lunes, 26 de octubre de 2009

Conocernos es conocer nuestro árbol genealógico

Imaginemos que fuera posible realizar un corte que nos mostrara por dentro como es nuestra dimensión psíquica, como si del tronco de un árbol se tratara. En la corteza encontraríamos la parte de personalidad que se ha creado a partir de nuestra concepción, pero veríamos como ésta se ha formado a partir del psiquismo de nuestros padres, abuelos, bisabuelos y aún más allá. Somos el resultado de la historia de generaciones y formamos parte, al mismo tiempo de un bosque en el que compartimos territorio, aire, agua, sol y tierra. Para conocernos en profundidad hay conocer nuestros orígenes. Cada árbol es diferente, del mismo modo que cada familia es distinta a las demás.

Según Alejandro Jodorowsky, en nuestra alma llevamos grabadas las vivencias de las generaciones familiares que nos precedieron. No somos producto de una generación espontánea, nuestro ser actual se ha ido gestando a lo largo de varias generaciones y dentro de nosotros llevamos muchas de las vivencias de nuestros antepasados. El árbol es nuestra trampa, pero también es el tesoro que nos permite desarrollar la consciencia.

En palabras de Cristóbal Jodorowsky: “A veces para explicar un gesto que hacemos, una actitud o un dolor, es necesario remontarse a casi cuatro generaciones. Hay elementos que vamos repitiendo. Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol y eso se manifiesta en nosotros como chivo expiatorio haciéndonos sufrir, impidiéndonos amar, tener relaciones sexuales, realizarnos… Ser felices, en definitiva. La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente.”

Marianne Costa viene a decirnos que un árbol genealógico es una toma de conciencia, es un trabajo que va a exigirnos mucha claridad mental. Preguntarnos: ¿qué está pasando con nuestro árbol? Mirar las heridas, la vergüenza y actuar para sanarlo. Entendiendo que sanar es llegar a ser lo que en verdad uno es. Este será un trabajo sobre la conciencia psicogenealógica. Tenemos que trabajar para nosotros mismos y también para los otros. Recordando que la humanidad es una fuerza de bondad y de solidaridad. Somos bosque
QUE ES EL ARBOL GENEALOGICO?
Árbol genealógico y familia parecen palabras sinónimas.

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos.

¿Por qué tendría que prestar atención al pasado?

Desde muy pequeños aprendemos la historia de nuestro país y de nuestra cultura; sin embargo resulta muy curioso que no prestemos ninguna atención a nuestra historia familiar. Dice Alejandro Jodorowsky que si el psicoanálisis fue la gran revolución del siglo XX, la psicogenealogía (estudio de nuestro árbol genealógico) está destinada a serlo en este siglo XXI.

¿Y si ignoro o rechazo a alguna parte de mi familia?

No hay que eliminar a ningún familiar del árbol, pues sería como eliminar un miembro o un órgano de nuestro cuerpo. Hay que integrar el pasado en el presente y asimilar que todo lo que pasó fue útil, todo tuvo una razón de ser.

¿Qué significa: ”un árbol genealógico es una toma de consciencia”?

Es una frase de Marianne Costa, señala que el árbol genealógico nos permite descubrir nuestro inconsciente (la familia es el inconsciente) O también podemos llamarlo como nuestra dimensión no racional…

¿Para qué me va a servir esa toma de consciencia?

Según Marianne Costa, inicialmente es un escándalo para la consciencia ahondar en el árbol, pero será útil para descubrir que la familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Donde hay asesinatos, locura, robos, infidelidades, cárcel, incesto, abusos…Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol y eso se manifiesta en nosotros como chivo expiatorio haciéndonos sufrir, impidiéndonos amar, tener relaciones sexuales, realizarnos… ser felices, en definitiva. La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente.

¿Qué trascendencia para las generaciones futuras?

Lo que sano de mi árbol, queda sanado para las generaciones que me sigan. Si elevo mi nivel de consciencia, eso repercutirá no sólo en mis hijos y en los hijos de mis hijos, sito también en todas las obras que realice y comparta con el mundo.

¿Todo es negativo?

No todo es negativo, también hay un tesoro que deberemos descubrir en el proceso… Hay que entender que con este ejercicio no se trata de volvernos autónomos de nuestra familia, sino de ser capaz de entrar en ella y convertirla en nuestra aliada interior. Lo que me doy, se lo doy al árbol.

¿Cuál es la ley del árbol genealógico?

Sin duda: la repetición. Un árbol genealógico es como el engranaje de una maquina que sustituye piezas desgastadas por otras nuevas a las que somete a una función similar. Y es que el árbol pide a los niños que nacen que sustituyan a las ramas muertas, pero en realidad son ramas nuevas que crecen en un sitio diferente. El trabajo a realizar consistirá en identificar y desactivar esas monstruosidades.

¿Con cuantas generaciones se trabaja desde la perspectiva de la psicogenealogía de Alejandro Jodorowsky?

Cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Cuando nos movemos llevamos a todo nuestro “clan” con nosotros (Se dice que junto a cualquier persona siempre viajan todos sus ancestros).

¿En qué me convierto si me atrevo a construir el árbol genealógico?

Según dice Marianne Costa, en todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construirlo…Hacemos este trabajo del árbol para deshacer la identificación con el clan y poder salir de él. Se sale del yo familiar, para ser el yo auténtico.

¿Qué es lo que puede frenarnos en esa búsqueda?

Las resistencias, como reacciones de defensa. Cada vez que nosotros “movemos algo” nuestro clan también se mueve por efecto del inconsciente familiar que trata de reequilibrar la situación. En muchas ocasiones no queremos cambiar porque nos identificamos más con la identidad que nos dio el árbol que con la propia, porque además, pensamos que si cambiamos van a dejar de querernos.

¿Cuál es la primera pregunta que he de formularme si quiero construirlo?

Lo primero que tenemos que descubrir es “la trampa” de nuestro árbol genealógico. Preguntarnos ¿Cuál es nuestra finalidad en este momento de nuestra vida? La respuesta apuntará a las prohibiciones de nuestro árbol genealógico.

Si digo que mi finalidad hoy es desarrollar mi creatividad…

Significa que tu árbol te lo prohibió. En familias muy religiosas, se bloquea la creatividad, porque está asociada al diablo. El inconsciente familiar guarda el recuerdo de la caza de brujas.

Empecemos por el principio, la información que voy a necesitar.

Nos centraremos en nuestros hermanos, padres, tíos, abuelos con sus hermanos y bisabuelos. En primer lugar deberemos dedicar un tiempo a la recogida de datos sobre cada uno de ellos.

¿Qué datos básicos he de averiguar?

Nombre y apellidos. Fechas de nacimiento, y casamiento y muerte. Causa exacta de la muerte. Profesión. Hijos muertos, abortos voluntarios e involuntarios. Enfermedades y acontecimientos importantes (ruinas, éxitos, divorcios, secretos, anécdotas curiosas, accidentes, cambio de país, cárcel, violación, etc.) Tener una idea de la relación emocional que nuestros padres tuvieron con sus padres cuando eran niños.

¿Es algo cuadriculado?

Las relaciones internas de un árbol genealógico son misteriosas. Para comprenderlas es necesario entrar en él como en un sueño. No hay que interpretarlo, hay que vivirlo.


EL ARBOL GENEALOGICO Y SUS NUDOS
¿Qué son los “nudos”?

En palabras de Marianne Costa, los nudos son miedos cristalizados que pueden desembocar en neurosis”. Un nudo es un espacio donde hay miedo, para tratarlo hay que abrirlo como si se tratara de una puerta cerrada.

¿Cuándo empiezan a manifestarse?

Todo niño recién nacido es un genio en potencia, aunque en general pronto empiezan a establecerle límites. Los límites que se imponen crean “falsas identidades” que impiden su expansión.

¿Cómo se generan esos límites o nudos?

Con prohibiciones desde la familia, también con la educación recibida y con el peso de la cultura de cada lugar.

¿Cómo se deshacen?

Actuando con suavidad, intentar manejarlos y que no sean ellos los que dirijan nuestra vida.

¿Una familia perfecta es garantía para no tener nudos?

Dice Alejandro Jodorowsky que no existen las familias perfectas; por el contrario, toda familia es una trampa, incluso las de los hombres iluminados.

Por ejemplo…

-Al salir del vientre materno el feto busca al padre, y si no hay padre habrá patología, ya que nuestro destino se va conformando desde nuestros primeros pasos.

-Si a la hija le pusieron igual nombre que a la madre, estará en incesto (figurado) con su padre.

-Cuando a una hija le ponen el nombre de su abuela paterna, su padre esperará que su hija sea tan “grande” como lo fue su propia madre.

-Si te llamaron María o José, esperan de ti castidad y pureza.

-Cuando los padres querían un hijo varón pero tuvieron una niña; en esta situación la muchacha, cuando crezca, se negará a sí misma el placer como mujer.

¿Donde está la clave?

La clave consiste en investigar los nudos de nuestros árboles genealógicos para evitar repetir los errores de nuestros antepasados. Las neurosis que padecemos debemos tratarlas con la potente medicina psicomágica.

¿Cuáles son los patrones más repetidos dentro de un árbol genealógico?

Alejandro Jodorowsky lo explica muy bien: “esos patrones se llaman núcleos, cuando se prohíben y no se realizan se llaman nudos”. Son los siguientes:

-Nudo incestuoso
-Nudo narcisista
-Nudo homosexual
-Nudo sadomasoquista
-Neurosis social.

Son muchos nudos…

Indica Alejandro Jodorowsky que el ser humano va transitando por ellos, o los va deshaciendo y entonces las amarras al pasado se evaporan. Freud llamó a eso la novela familiar porque es como una novela, con muchos problemas distintos.

¿Deshacemos los traumas usando la psicomagia?

Mediante el acto psicomágico realizamos metafóricamente lo anhelado y nuestro inconsciente acepta la réplica. Entonces los traumas se disuelven, con una eficacia tal que la psicomagia puede ahorrarnos años de psicoanálisis.

Pero supongo que hay reglas que seguir

La psicomagia exige ajustarse a ciertas normas. Así, cuando el “psicomago” te ofrece una fórmula para liberarte de algún problema, dicho acto no puede variarse en ningún detalle, ya que el inconsciente aprovechará cualquier resquicio para escapar.

¿Cuál es la ley del árbol genealógico? Si es que hay alguna…

Es la ley de la repetición, y en caso de que no nos liberemos de la cadena mediante el acto psicomágico, estamos condenados a repetir los errores de nuestros ancestros.

No hay comentarios: