sociales y convencionales al estilo de la burocracia les impacientan y aburren, y siempre van a tender a vivir con cierta marginalidad según sus propios códigos y sistemas de valores.

A diferencia de los INTP, son planificadores a menudo tozudos y viven trazándose metas y proyectos a conseguir, que eclipsan el interés por todo lo demás en sus vidas. Son tan exigentes con la parca compañía que soportan, que el mal de la soledad no les es muy ajeno.

Se esmeran en trabajos vocacionales que les permitan esforzarse sin necesidad especial de trabajar en equipo en la consecución de sus ideales con sus estrategias enfocadas siempre al futuro. No suelen consultar a nadie. Ven claro las tendencias del porvenir implicadas en el presente de una manera que los demás no pueden, incluyendo los aspectos negativos. Son muy críticos con ellos mismos y no son buenos ni recibiendo ni otorgando alabanzas, aunque sepan reconocer el aporte de los demás y lo respeten mucho cuando es brillante.

Aunque su interés es por la visión general y abstracta, pueden tomarse mucho tiempo y energía en ser ordenados y hasta prolijos con los detalles cercanos.

Jamás esperan la opinión de los superiores para tomar decisiones y en momentos críticos asumen espontáneamente el mando.

Cuando ocupan posiciones directivas, su interés se versa en las ideas y conceptos de organización futura que quiere lograr su empresa y mucho menos en las relaciones con los empleados. La tarea se impone a las relaciones interpersonales.

Entre sus preferencias laborales están la de analista de sistemas, programador de software, científico, ingeniero, juez, catedrático, y en general toda ocupación que se preocupe del desarrollo futuro.

En el ocio y los entretenimientos suelen ser tan disciplinados y aplicados como en el trabajo. Prefieren planificar sus actividades de “relajo” también. Además, no existe una frontera clara entre un plano y otro, pues su trabajo, si es vocacional, y apenas podría soportar un INTJ que no lo fuera por mucho tiempo, es también su mejor divertimento.

En cualquiera de sus actividades, siempre van a preferir lo único, personal y singular frente a cualquier moda, hasta el punto de que si algo comienza a ser de gusto general, ellos lo acaban rechazando aunque antes haya sido de su preferencia.

En la pareja es donde los INTJ tienen su punto débil, en general como todos los NT. Sin embargo, la carencia de tacto y sociabilidad, la falta de esmero por todo lo que signifique ritual social de contacto (básico para los códigos de amor convencionales de la pareja) la pueden suplir con el puente hacia el otro que puede crear la intuición si ese otro lo perciben como parte integrante y llena de sentido de sus planes de futuro y de su visión de las cosas. Un dato curioso es que según estadística los hombre INTJ prefieren mujeres más abiertas y extravertidas que compensen su cerrazón intelectual, pero las mujeres INTJ prefieren hombres de similar tipología.

No expresan sus sentimientos. Incluso les cuesta mucho regalar si no están seguros de la utilidad, provecho y consecuencia de su regalo, pues lo que menos les interesa es el detalle en sí. Su romanticismo está basado más en ideales de funcionamiento y organización de su compromiso que en la idealización de la pasión y el contacto entre las dos personas.

Cuando se rompe la pareja se muestran hacia fuera impasibles e inexpresivos, mientras buscan la manera más lógica y sensata de salir del dolor. Pueden tardar mucho en recuperarse, y critican duramente a la pareja mientras se liberan del recuerdo.



Ejemplos: César Augusto, Aníbal Barca, Jane Austen, C. S. Lewis, Eisenhower . Ficción: Gandalf (El señor de los Anillos), Rosencrantz y Guildenstern (Hamlet), Mr. Darcy (Orgullo y Prejuicio).


La Sombra

La persecución obsesiva de su utopía de futuro puede sacarlos de la realidad. Su capacidad intuitiva de predicción y visión puede dejarlos absorbidos en el porvenir en detrimento del presente.

Pueden creer que su modo de vivir impersonal es el preferido también por los demás, y así ser muy secos en el trato con los otros, lo que conlleva aislamiento. La gente puede tomar su independencia y su seguridad lógica como arrogancia e indeferencia, y a veces es que son eso. Muchos INTJ tienden a criticar severamente a los otros cuando no se amoldan a sus principios, y si son padres, tienden a considerar que sus hijos tienen su mismo carácter y obligarlos por trayectorias que son las deseadas por los INTJ, lo sean sus vástagos o no.

En situaciones de estrés pueden obsesionarse con detalles menudos hasta el paroxismo, como venganza del inconsciente por su unilateral preocupación por sólo la visión general e impersonal del mundo.

14.-INTP Racional (Prometeico, Flemático) Ingeniero Arquitecto



-Pensamiento introvertido
-Intuición extravertida
-Sensación introvertida
-Sentimiento extravertido

Eneotipo 1 – 7 – 5 / Signo Acuario – Capricornio – Escorpio



Son gente volcada en sus reflexiones sobre los por qué, los por qué no y sobre todo los para qué de las cosas. A menudo aislados en su mundo de búsqueda de las verdades y principios universales del contexto que los rodea. Piensan rápido, con claridad, y en los temas que les preocupan su concentración es intensa. Pueden llegar a ser muy tozudos en la defensa de sus verdades, que a menudo son distintas de las del resto, aunque nunca entran al trapo de ninguna discusión si ésta no les afecta de manera muy directa y personalmente. Prefieren la discreción en todo lo externo. Les aburre e impacienta ocuparse de cosas obvias y de verdades de Perogrullo; su interés es siempre la verdad que está más allá de las apariencias y lo evidente.

La belleza y la elegancia de la vida para ellos está en los procesos de pensamiento, la contundencia de la lógica, y la exactitud y gracia de su expresión por medio del lenguaje. Matemático filosóficos por esencia, siendo su preocupación lo abstracto y conceptual, son buenos artífices lingüistas, pues el lenguaje es la herramienta principal del pensamiento.

La verdad es buscada por sí misma, no para obtener ninguna meta ni satisfacer ningún proyecto. La meta es la verdad en sí, y esa verdad buscada con ahínco es un modelo universal de entendimiento de la vida y el cosmos, original, completo y complejo. Cogito ergo sum es una expresión que sólo podría salir de un tipo similar a éste. No tienen interés especial en demostrar con pruebas y hechos sus ideas, ni en indagar su comprobación experimentalmente. Para que la verdad sea válida, les basta con que tenga suprema coherencia interna y perfección lógica, pues su última referencia de contrastación no es con el mundo de los hechos, sino con el mundo interno de las visiones y patrones arquetípicos.

Desde pequeños gozan más de sus pensamientos e imaginaciones que de la compañía de la gente. Aunque la intuición extravertida es su puente al mundo, a las aventuras y a lo experimental e interpersonal, y pueden pasar muchas temporadas jugando y haciendo travesuras en la calle y con otros chicos, para ellos es una necesidad y hasta un gran placer y divertimento una gran ración de soledad, reclusión, reflexión y estudio. Su mente bulle de interrogantes que hay que investigar a cada momento. Sienten aversión natural a la moda y a los gustos colectivos, y sus preocupaciones y cuestionamientos siempre están rondando la esfera de lo marginal y poco convencional (el prejuicio básico es: jamás la verdad está donde lo crea mucha gente). Por ello se interesan desde siempre por las fábulas, lo misterioso, lo paranormal: las excepciones a la convención y la regla, que su intuición les capacita para husmear.

Desde muy temprano pueden seguir dos líneas vitales distintas, según la proporción de intuición que apoye su pensamiento. Los más reflexivos prefieren adaptarse discretamente a las reglas y que los dejen “pensar en paz”, y por eso por afuera dan la impresión de ser “obedientes y adaptados”, como les sucede en general a todos los introvertidos. Además, pueden valoran mucho la contención, la responsabilidad, y el proceso de aprendizaje les parece tan importante en general que pueden por ello valorar y no rechazar la formación académica. Todos estos rasgos “saturnales” son muy propios de este tipo, sumados a su inclinación natural a la discreción externa. Pero cuando la anticonvencionalidad del pensamiento es apoyada por la intuición, ese rasgo Puer, que quiere realizar proyectos y aventuras creativas en los hechos y la experiencia, entonces aparece una línea vital rebelde, marginal, que cuestiona presupuestos básicos sociales de comportamiento.

El pensamiento introvertido les da esa capacidad intensa de dedicar todo el tiempo y el esfuerzo posible a la investigación de un tema, “llueva, nieve o haga sol”, y la intuición esa perpleja cualidad de pasar de unos temas a otros sin al parecer solución de continuidad. Para entender sus movimientos hay que buscar siempre la coherencia interna, pues jamás en lo externo esa coherencia será vista. Todo es realizado siempre por sí mismo, sin referencia a ninguna autoridad, y tener que dar explicaciones de sus actos les hastía profundamente.

Los INTP ven a los maestros como iguales y como personajes a desafiar. Para ellos la autoridad está en el conocimiento, no en la posición social ni la edad. Prefieren las asignaturas creativas, teóricas, y que les den opción a aglutinar ideas desde todos los ángulos hasta formar sistemas conceptuales propios. Siempre andan encontrando fallos lógicos en los postulados sean ajenos o propios, y nunca frenan la crítica y la autocrítica. Sin embargo, el rasgo P, más abierto a lo que sucede y a las múltiples posibilidades de las verdades y caminos, les hace menos seguros de sí mismos que sus primos INTJ. Por eso sus vidas son más abiertas e inconclusas, dubitativas, que las de éstos.

Se interesan por vocaciones que exijan proyecciones complejas de sistemas generales e idealizaciones abstractas novedosas, diseño de nuevos modelos. Prefieren planificar a llevar a la práctica las cosas. Prefieren construir los planos que la casa. Necesitan que el ambiente laboral esté conformado por personas que sean capaces de pensar independientemente, y que los dejen a ellos pensar y tomar todas las decisiones independientemente.

Siempre están rodeados de cierto desorden, y suelen tener excelentes ideas sobre organización del mundo y las cosas...que no llevan a la práctica en sus vidas.

Como dirigentes se interesan mucho más por la búsqueda de los diseños óptimos que por la productividad de éstos en la práctica, y se relacionan con los empleados en base a su intelectualidad independiente y no en base a emociones ni a la escala jerárquica. No creen en ésta ni para ellos mismos, sobre todo cuando el puesto es un cargo convencional.

No es raro que les guste ocuparse de cosas tales como la biología (taxonomía), química, física, ingeniería, informática, psicología, abogacía y la escritura y la filosofía. Su estilo de literatura es el ensayo, tendiendo más al manual técnico mecánico que a la poesía.

No existe distinción entre el mundo laboral, si es vocacional, y el entretenimiento. Como en otros tipos parecidos, el trabajo es divertimento y el divertimento es trabajo, y ambos son abordados con la misma profundidad, intensidad y seriedad, pues provienen del mismo interés interno. En su faceta más introvertida, el INTP adora estar solo, leer, pensar, ver la televisión y manejar el ordenador. Es normal que encuentre todo eso más divertido que la compañía humana. También adora los juegos intelectuales y de estrategia como el scrabble, ajedrez, monopoly. En su faceta más intuitiva extravertida necesita actividades y aventuras riesgosas. Viajes, exploraciones, submarinismo, alpinismo, espeleología.

Tienen un sentido del humor basado en el manejo de las palabras muy peculiar. Mientras otros hablan, el INTP parece estar siempre haciendo juegos de palabras.

Los sentimientos y el mundo de la pareja son el flanco más débil de este tipo. Su función sentimental indiferenciada les hace amar o no amar con esa cualidad de todo o nada que tiene la emoción primitiva. Cuando es todo, suelen caer en una entrega a veces ingenua, idealizando a su pareja y enamorándose siempre como adolescentes primerizos de todo un mundo lleno de posibilidades. En este estado su crítica se esconde, se obnubila y tiene tendencia a ver como interesantes e inspiradores incluso los defectos de su pareja; su pensamiento tajante sólo acude en momentos de crisis donde a causa de sus emociones incontroladas se avecina caos y destrucción. No se arredrará ante ninguna distancia u obstáculo para encontrarse con la persona amada.

En la fase de asentamiento el trato se vuelve más impersonal y el intercambio con la otra persona más intelectual, y las razones comienzan a tener más peso.

Si la pareja se deteriora, entonces si la emoción se acalla llega esa nada y el INTP cortará limpiamente si además las razones para hacerlo le resultan obvias. Pero si el deterioro es una crisis en donde las emociones no se acallan sino que se contraponen a los juicios de valor, aparecen muchas dudas y entonces la ruptura que pueda producirse no es limpia y queda todo el resto sus esferas vitales afectado. El INTP tiende siempre a quedarse de todas formas, y aunque no suele hablar de compromisos, para él en el amor eso es obvio (aunque no entienda por qué su corazón gusta de cadenas cuando su mente siempre quiere liberarse), y por esa obviedad precisamente no lo trata.

Ejemplos: Sócrates, Descartes, Newton, Marie Curie, Jung.


La Sombra

A menudo se centran más en la inconsistencia y los defectos de las otras personas, su sombra, que en sus aspectos positivos, y sus juicios y críticas los alejan de los otros y a los otros de ellos.

Abundando en este conflicto, tienen muchos problemas relacionales añadidos porque suelen hacer críticas y comentarios impersonales espontáneos, y entonces los interlocutores que tienen una tipología más cálida los reciben como juicios de valor personales y se ofenden.

Se ocupan demasiado de hechos y de abstractos, y se olvidan a menudo que detrás de ellos están las personas, incluidos ellos mismos.

Necesitan aprender el arte de la charla trivial, donde el énfasis esta puesto en la relación en sí y no en el intercambio intelectual. La trivialidad obviada del Inconsciente se les rebela en momentos de estrés cuando se obsesionan por un detalle nimio en el trazado de un plan que paraliza la terminación de todo el proyecto.

Su perfeccionismo y autocrítica a veces les sume en profundas depresiones e inseguridades a pesar del éxito de sus trabajos. Es muy fácil para este tipo oscilar entre la arrogancia y el auto desprecio.

En situaciones de estrés, como todo intuitivo estresado, se dan a la gula, el exceso, en todo lo sensorial.

Sus emociones los traicionan muy a menudo, y se pasan media vida intentando coordinar y ordenar lo que les brota como un torrente caótico del corazón y la pasión con los valores refinados y diferenciados de su intelecto.



15.-INFJ Idealistas (Apolíneos, Coléricos) Mentor Consejero



-Intuición introvertida
-Sentimiento extravertido
-Pensamiento introvertido
-Sensación extravertida

Eneagrama 7 – 9 / Signo Libra - Géminis



Fuertemente idealistas, viven enfocados en el futuro cumplimiento de sus sueños, que suelen tener un sesgo filantrópico genuino y excepcional. Introspectivos buceadores del alma, están volcados en la comprensión de sí mismos y de los mecanismos de funcionamiento de la psique humana en general. Son muy capaces de comprender las complejidades psicológicas en los demás y en sí mismos.

Son compasivos, sentimentales, y prefieren ejercer su influencia sin alharacas.

Gustan que sus acciones y trabajos hablen por ellos, y que sean reflejo de su honestidad.

Necesitan soledad y concentración a menudo en sus ideales e inspiraciones, aunque también sentir pertenencia a un grupo. Por eso a menudo viven dos ritmos: permanecen callados y aislados en su propio mundo y sus investigaciones para después tornarse gregarios y participar activamente con su grupo de relaciones vital. Este grupo es preferido como un club minoritario de viejas amistades en donde se sientan queridos y apreciados sin presiones hacia la popularidad. No son amantes de grandes fiestas.

Odian la violencia. Siempre abogan por el entorno relacional armonioso.

Son desconfiados, y su aguda perspicacia psíquica les hace conocer muy pronto toda segunda intención con la que se les arrimen los otros.

Se encuentran muy a gusto desarrollando sus cualidades intelectuales, en las cuales no desprecian ni lo teórico ni lo complejo. Uno de sus campos favoritos es el periodismo, por su facilidad para el manejo de las palabras (adoran los libros, la palabra escrita), su dote comunicativa, y el poder estar cerca de los demás.

Defienden apasionadamente sus ideas, su actitud es la del “cruzado”. Su fundamento de vida es una idea interior que les mueve, un proyecto con un gran tamiz altruista, que durante toda su vida se esfuerzan de una manera u otra, más directa o menos explícitamente, en llevar a cabo. Son perseverantes, y nunca olvidan “su misión”, aunque temporalmente se tengan que dedicar a trabajar en otros asuntos.

Suelen ser buenos estudiantes, se interesan por lo que dice el profesor. Cumplen bien con las tareas, y prefieren las asignaturas de investigación. Buscan respuestas a lo que se esconde detrás de los hechos y realidades visibles, y se sienten muy a gusto cuando alcanzan el nivel de educación superior.

Eligen pronto su carrera y se dedican a ella, así como diligentemente se enfocan en su futuro estilo de vivir, en todas las vertientes.

Gustan de elegir sus ocupaciones laborales por intuición, dejando que sus ideales escojan, si pueden, el camino. Son capaces de trabajar tanto en solitario como en grupo, si es un grupo en el que confían y que tenga un idealismo semejante. Sin embargo, no gustan de “sindicar” o “politizar” su ideal; más bien para ellos pertenece a la esfera de lo filosófico o religioso. Ésto no quiere decir que no sean activistas.

Tampoco les gusta publicitarse en exceso.

No son especialmente ordenados en lo externo, pero pulcros y bien compartimentados en lo interno. Necesitan tener en orden sus ideas y prioridades internas, y luego ordenan lo de afuera.

No es difícil que por su confiabilidad, perseverancia, entrega y arrebato idealista lleguen a posiciones de liderazgo. En ellas, prestarán gran atención a los demás a su cargo al mismo tiempo que intentan llevar hasta el final su proyecto con toda su energía y clarividencia.

Entre sus ocupaciones más frecuentes están las de pastor espiritual, asesor educativo, profesor de lengua, psicólogo, asistente social, bibliotecario, articulista, escritor, etc.

Gustan de pasar su tiempo de ocio a solas o compartiendo de manera sosegada y profunda sobre los sentimientos y la vida con sus escasas pero intimísimas amistades de siempre. Es muy normal que entre su grupo de amistades se entienda el código de que para seguir siendo íntimos, ni hay que compartir reuniones y celebraciones a menudo, ni estar verboseando unos con otros todo el rato.

Si el INFJ ha pospuesto durante toda su vida su pasión ideal, la llevará a cabo en su jubilación.

Prefieren una relación profunda a muchas superficiales. No son muy expresivos de la intensidad de sus sentimientos por el otro, que a menudo perciben aún mejor a solas. Introducen elevados ideales en la relación, y no es raro que finalmente se desilusionen por ello. Les gusta realizar ciertos ritos simbólicos, no convencionales, para celebrar determinados acontecimientos de su relación. Si encuentran un ser que de verdad les interesa, se concentran totalmente en él, y no tienen reparos en mermar otros compromisos relacionales para no dispersarse. También son capaces, por su necesidad de ser amados, de quedarse al lado de alguien que en el fondo saben no les conviene.

Se sienten muy responsables de la relación, y cuando se rompe, pueden retrotraerse a su mundo interior donde sobre analizan los motivos del fracaso.



Ejemplos: Goethe, Martin Luther King, Gandhi, Shirley McClain.


La Sombra

La tenacidad y perseverancia de sus ideales puede convertirse en tozudez y darse de narices con la realidad de los hechos, que puede contradecir sus puntos de vista.

Su desconfianza y su miedo a la traición a veces los aísla de otras personas y recursos que les son necesarios en la consecución de sus metas.

Su necesidad de llevarse bien con los demás y de paz (propio de todos los tipos sentimentales) a veces hace que se llene de ira reprimida por no expresar sus críticas y sus propios puntos de vista, lo que ocasiona que estalle de manera desmedida en una ocasión quizás la menos adecuada y diplomática precisamente.

Su sensación extravertida puede jugarle malas pasadas, y hacer que se obsesionen en momentos de estrés con el orden exterior de las cosas o con detalles superficiales que en realidad son nimios. A veces incluso pueden caer en un regusto sensual propio de su tipo opuesto, el ESTP, de una manera compulsiva e inferior. Pero este mecanismo en estrés, este darse la vuelta, es común en circunstancias límites, a todos los tipos.

16.-INFP Idealista (Apolíneo, Colérico) Abogado Sanador



-Sentimiento introvertido
-Intuición extravertida
-Sensación introvertida
-Pensamiento extravertido

Eneotipo 9 – 7 – 1 / Signo Libra – Acuario – Cáncer



Gente de valores profundos y que lucha por sus ideales, aunque de manera apacible. Quijotescos. Mantienen toda la vida una capacidad de maravillarse de todo que difícilmente se marchita, que les viene de su aptitud para captar los trasfondos digamos sobrenaturales, esenciales, arquetípicos, de las cosas. Gustan de formar un grupo de trabajo con intereses en común, donde se esmeran en encontrar un lugar para cada persona, de armar y pertenecer a su comunidad, su secta, que en la juventud puede ser una pandilla callejera y en la madurez una ONG de ayuda al tercer mundo.

Trabajan tenaz y tranquilamente por lo que les interesa, relacionándose con los demás con buen sentido del humor, aunque a veces son crípticos para el entorno y pueden quedar marginados. Tienden a la comunicación gestual, simbólica, como si les faltara palabras para expresar la profundidad de lo que sienten y ven.

No les interesan los conflictos, incorrecciones, fallas mundanas y cotidianas a resolver, sino que detrás de ellas los INFP se asoman al mundo arquetípico de la lucha entre el Bien y el Mal. Ángeles y Demonios son parte de la realidad donde ellos se suelen mover.

Optimistas, sienten que siempre ganará la parte luminosa de la Humanidad si nos empeñamos todos seriamente en ello. Ven bondad esencial y se compadecen de cualquier persona, animal o cosa por antipática que sea.

Desde pequeños tienen su mundo de fantasía que para ellos es tan real como lo más tangible. No es raro que el INFP tenga amigos imaginarios.

Se pierden en sus ensoñaciones, sus pensamientos y sus libros. Suelen desarrollar dotes para la escritura, si son capaces de encontrar las difíciles palabras-imagen que necesitan en su comunicación. Su estilo es poético, artístico.

Reservados y tímidos, gustan de resolver sus problemas a solas sin importunar a los demás, aunque de vez en vez gustan de discutir para defender sus ideas, que suelen ser no convencionales y que comparte con sólo un grupo de amigos reducido e íntimo. Pueden ser considerados raros por el entorno.

Autosuficientes, prefieren no pedir ayuda. Tienen un carácter independiente y de valores propios y seguros desde muy pronto, pero no gustan de imponerlo a los demás o de crear disturbios con ello, por lo que a menudo callan, otorgan, aplican el sentido del humor... y siguen con su plan sin que nadie lo advierta y se ofenda. En los conflictos, suelen emplear las demandas y acusaciones indirectas o irónicas.

A pesar de su independencia, no se desligan de sus familias demasiado y retornan de vez en vez al entorno hogareño. Del mismo modo nostálgico, les gusta acumular objetos recuerdo de valor sentimental.

No se rinden fácilmente, aunque con su carácter P, están abiertos a modificar el rumbo y seguir las corazonadas aunque éstas cambien de objetivo visible. Sin embargo, sus idas y venidas no son tan abruptas como en otros tipos. No suelen abandonar del todo un interés o una afición anterior cuando ya están más intensamente volcados en la siguiente.

Pasan mucho tiempo hasta encontrar, después de muchos intentos, su trabajo y su compañero óptimo, porque son muy idealistas y perfeccionistas en esos ideales, y porque como todos los NP, tardan bastante hasta perfilar de forma definitiva en qué consiste eso que buscan exactamente.

Les fastidia todo lo trivial.

Estudian y trabajan mejor en ambientes flexibles, y gustan de ir siempre más allá de la ley y los deberes hasta aportar creatividad y novedad a las tareas. No se fijan en la letra pequeña, y prefieren tratar con normas generales en donde se sientan abiertos a la innovación y la espontaneidad. Se aplican con sumo interés y rendimiento en las materias y temas que les interesan, hasta incluso son capaces de respetar los plazos comprometidos, y no les importa flaquear en los que no.

Básicamente, les gusta hacerlo todo a su estilo.

Para trabajar son adaptables a un entorno gregario pero hasta un límite. Odian la rivalidad y la competencia y que en el grupo de trabajo otros se empleen en objetivos que no van de consuno con el fin global. La burocracia les hastía. Mantienen en reserva el núcleo de su esfera personal y no les gusta depender de sus superiores para actuar o dejar de actuar en su cometido.

Necesitan darle un sentido superior a su trabajo que no sea el mero sueldo. Ellos se interesan y luchan por la idea general, su adaptación a condiciones particulares, la armonía del equipo y el fin último. Son muy perfeccionistas y les resulta muy difícil terminar un proyecto. Lo retocan mil veces y siempre consideran que está abierto para poder afinarlo más.

La posición de líderes les disgusta, y si tienen que dirigir, lo hacen de manera sutil, persistente, teniendo en cuenta los objetivos tanto como la influencia en los demás, pero nunca usando un enfrentamiento directo o agresividad. No son amigos de llamar la atención, e incluso pueden desmerecer y ocultar sus logros para poder seguir estando al margen.

No son ordenados más que en casos excepcionales y en trabajos que necesitan una buena organización para cumplir los objetivos óptimos. En general son despistados, y están imbuidos por su creatividad y sus ideas dejando al margen lo que les rodea. Sin embargo, tienen una fina capacidad para saberse mover con espontaneidad y creatividad en su caos, y usarlo para hallar en él motivos creativos y soluciones espontáneas.

Entre sus ocupaciones favoritas están: profesor de bellas artes, escritor, sociólogo, educador religioso, asistente social, psicólogo, lingüista, abogado.

En sus hobbies son tan perfeccionistas como en todo lo demás, y no es raro que una afición sea la prolongación de su trabajo, o viceversa. Les gustan los temas de entretenimiento que estén abiertos a la investigación, a la búsqueda, a la profundización. Cuando agotan la exploración de un tema, pasan a otro en donde vuelcan todo el interés, pero no abandonando para siempre al anterior. Para entretenerse les gusta ocuparse de sus temas reflexionando, meditando, ensoñando, estando a solas, pero también les encanta compartir con las personas íntimas. Su fino sentido del humor, amabilidad y flexibilidad les puede granjear mucha popularidad en su entorno.

El amor es de profundo compromiso, al que tardan bastante en llegar porque también aquí buscan afanosamente que sus ideales se hagan realidad.

Buscan el lugar ideal, el regalo ideal y el entorno ideal para la primera cita, y así siguen si están seguros de que han encontrado el compañero ideal toda la vida. No les gusta mostrar sus sentimientos, pero sí necesitan que sus amantes se los demuestren.

Cuando la relación se rompe, se deprimen pero no suelen comentarlo con los demás.



Ejemplos: Homero, Virgilio, (Jesús de Nazareth), San Juan, San Lucas, Shakespeare, Longfellow, Carl Rogers, Isabel Briggs Myers. Ficción: E.T.


La Sombra

Pueden absorberse y obcecarse tanto en sus sueños que pierdan de vista la objetividad, los puntos de vista de los demás y la realidad. Pueden inflarse con facilidad y ser poseídos por su faceta profética, persiguiendo e instando a los demás a perseguir sueños que de ideales y elevados que son, son imposibles de real-izar.

A menudo su misticismo les juega malas pasadas, restándoles practicidad y pragmatismo. Su dificultad en encontrar conceptos definidos para comunicarse, a menudo provoca la incomprensión y el malentendido del otro sobre lo que quiere expresar.

Como otros tipos sentimentales, pueden extraviarse de sí mismos ante su incapacidad de decir no y su gusto mártir de poner la otra mejilla a su adversario. Pueden dispersarse intentando agradar a demasiadas personas y sobrecargarse de responsabilidad por ello.

Cuando se niegan la capacidad asertiva de enfrentarse y criticar al otro con el que no están de acuerdo, durante demasiado tiempo, pueden volverse de repente cínicos y criticones ensañados, proyectando en los otros la sombra del Mal contra la que tanto necesitan luchar (Jesús en el Templo). Generalmente, uno de sus más grandes problemas es superar ese miedo al enfrentamiento y la discordia, que les acobarda en múltiples ocasiones, antes de que llegue el estallido final.

Por su perfeccionismo y su carácter intuitivo-perceptivo, que le hace cambiar a menudo de proyecto ideal, suelen tardar mucho en madurar y terminar sus obras esenciales, en poner sus recursos internos en acción y producir resultados visibles. Confían tanto en su mundo interior, pasan tanto tiempo en él y les interesa tan poco la expresión externa, que la producción tangible de su obra suele ser muy tardía. A menudo publican porque un íntimo les insta, les obliga, u ocurre algo que funciona como un ultimátum para hacerlo.

No hay comentarios: