martes, 20 de octubre de 2009

Como nos ayuda la Psicogenealogía

Como nos ayuda la Psicogenealogía


Dentro de nosotros, en nuestra alma, llevamos grabados los episodios, fechas y vivencias, de las generaciones familiares que nos precedieron.

Sobre todo por las sucesivas historias de amor y desamor, de prosperidad y pobreza, guerra o paz y autenticidad o falsedad. ¿Sabemos cómo se amaron o no nuestros bisabuelos? ¿Cómo amaron o rechazaron a sus hijos nuestros abuelos? ¿Hubo muertes violentas o parientes marginados de la familia? ¿Cuáles fueron los sufrimientos secretos, los dolores silenciosos que se trasmitieron de generación en generación?

Todo lo dicho influyó en la plenitud o frustración de la vida de nuestros padres en su elección amorosa, también en la manera en que fuimos concebidos, en nuestra gestación y en la manera y en que vinimos al mundo.

Recordemos que la familia es el sistema primario y habitualmente el sistema más poderoso al que pertenece una persona. Las personas están organizadas dentro de sistemas familiares según generación edad y sexo. El lugar que ocupemos dentro de la estructura de la familia de origen influye en nuestras pautas de relación, en la formación posterior de nuestra propia familia.

Las familias se repiten a si mismas; lo que sucede en una generación, a menudo se repetirá en la siguiente. En las tramas familiares uno descubre la verdadera esencia humana, es allí donde los arquetipos se adueñan de las personas y las circunstancias y hacen de nosotros meros juguetes de una lógica cósmica que nos es incomprensible; es también allí donde se entiende la palabra destino.

La Psicogenealogía, trata principalmente en permitir que el paciente o cliente establezca lazos entre lo que pasa aquí y ahora en su vida y los elementos de su historia genealógica. El trabajo de un psicogenealogista consiste en sacar a la luz lo que Freud llamaba la “repetición”, el enemigo más insidioso de la vida mental.

Desde la psicogenealogía, el concepto de repetición no es exactamente el mismo que en la obra de Freud. Los terapeutas psicogenealógicos consideran que la repetición es más bien un interrogante en su dimensión transgeneracional que en su dimensión individual. Más violenta, más radical. La repetición genealógica es absolutamente inabarcable, y no se puede trabajar sobre la historia familiar sin encontrarla hasta en 5 generaciones anteriores, aunque basta con poder analizarla solo en tres generaciones.

El determinismo de orden genealógico rige la elección los proyectos de futuro familiar, la alianza fundadora de la pareja no es debida al azar, el grupo familiar, está fundado a partir de lazos "libidinales, y narcisistas", pero también "genealógicos".

A los ojos de la psicogenealogía, la pareja es el encuentro de dos líneas, de dos árboles en su complementariedad, y en sus fracasos. Y de preguntarse más precisamente: ¿Qué destino empuja a un hombre o a una mujer a elegir ésta u otra familia (y por supuesto ésta o aquella persona), si no es porque existe una cuenta pendiente con su propia familia ? "La genealogía está en los orígenes de esta elección. Así, la elección amorosa representa entonces una especie de puesta en acto para la generación siguiente, de todo lo que forma parte de los famosos secretos familiares.

No hay comentarios: