miércoles, 27 de abril de 2011

Constelaciones familiares, una llave terapéutica

Constelaciones familiares, una llave terapéutica

Nacido en Alemania en 1925, Bert Hellinger realizó estudios en Filosofía, Teología y Pedagogía, y trabajó durante 16 años en Sudáfrica como miembro de una orden de misioneros católicos, dirigiendo varias escuelas superiores. Posteriormente se hizo psicoanalista y a través de diversas técnicas como dinámica de grupo, terapia primaria, análisis transaccional y varios métodos de hipnoterapia, llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar, conocida como Constelaciones Familiares, hallazgo que lo convirtió en una de las figuras más destacadas de la actualidad en Europa y Estados Unidos, en el campo psicoterapéutico.


En el 2001, Hellinger presentó su trabajo en Caracas a través de un taller que, para los participantes, resultó "una experiencia fascinante, profunda, sanadora, revolucionaria y conmovedora en los asuntos que tienen que ver con la curación del alma". Ha compartido y trabajado su novedoso enfoque con cientos de personas en Israel, Argentina, México, Chile, Venezuela, Japón, China, Rusia, EEUU, Alemania, Suecia, Austria, entre otros países.


Actualmente, el Instituto Bert Hellinger tiene sedes en diversas parte del mundo donde de imparte formación en la materia, para la que se ha de tener mucha responsabilidad y profesionalismo a la hora de practicarla.


En Venezuela
Carolina Castillo, fundadora y directora del Instituto Bert Hellinger de Venezuela y directora del Bert Hellinger Institute of Western Pennsylvania, obtuvo como docente el título Associate Degree of Science en Estados Unidos, es terapeuta sistémico y terapeuta en Constelaciones Familiares (certificada por el Instituto Bert Hellinger de Berlín). En Junio de 2001 organizó el primer seminario de Bert Hellinger en Caracas y coordinó el I Entrenamiento Internacional de Constelaciones Familiares con el apoyo del Instituto Bert Hellinger de Berlín. Además, supervisa, coordina y facilita entrenamientos y talleres en toda el área de Latinoamérica y EEUU. Participó en el III Congreso de Constelaciones Familiares en Alemania 2001 y representó a Venezuela en el panel de Latinoamérica en el I Congreso de Constelaciones Familiares en Oaxaca, México, en el 2003, con su taller temático "Miedo al Exito". Participa regularmente en talleres con los más afamados y reconocidos terapeutas alemanes como Gunthard Weber, Bertold Ulsamer, Sthephan Hausner, Harald Hohnen y otros. Sigue su proceso de formación al lado de Bert Hellinger, con quien comparte e intercambia ideas sobre las constelaciones y su evolución. Actualmente escribe su primer libro donde comparte sus experiencias y hallazgos sobre Constelaciones Familiares.


Cómo comprender las relaciones humanas
Más allá de una terapia, las Constelaciones Familiares de Hellinger aportan un nuevo conocimiento para la comprensión de las relaciones humanas a través de los llamados "Ordenes del amor" o conciencia común que existe en un sistema familiar y que vela por el sentido y derecho de pertenencia de cada uno de sus miembros, factor que según Hellinger puede llegar a generar identificaciones e implicaciones sistémicas en las siguientes generaciones, desde el momento en que un miembro de un sistema familiar que ha sido excluido, menospreciado, olvidado, ha tenido un destino trágico o muerte temprana, es representado por otro miembro de una generación posterior, quien asume este rol inconscientemente movido por la "buena conciencia familiar", tomando para sí un destino y una carga que no le corresponde.


Las Constelaciones Familiares trascienden el ámbito terapéutico y se entrecruzan con los Derechos Humanos pues sus paradigmas aportan una semilla más para el logro de la paz y bien vale la pena el esfuerzo de construir una cultura para la paz, formadora de valores ciudadanos que resalten el amor, el respeto, la tolerancia, la equidad, igualdad y humildad, a través de los "Movimientos del Alma" que conllevan a la reconciliación.


Hellinger considera que urge la necesidad de tomar decisiones políticas más humanas en el mundo frente a la prueba de las consecuencias, así como trabajar para las generaciones que vienen con el fin de prevenir que los niños tengan que padecer el rencor de los destinos dolorosos.


Las Constelaciones Familiares
Poderosas y profundas conexiones unen a cada individuo con su familia a lo largo de una o varias generaciones, especialmente con aquellas que han sido afectivamente significativas, creándose un vínculo de amor y lealtad entre sí. Pero ocurre que lo que una generación dejó sin resolver, le tocará de manera inconsciente e inocente a la siguiente hacerlo, dejándoles atrapados en asuntos que no son de su responsabilidad. Se trata de la transmisión transgeneracional de los problemas familiares que crean una cadena de destinos trágicos, ya que los problemas no resueltos y las injusticias cometidas con generaciones anteriores dentro y fuera de la familia, van afectando a generaciones siguientes, expresándose de diversas formas: a través de enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad de encontrar pareja, comportamientos conflictivos con algún miembro del sistema familiar; etcétera.


Pero mediante la configuración de la Constelación Familiar, sin embargo, pueden revertirse los males utilizando el mismo amor que enfermó para sanar. Al hacer emerger las lealtades invisibles y tener conciencia de éstas, los asuntos familiares pendientes se completan, dejando a cada persona con su propia responsabilidad y su digno lugar en la familia. Al lograr expresar los sentimientos y sensaciones que reflejan auténticamente a la persona a quien se representa, aun sin haberle conocido previamente, se restablece el "Orden del Amor" y se rompe la cadena de los destinos trágicos.


Este método de trabajo es individual y no requiere la presencia de la familia, ya que un sistema familiar se puede trabajar a partir de uno de sus integrantes, pero se puede realizar también en grupo con la intervención de personas interesadas que sirven de representantes de una familia para resolver un caso.


El trabajo de Constelaciones Familiares es de gran utilidad para profesionales relacionados con el campo de la Psicología, trabajo social o comunitario, Sociología, Medicina, Educación y Leyes, Comunicación Social, Ciencias Sociales, Literatura y otras áreas donde se aborden temas de violencia intrafamiliar, embarazo adolescente, enfermedades psicosomáticas, Derechos Humanos, derechos reproductivos, salud, justicia, sexualidad, adicciones, sida, migración, violencia política, cambios de leyes; entre otros.


¿Cuál es el radio de acción de esta terapia?
Es aplicable para la comprensión y sanación de todos los ámbitos humanos, a saber:


-Salud Pública:
Enfermedades recurrentes en la familia, adicciones, accidentes, enfermedades crónico-degenerativas, muertes tempranas; etcétera.


- Salud reproductiva:
Cáncer de la mujer, esterilidad, bebés fallecidos, relaciones importantes antes de la unión, violación, abortos, sida, embarazos no esperados, muerte de la madre durante el parto; etcétera.


- Violencia intrafamiliar:
Personas difamadas, nuevas uniones, medios hermanos conocidos o desconocidos, divorcios difíciles, hombres violentos, mujeres maltratadas, secretos familiares, hijos no reconocidos, abuso infantil sexual, físico y psicológico; etcétera.


- Violencia política:
Personas desaparecidas, torturadas, prisioneras, muertas en guerra, guerrillas o asesinadas. Personas que emigraron o que estuvieron en riesgo de muerte, fortunas mal habidas, perpetradores en la familia, discriminación étnica, sexual, religiosa.


Fuente: eluniversal.com

No hay comentarios: