jueves, 10 de abril de 2008

La Atlántida entre Iberia y Mauritania.

La Atlántida entre Iberia y Mauritania.

El Enigma de Gibraltar. Introducción a la Atlantología Científica y a la Atlántida de Platón.

La Única Ubicación Posible de la Atlántida, según Platón.

Sinceramente, no alcanzo a comprender porqué extraña razón, la mayoría de los que suelen sentir un interés por la Atlántida, prefieren antes ofrecer más credibilidad y apoyo divulgativo a cualquier teoría o hipótesis sobre posibles ubicaciones de la Isla- Península Atlantis, sean las que sean (da igual), antes que aceptar, simplemente, la única ubicación que refiere Platón y las fuentes primarias o sea, justo delante de la boca del Estrecho de Gibraltar.

Me pregunto:

1. ¿Porqué mis estudios y mis conclusiones no se aceptan, cuando no son más que un alegato a tenor de lo que el propio Platón dijo?

2. ¿Qué es lo que realmente impide aceptar el hecho incuestionable de que Platón sitúa a la Isla Atlantis en un solo punto de nuestro Planeta o sea, frente a Gibraltar, entre Cádiz y el Atlas?

3. ¿Porqué razón nadie quiere aceptar la única ubicación de la Atlántida que nos ofrece Platón y los demás autores de la Antigüedad?

4. ¿Porqué razón, si es un francés -como Collina Girard, por ejemplo- quien dice algo sospechosamente similar a lo que vengo diciendo desde hace ya más de seis años, entonces sí se le hace caso, aunque lo haga mucho después que yo? Es obvio que lo único verdaderamente razonable, riguroso y metódico es intentar primero corroborar los datos ofrecidos por Platón, es decir, primero realizar estudios arqueológicos y geológicos submarinos y sistemáticos en la zona descrita por el propio Platón o sea, en el Golfo Atlántico o Golfo de Cádiz, desde Gibraltar hasta
las Madeiras.

Solamente después de todas estas exploraciones sistemáticas que deberían a su vez realizarse con amplios recursos (no realizadas jamás hasta la fecha) y de que estas resultaran estériles o negativas, sería lógico que intentáramos considerar otras hipótesis sobre otras localizaciones posibles de la isla de Atlantis en otros
puntos del mundo. Aunque por lógica y sentido común, las hipótesis más coherentes, y más metódicas serían aquellas que se acercasen más al área descrita por Platón.

La búsqueda científica de la Isla Atlantis tendría entonces que comenzar en semicírculos concéntricos desde el Estrecho de Gibraltar y en dirección hacia el Atlántico.

Optar por otros métodos e hipótesis para la búsqueda de la Isla ATLANTIS, antes que descartar primero la ubicación de ATLANTIS ofrecida por los autores originales de la antigüedad, como Platón, significaría, sencillamente, no hacer el más mínimo caso a las palabras de Platón, pero peor aún sería faltar a la más elemental
rigurosidad científica y metódica, y al mismo sentido común. Y esto último, no sólo sería, sin duda alguna, un insulto a la inteligencia y a la razón sino a la intuición misma y al conocimiento verdadero.

Es una absoluta falacia decir que cualquier hipótesis sobre la ubicación de Atlantis es válida o que no debería descartarse ninguna. Es una falacia porque en primer lugar, la única hipótesis que realmente tendría validez sería aquella que intentara primero corroborar las propias palabras de Platón. Que quizás por destino es la que yo defiendo.

Otras hipótesis con derecho a ser consideradas como serias y posibles serían aquellas que plantearan una ubicación relativamente cercana o colindante a la que da Platón, pero sobre todo, una vez descartada esta, es decir, una vez que se haya demostrado, mediante una profunda investigación minuciosa, que la Atlántida no estuvo en
el área donde Platón la ubica o sea, desde el Estrecho de Gibraltar y hasta las Islas Madeiras.

Dar credibilidad a otras hipótesis absurdas -por indocumentadas- por no guardar ni la más mínima relación con la ubicación que da Platón, no es solo faltar a la más elemental metodología de la investigación sino que es, además, faltar a la búsqueda sincera de la verdad, esté donde esté, sea cual sea y caiga quien caiga. Principio este válido
para todos los que buscamos la verdad. Ya seamos esotéristas o científicos como Usted y como yo.

¡¡Que suerte la de los videntes y esoteristas Madame Blavatsky y Edgar Cayce!! Que tantos investigadores del Mundo entero dediquen esfuerzos, tiempo y hasta recursos económicos en intentar demostrar sus profecías, y que ni uno sólo se muestre interesado en lo mas mínimo en hacer lo mismo en cuanto a teorías (no profecías) de
considerable rigurosidad, por ejemplo, como la mía, que anuncia con puntos precisos de localización el posible hallazgo de nada menos que la Acrópolis misma de Atlantis. Todo ello respaldado (y aunque no suene bien que lo diga yo mismo) por el estudio más serio, profundo, riguroso y revelador que jamás se halla hecho respecto a la Isla-Península ATLANTIS y los textos originales en Griego y Latín de los diálogos del Timaios y el Kritias de Platón. Aunque sé que muchos de los investigadores y estudiosos de Atlantis seguirán creyendo todo lo contrario o sea, que los estudios verdaderamente serios y rigurosos son los basados en las videncias y contactos con espíritus milenarios de Cayce y de Blavatsky.

¡Que suerte también la del geólogo francés Collina Girard! Al que sólo por ser francés o por ser miembro de la "Academia de Ciencias Francesas" se le presta toda la atención y el apoyo publicitario del mundo -incluido los medios de prensa y portales de internet hispanos que supuestamente estarían enterados de mi autoría en tales
hipótesis-, aún cuando lo que pregona el Sr. Collina Girard no es más que una hipótesis sospechosamente muy similar a una de las que vengo defendiendo desde mucho antes. Él sí ha sido escuchado y apoyado. Mientras que yo me he cansado de enviar resúmenes de mis trabajos a los más importantes medios de prensa de España y el resto del Mundo, incluido el National Geographic (quien también se ha hecho eco de la hipótesis de Collina Girard), y ni siquiera he recibido una respuesta explicativa. En mis notas de prensa se demostraba, no sólo mi autoría original y pionera en cuanto a la hipótesis de ubicar a la Isla Atlantis frente a Gibraltar entre Tanger y Cádiz sino además que mis trabajos son mucho más profundos, extensos y objetivos. Sin embargo, todo esto no sirvió de nada.

En fin, que así están las cosas. Parece claro que invertir en las profecías y videncias de Cayce y Blavatsky (entre otros iluminados), en las teorías de escritores célebres como Charles Berlitz, Graham
Hancock, Robert Bauval y Andrew Collins -por citar a los más destacados- o en las de científicos franceses respaldados por Academias de Ciencias es un negocio mucho más rentable que hacerlo en teorías e hipótesis originales, rigurosas y científicas como las mías. Pero peor aún, resulta incongruente, además de injusto, que un
hispano-cubano descendiente de Iberia como yo, sea sistemáticamente rechazado, precisamente, por los propios medios de prensa hispanos, tanto los científicos y oficiales como los heterodoxos y/o esoteristas.

Esto es solo una reflexión personal que no pretende realizar ninguna crítica a aquellos que prefieren invertir su dinero y su tiempo en lo que ellos creen o consideran más serio y riguroso o más rentable. Cada cuál es libre de hacer con su dinero y su tiempo lo que le venga en gana. Y yo soy el máximo defensor de esta Libertad.


------------------------------------------------------------



Considero que un investigador serio, que al igual que yo, busque la verdad, esté donde esté, sea cual sea, y caiga quien caiga... debería rectificar los errores vulgares existentes sobre la Atlántida. Errores que han quedado más que patentes con mis investigaciones. Tales errores no son otras teorías o hipótesis, tan válidas como lo pudieran ser las mías. Son simplemente errores y disparates, y muy garrafales, que he demostrado de manera incuestionable. De hecho, hasta la fecha nadie ha podido refutar mis rectificaciones de las verdaderas palabras de Platón, ya que para ello se tendrían, primero, que refutar como falsas las acepciones de los principales diccionarios y lexicones de lenguas clásicas actualmente existentes en el Mundo académico.

He demostrado -mediante la lectura directa de los textos en griego y latín de los diálogos del Timaios y el Kritias de Platón- los siguientes errores de traducción o malas interpretaciones de los textos de Platón:

1. Que el maestro atheniense jamás dijo que la Nêsos (Isla o Península) de Atlantis (o de Atlas) fuera un Continente o Isla "más grande (en tamaño) que Libia y Asia juntas" sino que esta era "más
grandiosa (en poder) o más fértil y productora que Libia y Asia". De hecho, Platón da unas dimensiones máximas de la Isla ATLANTIS de unos 3000 estadios de largo por 2000 de ancho. Compuesta por 60.000 distritos, cada uno de 100 estadios. Justamente las mismas dimensiones que dan los antiguos geógrafos para el reino de Tartessós o de la Bética; aproximadamente similares también a las dimensiones de la Lusitania (Portugal) y la Isla de Ivernia (Irlanda)

2. Que Platón tampoco dijo nunca que ATLANTIS se encontrara "más allá" de las Columnas de Hércules sino "junto" o "delante" mismo de las Columnas de Hércules. Según las propias palabras del discípulo
neoplatónico de la Academia de Platón, Chalcidio (S. IV d. C.), la Isla Atlantis se encontraba en la boca misma del Estrecho de Hércules, en el vestíbulo del Golfo Atlántico o Golfo de Cádiz. Tengamos en cuenta que esta es la primera traducción al latín (conocida) del diálogo del Timaios de Platón, escrito en griego ático. Veamos sus propias palabras:

"... TUNC ENIM FRETUM ILLUD, OPINOR, ERAT COMMEABILE HABENS IN ORE AC VESTIBULO SINUS INSULAM, QUOD OS A VOBIS HERCULIS CENSETUR COLUMNAE ..."

"... Porque entonces aquel Estrecho, según la opinión, era transitable pues había en la Boca y en el Vestíbulo del Golfo una Isla, que es la Boca que vosotros consideráis de las Columnas de Hércules ..."

3. Que Platón jamás dijo que la Isla ATLANTIS se hubiese hundido 9000 años antes de su tiempo, sino que las guerras entre los atlantes y los pueblos mediterráneos habían comenzado unos 9000 años antes (he demostrado además que esta fecha, probablemente, fue mal escuchada por Solón -debido a la gran similitud de pronunciación que existía entre las cifras 9000 y 900 en la lengua egipcia- y que realmente eran 900 años) Platón, Kritias el Menor o Solón, jamás mencionaron la fecha en al que se produjo el hundimiento de la Isla ATLANTIS. Como tampoco especificaron que se hubiese hundido toda la Isla-Península entera o solo la Acrópolis o Isla Sagrada donde se encontraba el Templo Sagrado dedicado a Poseidôn y a Kleitos.

4. Que Platón jamás dijo que la causa del hundimiento de la Isla Atlantis fuera una erupción volcánica sino un cataclismo que provocó grandes inundaciones causado por seísmos o sea terremotos de origen marino.

A grandes rasgos estos son los principales errores que han hecho que todo el mundo busque la Atlántida hasta en los lugares más distantes y remotos del Estrecho de Gibraltar. Estos son los principales errores que aún siguen perpetuando todos los que escriben sobre la Isla Atlantis.

No pido que se me reconozca a mi como persona sólo que se reconozcan mis teorías o mis hipótesis. Evidentemente, cada cual es libre de reconocer sólo las hipótesis que más le gusten. Solo pido que se
reconozcan las rectificaciones de tales errores. Que se compruebe la rigurosidad de mis rectificaciones y descubrimientos.

Sólo una persona que no le interese la búsqueda de la verdad, esté donde esté, sea cual sea y caiga quien caiga; que solo le interese divulgar las teorías e hipótesis que más le agradan o más convienen, sin importarle lo más mínimo la verdad, la razón, y el sentido común, podría continuar contribuyendo con esta ceremonia de la
confusión, perpetuando errores, disparates, falacias y hasta manipulaciones sobre las verdaderas palabras de Platón.

Sólo pido, en honor a la verdad, que me ayuden Ustedes, al menos, a que mis estudios y mis descubrimientos sobre la Isla ATLANTIS sean también conocidos. Sólo pido que me ayuden a tener, aunque sea, una sola una oportunidad.

Espero, sinceramente, que la búsqueda de la verdad, esté donde esté, sea cual sea, y caiga quien caiga, sea lo que realmente importe. Como también espero despertar vuestro interés, aunque sólo sea para que mi trabajo sea criticado.



Recuerdo de la Isla Atlantis frente a las Columnas de Hercules en la Tabula Peutingeriana

No hay comentarios: