jueves, 10 de abril de 2008

LA ATLÁNTIDA Y TARTESSOS

SLAM Y AL-ANDALUS

BOLETÍN N° 73 - ABR 08

INSTITUCIONES CIENTÍFICAS DE NORUEGA RECONOCEN TESIS DE INVESTIGADOR HISPANO SOBRE LA ATLÁNTIDA Y TARTESSOS

The World Forum




En
otro momento de la historia (Borrosa Historia), a este
señor, Georgeos Díaz-Montexano, al que concierne el insigne
reconocimiento, le hubiera ubicado este artículo en nuestra
sección "La Otra Tartessos",
pero como el tiempo es el mejor alquimista y el mejor médico
(que lo cura todo: NUESTRA CEGUERA Y SOBERBIA - el que tenga
ojos que lea-), este momento es de entrada, de apertura y de
alegría. Que como siempre, hermanos, "nadie es profeta en su
tierra"; que le damos todo nuestro apoyo y lo convertimos en una
noticia de
Tesis Oficiales sobre Tartessos, como
reconocimiento a su labor, paciencia, aguante y
profesionalidad.
Bienvenidas sean noticias como estas que vayan derramándonos
estos conocimientos a Tesis Oficiales.

Soliman
Orta, www.tartessos.info
Oslo (Noruega) www.theworldforum.org
22/06/2006
La
Biblioteca Nacional y el Instituto de Paleografía y
Filología Histórica, adscrito a la Academia de Ciencias y
Letras y a la Universidad de Oslo, Noruega, han decidido
considerar la hipótesis de un investigador cubano de origen
español sobre una interpretación epigráfica de

una de las
más antiguas inscripciones del mundo.

Georgeos Díaz-Montexano estudioso del pasado, reconocido por
algunos científicos como una autoridad en paleografía y
epigrafía antigua -en especial en manuscritos griegos y
latinos de Platón y la historia de la Atlántida-, realizó un
estudio de identificación e interpretación de una enigmática
inscripción grabada sobre un hueso animal que apareció a
principios del pasado siglo en Bancal de la Coruña, Galicia,
en un contexto arqueológico con una antigüedad datada en
unos 6000 años.




La pieza en cuestión fue estudiada por algunos destacados
especialistas en paleografía a raíz de su divulgación a
nivel internacional que fue en el año 2003, mediante la obra
de Michel Bouvier, editada en Paris, L'Art de l'Ècriture;
sin embargo, no fue hasta el pasado año que los signos de
escritura que aparecen sobre el hueso fueron reconocidos e
identificados como pertenecientes a un signario Ibero-Tartésico
por Díaz-Montexano.




Quizás lo más interesante del hecho es que no solo se ha
aceptado la identificación epigráfica de los signos de
escritura realizada por el especialista hispano como la más
probable sino que también se ha incluido -sin ningún temor-
su peculiar interpretación gramatical y semántica, es decir,
la posible lectura y significado que propone Díaz-Montexano
y que apunta directamente a dos nombres de la antigüedad
cuya sola mención provoca todo tipo de reacciones
encontradas entre los especialistas: Tartessos y la
Atlántida. Dos nombres asociados más a la leyenda que a la
historia. El caso es que en los últimos tiempos se va
notando como los científicos se aproximan cada vez más al
estudio del pasado con una mentalidad un poco más abierta.
Muchos viejos mitos y leyendas están siendo reconsiderados
desde una nueva óptica interpretativa que intenta conciliar
historia y mito, ciencia y leyenda.




Georgeos Díaz-Montexano ha conseguido reivindicar en gran
medida el nivel de verosimilitud y credibilidad que
realmente se merecía la historia relatada en el Timeo y el
Critias sobre la Atlántida, rescántadola de las fauces de la
falsificación y la manipulación a la que ha sido sometida en
los últimos dos siglos, fundamentalmente desde que se
convirtió en un gran reclamo comercial para muchos
escritores y maestros de determinadas asociaciones
filosóficas y religiosas. Nuevas interpretaciones de
símbolos, mitos, antiguos manuscritos y códices, y hallazgos
arqueológicos submarinos han servido a Díaz-Montexano para
argumentar sus teorías sobre la Atlántida y los más remotos
orígenes de las civilizaciones occidentales europeas y
africanas, justamente en Iberia y Marruecos.




Más de quince años consagrados al estudio e investigación
del pasado le han permitido aportar numerosos
descubrimientos de gran interés -algunos verdaderamente
reveladores- que por suerte, comienzan a ser considerados
por algunos científicos y expertos del mundo académico
universitario.






EL
ARTÍCULO RECONOCIDO:


LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN Y TARTESSOS
EN UNA INSCRIPCIÓN DE 6000 AÑOS HALLADA EN IBERIA







Platón en la historia de la Atlántida o Atlantis, cuenta que los
Atlantes conocían la escritura. Estrabón por su parte afirma que los
pueblos Turdetanos -descendientes directos de los Tartessios-,
conservaban anales históricos y leyes escritas en una gramática que se
remontaba a más de 6000 años antes de su tiempo. La arqueología
académica aún no acepta que esto haya sido cierto, piensan que es una
mera invención de Estrabón, sin embargo, en Iberia han aparecido muchos
testimonios de inscripciones grabadas o pintadas en cuevas, dólmenes, y
en diversos objetos de hueso y cerámica cuyas fechas se remontan a más
de 4000 años antes de Cristo (6000 años BP), aunque algunos hallazgos
reportados por Watelman Fein, Georgeos Díaz-Montexano y Jorge María
Ribero-Meneses, muestran evidencias claras del uso de caracteres de
escritura lineal alfabética en un claro contexto paleolítico.


Díaz Montexano ha identificado los caracteres de una inscripción en
hueso prehistórico descubierta a principios del siglo XIX en la Coruña,
Galicia, España (La inscripción aparece reportada en “Michel Bouvier,
Paris, Cat. L'Art de l'Ècriture, 2003”), con una clara secuencia Ibero-Tartessian,
escrita a la manera Tartessian, - que es la más antigua usada en Iberia
–, o sea, de derecha a izquierda y los datos son muy reveladores, pues
al parecer podría estar haciendo mención de la Atlántida y de Tartessos.
La inscripción se puede transliterar como: “ATaL TaRTo”.





Como comenta Díaz-Montexano:

“…es imposible de negar que esta palabra (ATal) se parece demasiado a la
raíz que aparece en el nombre de Atlantis, que es una forma adjetival de
Atlas, mientras que Tarte se ajusta a la raíz reconstruida por los
especialistas españoles sobre el antiguo nombre de Tartessos, que sería
Tarte-, pues el sufijo –ssos es de origen egeo o griego, y se añadía con
el valor de región, comarca, ciudad o país, como en Knossos. La
terminación en vocal -e podría corresponder a alguna desinencia.



Es muy difícil pensar que esto solamente sea una mera casualidad. Esta
inscripción, por una parte, confirma la antigüedad de las escrituras
Ibero-Tartessias (según Estrabón y Platón), y por otra, parece confirmar
la identificación de Atlantis o “pais de Atlas” con Iberia, como afirma
Platón al decir que una región de Atlantis se llamaba Gadeira (Cádiz,
Spain) y que en esta misma región se hallaban las Columnas de Hércules.
En cualquier caso, estamos ante la primera y única evidencia epigráfica
hallada en el mundo, con una inscripción que se aproxima bastante a los
nombres de Atlas y Tartessos, y que tiene más de 6000 años de
antigüedad”

Sobre estas inscripciones de Iberia y Europa occidental Martin Schøyen
escribe:

“…Hans Jensen, in "Sign, symbol and script", pp. 37-39, dates the signs
from Dolmen d'Alvao in Portugal to about 4000 BC, being attached to
Iberian writing. Stephen Fisher in "A history of writing", pp. 22-24,
mentions 210 symbols and signs engraved on objects of the Vincas
culture, that have been radio-carbon dated to about 4000 BC. According
to Michaël Guichard, in "A history of writing", 2001/2002, pp. 17-19,
Vinca (not far from modern Beograd) has given its name to the late
Neolithic period of Danubian culture (5000-3800 BC). Clay figurines have
been found with marks echoing protopictographic and Uruk IV pictographic
script from Syria, Sumer or Highland Iran. The contents of these
figurines, the seals of Kotacpart, and the clay tablet found at
Gradesnica, remains a mystery due to the paucity of material so far
found. This raises the question of where the cradle of continuous
writing really was. So far there has been a contest between Egypt and
Syria/Sumer/Highland Iran, with overwhelming recent evidence for the
latter, dated to around 3500 BC…” (The Schoyen Collection: 4.
Palaeography. 4.1. The beginning of writing and the first alphabets,
Oslo, Februar 2005)

Díaz-Montexano piensa, que el empate temporal con la civilización de
Vinca puede ser superado perfectamente, pues en Iberia existen claros
testimonios de uso de signos de escritura lineal ordenados de manera
gramatical en objetos y cuevas del paleolítico, y hasta la fecha nadie
ha reportado algo similar en el Este de Europa.

La vieja teoría del alemán Fein de que en Iberia había surgido la
escritura, podría ser confirmada.

BOLETIN INFORMATIVO DE LA YAMA'A ISLAMICA DE AL-ANDALUS

No hay comentarios: