sábado, 18 de julio de 2009

Salomón y la Francmasonería

Salomón y la Francmasonería

El nombre Salomón puede ser dividido en tres sílabas, SOL-OM-ÓN, simbolizando la luz, la gloria, y la verdad colectivamente y respectivamente. El Templo de Salomón es, por lo tanto, primero de todo "la Casa de la Luz Eterna," su símbolo terrenal que es el templo de piedra en la cumbre del Monte Moriah. Según las enseñanzas de Misterio, hay tres Templos de Salomón - cuando hay tres Grandes Maestros, tres Testigos, y tres Templos de la Transfiguración.
El primer templo es la Magnífica Casa del Universo, en medio del cual sienta el sol (SOL) sobre su trono de oro. Los doce signos del Zodíaco como Artesanos del mismo tipo se juntan alrededor de su señor brillante. Tres luces - los estelares, el solar, y el lunar – iluminan este Templo Cósmico. Acompañado por su séquito de planetas, lunas, y asteroides, este Rey Divino (SOL-omon), cuya gloria ningún monarca terrenal igualará alguna vez, pases en la pompa majestuosa abajo las avenidas de espacio. Mientras que Hiram representa la luz física activa del sol, SOLomon significa su refulgencia invisible pero todo poderoso, espiritual e intelectual.

El segundo templo simbólico es el cuerpo humano - la Pequeña Casa hecha en la imagen de la Gran Casa Universal. ¿Conózcales no," preguntó el Apóstol Paulo, esto ustedes son el templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en usted? La francmasonería dentro de un templo de piedra no puede ser además de especulativo, pero la Francmasonería dentro del templo vivo del cuerpo es vigente.
El tercer templo simbólico es la Casa Solar, una estructura invisible, la comprensión de que es Francmasónica supremo arcano. El misterio de este edificio intangible es ocultado bajo la alegoría del Soma Psuchicon, o Ropa de Boda descrita por San Pablo, los Trajes de Gloria del Sumo Sacerdote de Israel, el Traje Amarillo del monje budista, y el Traje de Azul y de Oro a que Albert Pike se refiere en su Simbolismo. El alma, construida de una sustancia encendida invisible, un metal de oro que arde, es echada por el Trabajador de Maestro, Hiram Abiff, en el molde de arcilla (el cuerpo físico) y es llamada el Mar de Bronce. El templo del alma humana es construido por tres Maestros Masones que personifican Sabiduría, Amor, y Servicio, y cuando construido según la Ley de la Vida el espíritu de Dios mora en el Santo lugar de eso.
El Templo Solar es la Casa Eterna verdadera, y él que puede levantar el molde es un Maestro Mason en efecto. El Templo de Salomón es una representación en la miniatura del Templo Universal; acerca de este punto, A. E. Waite, en Nueva Enciclopedia de la Francmasonería, escribe: es macrocósmico en el carácter, de modo que el Templo sea un símbolo del universo, un tipo de manifestación sí mismo. Salomón, el Espíritu de la Iluminación Universal - mental, espiritual, moral, y físico - es personificado en el rey de una nación terrenal.
Mientras una gran regla por aquel nombre puede haber construido un templo, él que considera que la historia únicamente de su ángulo histórico nunca quitará la basura que cubre las bóvedas secretas. La tierra es interpolada materia en la forma de símbolos superficiales, alegorías, y grados que no tienen ninguna parte legítima en los Misterios de Francmasónicos originales. Acerca de la pérdida de la llave esotérica verdadera a secretos Masónicos, Albert Pike escribe:
"Nadie viaja ahora 'del lugar alto de Cabaon al suelo que trilla de Omán el Yebusite,' ni ha visto, 'su Maestro, vestido de azul y de oro;' tampoco pagan más tiempo a aprendices y Artes del mismo tipo en sus Columnas respectivas; tampoco el Maestro trabaja el instrumento el Bordo de Trazado, tampoco él usa con su trabajo 'Creta, Carbón de leña, y un Buque de Tierra,' ni hace al Aprendiz, haciéndose un Arte del mismo tipo, pase del cuadrado a la brújula; para los sentidos de estas frases cuando los símbolos han sido mucho tiempo perdidos."

Según Rabinos antiguos, Salomón era iniciado de las escuelas de Misterio y el templo que él construyó era realmente una casa de iniciación contenía acumulan de emblemas filosóficos y fálicos paganos. Las granadas, las columnas encabezadas por palma, los Pilares antes de la puerta, el querubín babilonio, y el arreglo de las cámaras y pañerías todos indican el templo para haber sido modelado después de los santuarios de Egipto y Atlántida. Isaac Myer, en la Cábala, hace la observación siguiente:

Salomón grabó en las paredes de su Templo, las semejanzas de los principios machos y femeninos, a alúmbrate este misterio; tal, es dicho, eran las figuras del querubín. Este no era, sin embargo, en la obediencia a las palabras del Torah. Ellos eran simbólicos del Superior, el espiritual, el antiguo o fabricante, positivo o macho, y el más Abajo, el pasivo, la negativa o femenino, formado o hecho por el primer."
La Masonería vino al menor de Asia y África del Norte del continente perdido de Atlántida, no bajo su nombre presente, pero mejor dicho bajo la Adoración de Fuego y Sol de designación general. Los Misterios antiguos no dejaron de existir cuando el cristianismo se hizo la religión del mundo más poderosa. Los Misterios precristianos simplemente asumieron el simbolismo de la nueva fe, que perpetúa por sus emblemas y alegorías las mismas verdades que habían sido la propiedad del sabio desde el principio del mundo. No hay ninguna explicación verdadera, por lo tanto, ya que los símbolos cristianos salvan esto que es ocultado dentro de la filosofía pagana.
Sin las llaves misteriosas llevadas por los hierofantes de egipcio, Brahmán, y cultos persas las puertas de Sabiduría no pueden ser abiertas. Considere con el espíritu reverente, por lo tanto, la alegoría sublime del Templo y sus Constructores, realizando lo que bajo su interpretación literal está escondido un Secreto Real.
Según las leyendas Talmúdicas, Salomón entendió los misterios de la Cábala. Él era también un alquimista y un nigromante, siendo capaz de controlar el dæmons, y de ellos y otros habitantes de los mundos invisibles él aseguró la mayor parte de su sabiduría. En su traducción de Clavícula Salomón, o la Llave de Salomón el Rey, un trabajo probablemente emprender marcha los secretos mágicos juntados por Salomón y usado por él en el conjuración de espíritus y que, según Frank C. Higgins, contiene muchas luces laterales en rituales iniciadores Masónicos, S. L. MacGregor-Mathers reconoce la probabilidad que el Rey Salomón era un mago en el sentido más lleno de aquella palabra. "No veo ninguna razón de dudarse," él afirma, "la tradición que adjudica la paternidad literaria 'de la Llave' al Rey Salomón, ya que entre otros Josephus, el historiador judío, sobre todo menciona los trabajos mágicos atribuidos a aquel monarca; este es confirmado por muchas tradiciones del Este, y su habilidad mágica es con frecuencia mencionada en Las Mil y una Noches." Acerca de los poderes sobrenaturales de Salomón, Josephus escribe en su Octavo Libro de las Antigüedades de los Judíos:

"Ahora la sagacidad y la sabiduría que Dios había otorgado a Salomón eran tan grandes que él excedió la antigüedad, en tanto que él no era ningún camino inferior a los egipcios, que son dichos haber estado más allá de todos los hombres en el entendimiento; Dios también le permitió aprender que la habilidad que expulsó a demonios, que es una ciencia útil y sanativa a él. Él formó tales conjuros también por los cuales los templos son aliviados. Y él lo dejó la manera de usar exorcismos, por los cuales ellos ahuyentan a demonios, de modo que ellos nunca vuelvan; y este método de la cura es de la gran fuerza a este día."

Los alquimistas medievales fueron convencidos que el Rey Salomón entendió los procesos secretos de Hermes por medio del cual era posible multiplicar metales. Doctor Bacstrom escribe que el Espíritu Universal (Hiram) asistió al Rey Salomón a construir su templo, porque Salomón siendo sabio en la sabiduría de alquimia sabía controlar esta esencia incorpórea y, poniéndoselo a trabajar para él, hizo que el universo invisible lo suministrara de cantidades enormes de oro y plata que la mayor parte de personas creídas fueron extraídas por métodos naturales.

Los misterios de la fe Islámica están ahora en el cuidado de los derviches - hombres que, renunciando la mundanería, han resistido la prueba de mil y días de la tentación. El Jelal-ud-din Rumi , el gran poeta de persa Sufi (esoterismo islámico) y el filósofo, es acreditado con haber fundado la Orden de Mevlevi, "o los derviches que bailan," cuyos movimientos exotéricamente significan los movimientos de los cuerpos celestes y esotéricamente causan el establecimiento de un ritmo que estimula los centros del conocimiento espiritual dentro del cuerpo del bailarín.
"Según el canon místico, hay siempre en la tierra un cierto número de hombres santos de quien se confiesan culpable la comunión íntima con la Deidad. El que quién ocupa la posición más alta entre sus contemporáneos es llamado 'el Eje (Qūtb) o 'Polo' de su tiempo. El Subordinado al Qūtb es dos seres santos quiénes aguantan el título de 'Los Fieles,' y son adjudicados sitios a su derecha y dejados respectivamente. Debajo de éstos es un cuarteto de 'Los Intermedios (Evtād); y en planos sucesivamente inferiores comió las cinco 'Luces (Envār), y siete 'Muy Bueno' (Akhyār). La siguiente fila está llena por los cuarenta 'Ausentes (Rijal-i-ghaib), también 'Mártires' llamados (Shuheda). Cuando 'un Eje deja esta existencia terrenal, él es logrado por el ' Fiel Un 'quién ha ocupado el lugar en su mano derecha.

Para a estos hombres santos, que también aguantan los títulos colectivos de 'Señores de Almas,' 'y Directores', es cometido una supremacía espiritual sobre la humanidad que lejos excede las autoridades temporales de reglas terrenales." El Axis es un individuo misterioso que, desconocido y no sospechado, se mezcla con la humanidad y a quién, según la tradición, tiene su asiento favorito sobre la azotea del Caaba. J. P. Brown, en los Sufies Derviches, da una descripción de estas "Almas de Maestro."

No hay comentarios: