domingo, 15 de marzo de 2009

Los Siete Sellos del Apocalipsis

Los Siete Sellos del Apocalipsis

Con la firma del pacto de paz con Israel, empiezan los grandes juicios mundiales, los cuales Dios derrama sobre todos los seres humanos, los que se inician con los siete sellos, seguidos de las siete trompetas y finalizando con las siete copas de ira.



PRIMER SELLO.- Apocalipsis 6:1-2: "Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; Y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer".

Este sello habla del anticristo. El caballo blanco describe su filosofía humanista, pacifista de falsas esperanzas para el mundo entero. Hablará mentiras y el mundo le creerá, 2° de Tesalonicenses 2:8-10 "Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos".

El inicuo, el anticristo, será el personaje más importante de toda la tribulación, así como el más cruel y despiadado, aunque aparentará amor y piedad, y a muchos engañará. Hablará de humanismo y derechos humanos para engañar a los moradores de la tierra. El triunfo del anticristo será en todo: En política, la diplomacia, la economía, etcétera.


SEGUNDO SELLO.- Apocalipsis 6:3-4 "Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada".

Millones de personas morirán por este juicio. Este jinete provocará guerras en casi todo el mundo, rumores de guerras, pleitos entre una nación y otra.


TERCER SELLLO.- Apocalipsis 6:5-6: "Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decían: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite y el vino".

Los alimentos serán racionados y caros. El salario de un día (un denario) sólo alcanzará para comprar un kilo de trigo y no más. La gente comerá un día y un poco de algo y otro día otro poco de otra cosa. El aceite estará al alcance de los ricos, principalmente de los seguidores de la bestia, así como el vino.


CUARTO SELLO.- Apocalipsis 6:7-8: "Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la Tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con fieras de la Tierra".

La muerte y el Hades siempre van de la mano; una matando y el otro recibiendo las almas en el infierno. Este jinete acaba con la vida de la cuarta parte de la humanidad con hambre, espada, con mortandad y fieras. Las pestes y el hambre, son las armas de este jinete.


QUINTO SELLO.- Con este sello Dios nos revela que las personas que aceptaron a Cristo en la tribulación y murieron, están en el Cielo, bajo el altar, esperando que muchos otros mueran y se complete el numero de ellos. Apocalipsis 6:9-11: "Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por la causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuando, Señor Santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansarán todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el numero de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos".



Estas almas serán resucitadas al final de la tribulación que durará siete años. Ellos ya están viendo a Dios cara a cara, ya están disfrutando de la eternidad con el Señor. La alabanza que sale de sus corazones es de gratitud por la salvación y por el gozo de estar en el cielo. "Por causa de la Palabra", quiere decir por predicar la salvación en Cristo.


SEXTO SELLO.- Apocalipsis 6:12-17: "Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida con un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escóndenos del rostro de aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿Y quién podrá sostenerse en pie?".


Este juicio nos habla de un terremoto tan grande que provocará derrumbes y erupciones de volcanes, el polvo, la ceniza y el humo cubrirá la tierra de tal manera que casi no brillará el Sol y la luna se verá roja. "Los cielos serán conmovidos". Habrá lluvia de meteoritos cayendo a la tierra, las islas se removerán y los montes caerán, etc. En fin, este juicio será de los más terribles, pero aún así muchos seres humanos no se arrepentirán, aunque sabrán que es Dios quien está enviando estos juicios. Con este sello son seis los eventos contra la humanidad, como podemos observar si leemos.

Antes de abrir el séptimo sello, Dios nos regresa al principio de la tribulación, es decir, después del arrebatamiento, para hacernos ver que los ángeles que detienen los cuatro vientos de la Tierra, se esperarán hasta sellar a los siervos de Dios. Apocalipsis 7:1-3: "Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían a los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.

Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios".

En este momento sellarán a los 144,000 judíos por el mundo entero, ellos predicarán el evangelio por amor a Cristo, sin miedo a la muerte, porque Dios es poderoso para guardarlos, para que lleguen vivos al final de la gran tribulación.

SEPTIMO SELLO.- Apocalipsis 8:1-2: "Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas".

Con la apertura de este séptimo sello, Dios esta anunciando siete plagas o juicios peores que los anteriores, de ahí el silencio en el cielo. Si los sellos hacen énfasis en los juicios sobre los seres humanos, las primeras cuatro trompetas lo hacen sobre la naturaleza y las últimas tres para castigar a todos los hombres del mundo que rechazan la salvación.

LAS TROMPETAS

Si los sellos hacen énfasis en los juicios sobre los seres humanos, las primeras cuatro trompetas lo hacen sobre la naturaleza y las últimas tres para castigar a todos los hombres del mundo que rechazan la salvación.



PRIMERA TROMPETA.- Apocalipsis 8:7: "El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde".

Aquí se acaban los pastos por lo que morirán muchos animales en general, por falta de alimento, los frutos de los árboles escasearán y los pocos que haya se encarecerán.



SEGUNDA TROMPETA.- Apocalipsis 8:8-9: "El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida".

En la tercera parte del mar convertida en sangre, mueren todos los seres vivos, aún los hombres que navegan por ellas, pues sus naves se destruyen. "La montaña" es un asteroide grande que caerá en el mar y provocará maremotos que destruirán ciudades enteras.

TERCERA TROMPETA.- Apocalipsis 8:10-11: "El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas".

Esta estrella envenena los ríos y fuentes en la tercera parte del mundo. Este veneno será mortal para el hombre y animales que beban el agua envenenada.



CUARTA TROMPETA.- Apocalipsis 8:12: "El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciere la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche".

Con este juicio se cumple lo que Jesucristo dijo en el Evangelio según Lucas, que habría señales en el sol, la luna y las estrellas y que muchos morirán sólo por el temor y el pánico. Ahora un resumen del caos sobre la tierra ocurrido hasta aquí.

La cuarta parte de la humanidad ya murió. La tercera parte de los árboles esta destruida, lo mismo la hierba y la tierra. La tercera parte de los seres del mar ha muerto, la tercera parte de la flota mundial esta destruida. La tercera parte del agua en el mundo no se puede tomar y la luz del día y de la noche se ha reducido una tercera parte. Los alimentos han escaseado enormemente, el granizo destruyó el campo.

QUINTA TROMPETA.- Antes del toque de la quinta trompeta un ángel anuncia tres "ayes", uno por cada toque de trompeta que faltan. Estos nos dice que aún faltan los tres peores y más grandes juicios sobre los hombres que moran en la tierra, los "ayes", son expresiones de dolor por la humanidad, por lo espantoso y terrible de los juicios.

Apocalipsis 8:13: "Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!"

Apocalipsis 9:1-12 "El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol. Sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.

El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; tenían cabellos como cabellos de mujer; sus dientes eran como de leones; tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla. Tenían colas como de escorpión, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses. Y tiene por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión.

El primer ay pasó; he aquí, viene aun dos ayes después de esto".

La estrella que cae es el diablo y abre el abismo, de donde salen millones de demonios parecidos a langostas, y su rey es Apolión, que quiere decir destructor. El tormento por su picadura será dolorosísimo, tanto que desearán morir, pero no podrán y aun así los hombres no se humillarán ante Dios. La necedad siempre ha llevado al hombre a rechazar a Dios.

SEXTA TROMPETA.- Segundo ay. Apocalipsis 9:13-21: "El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaban delante de Dios, diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran rió Eufrates. Y fueron desatados los cuatro ángeles que están preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número. Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. Por estas tres plagas fue muerta la tercer parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de sus bocas. Pues el poder de los caballos estaba en sus bocas y en sus colas; porque sus colas semejantes a serpientes, tenían cabezas y con ellas dañaban. Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y alas imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, los cuales no pueden ver ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios; ni de sus hechicerías, ni de sus fornicaciones, ni de sus hurtos".

A pesar de que el hombre sabrá que Dios está atrás de todos estos juicios no se arrepentirá, ni dejará su idolatría, ni su maldad. Siguen adorando lo equivocado, a los demonios.

El hombre adora las cosas que el mismo hombre ha creado, como las imágenes que se hacen en una imprenta o las que hacen los escultores, pero no adoran al Dios que hizo los cielos y la tierra.

Al Dios Todopoderoso, los hombres lo comparan con imágenes de hombres, que donde los colocan, ahí se quedan, nunca se mueven porque no tienen vida.

A estos adoran los seres humanos. Contra ellos son los juicios. Con los juicios hasta esta trompeta y los sellos, ya ha muerto más de la tercera parte de la humanidad.

Amigo lector, si estás leyendo esto antes de la tribulación, tal vez pienses que todo esto es ficción, pero no es así. Estamos hablando de lo que Dios ha dicho que pasará. Dios no miente, con seguridad vendrá lo que de ante mano anunció. Y si ya sucedió y te quedaste, entonces estas siendo testigo de todos estos terribles juicios, por lo que te ruego en el nombre Dios, que te arrepientas de tus pecados y le pidas perdón a Dios y acepta a Cristo como tu Salvador, invítalo a vivir en tu corazón para vida eterna.

Si por la misericordia de Dios ya llegaste hasta este evento, no lo pienses más, en cualquier momento puedes morir y abrir tus ojos en el infierno, pues el tercer "ay" es mucho más terrible que todos los juicios pasados: pues el diablo es arrojado del cielo y viene con gran ira para destruir y matar a quienes no le adoren, y a quienes no se dejen poner la marca de la bestia. Razonemos un poco, si el diablo que hasta aquí esta "de buenas", ¿qué no hará cuando venga a la tierra con gran ira? No olvidemos, que el diablo quiere acabar con todos los seres humanos. Con el toque de la séptima trompeta, se anuncia el inicio de la segunda parte de la tribulación, la propiamente llamada la gran tribulación, y durante ella los más graves espantosos juicios contra los habitantes del mundo.

Aun faltan tres y medio años.

¡TERCER AY!

SÉPTIMA TROMPETA.-

Apocalipsis 11:15: "El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos",

Apocalipsis 12:7-12: "Después hubo gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Entonces oí una voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y de noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos".

"¡AY DE LOS MORADORES DE LA TIERRA Y DEL MAR! PORQUE EL DIABLO HA DESCENDIDO A VOSOTROS CON GRAN IRA, SABIENDO QUE TIENE POCO TIEMPO".

Después del toque de la séptima trompeta, todo empeorará; pues el diablo y millones de sus ángeles, que son demonios, traen todo tipo de maldad para destruir a los humanos. La crueldad es uno de sus pasatiempos. Esto ocurre a la mitad de la tribulación, han pasado tres y medio años después del arrebatamiento de la iglesia de Cristo.

A solo unos pocos días, antes de terminar la primera mitad de la tribulación. El anticristo mata a los dos testigos de Dios. Y pocos días después él es asesinado también.

El diablo lo posee y lo resucita (al anticristo). Muchos hombres y mujeres lo alaban y lo adoran como Dios. Por razón de su resurrección creen que es el Mesías, y exclaman diciendo: "¡Quién como la bestia!".

No saben que la resurrección del anticristo es por obra del diablo. El falso profeta le manda hacer una imagen, la cual habla por sí misma. Esta imagen, se cree, que será colocada en el nuevo templo de Salomón, en Jerusalén; donde se sentará el mismo anticristo como Dios, para que lo adoren como a Dios.

La imagen ordena matar a todos los que no adoren al anticristo. El falso profeta también exige que el mundo adore a la bestia, al anticristo.

LOS DOS TESTIGOS

Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará.

Apocalipsis 11:3,7,11-12: "Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que lo vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron".

Estos dos testigos hablarán de Dios durante los tres y medio años primeros de la tribulación y serán un dolor de cabeza del anticristo. Este no descansará hasta dar muerte a los ungidos de Dios. Pero miles de almas se salvará por su predicación, la cual será con el poder de Dios.


EL ANTICRISTO

Apocalipsis 13:1-4: "Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravillo toda la tierra en pos de la bestia. Y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?".

"Herida mortal", por esta herida el anticristo muere, pero resucita poseído por el diablo.

El anticristo resucitado y sus aliados, desconocerán el pacto de paz firmado con Israel y tratará destruirlo. También desconocerá a la gran ramera, la super religión y la pisoteará.

Apocalipsis 17:16: "Y los diez cuernos que viste en la bestia, estos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego".

"Y desnuda", quiere decir que la exhibirán como falsa y corrupta. Su aliado de siempre, el diablo, ahora es su enemigo y la destruirá.

Durante tres y medio años el anticristo engañó al mundo, ahora resucitado por el mismo diablo, exigirá que lo adoren como a Dios y al que no lo haga lo perseguirá y lo matará. Su fin es terminar con la humanidad, objeto del amor de Dios.


EL FALSO PROFETA Y SU MINISTERIO

Apocalipsis 13:11-15: "Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón, Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no lo adorase".


Esta segunda bestia es el falso profeta, probablemente sea un líder religioso, con la finalidad de engañar más fácilmente a los que tienen religión y piensan que eso es suficiente.

El falso profeta, la imagen y el anticristo, impondrán como ley que todo el mundo sea marcado. Ordenarán que todo ser humano tenga una marca en la frente o en la mano derecha para que pueda comprar o vender,

Apocalipsis 13:16-17: "Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el numero de su nombre".

Quien se deje poner esa marca se perderá para siempre, pues en el momento de ser marcado será poseído por un demonio y su alma terminará en el infierno eterno.

LOS TRES ÁNGELES

La Biblia también nos narra la presencia de tres ángeles que Dios manda por amor al mundo, para que desde el aire prediquen el evangelio a todos los hombres de toda nación y lengua. Evento que sucederá en los últimos meses de la gran tribulación. El primer ángel hablará de la necesidad del arrepentimiento y del perdón en Cristo Jesús; el segundo ángel anunciará la destrucción de Babilonia; el tercer ángel advertirá desde el aire con gran voz: Que todo aquel que adore a la bestia y a su y a su imagen y reciba la marca, beberá del vino de la ira de Dios.

LAS SIETE COPAS DE IRA

También habrá siete copas que anuncian siete grandes juicios en contra del reino del anticristo y de sus adoradores. Apocalipsis 16:1: "Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de ira de Dios".




PRIMERA COPA.- Apocalipsis 16:2: "Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una ulcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen".

Los que no tengan la marca no sufrirán está plaga, pero los que si la tengan sufrirán terriblemente, por aceptar la marca, adorar al diablo y rechazar al Señor Jesucristo.


SEGUNDA COPA.- Apocalipsis 16:3 "El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto, y murió todo ser vivo que había en el mar".

El agua del mar se verá como sangre coagulada y matará a todo ser vivo, por lo que no habrá pesca, los alimentos producto del mar escasearán y se encarecerán los pocos que haya congelados.

TERCERA COPA.- Apocalipsis 16:4: "El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre".

CUARTA COPA.- Apocalipsis 16:8-9: "El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria".

La capa de ozono que nos protege de los rayos ultra violeta que vienen del sol es destruida, el calor del sol aumentará grandemente quemando a los hombres hasta llevarlos a la desesperación y blasfemarán.

QUINTA COPA.- Apocalipsis 16:10-11: "El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas; y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus ulceras, y no se arrepintieron de sus obras".

Solo el territorio que ocupe el reino del anticristo estará en tinieblas, el resto del mundo tendrá luz.

SEXTA COPA.- Apocalipsis 16:12-16: "El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de este se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón".

Esta sexta copa está anunciando que, el río Eufrates se seca para que los ejércitos del oriente pasen en seco por el río, a fin de reunirlos en el valle de Meguido, en Israel, donde se desatará la tercera guerra mundial. Aquí participarán todas las naciones del mundo. Los reyes del oriente con sus ejércitos, guerrearán contra el ejército del anticristo y sus aliados.

Los demonios se encargarán de llevarlos, para que se maten unos con otros, todos contra todos, pues el diablo busca exterminar a toda la humanidad, porque sabe que Dios los ama. Muchos caerán en la trampa y morirán. Creyeron al diablo que los odia y por ese odio los engaña y no creyeron al Dios que los creó y los ama.

SEPTIMA COPA.- Apocalipsis 16:17-21: "El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó y los montes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento (21.600 kilogramos, en el Nuevo Testamento, 34 kilogramos en el Antiguo Testamento); Y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; Porque su plaga fue sobre manera grande".

Los hombres están dispuestos a terminar en el infierno eterno, aunque sufren lo indecible no se arrepienten, ni buscan a Dios para vida eterna, por el contrario, blasfeman contra Él.


Todos los juicios de la Tribulación serán terribles, irán de menos a más, pero las plagas postreras son peores que todas las anteriores, no tendrán comparación.

El gran terremoto será tan intenso que todas las islas desaparecerán, los montes caerán y los valles se levantarán. La tierra volverá a ser llana, lisa, sin grandes montes y barrancas. Estas se rellenarán por los cerros que se desmoronarán. Todas las ciudades, pueblos y aldeas del mundo se derrumbarán.

Dice la Biblia, que ni un muro quedará de pie. Ezequiel 38:19-20: "Porque he hablado en mi celo, y en el fuego de mi ira: Que en aquel tiempo habrá gran temblor sobre la tierra de Israel; que los peces del mar, las aves de los cielos, las bestias del campo y todas las serpientes que se arrastran sobre la tierra, y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, templarán ante mi presencia; y se desmoronarán los montes, y los valles caerán, y todo muro caerá a tierra".

Sólo los lugares planos que no tengan edificaciones, serán más o menos seguros, pues los sobrevivientes al gran terremoto, apenas se estarán recuperando del susto cuando vendrá sobre ellos la plaga del granizo de gran tamaño, que sin duda matará a muchos más, tal vez millones de personas.

La imagen ordena matar a todos los que no adoren al anticristo. El falso profeta también exige que el mundo adore a la bestia, al anticristo.
ARMAGEDÓN, LA GRAN BATALLA

Esta batalla será la más grande y terrible en toda la historia de la humanidad. Todos los países del mundo estarán peleando en grandes bloques de aliados; los reyes del oriente y sus aliados, contra los ejércitos del anticristo y sus aliados. Todos tendrán el propósito de exterminar a Israel y adueñarse de su territorio. Eso pensarán, pero el diablo los hace pelear con el único fin de que toda la humanidad se extinga; Que nadie quede vivo.



Dice Apocalipsis 16:14 y 16: "Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón".

Cuando están en el peor momento del conflicto, el Señor Jesucristo aparece en el cielo cumpliendo la promesa de su...

SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

La cual anunció muchas veces a través de la Biblia. Él dijo que en su segunda venida todo ojo lo vería. Apocalipsis 1:7 "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén".


En muchas ocasiones, durante la gran tribulación, antes de la Segunda venida del Señor Jesucristo a la tierra, el diablo y sus ángeles (demonios), esparcirán rumores, diciendo que el Cristo ya vino.

Usarán trucos y engaños para hacer caer a los creyentes y salgan de sus escondites, los apresen y los maten. Por esta razón el Señor dijo en Mateo 24:23-26: "Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí esta el Cristo, o mirad, allí esta, no lo creáis. Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aún a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: Mirad, esta en el desierto, no salgáis, o mirad, está en los aposentos, no lo creáis":

No lo olviden; estos rumores solo son trampas para matar a los que no adoran al anticristo. ¡NO SE DEJEN ENGAÑAR! Pues la segunda venida del Mesías será tal como Él la anunció, TOTALMENTE VISIBLE, todo ojo le verá. Así lo dice claramente Jesucristo en Mateo 24:27: "Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre".

Recuerden: Todo ojo le verá. Él vendrá con gran gloria, seguido de los ejércitos celestiales; compuesto de ángeles y de todos los creyentes arrebatados siete años antes. Estos con sus cuerpos glorificados, transformados y eternos.

La segunda venida de Cristo será portentosa, espectacular, impactante y visible a escala mundial. No habrá ser humano que no lo vea y todos lo reconocerán como Jesús, el Cristo. Los que lo traspasaron, todos los judíos. Y todos los linajes de la tierra, pequeños y grandes, reyes, gobernantes y todo ser humano de todas las naciones del mundo, sin excepción, lo verán reconocerán que es Jesús, el Cristo, que murió en la cruz del Calvario y tres días después resucitó conforme a las Escrituras. Y aun sabiendo que Él es el Cristo, muchos lo rechazarán, pero muchos doblarán sus rodillas arrepentidos ante Él, y lo adorarán y Él les dará vida eterna. Solo los que tengan la marca de la bestia y la adoran, pagarán su rechazo en el lago que arde con fuego y azufre.

Cuando todos los ejércitos que están en guerra, vean al Señor Jesucristo venir con las nubes, con gran gloria, en ese momento se olvidarán de la batalla y todos apuntarán sus armas contra el Señor y su ejército,

Apocalipsis 19:19: "Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército". Pero serán destruidos con la espada que sale de boca del que monta el caballo, el Señor Jesucristo.

Apocalipsis 19:13-15: "Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso".

Esta es la gloriosa segunda venida de Cristo visible a la tierra. Con su presencia termina la gran tribulación, acaba con la maldad y lanza al anticristo y al falso profeta al lago que arde con fuego y azufre, y todos sus seguidores mueren.

Apocalipsis 19:20-21: "Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos".

Además el diablo es encarcelado por mil años.

Apocalipsis 20:1-3: "Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojo al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo".

Con la victoria total del Señor Jesucristo sobre el mal, el pueblo de Israel reconoce que Jesús es el Cristo, se arrepiente y es perdonado. Zacarías 12:10: "Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito".

El pueblo judío al fin será salvo por medio del Señor Jesucristo. "Mirarán a mí, a quien traspasaron". Ese día será de gran gozo para el pueblo de Israel por su reconciliación con Dios. Los ciento cuarenta y cuatro mil judíos sellados se convertirán en la escolta personal del Salvador. Con este evento glorioso para el pueblo de Israel y la segunda venida del Mesías, se inicia...

EL MILENIO

Este es un periodo de mil años de paz verdadera sobre la tierra. Cristo esta reinando con equidad y justicia. La maldad ya no existe. El ambiente es santo en todo el mundo. El diablo y sus demonios están atados en el abismo, no pueden hacer ningún daño a los hombres.

El mundo será como lo describe el profeta Isaías 11:6-9: "Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia domestica andarán juntos, y un niño los pastoreará.

La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No habrá mal ni dañarán en todo mi santo monte; por que la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar". Jesús reina, Él es la paz.

Todo ser humano busca la paz, pero no la halla. El que conoce a Jesucristo, este tiene paz. Amigo lector, si tú no tienes la paz de Cristo en tu corazón es porque no has nacido de nuevo; no eres salvo todavía. Si quieres tener esa paz, debes ser salvo, acepta a Cristo como tu salvador personal, invítalo a tu corazón. Y Él te dará vida eterna. Solo arrepiéntete de tus pecados y pídele perdón a Dios, El te ama y quiere salvarte. Si lo aceptas, Él te perdonará y te salvará del lago de fuego que arde con azufre. Y así estarás a su lado eternamente. Esta es promesa de Dios. Hazla tuya.

Ahora que ya conoces todas estas cosas que con seguridad vendrán, busca a Dios. Y si ya sucedieron, entonces, te quedaste y estas siendo testigo de estos juicios. Por favor no esperes hasta el final, porque tal vez no llegues. Ahora ya sabes la verdad y no podrás decir a Dios, lo ignoraba. Él se encargará, como has leído, que todo el mundo sepa estas cosas que sucederán, o que quizá ya están pasando. Amigo, por favor cree en el Señor Jesucristo y declárate salvo por su amor y gracia.

Estas cosas se han escrito para que creas que Jesús es el Hijo de Dios; y para que creyendo tengas vida eterna en su Nombre. Bienaventurados los que sin ver creyeron, porque su fe les fue contada por justicia. Y por esa fe fueron arrebatados al cielo. ¡ Ay de aquellos que no creyeron y se quedaron, porque sufrirán la más grande y terrible de las tribulaciones, que jamás hubo sobre la tierra! ¡Bienaventurados los que lleguen al día glorioso de su segunda venida, porque verán a Dios! Estos disfrutarán de su gloria y de su eternidad.

Amado amigo, si aun no ha sucedido el arrebatamiento acepta a Cristo como tu salvador personal. Y si ya sucedió, con más razón invita a Cristo a tu corazón.

Si aún no ha sucedido y aceptas al Señor Jesucristo, serás arrebatado junto con todos los salvos y si no lo haces te quedarás durante ek período de la gran tribulación, y serás testigo de algunos juicios, o tal vez de todos los que aquí has leído, si perseveras hasta el fin.

Todos se cumplirán, porque Dios lo ha dicho y Él no miente. Él esta dispuesto y quiere salvarte ahora mismo. A Dios no le tienes que decir que pecados has cometido, Él ya los sabe, solo tienes que aceptar que eres pecador.

Ahora acepta la invitación que el Señor Jesucristo te hace en Apocalipsis 3:20: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo". Tómale la palabra y declárate salvo, orando a Dios así: "Señor, Dios Todopoderoso, ahora creó en ti y en tu Hijo Jesucristo, a quien acepto como mi salvador, por eso te pido perdón por todos mis pecados, pues estoy arrepentido; límpiame con tu sangre y entra a vivir a mi corazón, porque yo acepto la vida eterna que Tú me regalas. También te ruego que guardes mi vida en tus manos y la uses para tu gloria, Todo esto te lo pido en el nombre del Señor Jesucristo, amén".

Si con sinceridad y honestidad has invitado al Señor a tu corazón, Él entró y ahora perteneces al reino de los cielos, porque ya te perdonó. Si mueres en la tribulación, abrirás tus ojos en cielo y verás cara a cara a Dios. Y cuando Él venga por segunda vez te resucitará con un cuerpo nuevo y eterno. ¡Felicidades por tu salvación!

No hay comentarios: