lunes, 16 de febrero de 2009

MITOS Y LEYENDAS DEL PERU

MITOS Y LEYENDAS

LA LEYENDA DEL CACARAMA

En Capellanía, hace mucho tiempo, una pareja de esposos tenían un hijo. El papá era muy consentidor y satisfacía todos los caprichos del hijo, mientras que la mamá censuraba al padre por tomar esta actitud. Cuando el hijo ya era adolescente y tenía 16 años, comenzó a preguntar insistentemente por dónde nació. Por supuesto que la mamá no tenía intenciones de satisfacer la curiosidad del hijo, pero el papá presiona a la madre para que le diga la verdad al hijo. Entonces, contra su voluntad la madre le enseña por dónde nació. Este sacrilegio provocó un castigo: el hijo se convirtió en un pájaro negro y grande que cantaba ca, ca, ca, y que se comía a la gente que transitaba entre Huambacho y Nepeña. Alarmados, los huambacheros preparan sus escopetas y con balas de acero hieren al pájaro que de inmediato se convirtió en el malvado hijo, ya convertido en un hombre. Para evitar que haga más daño, lo encadenaron a un fuerte algarrobo que estaba cerca a la Veta Colorada (Cerro Azul), que antes era el camino que permitía salir del valle de Nepeña rumbo a Casma, porque esta zona está alejada y deshabitada. Luego de cierto tiempo murió el hombre, pero la leyenda ha persistido con energía.

Otra versión dice que el hecho fatídico sucedió cuando el hijo era todavía un púber y tenía 13 años. Ante la pregunta del hijo, la madre le da un cocacho, y el hijo comenzó a llorar. Al ver llorar al hijo, el padre golpea a la madre y la arroja al piso y, a la fuerza, le muestra a su hijo por dónde había nacido. El diablo los había tentado y, a consecuencia de su maldad, padre e hijo se vuelven locos. Como el hijo era agresivo, lo amarran a un algarrobo en la Veta Colorada donde murió sin recuperar la razón. Pero su espíritu se convierte en un pájaro negro llamado cacaramá cuyo canto decía "ahayy". Los vendedores de pescado, que iban de Samanco a Moro, lo escuchan cantar. El pájaro parecía cantar lejos, pero en realidad estaba cerca. Atemorizados, los pobladores lo persiguen y lo matan a balazos, cayendo el pájaro de un algarrobo. Era un ave desconocida, como un buitre.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EL HIJO DEL ESTANQUE LIMA

Una anciana llamada doña Chumi vivía en Huacatambo y pastaba sus vacas en el Estanque Lima. Cierto día, al regresar a su casa, ya tarde, oyó llorar a un bebé al que habían abandonado en ese lugar. Ella lo recogió y crió como si fuera su hijo, pero el niño siempre estaba triste y no jugaba. Siempre decía: "yo no soy de aquí, soy de otro mundo y mi madre me llama".

Cuando cumplió 16 años, decide irse, entonces Chumi le contó la verdad de su origen. El joven escogió un día de luna llena para alejarse. Chumi lo acompaño y van por el callejón que conduce al estanque, pero el joven le dijo: "quédate aquí, no voltees y yo te recompensaré". Pasa mucho tiempo hasta que a lo lejos se le ve bajar con dos llamas que tenían ojos de oro que despedían llamas, pero como Chumi había volteado a mirar, las llamas huyen. El joven se acerca y le increpa por haber volteado, "ya perdiste lo que te ofrecí", dice. "Adiós" dice el joven y se sumerge en la laguna, mientras Chumi llora, quien ahora tiene la certeza de que el joven era un duende hijo del estanque.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EL FANTASMA DE JAYANCA


Esta historia ha sido recogida de varios medios de prensa nacional que cubrieron los hechos inexplicables en este pequeño poblado del norte peruano.

El martes 14 de diciembre del 2004 se publicó una noticia que conmocionó a la población y movilizo la prensa Nacional y extranjera: Fenómenos paranormales se habían desatado en Jayanca - Trujillo.
Antecedentes:

El caso nos lleva esta vez hasta Jayanca, un pueblito situado a hora y media al este de Chiclayo, lugar en donde los pobladores son declarados creyentes de los fenómenos paranormales, la casa en cuestión lugar de los sucesos, queda en la calle Elías Aguirre 148 - Jayanca - Lambayeque. Hasta nuestra redacción llego la noticia de que dicho fenómeno registrado el último 12 de Diciembre no ha sido el único en la zona, pues algunos vecinos afirman que un policía y su hija, tuvieron que mudarse porque sintieron que “alguien” movía objetos. No precisan el detalle del lugar ni la fecha de ocurrido el anterior suceso.
Los hechos
Carlos Montes, quien trabaja como pequeño comerciante llegó con su esposa María Elena García Lizama y su familia procedente de Jaén el 1ro de Diciembre, una vez allí deciden alquilar un pequeño inmueble de dos pisos de la calle Elías Aguirre 148. Aparentemente todo iba bien durante una semana, hasta que el Domingo 12, día en que estaban además de ellos dos, sus cuatro hijos, dos de sus sobrinos y su padre postrado en cama, empezaron a ocurrir cosas anormales en el segundo piso de la casa.
Lo primero que aseguran fue que vieron moverse por sí solos algunos objetos de uso personal, una botella de alcohol y un paquete de algodón como si alguien los trasladara.
Enseguida llamaron al Sr. Toribio Acosta, el vecino más antiguo de la zona, quien decidió permanecer en la vivienda para comprobar lo relatado. Bastó solo veinte minutos para que el Sr. Acosta reafirme que hechos inusuales ocurrían en la vivienda. Sorprendido comprobó que el sobrino de la familia Montes García, Víctor García Sánchez, adolescente de 14 años, se había convertido en el blanco preferido de la extraña fuerza que no se cansaba de lanzarle objetos. Incluso cerca de la medianoche el menor despertó porque sintió que alguien lo tomaba del brazo.
A partir de allí una misteriosa fuerza se desencadenaría, como lo cuenta María García:
"Y en la noche ya se agravó la cosa, hubo apagón, comenzó a tirarnos los limones, nos tiraba con lo que encontraba, entonces de la cocina, ya nos hemos venido para el cuarto, pensando que ya no nos iba a seguir, a mi papá también lo atacó tirándole limones y una serie de cosas, de un estante que tenemos nos tiró una muñeca, de allí comenzaron a volar medias, unos shorts y una serie de objetos. Parecía algo diabólico. Nosotros no veíamos nada, solamente los objetos, ninguna persona, ninguna sombra... ...sólo piedras, zapatos, limones y otros objetos que iban de un lado a otro, estrellándose contra mis hijos, mi sobrino y mi padre que esta postrado en una cama".
Los aterrorizados inquilinos se vieron obligados a llamar a la policía. Precisamente el técnico de segunda PNP Mario Hoyos y dos efectivos más fueron al día siguiente, es decir, el lunes 13 de Diciembre. La fuerza desconocida seguía arrojando hacia la sala y cocina limones, piedras pequeñas y hasta una llave metálica de quince centímetros. Si bien el fenómeno comenzó a registrarse durante la noche, ahora lo hacia a cualquier hora del día y a vista y paciencia de quien se encontrara presente.
Los efectivos policiales también pudieron comprobar hechos insólitos, los que nunca tuvieron explicación, el efectivo que hizo el parte policial bosquejó lo que ellos pudieron comprobar:
"Uno de mis colegas de apellido Ramos cometió el error de hablar en voz alta y retar al fenómeno, que en respuesta le lanzó una papa y algunas pepas de ciruela. Yo sentí que me sacaban la billetera".
El gobernador Luís Samanéz, que llegó junto con la policía también fue atacado por la misteriosa fuerza: "fueron atacados con piedras y objetos que volaban por el aire, pero sin ver a nadie", informó la señora.
Lo siguiente que hizo la familia fue llamar al sacerdote para bendecir la vivienda. Sin embargo este se disculpó alegando que tenía muchos compromisos pendientes y que no podía asistir. A la insistencia de los vecinos para que acuda el párroco de la zona, este se negó aduciendo que el hecho no tiene relación con los principios doctrinales de la Iglesia.
El Médico José Silva, jefe de la unidad médica de Jayanca, quien también se hizo presente en la vivienda comprobó como muchos el movimiento de objetos, tal como narra de sus propias palabras:
JS: Ya me iba y no había nadie arriba, revise debajo de las camas, al momento que yo estaba bajando, escuche un impacto de nuevo, arriba hay un ropero, cuando subimos de vuelta había un desarmador.
24 Horas: O sea le lanzaron un desarmador
JS: Si, un desarmador, y después fue un lapicero. Eso es lo único que pude constatar, después, objetos que yo haya visto volar no, pero si escuché un impacto y vi objetos que no estaban en su sitio, se habían movido.
24 H: ¿y no había nadie más?
JS: No, no había nadie.
La familia, en su desesperación por hallar la causa a los presuntos fenómenos paranormales, tapió la ventana del segundo piso de su casa, la cual corresponde a la habitación desde donde les lanzan objetos, para evitar que alguna persona esté ingresando por ella para asustarlos. Además mutilaron un viejo tamarindo cerca al inmueble, porque según la creencia allí se esconden los duendes y en la familia, dos de los niños no están bautizados.
No fue solución desocupar el segundo piso, donde se encontraban los cuartos y venir a dormir a la sala en el primer piso, ya que los objetos bajaban desde la segunda planta y aterrizaban sobre las cabezas de los inquilinos, así que decidieron mudarse a la casa de un familiar hasta que el fenómeno desaparezca. Acto seguido los vecinos echaron azúcar y sal en la casa, porque se cree que de esa manera se espantan los fantasmas.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


LLEGAN LA PRENSA, LOS BRUJOS Y LA IGLESIA CATOLICA


Los extraños sucesos se difundieron horas después en todo Chiclayo. Hablaban de duendes, de seres sin cabeza, de monedas que arrojan desde el techo de la vivienda. Un equipo de 24 horas de Panamericana TV, El Comercio en Lima, AFP y Prensa en general de Chiclayo viajó hasta la casa de Jayanca para comprobar los hechos.


Allí los reporteros también fueron testigos del extraño fenómeno, luego de que el miércoles 15 de Diciembre, a uno de ellos, un reportero gráfico de un diario local fuera impactado con una pepa de ciruela cerca del ojo derecho y otro casi recibe un golpe con un trozo de yuca.
Y como es costumbre cada vez que sucede algo paranormal, los chamanes de diversas zonas se congregaron para realizar una limpieza. Habían ofrecido "limpiar" la vivienda y "alejar al fantasma para que descanse en paz". Tal es así que el mismo 15 de Diciembre un curandero intentó ingresar a la vivienda para realizar sus rituales, pero sus inquilinos lo obligaron a retirarse. Lo que exigían los inquilinos era al representante de la iglesia Católica. Ante la insistencia de los pobladores del distrito de Jayanca, el miércoles 15 de diciembre el sacerdote Orestes Millán aceptó realizar una ceremonia para alejar el extraño fenómeno. El religioso esparció agua bendita por toda la casa, especialmente en la sala y la cocina.
El caso llego hasta el Padre José Manuel, Vicario General de la Diócesis de Chiclayo, que asegura en entrevista que mientras se tenga fe en Dios, ningún aparecido, duende o fantasma, podrá contra el hombre, recomendando a la familia Montes García mucha oración, fe y entrega a Dios.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


LOS MOTIVOS DE LOS MOVIMIENTOS DE LOS OBJETOS


Los hechos no son muy claros al respecto, por un lado AFP informa que en la casa falleció una mujer y desde ese momento "penan en la casa", sin embargo, las otras agencias noticiosas no corroboran esta información y aducen otros motivos, uno de ellos es que según algunos vecinos de la zona, en esa vivienda se hacían practicas abortivas y por eso penan en la casa. Otros manifiestan que se trata de un alma que no encuentra descanso y otros que un duende travieso está haciendo de las suyas.
Hay otro grupo de moradores que culpan a los obreros de una empresa dedicadas a cavar zanjas para establecer el servicio de alcantarillado. Ellos pusieron al descubierto una osamenta sin cabeza presuntamente de una dama, mientras excavaban una zanja para el desagüe, dicha osamenta fue dejada allí tapada con unos plásticos. Según aducen la interrupción del sueño eterno de esta momia habría provocado la aparición de los fantasmas en la casa ubicada a solo tres cuadras de distancia.



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EL CAYADO DE VIRACOCHA

Viracocha fue siempre recordado por los incas como un Dios benevolente, portador de cultura y muy poderoso. En una de las muchas leyendas que aluden a él se menciona un arma en forma de cayado, cuyo poder es ostensible. Al parecer, los acontecimientos habrían tenido lugar en la actual localidad de Caxha, cuando sus habitantes decidieron matar a Viracocha, molestos por su “vestimenta y su porte tan extraño”. Pero, dejemos que el relato corra por cuenta del historiador Pedro Sarmiento de Gamboa:

“Ya habían empuñado las armas contra él, cuando, enterado Viracocha de sus perversas intenciones, se arrodilló en un lugar llano, y elevó las manos plegadas y la mirada al cielo; y de lo alto llovió fuego sobre quienes estaban sobre la montaña y quemó todo el paraje; tierra y piedras ardieron como paja. El terror se apoderó de los malvados perseguidores ante aquel espantoso fuego, y corriendo se abalanzaron a donde estaba Viracocha, arrojándose a sus pies en demanda de gracia”

“Viracocha – continúa narrando Sarmiento de Gamboa - , ganado por la compasión, fue al fuego y lo apagó con su cayado. Pero el monte quedó calcinado y las mismas piedras se habían quedado tan ligeras como consecuencia del enorme calor del fuego, que un hombre podía llevar ahora fácilmente alguna que habitualmente no podría haber transportado un carro, lo cual se puede hoy constatar. Y es cosa prodigiosa de este paraje y monte, que todo haya quedado arrasado en un cuarto de legua; se encuentra en la provincia de Collao.”

Supondremos aquí que las comparaciones con los acontecimientos de Sodoma y Gomorra son “odiosas” y en cualquier caso innecesarias, pero es seguramente cierto que la conflagración que menciona la leyenda no salió de una “fogata de campamento”…Y como sea, es bien evidente que el cayado utilizado por Viracocha encerraba un altísimo poder con el cual pudo desencadenar de inmediato un pavoroso infierno así como sofocar el fuego al momento. No es por lo tanto, según parece, simplemente antojadizo el motivo que bellamente adorna el friso de la magnífica Puerta del Sol en la enigmática ciudad de Tiwanacu - “que construyeron en una noche” - , con sus raros seres provistos de alas y con cabeza de gavilán, presididos por el gran dios que sostiene dos cetros que simbolizan su supremacía y cualidad celestial.

Desafortunadamente, es seguro que nunca jamás encontraremos un solo instrumento de ese tipo dejado en alguna parte por dioses o entrenados olvidadizos, puesto que si la cosa es como dicen los “magos” varita en mano…no hay…”nada por aquí, nada por allí”. Y aunque ello bien pueda sonar a broma, no es en ningún caso una ironía…



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIAGNOSTICO DE ENFERMEDADES A TRAVES DEL CUY DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UN MEDICO PERUANO


El siguiente relato es extraído del libro “Ser médico en el Perú” del Doctor Ciro Maguiña.
Era agosto de 1979, un grupo de alumnos de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, constituido por estudiantes de medicina, Odontología, Enfermería, Psicología y el suscrito fuimos invitados a hacer una actividad comunitaria en la antigua comunidad llamada Acopara, ubicada en el distrito de Huántar, departamento de Ancash, a ésta nos acompañó el promotor de salud de dicho caserío Sr. Manuel Nexer.

Los estudiantes hicieron un interesante trabajo de diagnóstico situacional de las principales enfermedades de dicha comunidad; así mismo, comenzaron a atender diversas molestias, especialmente el futuro Odontólogo Sr. Victor Huanambal apoyó con la extracción de dientes de numerosos pacientes campesinos, así como en otros procedimientos, le faltaron manos para ayudar a estos humildes campesinos, ante el agotamiento de la anestesia, a muchos de los pacientes se les extrajo algunas piezas dentarias, para mitigar el dolor los campesinos usaban el masticado de la coca “ chacchado”, lo que permitió tener “in situ” un anestésico tópico local.

Durante esos días tuvimos ocasión de visitar otras comunidades como Yurac-Yacu, Chucos, Uranchacra, etc. Constatamos como estos campesinos tenían diversas costumbres muy antiguas heredadas de las antiguas tradiciones de culturas como los Chavín, Yaros, Recuay, Huaylas, Pincush, etc., como son las jornadas Comunitarias agrícolas, las asambleas comunales para la toma de decisión, el uso de plantas medicinales ancestrales, etc.

En la encuesta del diagnóstico situacional de salud detectamos los problemas usuales de las poblaciones pobres de las comunidades rurales; tales como enfermedades respiratorias agudas, diarreicas, parasitarias, etc. Vimos casos ocasionales de la verruga peruana en niños procedentes del caserío de Olayán, lo cual nos llamó la atención por ser de una zona de más de 3,000 metros de altura.

Atendiendo a los pacientes, tuvimos ocasión de ser solicitados a atender a un enfermo especial, era el hijo de una persona muy cuestionada en esa comunidad, dicha señora de 50 años era una “curandera bruja”, quien acudió y conversó con nosotros. En su quechua nativo, ella nos comunicó que su hijo de 18 años estaba hace meses enfermo, con baja de peso, fiebre, bultos en el cuello (adenopatías o ganglios) “tosía” sangre viva y con los remedios caseros que ella le había administrado no mejoraba. La evaluación clínica realizada nos planteó como probable diagnóstico que éste padecía de tuberculosis pulmonar y ganglionar, por ello le indicamos a su madre que requería tratamiento médico.

Se sorprendió de este diagnóstico y murmurando sola decía que su hijo tenía una enfermedad de “brujería o de daño” causada por las malas gentes de su comunidad. Ante dicho problema y para que la madre pudiera entenderme mejor, le puse mi estetoscopio en sus oídos para que escuchara los ruidos y soplos del pulmón del enfermo. Al escuchar dichos “raros ruidos”, la curandera bruja cambió sorpresivamente de actitud, nos comunicó que lo que había “escuchado” en nuestro estetoscopio quería verlo en el cuy.

Todo el grupo de estudiantes y el suscrito fuimos a su casa de campo, ubicado a 30 minutos de la comunidad y observamos en silencio la famosa técnica de la “Soba del cuy”, esta procede de la medicina tradicional incaica. Primero mandó pedir un cuy negro adulto, luego en forma simbólica pasó suavemente el cuy por todo el cuerpo, tórax anterior, posterior luego de 25 minutos sacrificó al cuy y comenzó a disecar lentamente con sus manos al animal muerto. Todo el grupo de estudiantes junto conmigo nos sorprendimos al ver que en los dos pulmones del cuy existían lesiones hemorrágicas y sangrantes, como si estuvieran dañados.

Para mí fue una sorpresa los hallazgos del cuy muerto y hasta hoy en día sigue siendo un misterio, no tengo una manera científica de explicarlo. Durante los 25 minutos que hizo la soba del cuy, la curandera no hizo ninguna maniobra de trauma o golpe sobre dicho animal.

La curandera al ver los hallazgos en el cuy, dijo en quechua, usted doctor tiene razón, mi hijo está enfermo del pulmón, tal como escuché en su aparato.

Concluido el acto, la curandera aceptó que su hijo sea tratado con medicamentos antituberculosos que teníamos en el Centro de Salud de San Marcos, así lo hicimos durante los ocho meses posteriores y su hijo mejoró con la terapia instalada.

Ese día y esa noche todo el grupo de estudiantes y nosotros conversamos y especulamos ansiosos el fenómeno vivido ¿como era posible que el cuy haya servido como diagnóstico de la enfermedad del paciente? En realidad, ¿los curanderos incas tenían razón al usar esta terapia?, ¿fue una casualidad?, ¿coincidencia?, ¿fue una manipulación de la curandera para engañarnos? en realidad, no tenemos una explicación de este suceso. Solo la ciencia y los avances de la medicina podrán explicar esta famosa “cura o soba del cuy”.

Las distintas y diversas culturas pre incas e Inca poseían una medicina, la cual era empírica, con un fuerte componente mágico religioso, no poseía base científica, tal como ocurrió con otras importantes medicinas antiguas como la China, Egipcia e Hindú. Pero en algunos aspectos tuvo un mayor desarrollo que la medicina europea que trajeron los conquistadores, entre ellas tenemos:

Las técnicas de aseo e higiene, las trepanaciones, el uso de plantas medicinales como el árbol de la quina (quinina) para tratar las fiebres, la coca, uña de gato, la ipecuacana (emetina) para la disentería, el san Pedro, etc., el desarrollo de los hueseros, de los psicoterapeutas andinos.

Entre las técnicas empíricas usadas por los “curanderos” incas existen métodos como la ancestral “soba del cuy”, que hasta hoy sobreviven en muchas comunidades rurales de la Costa y de la Sierra.

Muchos escritores han hablado de esta técnica de “soba del cuy” practicada por los curanderos y han mencionado de su uso, tanto como para el diagnóstico como para la terapia de muchos males, pero sólo son referencias verbales anecdóticas y siguen siendo todo un misterio para los que creemos en la medicina tradicional peruana.

Estando en Huaraz, conversamos con otro colega médico, que nos relató otro caso de un paciente con un dolor abdominal severo y en el que otro curandero de dicha zona aplicando el cuy pudo diagnosticar un cuadro obstructivo intestinal que se corroboró cuando el paciente fue operado en el Hospital de Huaraz.

Esta experiencia vivida con los estudiantes de la Universidad Peruana Cayetano Heredia nos sirvió para reflexionar cuan compleja e interesante son las comunidades indígenas de nuestros andes peruanos, lo valioso e interesante del saber popular y los remedios caseros.

Comprobamos los límites que tiene nuestra ciencia occidental y la necesidad de profundizar con mucha mayor acuciosidad los diversos fenómenos que se emplean en las diversas terapias de las medicinas alternativas, lo importante es tener una mente abierta a todos los procesos de la vida y no encerrarnos solo sobre nuestra ciencia moderna.

El dogmatismo a todo nivel: político, ideológico, cultural, científico es muy negativo, por ello los diversos procesos como: la soba del cuy, el shukake (especie de Jaqueca), el mal de ojo o el ojeado, la terapia de ayahuasca y otros fenómenos deben ser estudiados a mayor profundidad.

1 comentario:

George dijo...

Es maravillosa la ciencia nativa en vase a lo que sabemos es veridica por vivencias desde la infancia. Igual la cura de deareas, fiebres y vomitos a los ninios, que al oscutarlo el medico y no encontrar nada esplicable, solo prescribe una aspirina y reposo, pero los problemas persisten. Costumbre es que los o las viejas digan que es " Mal de ojo " y hay que sacarselo. Para esto usan un huevo que se lo pasan por todo el cuerpo al ninio y rezandole . El resultado es que se le quita la fiebre, la dearrea y vomitos. El curandero vacia el huevo dentro de un vaso con agua y ahi ensenia un ojo viendose burbujear el contenido del huevo por que absorvio el exceso de energia de ese cuerpecito que absorvio esa energia que emanava de la mirada del que la transmitio logicamente sin intencion mala alguna.Logico no es un ojo pero si la forma que tiene.Eso es simplemente el "Embrion " del huevo. El Curandero dice que ahi esta el "mal de ojo" y ya esta curado.Quizas en epocas inmemoriales nuesros ancestros sabian mas de este mal y conocia la cura.. misterios que quedan en el tiempo. Ahora la esplicacion que aun la ciencia duda en aceptar esto...Si el ninio estaba recargado de energia por lo que estos desordenes organicos era producto de eso.Pero referente al "mal de ojo" es parte cierto, por que al ser atraidas las miradas hacia el ninio, mucha gente sin saberlo transmiten energia al ninio ocasionandole esas molestias. Esto se llama transmicion energetica y la prueba es que podemos dominar a una persona adulta si nos consentramos al mirarla, muchas o la mayoria de las veces es algo instintivo sin darnos cuenta.Quizas es lo que se denomina como el "sexto sentido" Somos generadores de energia ( electricidad ) y al igual absorvemos energia del medio ambiente. E ahi la intringulis que se les presenta a la ciencia convencional.Por eso es que hoy en dia se da mas importancia a esos "fenomenos " que existen y es necesario ahondar mas por el bien de la humanidad. Es epoca de cambios y dejar ese falso orgullo uniendo la ciencia y la medicina ancestral que aporta hoy en dia soluciones a la mayoria de los males que la ciencia medica no puede curar y sin tener reacciones colaterales daniando el sistema organico. En muchas partes para evitar el mal de ojo, colocan un cintillo en la munieca del brazito del ninio o le ponen un pedazito de algodon igual de color rojo en la frente, para que las miradas sean atraidas por esos colores y resten ese poder energetico que pudiese ocasionar el consavido " Mal de Ojo ".