sábado, 14 de marzo de 2009

Historia y Fundamentos de la Psicoterapia Psicoanalítica a Través del Arte (Parte I)

Historia y Fundamentos de la Psicoterapia Psicoanalítica a Través del Arte (Parte I)
Sigmund Freud escribió 22 trabajos sobre arte, creatividad y cultura. La palabra estética aparece 48 veces en un total de 28 trabajos. La interpretación de los sueños, esa genial iluminación, fue elegida como una de las grandes obras del siglo XX.

Por Daniel Malpartida

La plica que acompañaba a la primera edición de la “interpretación” decía, “flectere si nequeo, Acheronta movebo”, que según los entendidos puede traducirse: si no puedo doblegar a los dioses sacudiré el Aqueronte (el río del infierno en la mitología griega).

Freud admiraba desde su juventud al hombre, al poeta, al investigador nacido en Francfort. La historiadora del arte Nelly Perazo, anota más de cincuenta citas de Goethe realizadas por Freud a lo largo de su obra y consignadas tanto en el ámbito clínico como el del psicoanálisis aplicado. Detrás de sus palabras, reconocemos la indiscutible influencia de aquellos genios del arte y la cultura que conformaron un movimiento que resplandeció en Europa y que de forma anticipada pusieron imágenes y palabra al inconsciente. El Drama de Maximilan Klinger: Sturm Und Drang, traducido como “Tormenta y Pasión”, “Embate y Pasión” o “ Impulso y Pasión” da nombre a un movimiento que desde 1770 se hace oír al estremecer la sólida arquitectura cultural de Neo Clasicismo y al instaurar por primera vez él yo del artista en oposición al mundo externo. Advierte, por su boca de tormenta, que el tiempo lancinante del Romanticismo ha llegado.

En sus cartas de juventud, escritas entre los 17 y los 21 años, período casi desconocido, encontramos una lista fundante, los grandes nombres y fantasmas del romanticismo que lo acompañaran como centinelas de una vocación literaria jamás abandonada. A lo largo de su historia y de su obra, sumará a esta lista inicial unos pocos nombres más, la mayoría románticos. En sus cartas de juventud, laten latentes los grandes conceptos, iluminaciones e inclinaciones tanto clínicas como artísticas que transformarán para siempre la visión del hombre.

Si uno se pregunta dónde estuvo el inconsciente antes de Freud, la respuesta es que se encuentra en el paradigma subjetivo del romanticismo que ejerció una influencia decisiva en su obra.

Recordaré que Freud coleccionó aproximadamente 3.000 objetos de arte e hizo circular el concepto de objeto psicoanalítico, cuya característica fue tomada casi al pie de la letra por el movimiento dadaísta, el surrealista y al denominado arte out sider.

Desde el inicio de su obra, Freud declaró su admiración y su deuda para con los poetas. Es importante señalar que habla de poetas, de poiesis, que son los que traen algo nuevo al mundo. En los estudios sobre la Histeria, donde por primera vez utiliza las imágenes como observaremos más adelante, declara que los informes sobre los casos que escribía lo aproximaban a la tarea del escritor, escribe como Dichter, es decir como poeta, y es la misma palabra que utilizará muchos años después en su pequeño pero profundo ensayo: El Poeta y los Sueños Diurnos.

Puede decirse que el psicoanálisis se ha ocupado de tres áreas principales de investigación, referida a las artes y la cultura en general.

1.Interés por la biografía del autor. Considerando la obra como una expresión de la persona del creativo. La obra muestra una serie de características del autor, que de otra forma quedarían mudos o enigmáticos. La obra responde a la teoría analítica presentando censuras, proyecciones, desplazamientos, fantasías y la tarea cómo en los sueños consiste en interpretar para demostrar y presentar aspectos ocultos.
2.Otra forma reconocida por el psicoanálisis aplicado es la realización de un análisis de la obra con independencia de su autor. Por ejemplo, el realizado por Freud en la Gradiva de Jensen. En la misma línea de investigación, se encuentra el análisis de una escultura: El Moisés de Miguel Angel (1914)
3.La tercera línea reconocida, se refiere al saber psicoanalítico sobre la creatividad, que Freud aborda en su articulo El Poeta y Los Sueños Diurnos. (1907-1908)

El psicoanálisis aplicado, no necesita la presencia del otro en relación para dar cuenta de los descubrimientos y del proceso que puede confirmarse y re-confirmarse con el analizando. Pero la mayor parte de sus trabajos están siendo actualizados vía los desarrollos de la teoría y de las técnicas psicoanalíticas, como por ejemplo; los psicoanalistas narrativistas, el psicoanálisis vincular, el psicoanálisis relacional y la Psicoterapia Psicoanalítica a través del Arte.


El Uso del arte dentro del proceso Psicoanalítico

Freud, solía utilizar las obras de arte y -en particular objetos- dentro de su trabajo clínico. Esta intervención puede consignarse como una posibilidad en el desarrollo de una psicoterapia a través del arte, o de un psicoanálisis a través del arte.
Es así porque en estos casos Freud hacía uso, por ejemplo, del fragmento de un poema, un dicho, una alusión a alguna pintura o un objeto. Son conocidas las analogías que encontraba entre el psicoanálisis y el arte y con mayor precisión, la analogía entre investigación arqueológica e investigación sicoanalítica.
Debemos revisar una a una las cientos de cartas de Freud, donde se esconden seguramente más ejemplos de utilización del arte dentro de los procesos psicoterapéuticos.

En el cado del hombre de las ratas, Freud cita a Shakespeare para ayudarlo a salir de su ambivalencia o al menos para que se dé cuenta de estos afectos, le recita: “Porque César me amó, lloro por él; porque fue afortunado, regocíjate; porque fue valiente, lo venero; más porque fue ambicioso, lo maté”.

Hay un intento de Freud de utilizar el arte como exploración y medio psicoterapéutico y que lanza los primeros trazos de lo que podría llegar a ser sino un psicoanálisis a través del arte, una psicoterapia a través del arte.
Se trata del caso de la poeta Hilda Doolittle, quien había sido tratada previamente por Mary Chadwinck en Londres, posteriormente por Hans Sachs en Berlín, quien la deriva a Freud en 1933.

En una ocasión, al ingresar a su consultorio, la poeta dirigió su atención a la gran colección de arte que albergaba Freud en su consulta. En la segunda sesión y al percibir el interés de Hilda Doolittle por el arte, la cultura y la arqueología, Freud le muestra el cuarto junto a su estudio. Ella revisa las estanterías y súbitamente escoge un objeto de marfil tallado del estilo vishnú. Son momentos cargados de angustia, ella recuerda entonces una serie de visiones traumáticas que había sufrido muchos años atrás, en una crisis en Corfú.


¿Qué hace Freud? ¿Cuál su ocurrencia? Seguramente -diríamos hoy- contratransferencial. Le dice a la paciente: “esta es mi favorita” y le presenta una pequeña estatua de bronce: vestía un casco y una toga hasta los pies. Una mano está extendida como si sostuviese una varilla o bastón. Esto es perfecto, decía Freud… “sólo ha perdido su lanza…”. La poeta cuenta en su libro que descubrió a Palas Atenea en la mano de Freud.

Lo único que deseo destacar aquí, es el uso que hace Freud de un objeto de arte sobre el que indudablemente se centralizan todos los deseos, las proyecciones, las sublimaciones y -desde luego- las perturbaciones como le sucedió a Hilda cuando escogió el marfil Vishnu, que la remitió a su crisis de Corfu. Palas Atenea estaba más cerca de los dos y representaba una forma conocida para la poeta y para el mismo Freud. Los dos comparten entonces su belleza y su representación.
El uso de objetos de arte continúa dentro del proceso, y así cuando la analizada escogía una estatuilla, Freud la utilizaba como elemento analítico. La paciente observaba las piezas, las tocaba, las acariciaba e iba asociando.

Bien, actualmente es más frecuente escuchar informes o comentarios de psicoanalistas que utilizan las expresiones artísticas, es decir los objetos creados como parte de los procesos. Hoy, los psicoanalistas de todas las latitudes recuren a la poesía como forma de interpretación, a pasajes de novelas e incluidos refranes, frases celebres o dichos extraídos de la sabiduría popular que sirven de modelos interpretativos.
Otros, hacen suyos los nombres de cuadros, nombres de exposiciones, o nombres de obras de teatro... en la idea de avanzar en la apertura de los espacios mentales del analizando. Permiten que los pacientes observen los objetos de arte y al igual que Freud, respetan sus asociaciones u ocurrencias al respecto. Los menos, suelen pedirle a alguno de sus pacientes que realicen un dibujo o una pintura en sus casas y la lleven al campo de trabajo que me adelanto a decir es un espacio para el despliegue creativo. Pero no es lo mismo que trabajar bidimensionalmente o tridimensionalmente de forma continua tal y como se lo demanda un proceso psicoanalítico a través del arte.

Y ya sabemos que psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas sugieren a sus pacientes realizar alguna actividad creativa enviándolos a los talleres de arte cuando se percatan que el trabajo de la palabra no es suficiente.

De hecho, esta situación es la que me llevó a retomar el proyecto de una Psicoterapia Psicoanalítica a través del Arte. El Estudio de Arte y Psicoanálisis nació de esta demanda del entorno. Daré dos ejemplos. Uno de ellos, referido a un colega que me decía que una de sus pacientes ya no quería hablar, y que quería hacer algo más que hablar, tenía un análisis avanzado y en este punto deseaba Hacer algo con sus ideas. Recuerdo claramente que mi colega reconocía que no se trataba ni de resistencias, defensas o caprichos, sucedía simplemente que quería expresarse de otra forma que no fuera tan sólo la palabra.

Un segundo ejemplo se refiere a los alumnos de la carrera de psicología, de psicoterapia, de educación y de arte que siempre se quejaban de que en psicología hablan de creatividad, pero que nadie les decía cómo podía utilizarse o de qué forma.
Preguntaban
¿Cómo funciona el proceso creativo en la psicoterapia? O ¿Cómo se puede trabajar clínicamente con las obras de arte? ¿El arte es en sí mismo terapéutico? ¿Cómo puede ayudar el arte?
¿Lo que hace un paciente puede ser considerado como arte? ¿Cómo podían relacionarse? ¿Cómo podía funcionar la creatividad, el arte con relación a la psicología? Sería fácil dar otros ejemplos, el punto es que se dieron precisamente a partir del año 1998.

Creo que muchos profesionales se dieron cuenta que el lenguaje, la cura a través de la palabra, el complejo fono céntrico, el logocentrismo no era suficiente para un gran grupo de pacientes. Es decir, que estaba ocurriendo aquí lo que en otros lugares. Y porque la palabra no es suficiente, derivaban sus pacientes recurrían a los talleres de arte, donde -a decir verdad- los pacientes encontraban alguna vía para la expresión de su creatividad, y sus problemas, pero también sabemos que esos grupos se transforman en grupos patológicos, porque desde luego no hay en ese espacio el profesional adecuado a las necesidades de estas personas


El Concepto de Arte en Psicoterapia a través del Arte

Es un arte espontáneo, intuitivo, gestual, vehemente, sin reglas, sin canon. El origen del concepto y de la práctica de este tipo de actividad creadora, se origina en el expresionismo alemán, en el dadaísmo, en la primera fase del surrealismo, en el Art Brut en la escuela del expresionismo abstracto y en la escuela del arte informalista europeo.

Es así, debido a la consigna a partir de la cual este tipo de artista hace arte. No obstante, en el año 1972, Roger Cardinal, extenderá la idea hacia lo que denomina “Out Sider Art”. El Arte Out Sider no pertenece ni circula en los espacios tradicionales, en aquellos espacios reservados al arte académico: museo, galerías, centros culturales, museos de Bellas Artes. La circulación de este tipo de arte es paralela.
Los términos utilizados para este tipo de expresión son: “Art Brut”, arte psicopatológico, arte trauma, arte gestual, arte extremo, arte intuitivo, arte de las imágenes del inconsciente, arte de los orígenes, arte gestual y aún podríamos seguir con otras denominaciones que están sujetas a los rigores de la discusión por los especialistas.

Una diferencia interesante, es que es un arte que no va en busca del prestigio, sino de un autoconocimiento y reconocimiento personal, íntimo. Su reconocimiento está vinculado consigo mismo y con el entorno más próximo.
Es de este modo que las producciones -dentro de los procesos de psicoterapia a través del arte- son reconocidas ahora como Arte out Sider.
Es arte out sider el arte que hacen los alumnos que se forman, lo mismo que los pacientes que están en su futuro. Es arte out sider el arte que se hace en la casa, y en las oficinas, en los colegios, en los hospitales. Es aquel arte de los graffitis por esencia anónimos, son los dibujos en el asfalto y las veredas, son las manchas de pintura hechas al pasar.

Ahora bien, el concepto de arte out sider ha avanzado en el siguiente sentido: Varios museos en el mundo están encargándose de la recopilación de este arte espontáneo que puede recopilarse en diversos ámbitos de la ciudad.
Por ejemplo, el Museo de Las Imágenes del Inconsciente, alberga miles de producciones hechas por pacientes y por cualquier persona que pinte y que no participe del circuito tradicional. Este tipo de arte es considerado en varios países como patrimonio cultural.

Y yo creo que de este arte marginado de los bordes, siempre ha influenciado el arte de las galerías. Este arte fresco, ágil y veloz ha sido la base de grandes propuestas visuales que los artistas out sider nunca se encargaron de difundir. La delimitación del campo del arte espontáneo, no sé si tiene alguna ventaja comparativa, debido a que los grandes pintores expresionistas, dadaístas o informalistas, dirían -sin lugar a dudas- que el arte out sider es verdadero arte. Razón suficiente para considerar este tipo de arte como patrimonio cultural.
Es un arte donde no se busca la “perfección técnica”, la tekne griega, sino que la técnica surge con la propia experiencia del hacer.

La primera regla es que para pintar o hacer objetos de arte en el proceso no hay reglas para hacer harte sino libre expresión en la creencia justificada de que todos somos creativos y que todos podemos expresarnos. Es un nuevo paradigma en arte donde todo tipo de arte es posible y es aceptado para lo cual estudiar arte no es ninguna garantía de que podrá expresarse espontáneamente, utilizando la intuición, las ocurrencias, sin analizar lo que está haciendo, es decir dejando llevar al correr de la mano como uno puede dejarse llevar al correr de las asociaciones. Es una liberación de imágenes comprimidas sobre un soporte.
Es un arte que va hacia la autoexploración, auto-observación. En consecuencia se transforma en autoconocimiento. Las reacciones y relaciones respecto al arte, usualmente provienen de la experiencia que en la infancia tuvo o experimentó esa persona. El arte de los adultos se ancla en la creatividad de los orígenes y en las experiencias afortunadas o desafortunadas que vivieron, gozaron o padecieron en el tiempo pretérito.
Historia y Fundamentos de la Psicoterapia Psicoanalítica a Través del Arte (Parte II)
La Psicoterapia Psicoanalítica a través del arte utiliza el proceso creativo, los medios artísticos. Estos es la expresión en imágenes u objetos los que junto a la noción de vínculo tiene una significación central en el proceso psicoterapéutico. Es multimedia en el sentido que puede utilizar las diversas modalidades de hacer arte.

Por Daniel Malpartida

Significa que la persona inmersa en el proceso de transformación responde a cada una de las obras creada a través de una reflexión e insight que incrementa su desarrollo personal, apunta al adueñamiento de las imágenes y contenidos inconscientes puestos en visibilidad y en consecuencia a la superación de conflicto de muy diverso origen.

La filosofía del arte terapia asume que todos somos capaces de hacer arte. El origen de esta idea se encuentra en los expresionismos, el dadaísmo, el surrealismo, el arte out sider y las reflexiones psicoanalíticas de última generación.
En este sentido la Psicoterapia Psicoanalítica a través del arte co-relaciona la expresión artística que es preverbal o metacomunicacional, es decir impulsada por el proceso primario con la palabra que se rige por el principio secundario. Los arterapeutas deben ser capaces de relacionar estas dos áreas, al menos en el tipo de psicoterapia que enseñamos en el proyecto: Estudio De Arte y Psicoanálisis.
La experiencia personal de hacer arte se relaciona con los orígenes de la persona con su situación presente y con las expectativas de futuro.
Entender las expresiones fantasmáticas, simbólicas y transferenciales es tan importante como el mismo proceso de hacer. El arte-terapia así como el psicoanálisis se constituyen en un ejemplo de arte-ciencia. Porque trata del arte del hacer así como del conocimiento y de la transformación emocional y mental. Esto deriva de la naturaleza del inconsciente al que en rigor no tenemos acceso pero si tenemos accesos a sus expresiones. La Psicoterapia a través del arte no es tan solo una serie de explicaciones e interpretaciones aunque ambas se usen como parte del proceso. Es una ciencia de las imágenes. Una ciencia relacional con la que el psicoanálisis se encuentra. Porque no es un conocimiento de leyes sino de imágenes del mundo. Del mundo intrapsiquico, interpsiquico y transpsiquico.
El contexto donde buscamos es La Relación que se opone por principio a toda disociación. La Psicoterapia psicoanalítica a través del arte es un verdadero trabajo de transformación. En este sentido la guía de una persona entrenada es clave en el proceso psicoterapéutico. Es un profesional que debe tener competencia técnica y conocimiento de las artes visuales, en el arte como significado y entrenado en teoría y técnica psicoanalítica que se corresponde con lo que se espera de la psicoterapia a través del arte.
Finalmente debemos decir que la creatividad de la obra, sea bidimesnional o tridimensional es la vía regia, el escenario, el campo, el soporte que le permite la persona que busca su persona vivir aquello que se llama el principio de realidad y el principio del placer. Porque hacer arte intensifica la vida.
Características del Proceso

Sabemos que en el psicoanálisis clásico y post clásico, las producciones subjetivas se llevan a cabo vía asociación de ideas. La comunicación de sueños. El análisis de la psicohistoria del analizando, sus deseos, sus fantasías y sus mitos. La novela familiar y el vínculo consigo mismo, con el entorno y con la cultura. Actualmente, la asociación libre continúa siendo la consigna y el método principal de expresión de lo inconsciente, incluso en los procesos psicoanalíticos de orientación relacional. ¿Cuáles son entonces las características de la Psicoterapia Psicoanalítica A Través Del Arte en comparación con la psicoterapia a través de la palabra? Y podemos aun preguntarnos: ¿Qué principios comparten? Pues estamos ubicados en la dimensión de lo Relacional.

La consigna

Como se entenderá, la primera distinción es que el proceso apunta al despliegue creativo por sobre la psicopatología. Expresión sin objetivo técnico. No esperamos que la persona haga o realice un “arte respetable”. Es una consigna donde la asociación va en busca y se encuentra con las imágenes antes que las palabras. Es una meta comunicación que presenta varios campos posibles de comprensión.

Y se entenderá igualmente que en una psicoterapia psicoanalítica a través del arte, la producción de las imágenes inconscientes es la primera tarea del analizando. Es una tarea de asociación en imágenes, tarea que tiene prioridad sobre la asociación mediante palabras, aunque no las desdeña, como ya hemos indicado en otro capítulo.

Las imágenes, - como lo destacara Freud- yacen más cerca del inconsciente, adueñarse de las imágenes personales y elaborar con ellas es la tarea principal.

Además las imágenes por su origen y calidad son primarias, son representaciones de cosa y presentaciones de algo nuevo puestas sobre un soporte que es también un espacio emocional.

La Co-participación

El primer aspecto es hacerle saber al analizando que la creatividad es inherente a toda persona, esta distinción será la guía máxima del proceso psicoterapéutico.
Tratándose del acto de hacer arte en un enfoque relacional, se le explícita al analizando que el proceso de auto-observación es así mismo una de las claves. Desde el comienzo, comunicamos que el trabajo es un co-trabajo. Que la interpretación, debido a su prefijo inter es una tarea del analista y del analizando. Y quiero enfatizar que el proceso y el despliegue de la subjetividad con todas sus vicisitudes son más importantes, sí más importantes que los supuestos objetivos psicoterapéuticos. Porque el objetivo psicoterapéutico se cumple en el proceso.

Inscripciones

La Psicoterapia a través del arte, realiza un trabajo de inscripción libidinal sobre el soporte a través de los trazos, las pinceladas, los símbolos, la metáfora, en fin, mediante el color. Se pinta o se hace un objeto, pero la pintura es también un objeto. Hay que pensar en los procedimientos de inscripción de la pulsión y en los procesos de sublimación. Es un verdadero trabajo de inscripción sin palabras.

Dimensiones

Otra características distintiva, es la producción del material. En pintura, dibujo, manchas, garabatos collages etc. se trabaja en dos dimensiones. La expresión bidimensional está con relación a las imágenes, incluso en ocasiones a la fotografía.

Otra distinción se corresponde con la expresión tridimensional y sus efectos correspondientes, actividad aplicada al acto de hacer artefactos, esculturas, armazones, objetos, que tienen su especifidad.

De la relación

La Psicoterapia Psicoanalítica a través del arte, que no es psicoanálisis aplicado al arte, (la distinción no es menor), se configura a partir de dos personas y un objeto de arte, el producto, la obra. Es, a mi modo de sentir primero y entender un Proceso Triunico, co-formada por el analizando, la obra de arte y el psicoterapeuta. Es diferente de un proceso Triádico y diferente de un proceso Triangular o edipíco.

En el trabajo psicoanalítico a través del arte, según mi experiencia, debemos sumergir las nociones y prescripciones o estrategias para llegar a una supuesta “cura”. Al igual que el auténtico artista o científico, el verdadero psicoterapeuta debe colocar entre paréntesis los modelos en el campo de trabajo, en el espacio para el despliegue creativo debe entregarse a las basculaciones y emergentes del vínculo y sus producciones correspondientes.
Espíritu investigativo, impulso epistemofílico, dejarse sorprender es lo que se requiere para permitir que la creatividad, siempre dispuesta a presentarse, se presente para ayudarnos en la resolución de los difíciles momentos que surgen y que a menudo se presentan en este trabajo, que es quizás el mejor ejemplo de arte ciencia.

El conocimiento está en la relación que no es ubicable en ningún espacio. Del mismo modo que no es ubicable nuestro inconsciente. Cuando el analizando y yo intentamos una compresión de la obra, esa comprensión es producto del trabajo reciproco. Está en la relación. La relación no tiene espacio, no puede ser localizada pero se la vive, se la siente y se la entiende cuando el trabajo evoluciona, porque lo que importa es el proceso. Sí, pero el proceso de hacer arte en la relación psicoterapéutica. Mucho falta por pensar y decir; personalmente mejor no puedo explicarlo, a menos que ingrese al club de los malabaristas intelectuales, cosa que desde luego no haré.

Cualidades Psicoterapéuticas

# Del lado del Yo
# Este método permite la expresión y el entrenamiento del Yo en sus diversas funciones. A medida que avanza el proceso yoico, la persona se relaciona cada vez mejor consigo y con el entorno.
# La destreza, el descubrimiento de habilidades y la confina adquirida en el acto de hacer y en el vínculo incrementan las fuerzas del YO. La identidad yoica suele expresarse en los siguientes términos. “esto que hago soy yo”, “ahora sí que soy yo”, “este objeto me dice cosas”, “es color y este símbolo me pertenecen”, “en esta obra le achunté”, etc.
# En consecuencia, el Yo reconoce sus funciones cada vez que las pone en práctica, a partir de la puesta en visibilidad y puede realizar autocorrecciones frente a la evidencia innegable de la obra.
# Ayuda en los soportes sociales debido a la dinámica grupal (si se trata de una psicoterapia en grupo) y al trabajo vincular con el arterapeuta.

Del lado del Súper Yo

Hemos observado las expresiones en imágenes o en objetos del Súper Yo. Las representaciones y presentaciones son particularmente inquietantes cuando las llevan a cabo niños maltratados o adultos que sufrieron abusos de niños.

Del mismo modo, a medida que avanza el proceso de autor representación, las imágenes de un Súper Yo autoritario van dando paso a las imágenes u objetos de un súper yo protector

De la sublimación

La Psicoterapia a través del arte, ofrece la posibilidad al analizando de transformar las pulsiones inaceptables en fenómenos culturales significantes. Es un proceso muy rico, donde entra en juego el desplazamiento, la simbolización y la integración.
En las imágenes de la sublimación, es posible percibir la defensa contra las presiones destructivas del ello o de los conflictos.

Desde el ámbito de la fantasía

# Permite la puesta en visibilidad de las fantasías fundamentales del inconsciente (seducción, castración, despedazamiento, sexualidad, bisexualidad, imágenes de filicidio y parricidio, aspectos fanáticos y eróticos) de forma más directa e intensa debido a que escapan en gran medida a la prohibición de la censura

# El acto creativo permite, al igual que el sueño, la realización de deseos, su investigación y el análisis de los mismos.

# El analizando expresa, a través del arte, una serie de conflictos inconscientes muchas veces silenciados por el límite que impone la palabra.


De la reparación

Fenómeno normal de la actividad humana, permite -como es sabido- disminuir la culpa por medio de acciones diseñadas para el caso. Permite la creación y recreación de un objeto por lo general dañado en la fantasía.
En este sentido se considera a la creatividad como un principio reparador.
Doble reparación

Se refiere a un proceso que se ha ido evidenciando en el transcurso de mi práctica clínica. Implica y se explica, en un primer momento, en la reparación de un objeto externo, imágenes u objetos, re-creados o creados para luego realizar el proceso equivalente en lo interno, en el mundo de la fantasía con la ayuda del psicoterapeuta.
La reparación que estoy describiendo es sobre todo didáctica, ya que desde una visión relacional, los hechos suceden a esa velocidad indecible en que funciona la psiquis.

El placer de la repetición

El proceso predica de la experiencia de hacer; pintar, dibujar, rayar, manchar, hacer garabatos y graffitis. Pegar; Juntar, corchetear, empalmar. Golpear; raspar, martillar. Empapar; sumergir, cortar, perforar, dejar huellas, destruir, volver a construir, volver a empezar...
La experiencia de hacer arte, encuentra en la repetición de la experiencia, uno de sus valores y sentidos máximos. La repetición -el placer de hacer- relaciona en su proceso de placer la experiencia de la continuidad, la educación de los sentidos, el reconocimiento de los colores, formas y contenidos personales. La apropiación de lo estético personal, se lleva a cabo en las repeticiones que trae satisfacción y autoconocimiento ubicando a la persona en el hilo del tiempo.

La repetición es parte de la construcción, producción y creación de una obra cualquiera que esta sea. Atañe a la experiencia en el aquí y ahora.
No es una repetición compulsiva, neurótica que se caracteriza por una negación o ausencia de lo nuevo, como ausencia de creatividad. La repetición neurótica es, antes que nada, antiproductiva, razón por la cual la persona vive en la sensación de futilidad y artificialidad.


Expresando lo que no es posible con palabras

Si bien es cierto que no tenemos acceso directo a nuestro inconsciente, sí podemos observar sus producciones, sus expresiones que no están regidas por el lenguaje, por el discurso. En este sentido, el arte no es un lenguaje, la expresión artística no hace relación con las leyes de la lógica ni con reglas gramaticales como la sintaxis, la puntuación, el orden del discurso y la escritura, tampoco hace relación con nuestro vocabulario o nuestro diccionario pues todas las instancias señaladas son finitas.

El arte hace directa relación con lo inconsciente

Recordemos por ejemplo, que la puntuación es una marca no fonética dentro de la escritura. Ni la pintura ni los objetos de arte pueden analizarse en unidades, separarlos en unidades digitales tal y como es posible hacer con la descripción que opera a partir del proceso secundario. El arte es analógico, el lenguaje es digital.

Las imágenes yacen más cerca de nuestro inconsciente y funcionan a partir del proceso primario, en tanto nuestro lenguaje es sin duda proceso secundario y en consecuencia, dentro de las leyes de la lógica formal.

Ningún expresionismo puede encajarse en los demás modos de racionalización. Y cuando es necesario hablar, hay que admitir -desde el inicio- que algo hemos de perder como tributo necesario a la inclusión de los conceptos, de la descripción. Cuando hablamos de la experiencia de arte a partir de enunciación o interpretación, es necesario asumir y aceptar una pérdida para que de este modo pueda darse el proceso de simbolización de la experiencia. Cuando pasamos de la imagen a la palabra se produce un duelo, algo se ha perdido para siempre.

Pierre Francastel, entre otros, ha dicho que el arte es inasimilable al lenguaje hablado como a todos los demás modos de intelectualización, por la sencilla razón que no se pueden aplicar las reglas de la lingüística a la actividad creativa y es uno de los pocos que ha denunciado la insuficiencia de los trabajos epistemológicos, que admiten únicamente tres tipos de conocimiento: el físico, el matemático y el sociológico, sin tomar en cuenta el tipo de conocimiento plástico. Dice: “El conocimiento, a menudo intuitivo, de la belleza es una de las formas indicutibles de conocimiento”. Y el arte y sus expresiones traen un conocimiento que coexiste, por ejemplo, junto al denominado conocimiento cientifico. Es un conocimiento que se formula en imágenes

Desde nuestra perspectiva, es un autoconocimiento que se formula en auto imágenes, en auto representaciones, mediante las cuales el ser humano se relaciona con el entorno.

Las imágenes expresan un saber a partir de la condensación. Las obras son un espacio con múltiples entradas y múltiples salidas. Son representaciones y presentaciones a un mismo tiempo. Adquieren forma y significación mediante la creatividad y la estética resultante. La expresión transformada en imágenes, en obra de arte, expresa complejidades simultáneas tanto para el creativo como para el observador.

La genuina experiencia estética no puede ser, en consecuencia, una mera racionalización o intelección, sino y por sobre todo una experiencia afectiva que alude a la participación dentro del proceso auto engendrado por la psiquis. Un conocimiento original que se despliega hacia el entorno.

Objetos Necesarios

La Psicoterapia a través del arte es probablemente la única psicoterapia donde la persona se encuentra con la oportunidad de crear un objeto sensorial. Hemos dicho que sobre este objeto recaen nuestras pulsiones, nuestras simbolizaciones. Un objeto es producto de la sublimacion. Un objeto es objeto de nuestro deseo.
Conocemos el origen de la cultura por los objetos fabricados por nuestros antepasados. Hacer objetos y hacer un buen uso de ellos es una característica humana.
El objeto es cargado con significados. Trae recuerdos en forma tridimensional.
Solemos jugar con los objetos, sea de origen psiconalitico, sean de origen artístico o de origen utilitario. El objeto permite volver a las ideas y a las fantasías una y otra vez.
La poesía queda cristalizada en el objeto como en la pintura.
El uso del objeto permite su destrucción, su reparación; mejor diríamos su restauración y su re-creación.
El desarrollo de la destreza en el acto de hacer anima al yo a explorar, experimentar y asumir riesgos.
Esta dimensión de la psicoterapia a través del arte relaciona creatividad y juego. El homo ludens y el homo depictor trabajan juntos para alcanzar una personalidad que se ancla en un equilibrio inestable.
Jugar y representar tiene indiscutibles beneficios psicoterapéuticos. No sólo el juego es universal en el hombre, también lo es su capacidad de representación y presentación.
Los objetos no desaparecen en el lenguaje interno, en las palabras que se lleva el viento, sino que quedan engramados en nuestros afectos como imágenes, con peso, forma, medida, texturas. Objetos de placer para el imperio de los sentidos. El objeto se queda con el creador, se queda con el artista, con él analizando. El autor los observa, los aprehende, reflexiona en torno a ellos, los mentaliza, los introyecta, los interpreta interpretándose, descubre un significado que se pliega a otros significados.

Finalmente, debemos recordar que ni el deseo ni la creatividad están sujetos al paso del tiempo, no tienen edad, son en rigor atemporales, significa que siempre hasta el final albergamos la capacidad de desplegar nuestra creatividad.

Daniel Malpartida es miembro de la Asociación Psicoanalítica Internacional (API) Miembro de la Sociedad Peruana De Psicoanálisis (SPP), Profesor y miembro honorario de La Escuela De Psicoterapia Psicoanalítica De Lima. Didacta durante 8 años del Instituto Chileno de Psicoterapia Psicoanalítica (ICHPA). Fundador Del Estudio De Arte y Psicoanálisis. Sus trabajos, más de 40 han sido publicados en libros y revistas de circulación Internacional. Ha enseñado, supervisado y dictado conferencias sobre psicoanálisis clínico y cultural en varias universidades y asociaciones latinoamericanas de psicoanálisis.

No hay comentarios: