martes, 20 de octubre de 2009

La Triada

La Triada

En la psicogenealogía consideramos que una triada es la relación que se establece entre: Padre - Madre - Hijo. Tomar consciencia de nuestra triada es como optimizar el aparato que nos informa de las fuerzas y las formas con las que fue moldeado el ser que de verdad somos. Esta red de interacciones de las que vamos a hablar, tiene repercusiones importantes a todos los niveles de nuestra existencia y es por ello por lo que le queremos dedicar el presente artículo.

Analizamos cada triada focalizando tres bloques de interacción:

* PADRE-MADRE
* MADRE-HIJO
* PADRE-HIJO

En cada una de ellas, definimos como interactúan los personajes a nivel de los cuatro egos. En una hoja grande podemos dibujarla usando diferentes colores para cada nivel: naranja para lo mental, azul para lo emocional, rojo para lo creativo-sexual y gris para lo material. Lo mostramos con un ejemplo:


No hay duda de que la familia establece una forma de comunicación determinada, el árbol es un sistema de cosas escondidas…


Para que toda esta información sea verdaderamente útil, proponemos el siguiente ejercicio:

1.-Describir y representar una triada ideal.

2.-Describir y representar nuestra triada mientras duró nuestra crianza.

3.-Describir y representar la triada de nuestra madre (con sus padres)

4.-Describir y representar la triada de nuestro padre (con sus padres)

Todos los problemas con los hermanos, o con la pareja son una máscara de algo que nos sucedió con los padres,con los amigos reproducimos los problemas que tenemos en nuestra hermandad. La hermandad nos forma el concepto social.

Cuando quedan cosas por resolver, hay un ejercicio psicomágico que resulta muy sanador, un ejercicio de confrontación: Con el padre o con la madre.

-Esto es lo que me hiciste

-Esto es lo que sentí

-Esto es lo que me produjo

-Esto es lo que padezco ahora a consecuencia de ello

-Esta es la reparación que me debes

Dibujar y analizar las triadas es un ejercicio sanador, porque nos desvela trampas, nos descubre tesoros y es una importante toma de consciencia, pero el trabajo no está realmente terminado hasta que no se pasa a la acción. Confrontar es una contundente forma de dejar de quejarnos y de sufrir. Es actuar, como también lo es suprimir contratos de lealtad, deshacer nudos, darnos permiso para romper límites… pero todo eso serán temas a tratar en los siguientes artículos.

No hay comentarios: