lunes, 26 de octubre de 2009

PSICOGENEALOGIA,

El término “psicogenealogía” lo asociamos en España, Hispanoamérica y Francia a Alejandro Jodorowsky que lo acuñó tanto en su labor literaria (”Donde mejor canta un pájaro”, “El niño del jueves negro”, “La danza de la realidad”…), como en sus conferencias, apariciones en televisión, talleres, entrevistas publicadas en prensa escrita y digital, y otros públicos diversos.

En cualquier caso Jodorowsky nunca ha lanzado sus afirmaciones como definitivas y no se cansa de decir que «la verdad no está en una sola cabeza, lo que yo diga es válido hasta cierto punto y hay riesgo de equivocación»

Para Jodorowsky, la psicogenealogía es el estudio del árbol genealógico como vía de conocimiento con un fin eminentemente sanador. Su colaboradora, Marianne Costa y su hijo, Cristóbal Jodorowsky, aportan valiosísimas reflexiones y puntos de vista a su inicial paradigma. En los artículos siguientes, los autores del blog profundizaremos en este arte sanador, basándonos fundamentalmente en las enseñanzas de Alejandro Jodorowsky, filtradas por nuestro entendimiento y nuestro modo de expresión. Se trata de construir un edificio de conocimientos sobre psicogenealogía, con cimientos jodoroswskianos, para compartirlos con todos los lectores de Plano Creativo.

Queremos añadir que esto será sólo lo que hemos creído entender de sus teorías, desde aquí recomendamos fervientemente acudir siempre que sea posible a la “fuente”, al origen. Incluso sabemos que próximamente saldrá a la venta un libro sobre psicogenealogía con la firma de Alejandro Jodorowsky y Marianne Costa. Libro que sin duda marcará las directrices de esta disciplina con la sabiduría que dan más de cuarenta años de dedicación.

Desde otros ámbitos de la psicoterapia se ha abordado desde hace décadas el tema que nos ocupa. Incluso ya en sus inicios, el psicoanálisis afirmaba con que la vida psíquica de cualquier individuo se sostenía en la relación de éste con su familia, en especial con los padres. Para Freud, el carácter de los vínculos entre padres e hijos en la primera infancia, van a ser determinantes para su personalidad adulta. El origen de la neurosis estaba fundamentalmente en las pulsiones reprimidas en esa primera etapa de la vida.

Posteriormente, Jung fue más allá y defendió la existencia del que llamó inconsciente colectivo. Él mismo estudió a fondo su propio árbol genealógico.
Destacamos a autores como Ane Ancelin Schützenberger, J. Levy Moreno, Didier Dumas, Gregory Bateson, Virginia Satir, Fritz Perls, Milton Erickson, Carl Whitaker, Levi Moreno y Bert Hellinger. La psicología sistémica y la herramienta de las constelaciones familiares, constituyen corrientes ampliamente conocidas y utilizadas en la psicoterapia familiar de nuestra cultura.

Todos han aportado valiosas enseñanzas sobre la influencia de la familia en la psique y en el modo de actuar en el mundo de cada individuo. Creemos que lo importante no es elegir una u otra corriente de conocimiento, sino tomar de cada una de ellas, lo que resulte útil a cada persona y en cada momento.

Si has llegado hasta este punto te estarás preguntando: ¿Cuál es el motivo por el que puede resultar interesante utilizar la psicogenealogía?
La Psicogenealogía nos ayuda a entender la naturaleza genealógica de nuestras relaciones y descubrir las fuerzas creadoras que nuestra familia entraña. Nos desvela las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones de una generación a la siguiente y que dificultan nuestra vida.

Parece ser que el hecho de trabajar sobre las propias raíces resulta un ejercicio de lo más sanador que existe. Desde muy pequeños aprendemos la historia de nuestro país y de nuestra cultura; sin embargo resulta muy curioso que no prestemos ninguna atención a nuestra historia familiar.

Dice Alejandro Jodorowsky que si el psicoanálisis fue la gran revolución del siglo XX, la psicogenealogía está destinada a serlo en este siglo XXI.
Alejandro Jodorowsky:

La psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden al sujeto autorrealizarse, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico. Podría decirse, que en ocasiones estamos “poseídos” por nuestras familias, particularmente las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de la psique del individuo, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado, e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

El árbol está vivo dentro de mí. Yo soy el árbol. Yo soy toda mi familia. Nadie tiene problemas individuales porque toda la familia está siempre en juego. El inconsciente familiar existe. Desde el mismo momento en que alguien toma conciencia de algo, hace que todos los suyos también la tomen. Ese alguien es la luz. Si uno hace su trabajo, todo el árbol se purifica.

Marianne Costa:

El árbol genealógico es a la vez nuestra mayor trampa y nuestro tesoro más preciado. Trampa que lleva a traicionarnos a nosotros mismos por quedarnos apegados fielmente a contratos inconscientes. Tesoro que nos engendra y nos da la posibilidad de vivir desarrollando la conciencia.

Trabajamos con un organismo vivo. El árbol genealógico no es un fósil enterrado, vive y se transforma constantemente con cada nueva generación y es por esto por lo que no utilizamos una técnica que serviría para la fabricación en serie. La psicogenealogía de Jodorowsky plantea una forma de trabajo artística.

Los condicionamientos emocionales y de conducta grabados por nuestro linaje en nuestro inconsciente personal, el yo más desconocido y misterioso, determinan nuestra postura frente a la vida y conducen nuestros actos irremediablemente a repeticiones de patrones dolorosos en distinto ámbitos personales, de los que difícilmente podemos escapar. El análisis psicogenealógico de nuestro propio árbol, nos devela las causas originales que desencadenaron esos patrones. Su visión y comprensión ya de por si resulta sanadora pero podemos dar un paso más hacia la superación de esas hirientes rutinas que nos privan de vivir en su plenitud y conciencia.

Cristóbal Jodorowsky:

La genealogía es un lenguaje de precisión matemática, un sistema de repeticiones con fechas, enfermedades, muertes, situaciones, nombres: mapas neurológicos que se recorren y transmiten de generación en generación.

Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol y eso se manifiesta en nosotros como chivo expiatorio haciéndonos sufrir, impidiéndonos amar, tener relaciones sexuales, realizarnos… ser felices, en definitiva. La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente.

Con frecuencia los padres proyectan sus imágenes o deseos sobre sus hijos, en lo que se llama proyecto parental. Con él nos imponen sutilmente un papel, una personalidad y, en última instancia, un destino al que debes adaptarte para no ser rechazado por el clan.

A veces para explicar un gesto que hacemos, una actitud o un dolor, es necesario remontarse a casi cuatro generaciones. Hay elementos que vamos repitiendo.

Para imponernos ese destino usan el lenguaje no verbal propio de cada familia, hecho de miradas, silencios y gestos. Y en ocasiones, incluso aparecen las órdenes literales como: “serás un fracasado” Cuando se desentrañan los secretos subliminales del árbol, las fechas de nacimientos, enfermedades, muertes o matrimonios, acostumbran a mostrar sorprendentes correspondencias. A reafirmar los lazos sutiles que la mente establece con quienes nos rodean.

Si somos capaces de transformar nuestro mito familiar, también cambia el Universo. El bien que hagas, como dice la Biblia, repercutirá en mil generaciones.


Gabriela Rodríguez (discípula de Alejandro Jodorowsky):

Todo está en el árbol genealógico, por tanto debemos investigar en el árbol familiar. Esta metodología tiene su base en que todos los problemas viene del nuestros antepasados. Nosotros somos nuestra familia completa, andamos acarreando a nuestros ancestros, tenemos en nuestra espalda su historia, y esa historia está viva y se manifiesta en distintas circunstancias, edades y generaciones.

El árbol nos condiciona de todas las maneras imaginables. Influye en todo: “estamos poseídos por nuestro árbol” hay tanto que desconocemos de nuestra familia que eso inconcientemente se mueve detrás del escenario racional y nos conduce por la vida. Nos conduce por lo que llamamos el destino familiar: Nos influye en el plano material: (económico, laboral, salud/enfermedad) en el plano emocional: (relaciones de pareja, hijos, amigos etc) en el plano sexual creativo, en el plano intelectual, en fin, en todo porque venimos de un árbol, como hijos somos fruto de ese destino familiar y luego reproducimos lo mismo por inconciencia y no lo digo como juicio, sino porque en nuestra cultura occidental no valoramos las raíces, los antepasados , no sabemos las
historias completas y porque en todas las familias hay secretos.

Sanamos el árbol realizando lo que somos auténticamente. Haciendo nuestro destino personal. Echando luz en nuestras raíces, conociendo nuestro árbol familiar, para eso es la psicogenealogía. Y luego hay que resolver: para eso es la psicomagia.
Para poder montar una de sus películas, La Montaña Sagrada, Alejandro Jodorowsky huyó de México donde las autoridades lo habían amenazado. Se instaló en Nueva York, donde empezó a sudar como fruto de la angustia que sentía. Un amigo le dio la dirección de un médico sabio en el barrio chino que le preguntó: “¿Cuál es su finalidad en la vida?”.

A lo que este respondió: “No vengo a tener una conversación filosófica. Vengo a que usted me cure de esta incesante transpiración”

El anciano insistió: “Si usted no tiene una finalidad en la vida, no lo puedo curar”…

Esta es la primera pregunta que también nos hará un “arbolista” antes de construir nuestro árbol genealógico. Es la clave de todo, la trampa sagrada que se esconde en nuestra vida, responderla es como encender una luz que permite ver lo que nos faltó en la misma raíz de nuestro árbol genealógico. Ahí están nuestras limitaciones, lo que nos da miedo, lo que se nos prohíbe.

Una pregunta que puede tomar muchas formas diferentes, aunque en esencia siempre es la misma:

¿Qué es lo que quieres hacer con tu vida?

¿Cuál es tu finalidad?

¿En qué te puedo ayudar?

¿Qué es lo que todavía no has conseguido?

¿Hacia dónde vas?

¿Cuál es tu horizonte ideal?

¿Qué tres deseos le pedirías a una Hada?

¿Qué harías si te hicieses invisible durante 24 horas?

Aquello que responde el consultante nos señala las prohibiciones de su árbol genealógico…
Si respondo que quiero “disfrutar”, significa que hay una prohibición del placer, del deseo, en el árbol. La finalidad es lo que somos, es nuestro guión auténtico, incompatible muchas veces con el guión que la familia nos impone. El árbol genealógico nos imprime una misión y tratará de que la cumplamos, aunque ello nos niegue ser lo que somos.

No siempre se tiene la respuesta al borde de los labios, a veces el mismo hecho de no haber sido deseados o tenidos en cuenta en nuestra infancia, puede hacernos carecer de finalidad en la vida de adultos. Para los que les cuesta muchísimo conectar con su finalidad y verbalizarla, se le recomienda que durante siete días vaya a comprar su pastel preferido y se lo tome tranquilo. Se despertará el placer, la parte creativa. Luego vendrá la finalidad.

Se nos ocurren tres poderosas razones por las que uno debe “parar el reloj de arena”, sentarse y plantearse de una vez cual es su finalidad:

1.-Cuando sabemos lo que queremos de verdad, y eso que queremos no lo estamos logrando de momento, de pronto descubrimos como por arte de magia que hay algo que nos lo impide: es “la trampa del árbol”.

Si queremos ser felices, nuestro árbol quiere que suframos.

Si queremos ser artistas, nuestro árbol nos está prohibiendo la creatividad

Si queremos amar, nuestro árbol nos limita las emociones.

Si queremos ser libres, nuestro árbol nos quiere esclavos.

Así hasta el infinito…

La forma en que lo hace, y la manera de lograr sanarnos y sanar el árbol para que esa finalidad no tenga impedimentos para ser alcanzada, las descubriremos utilizando las herramientas de la psicogenealogía.

2.-Verbalizar una finalidad es comenzar a caminar hacia ella. Nos parece que es como hacerle un pedido al Universo, es lanzar un mensaje, una oración… Ahí uno empieza a llamar al cambio, cuando declara su intención.

3.-Mostrar nuestra finalidad nos sitúa en lo que somos. El árbol nos da una misión loca, una identidad falsa, un no ser lo que somos en realidad. Cuando nos atrevemos a sacar al exterior lo que deseamos alcanzar, empezamos a ser felices, a estar más sanos, o lo que es lo mismo, empezamos a SER.

Es importante apuntar que la finalidad debe ser formulada de la forma más concreta posible, no abstracta. Como diría Marianne Costa, “si pides al hada una finalidad borrosa, te va a dar una finalidad borrosa”.

También Milton Erickson, con uno de sus terapéuticos relatos nos enseña algo fundamental: “Imponte siempre un objetivo real, para el futuro inmediato”.

En palabras de Jodorowsky, “todos hemos nacido de un hombre y una mujer. En cualquier estado que estés, el universo quiere que te realices. La vida tiene la finalidad que tú decidas. Para poder realizarnos, debemos conocer los acuerdos del inconsciente familiar que nos lo impiden”.

Dime ahora: ¿cuál es tu finalidad? Y recuerda las palabras de Séneca: “No hay viento favorable para el que no sabe dónde va”.

EL ARBOL GENEALOGICO 1 (LA RECOGIDA DE DATOS)
Desde la psicogenealogía, se considera que la persona que hace su árbol genealógico se convierte en el héroe o la heroína de su familia. Como dice Marianne Costa: “Un árbol genealógico es una toma de consciencia”.

Después de descubrir la trampa de nuestro árbol genealógico, recordemos que la finalidad que verbalizamos en el artículo anterior escondía esa trampa, ahora vamos a pasar a su construcción.

La primera fase en este proceso de recogida de datos es puramente intelectual. Será la base para poder interpretar después y obtener determinadas claves sobre la dinámica de la familia.

Nos centraremos en nuestros hermanos, padres, tíos, abuelos con sus hermanos y bisabuelos. En primer lugar deberemos dedicar un tiempo a la recogida de datos sobre cada uno de ellos.

Después de preguntar directamente a las personas vivas de nuestra familia, el registro civil y el parroquial son dos lugares que podríamos visitar para completar la información. Recomendamos que desde el principio se organicen los datos de forma ordenada, según los recursos y el estilo de cada cual, para luego poder acceder a ellos de una manera rápida y sin errores.

Podemos preguntarnos: ¿Cuáles son los datos necesarios?

-Nombre y apellidos

-Fechas de nacimiento, y casamiento y muerte.

-Causa exacta de la muerte

-Profesión

-Hijos muertos, abortos voluntarios e involuntarios.

-Enfermedades y acontecimientos importantes (ruinas, éxitos, divorcios, secretos, anécdotas curiosas, accidentes, cambio de país, cárcel, violación, etc.)

-Tener una idea de la relación emocional que nuestros padres tuvieron con sus padres cuando eran niños.

-Es útil meditar sobre las partes que faltan y dejar que la imaginación, el inconsciente, llene los espacios desconocidos.

Está claro que nos quedarán lagunas, personas de las que nada sabemos, espacios en blanco que mostrarán los cortes en la transmisión entre generaciones. Más adelante veremos que la falta de información también nos ofrece pistas valiosas.

La siguiente pregunta es: ¿Cómo coloco esa información? Mira el siguiente ejemplo donde está el árbol genealógico de Einstein.

Es lo que en la jerga del arbolista se llama “montar el árbol”, es decir dibujar en un papel de gran formato un esquema en el que organizar estos datos que la psicogenealogía considera fundamentales para llegar a esa toma de consciencia, llave para lograr esa finalidad que, expresada en con una frase concisa, coronará el esquema en su parte superior.

Cuando consideres que ya tienes toda la información posible, puedes hacer el ejercicio de contestar las siguientes preguntas que te formulamos en los paquetes de preguntas que te presentamos a continuación. Te servirá para redondear el proceso, para recapitular:

Segundo bloque de preguntas



Muy importante es que te tomes tu tiempo, no te asustes por la aparente avalancha de información, cuantas más cosas sepas más sencillo resultará todo. El sólo hecho de comenzar a recopilar datos, o incluso de estar leyendo este artículo, ya es dar un paso. “Un viaje de miles de kilómetros comienza siempre por un paso”, como dejó escrito Lao-Tsê. Algunos arbolistas dicen que se necesitan como mínimo tres semanas, pero es algo flexible y dependerá del tiempo que dediques a la investigación.

Para terminar este “primer asalto” vamos a leer una reflexión de Jung sobre este tema:

“Cuando trabajaba en mi árbol genealógico, entendí la extraña comunión del destino que me une a mis antepasados. Tuve el fuerte presentimiento de que estaba bajo la influencia de actos y problemas que quedaron incompletos, no resueltos por mis padres, mis abuelos, y mis otros antepasados. Tuve la impresión de que a menudo en la familia hay un Karma impersonal transmitido de padres a hijos. Siempre pensé que tenía que responder preguntas ya hechas a mis antepasados o que tenía que concluir, o continuar los problemas no resueltos previamente”.

LAS RESISTENCIAS AL CAMBIO
a psicogenealogía parte de la premisa de que determinados traumas y comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y pueda desligarse de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico.

Ahora nos encontramos en la segunda parte, después de un arduo trabajo en el que hemos recopilado y organizado mucha información sobre nuestro árbol genealógico.

Tal vez ya visualizamos “la misión loca de nuestro árbol” que puede consistir en una profesión (El abuelo era abogado como nuestro padre y como nuestro caso), en un determinado tipo de casamiento, o en cualquier otra determinación… Cuando nos separamos de su programa establecido empezaremos a encontrar resistencias que simbolizan las quejas de nuestro árbol para que nos liberemos del contrato de lealtad que nos une a él. Estas resistencias son como corrientes marinas que se oponen al avance de un navío. Pueden manifestarse sin que el mismo consultante sea consciente e influyen tanto en su comportamiento, como en hechos sincrónicos que suceden danzarines alrededor del momento en que se pone en marcha un cambio.

Imaginémonos el árbol genealógico actúa como un camarero que lleva su bandeja, cargada con vasos y botellas, apoyada sobre una mano. Cuando un vaso se sale de su sitio (el individuo que toma consciencia), toda la bandeja se desequilibra y eso es lo que el camarero tratará de evitar. Debe encontrar el nuevo punto de equilibrio, es un momento donde el árbol “grita”, se desequilibra el sistema.

¿Hasta dónde podemos llegar?

Es muy importante entender que cuando nos movemos llevamos a todo nuestro “clan” con nosotros (Se dice que junto a cualquier persona siempre viajan todos sus ancestros, unas catorce personas como mínimo. Los padres, abuelos y bisabuelos).

En algún momento de nuestra vida escuchamos la “llamada” para realizarnos, pero una pared de resistencias se opone a nuestro avance, como una bestia que nos frena. En ese momento necesitamos encontrar a una figura que actúe como maestro/a que nos abra una puerta en esa muralla defensiva que es el árbol genealógico.

También podemos dejarnos conducir por un experimentado arbolista que sin duda nos facilitará el proceso y sabrá cómo trabajar con nuestras resistencias para desarmarlas. El arbolista es un conocedor de los símbolos que se emplean en las diferentes culturas y tradiciones. Señala las cosas que ve y marca el camino, pero es el consultante quién ha de realizar el esfuerzo por sanarse, nadie lo puede hacer por él. Recordemos que aunque un maestro pueda indicar dónde está la puerta, somos nosotros los únicos que podemos cruzarla.

En ese nuevo camino que se nos abre, nos encontramos con aliados que nos ayudan y con enemigos que nos recuerdan la persistencia del pasado. En un punto del camino morimos a lo que éramos y realizamos una “mutación”, traicionamos a nuestro “clan” (En realidad lo que ocurre es que elevamos nuestro nivel de consciencia, dejamos de repetir viejas fórmulas caducas).

Hay que aclarar que nuestro éxito también es el éxito de nuestro árbol genealógico. Lo que nos damos a nosotros mismos, se lo estamos dando a nuestro árbol.

Entendemos que las resistencias son reacciones de defensa. Cada vez que nosotros “movemos algo” nuestro clan también se mueve por efecto del inconsciente familiar que trata de reequilibrar la situación. No estamos atados a ese inconsciente, aunque sin duda nos “fastidia” cada vez que tratamos de transformar alguna cosa.

En muchas ocasiones no queremos cambiar porque nos identificamos más con la identidad que nos dio el árbol que con la propia, porque además, pensamos que si cambiamos ya no nos van a querer igual. Si siempre he sido “el vago de la casa, como el tío Roberto y ahora me vuelvo trabajador… ¿qué va a pasar?, ¡no me voy a reconocer! y para colmo, ¡no me van a reconocer, ni a querer si me salgo del guión mi pobre tío!”

Hay múltiples formas en que esas trampas-resistencias asoman en nuestro avance, pueden aparecer enmascaradas de muchas formas, por ejemplo: no encontrar los datos, o que los encuentre y se me pierdan, llegar tarde o faltar a la cita con el arbolista…Es bueno que sepamos detectarlas, para interpretarlas y desactivarlas antes de que boicoteen nuestro avance hacia lograr la finalidad.

El disolvente universal es una persona que ha desarrollado en su corazón el amor divino. Un amor que disuelve todas las resistencias.
ANALISIS DEL ARBOL GENEALOGICO
Vamos a imaginar que ya tenemos los datos de nuestra investigación colocados sobre una hoja y dispuestos en cuatro niveles (observemos un árbol para aclararlo)

En la planta inferior situaremos a nuestros hermanos, el mayor a la izquierda y sucesivamente, ordenados por edades iremos hacia la derecha. Recordemos que en nuestra cultura se escribe de izquierda a derecha.

1.- ¿Qué lugar ocupas en tu hermandad? sólo unos apuntes rápidos sobre lo que llamaremos el ego material. Todos los problemas con la hermandad pueden desembocar en dificultades con el dinero, las posesiones, el territorio. Recordemos que los problemas con la hermandad no resueltos, de adultos, se trasladan a la pareja, los amigos, los compañeros y los vecinos. Son tantas las variables que interaccionan en la psique de cada individuo que sería imposible hacer corrspondencias universales, válidas para todos. Pero hay ciertas correlaciones que se repiten con bastante frecuencia:

-Eres hijo único y tienes todo el espacio para ti. Aunque también, todos los proyectos que tus padres tenían para “sus hijos”, recaen sobre ti. Puede que en la vida te cueste entender el concepto de jerarquía y te cueste compartir.

-El segundo hijo cuando el mayor es niño o la segunda hija cuando la mayor es niña. Tal vez te esperaron de un sexo diferente… Normalmente el que nace el segundo acepta bien papeles secundarios y desarrolla con haínco sus dones para intentar alcanzar los privilegios del promogénito.

-Existe una relación directa entre número de años de diferencia entre los hermanos y derecho de “ocupar todo el terrotorio disponible para un hijo”. Digamos que si nacen dos hijos muy seguidos, inconscientemente la familia los trata como uno solo, de manera que si uno es el listo, guapo, come bien, ordenado y es artista, el otro es el caniñoso, simpático, mal comedor, despistado y trabajador, por ejemplo. ¡Pero cuidado! Que no se le ocurra al listo tener gracia, ¡eso es territorio del otro!…

-El pequeño de la hermandad: no quieren que crezcas, te instalan en una adolescencia perpetua. Generalmente es el que hace pareja con uno de sus padres y, congelarlos en la adolescencia, los mantiene a ellos en una fantasía de juventud eterna: “si este pequeño no crece, nosotros no envejecemos” (detrás está el miedo a la muerte). Por ello, cuado el pequeño sale de casa, el padre, la madre o ambos desarrollan enfermedadedes o aceleran el proceso de envejecimiento, lo que provoca en el hijo un retorno total o parcial. Le otorgan inconscientemente la misión de cuidador que éste acepta para expiar el sentimiento de culpa.

-Estás justo en el centro, repites cosas del mayor y del pequeño: te dieron la posición más compleja. Muchas veces la vida es una verdadera lucha por encontrar tu lugar.

-Tienes un hermano que es 10 años mayor que tú: en realidad tu hermano actúa más como un padre o madre para ti. Al fin, eres hijo único, pero con más de dos padres, lo que se traduce con frecuencia en desobediencia a todos o conflictos de lealtad que neurotizan.

-Una gran bola de hermanos, en un momento dado no había medios para subsistir y empezó el exilio…se pierde el territorio. En la “bola” suelen suceder abusos a todos los niveles y que los padres consciente o inconscientemente consienten.

2.- Los dos linajes.

Por encima de nuestra hermandad, toda la mitad izquierda está destinada a nuestro linaje femenino (nuestra madre y sus ancestros) La mitad derecha es la del linaje paterno.

-¿De qué parte tenemos más información? Con frecuencia, la parte de la que tenemos más datos es aquella que ha influido más en nuestra educación y formación. Es muy difícil que los dos linajes estén equilibrados.

-Los huecos, son fallos en la transmisión, esconden conflictos en generaciones anteriores a la nuestra. ¿Hay secretos? o ¿cortes afectivos? Más adelante veremos que estos huecos los debemos “rellenar” con historias sanadoras, cada laguna de información una novela llena de sentido y de consciencia. Lo que le damos al árbol nos lo estamos dando a notros mismos.

- ¿Llevamos el nombre de alguno de nuestros tíos o tías? ¿De los abuelos? ¿De los bisabuelos? Si es así tenemos un nudo narcisista, al que dedicaremos todo un capítulo para explicarlo. De momento subraya con un color todos los nombres del árbol genealógico que sean como el tuyo. Y puedes dar un grito de alegría si tu nombre no está repetido…¡Enhorabuena!

3.- La forma en la que han muerto nuestros ancestros

-Los accidentes son suicidios encubiertos

-Los problemas cardiacos son resultado de dificultades emocionales

En realidad, cada enfermedad y cada muerte es una fuente de información valiosisíma sobre la biografía del ancestro que analicemos y las relaciones con los que convivió.

4.- Edades a las que se casaron nuestros padres y a la que concibieron los hijos.

-Casi todo en el árbol es fruto de la repetición, cuando se deja de repetir es que se avanza. Las fidelidades con sus propios padres hacen que los hijos repitan sus guiones de vida una y otra vez.

5.- ¿Se repiten los trabajos?

Cuando una madre proyecta en el hijo a su propio padre que era carpintero, el pequeño empezará a jugar con el martillo enseguida. A veces, no se permite superara al padre médico, y el hijo se hace enfermero. Los negocios familiares son una fiesta para el nudo incestuoso, al que le dedicaremos también un capítulo.

TU TRIADA ES TU TESORO Y TU TRAMPA

n la psicogenealogía consideramos que una triada es la relación que se establece entre: Padre – Madre – Hijo. Tomar consciencia de nuestra triada es como optimizar el aparato que nos informa de las fuerzas y las formas con las que fue moldeado el ser que de verdad somos. Esta red de interacciones de las que vamos a hablar, tiene repercusiones importantes a todos los niveles de nuestra existencia y es por ello por lo que le queremos dedicar el presente artículo.

Analizamos cada triada focalizando tres bloques de interacción:

* PADRE-MADRE
* MADRE-HIJO
* PADRE-HIJO

En cada una de ellas, definimos como interactúan los personajes a nivel de los cuatro egos. En una hoja grande podemos dibujarla usando diferentes colores para cada nivel: naranja para lo mental, azul para lo emocional, rojo para lo creativo-sexual y gris para lo material. Lo mostramos con un ejemplo:

Relación entre la madre y el padre: ¿Cuál fue la relación mental, emocional, sexual y material entre los padres?

-Nivel intelectual: Una madre sumisa, donde el padre ejerce de protector. Uno es más “grande” que el otro, aunque sus niveles de estudios fueran similares.

¿Qué falta en la relación intelectual?

-Mayores estímulos intelectuales. Los dos tienen madres con muy poca cultura. Los padres, con algo más de nivel fueron ausentes en ambos casos…

-Un entorno cultural y social muy cerrado genera cierta asfixia intelectual, donde sólo se pueden pensar ciertas cosas que están “bien vistas” por la comunidad.

-Permiso para compartir los descubrimientos, donde la crítica no esté presente.

-Nivel emocional: Los dos son padres-niños, la madre se quedó con 5 años (los que tenía cuando murió su padre) y el padre era el hijo menor de una numerosa hermandad, también estancado a nivel emocional. Se casan por amor, bajo un contrato de exclusividad absoluta que cumplen escrupulosamente

¿Cuál es la relación emocional más óptima que se podría imaginar?

Una relación adulta en positivo. Eliminar la idea “enferma” de que las emociones no se deben de comunicar, que son peligrosas. (Estamos frente a un árbol genealógico que obliga a reprimir los sentimientos)

-Nivel creativo-sexual: La relación estaba bastante equilibrada, aunque estancada en el tiempo. La madre tenía 15 años y el padre 20 (la edad en la que empezaron a salir juntos) El contrato social los obligaba a no cambiar ninguno de los puntos bajo los que se estableció el tratado. Por tanto es inevitable cierto estancamiento

¿Cuál es la relación creativo-sexual más óptima que se puede imaginar?

Aquella que considera que el sexo es divino, igual que cualquier acto creativo. Una relación que permite el disfrute mutuo en toda la extensión de la palabra. Como dice Marianne Costa: “Si la mirada exterior desaparece, la mirada que juzga, podemos hacer cualquier cosa”

-Nivel material: Se cuidan con mucha dedicación y entrega.

El padre tiene muchos conocidos por su trabajo, pero ningún amigo de verdad. La hermandad tan extensa provoca que sólo se relacione a nivel simbiótico con uno de sus hermanos, el inmediatamente anterior a él.

El padre y la madre comparten su espacio, dos hermanos están casados con dos hermanas, lo que representa un nudo homosexual del que hablaremos en otro capítulo. Comparten casa-territorio, trabajo y dinero. A pesar de compartirlo todo, también se rivaliza a nivel sutil. Parece que a un nivel “del cerebro reptiliano” los pequeños han de competir para poder sobrevivir dentro de su hermandad. Si no son rápidos, pueden dejarlos sin comida…

¿Cuál es la relación material más óptima que se puede imaginar?

Compartir el espacio es saber vivir sin invadir el espacio del otro. Respetar ciertas parcelas de intimidad y privacidad que son muy importantes.

Marianne Costa afirma que Cuando dicen: “Tú eres mío” (Se apoderan de ti) Es una palabra sexual de posesión. En cambio si dicen: “Estoy orgulloso de ti” (Te roban algo que es tuyo)

El niño

También es muy competitivo. Quiere ser el primero en todo: en juegos y estudios. Llega al absurdo de no aceptar ser el segundo hermano y se enfada por el hecho de ser el último en la familia. Competitividad que es el reflejo de la de sus padres

La madre se apodera del niño, toma posesión emocional de él. El primer hijo es del linaje paterno y el segundo del linaje materno

Deciden poner al niño el nombre de sus padres (ambos se llamaban igual) estableciendo una pantalla de proyección en el hijo. Podrían pedirle aquello que sus padres no pudieron darles.

No hay duda de que la familia establece una forma de comunicación determinada, el árbol es un sistema de cosas escondidas…

A nivel emocional el niño repite el mismo esquema de sus dos padres que estuvieron cortados de la figura paterna y establecieron una relación muy intensa con la madre.El niño está cortado a todos los niveles de la figura paterna…

Se comunica intelectualmente con la madre

Esconde su creatividad y su sexualidad, ante sus padres y ante el mundo.

No se considera aceptable para ocupar un espacio

Para que toda esta información sea verdaderamente útil, proponemos el siguiente ejercicio:

1.-Describir y representar una triada ideal.

¿Qué relación intelectual, emocional, creativa-sexual y material, sería ideal para unos padres? ¿Y entre un padre y un hijo/a? ¿Y entre una madre y un hijo/a?

2.-Describir y representar nuestra triada mientras duró nuestra crianza.

3.-Describir y representar la triada de nuestra madre (con sus padres)

4.-Describir y representar la triada de nuestro padre (con sus padres)

Según Marianne Costa:

* Todos los problemas con los hermanos, o con la pareja son una máscara de algo que nos sucedió con los padres.

*Con los amigos reproducimos los problemas que tenemos en nuestra hermandad. La hermandad nos forma el concepto social.

Cuando quedan cosas por resolver, hay un ejercicio psicomágico que resulta muy sanador, un ejercicio de confrontación: Con el padre o con la madre.

-Esto es lo que me hiciste

-Esto es lo que sentí

-Esto es lo que me produjo

-Esto es lo que padezco ahora a consecuencia de ello

-Esta es la reparación que me debes

Dibujar y analizar las triadas es un ejercicio sanador, porque nos desvela trampas, nos descubre tesoros y es una importante toma de consciencia, pero el trabajo no está realmente terminado hasta que no se pasa a la acción. Confrontar es una contundente forma de dejar de quejarnos y de sufrir. Es actuar, como también lo es suprimir contratos de lealtad, deshacer nudos, darnos permiso para romper límites… pero todo eso serán temas a tratar en los siguientes artículos.

LOS CUATRO EGOS:LAS 4 ENERGIAS
lejandro Jodorowsky nos habla de que no tenemos un solo ego, sino cuatro que son como cuatro caballos que hacen avanzar el carro de nuestro Yo corporal:

1.- INTELECTO: produce ideas, lo mental.
2.- EMOCIONAL: produce sentimientos, la vida emocional
3.- SEXUAL-CREATIVO: produce deseos, es la fuerza libidinal
4.- MATERIAL: es nuestro cuerpo con sus necesidades básicas y la vida material

Pasemos a desarrollar con algún ejemplo aclaratorio esta idea básica de la psicogenealogía jodorowskyana:

Ego intelectual o energía intelectual

-El filósofo que vive en su cabeza, es el perfecto ejemplo de una persona situada en su ego intelectual, que puede acabar sus días recluido en su mente. Quedando desconectado de su cuerpo, de sus emociones y su creatividad. Una persona que considera que todo el universo es algo racional y teme aquello que no puede explicar intelectualmente.

Ego emocional o energía emocional

-Un ejemplo de este ego emocional podrían ser los seguidores “fanáticos” de cualquier partido político. Los que asisten con su “banderita” de un determinado partido a un mitin en campaña electoral. Cada palabra de su “gurú político” es aclamada como si les fuera la vida en ello. Realizan cánticos colectivos donde se descalifica al rival político de turno. Impregnados de un sentimiento de afinidad, todos comparten similares emociones conectadas con una determinada manera de entender la vida. Tal vez no nos habíamos dado cuenta de lo mucho que se parece un mitin a un partido de fútbol. Donde el aficionado también realiza cánticos colectivos, donde los gritos e insultos al rival pueden acompañarse con banderas de los colores del equipo.

El ego emocional nos habla de sentimientos y nos conecta con el corazón. Ego que en el árbol genealógico está relacionado con nuestros abuelos y sus hermanos…
Al igual que evaluamos las ideas, para conservarlas o deshacernos de ellas según su grado de utilidad y belleza, también debemos examinar nuestros sentimientos para ver si son auténticos o no. Todo sentimiento que nos lleve a la guerra y a la confrontación es algo de lo que deberíamos prescindir. Los sentimientos auténticos son aquellos que nos conducen a la paz

Ego libidinal o energía sexual y creativa

-Queda representado por aquel que sólo vive para seducir o ser seducido. La persona que dice que en la vida sólo hay sexo y olvida incluso sus capacidades creativas.

Ego material o energía material

-El ejemplo más visible es el cuerpo musculado del personaje que vive en un gimnasio, obsesionado por la dieta y por la comida con pocas calorías. Otra de las caras de este ego es la necesidad de mantener una edad corporal determinada, entre 20 y 35 años. Luchando contra el paso del tiempo a golpe de bisturí.
Este es un ego que no desea desaparecer como demuestra la siguiente historia:

Se trataba de un gran gurú rodeado por todos sus discípulos en ese difícil tránsito hacia la muerte. Entonces uno de sus discípulos se acercó para preguntarle por sus últimas palabras

El gurú contestó: ¡No quiero morir! ¡No quiero morir! ¡No quiero morir!

Nuestro problema es que mezclamos los cuatro centros (egos) creyendo que son uno solo y que este solo es de naturaleza intelectual.

Cuando en realidad deberían de estar equilibrados, cuando uno se desarrolla en exceso, los otros tres se desarrollan en defecto, quedan inmaduros, reprimidos, insatisfechos.

Jodorowsky discrepa con algunas corrientes espiritual defensoras de la idea de que tenemos que matar al ego para llegar a la iluminación, o a tener un nivel de consciencia elevado. Dice que el ego no hay que matarlo, sino domarlo.

A veces compara nuestro ego con un perro, cuyas cuatro patas, esas cuatro energías, deben de ir encaminadas en la misma dirección. Si cada pata lleva un camino distinto, el perro se cae y da con la panza en el suelo. No llega a ningún sitio. Es lo que pasa cuando pensamos una cosa, queremos otra, deseamos algo diferente y hacemos al contrario.

También nuestra mano tiene una disposición que nos permite comprender los cuatro egos y la quinta esencia. El dedo índice es el que representa el ego intelectual, a su lado tenemos el dedo corazón representa al ego emocional, a continuación el anular se conecta con el ego libidinal y el meñique representa el material o corporal. Podemos ver como el pulgar es otra cosa, se separa de los otros cuatro, representa nuestra quinta esencia

Estos cuatro centros no se comunican entre si (tienen lenguajes diferentes) y llevan su propia vida independiente los unos de los otros. Y es por ello que resulta necesaria una cierta sabiduría interior, que Alejandro Jodorowsky llama la quintaesencia debe traducirnos el lenguaje de los mismos. Su papel consiste en hacer que todos esos lenguajes se vuelvan compatibles entre sí a fin de que el intelecto comprenda al corazón, al sexo y al cuerpo.

Podemos preguntarnos: ¿Por qué no vivir en todos los egos, trasladándonos de uno a otro, sabiamente conducidos por nuestra alma o quinta esencia?

El perro debe de seguirnos hacia donde vaya el ser esencial, hacia nuestra finalidad. Si no es así, somos nosotros los que seguimos al ego, vamos encaminados a metas que no son las esenciales.

1.-El intelecto quiere ser, debes enseñarle a no ser (mente vacía)
2.-El corazón quiere ser amado y amar, debes proporcionarle la paz (corazón lleno)
3.-El sexo quiere crear debes enseñarle a morir (mutación del ego en esencia impersonal)
4.-El cuerpo quiere actuar, debes enseñarle a meditar (lo inmovilizamos durante unos minutos al día)

Los cuatro palos del Tarot, el Oro, el Basto, la Espada y la Copa, nos simbolizan: hablan del cuerpo, del sexo, del intelecto y de la energía emocional. Alejandro Jodorowsky habla de las doce deformaciones, que describen las formas en que se vive con uno de los egos se invadido por otro.

También nuestro árbol genealógico está conectado con estos centros:

-El ego material en nuestra hermandad

-El ego libidinal en el nivel de nuestros padres y sus hermanos

-El ego emocional a la altura de nuestros abuelos y sus hermanos

-El ego intelectual con los bisabuelos

Alinearnos con nuestros deseos no es más que poner de acuerdo las cuatro energías para que persigan la misma meta en el camino. Como cada una habla un lenguaje diferente, son como instrumentos musicales que nada tienen que ver el uno con el otro. Es nuestro Ser Esencial , el conductor del carro del que hablamos al principio, el que hace de traductor, de mediador y el que debe hacer de director de orquesta para que los cuatro instrumentos toquen la misma melodía.

Sucede como en el cuento de las uvas, en el que se narra como un persa, un árabe, un turco y un griego, hambrientos, andaban errantes por el desierto. Soñador, el persa evoca el sabor de los “angûrs” y le entran ganas de comer en ese mismo momento unos cuantos. El árabe observa que sería mucho más agradable comer “inabs”. El turco le replica que unos “uzums” serían más indicados en su situación. El griego promete un placer aún mayor ponderando las virtudes de los “iztafils”. Queriendo tener todos la última palabra, los cuatro hombre se ponen a pelearse. Cuando están a punto de llegar a las manos, un sabio, acertando a pasar por su camino, comprende la razón de su disputa y les calma enseguida diciéndoles:

-¡Dejad ya de pelearos! Pues habláis de lo mismo. Lo que todos vosotros queréis no es sino comer uva. Ésta se llama “angûr” en persa, “inab” en árabe, “uzum” en turco y “iztafil” en griego.

DIAGONALES DE LOS EGOS

Qué son?

Dice Marianne Costa que la confusión mental es producto de las prohibiciones del árbol genealógico. Andamos proyectando continuamente nuestros problemas familiares en la vida. La vida es un escenario donde reproducimos nuestro “drama familiar”. Son otros actores los que intervienen en la obra, pero el guión parece estar escrito por el inconsciente familiar.

El concepto de “diagonal” viene a aclararnos cuales son nuestras motivaciones fundamentales, el modo en que nuestras energías se activan para interaccionar con el otro y cual es nuestro programa preferente de percibir el mundo y de reaccionar ante lo que nos rodea.

Sabemos que la energía se distribuye en cuatro centros pero éstos, a consecuencia de la imprimación que hacen en cada persona su familia, la humanidad y la cultura, se aparean en dos diagonales:

*Diagonal fría: egos intelectual y material

*Diagonal caliente: egos emocional y creativo- sexual

Conocer nuestra diagonal fría:

-¿Hay creencias morales, religiosas y/o políticas rígidas en mi árbol?

-¿Sospecho que hay, o he descubierto ya, secretos en mi familia?

-¿Existen conflictos de territorio, de negocios, herencias o de dinero en mi árbol genealógico?

-¿Para bien o para mal, se pone mucha atención al cuerpo y la alimentación en mi familia?

Conocer nuestra diagonal caliente:

-¿En mi familia hay heridas emocionales por resolver: amores frustrados, duelos no resueltos (niños muertos, viudedades eternas)…?

-¿En mi árbol existen proyectos frustrados significativos?

-¿Hay represión o abuso sexual en mi familia? (homosexualidad oculta, incesto, violaciones…)

-¿Ha existido prohibición para la creatividad, el arte, la poesía… en alguno de mis ancestros?

La diagonal dominante:

El sentido de que una diagonal domine a la otra es por un lado la tendencia a la repetición del inconsciente del árbol y por otro, el deseo de compensación y de resolución de su supraconsciente. La diagonal dominante nos programa nuestro sistema de motivaciones, nos habilita una mirada y nos activa para la acción:

SECRETOS DE FAMILIA

¿Qué es la familia?

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos.

¿Yo soy mi familia?

Recordemos que desde la perspectiva de la psicogenealogía Jodorowskyana, cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Desde esta perspectiva, consideramos que los secretos guardados en una generación son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás, “es agua sucia” como diría Marianne Costa.

¿Hay alguna relación entre la enfermedad y los secretos familiares?

La relación entre enfermedad y secretos familiares se hace bastante evidente en el estudio de los árboles genealógicos. La familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Hay asesinatos, locura, robos, ifidelidades, cárcel, incesto, abusos… Así, la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Como escribió Françoise Dolto: “Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo.”

¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo?

En el lado derecho… está la herencia paterna
Lado izquierdo…herencia materna
El vientre…la madre
Problemas de espalda…cargas a los padres
Padres divorciados, o separados…puntas de los pies se separan
Miedo a la sexualidad…pelvis movida hacia atrás
No te han amado…pecho endurecido e insensible

¿Si no uso palabras para expresar mi dolor, lo expresaré con mi cuerpo?

Anne Ancelin Schützenberger lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa por palabras se expresa por dolores”. O por accidentes, como el caso de una biznieta que pierde su virginidad por accidente a los siete años (jugando al salto de pértiga) y estudiando su árbol, descubre que su bisabuela fue fruto de una violación, concebida en la misma fecha que ocurrió el episodio.

¿Cómo se pueden observar los secretos en el árbol genealógico?

Cuando el árbol quiere desvelarte un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar tu atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares. Estos secretos se guardan por vergüenza, por pudor, por proteger a los niños o autoprotegerse ante la sociedad.

¿Dónde se sitúan esos secretos?

Cada secreto que tenemos está en el estrato que le corresponde (los cuatro egos):

-Mis ideas locas secretas, podemos identificarlas en el nivel de mis bisabuelos
-Mis emociones secretas, están en mis abuelos
-Mis secretos sexuales-creativos, están en mis padres
-Mis secretos materiales, de territorio, están en mis hermanos

Cuando el secreto lo porta un miembro de la familia, éste lo vive como un cuerpo extraño y molesto, su cuerpo lo vive como un tumor o un bolo alimenticio que tiene que salir a fuera. Nunca debemos contar secretos a los niños, es un Abuso con mayúsculas.

Sabemos además el poder de la comunicación no verbal, si alguien delante de ti se calla una información importante, se delatará tarde o temprano con algún gesto inconsciente. Freud decía que “Aquel cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”.

Claudine Vegh decía que “…vale más saber una verdad, aun cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”.

Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos con la psicomagia si son del pasado. Una herramienta útil es dibujar el árbol sanado: se trata de hacer una obra en la que representemos a todos los miembros, con dibujos o fotografías pegadas a modo de collage. A cada uno le pondremos su finalidad cumplida, todo aquello que les damos nos lo damos a nosotros mismos, y ahí aparecerán todos los secretos convertidos en bendiciones. He aquí un ejemplo:


El árbol guarda secretos, al tiempo que puede intentar desvelarlos. En todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construir el árbol genealógico. No existen los árboles sanos porque vivimos en una sociedad enferma.

“La sanación del árbol consiste en quitar la repetición, comprenderla, o repetirla en una forma positiva” (Alejandro Jodorowsky)

EL NIVEL DE CONCIENCIA DE NUESTRO ARBOL GENEALOGICO
Una de las preguntas que debemos realizarnos, gira alrededor del nivel de “consciencia” que había en nuestro árbol en el momento de nuestro nacimiento. Para ello sería conveniente que repasáramos el concepto y los niveles de consciencia de la mano del maestro Alejandro Jodorowsky.

Según sus propias palabras, consciencia es un estado de unión con la vida universal. Es una expansión continua, igual que el Universo. Lao Tse dice, “Hay que ser como el agua que toma la forma del vaso que la contiene”.Añade que las enfermedades son cristalizaciones de niveles de consciencia que no cambian. “Las enfermedades genéticas son “abrigos” que te han puesto y que vienen del árbol”

El desarrollo de la consciencia, según Jodorowsky, está graduado en niveles, de más a menos límites, hasta procurarnos la suprema liberación que es la que nos une de manera total con el Universo. Partimos de que es posible liberar a la consciencia de sus límites, paso a paso tal como se alcanzan los niveles de pericia en el Kárate, pasar simbólicamente del cinturón blanco, al negro.

Los tipos de consciencia los podemos clasificar según una escala evolutiva, empezando por el punto más bajo:

CONSCIENCIA ANIMAL (Caracterizada por los problemas con el territorio)
Solo se preocupa de cubrir las necesidades más primarias. Transforman la realidad en una jungla de agresividad. Es lo que ocurre en el mundo animal donde solo se desarrollan los egos más bajos. La motivación se centra en la satisfacción de las necesidades básicas. Se han desarrollado los egos material y sexual, el emocional e intelectual están inmaduros. El motor de la acción es la supervivencia y sus respuestas giran en torno a la comida, el sueño y el sexo. Un asesino a sueldo es un ejemplo claro de consciencia animal.

CONSCIENCIA INFANTIL (Cuando la persona permanece infantilizada)
Es la propia de la infancia donde la prioridad es el entretenimiento. Jugar, coleccionar, ver películas. Es la consciencia de los “parques temáticos” y de las películas americanas. No se pretende llegar a ningún sitio, no hay ideal o búsqueda, sólo se plantea entretener.
La sociedad americana está en este nivel, es la cultura del ocio y entretenimiento, no saben defenderse a pesar de la maquinaria bélica de la que disponen.
Nuestra sociedad trata de mantenernos en este nivel, donde somos consumidores compulsivos. Un niño tampoco puede montar ninguna “revolución”, el poder puede manejarnos con total tranquilidad…

CONSCIENCIA ROMÁNTICA (En este nivel se está permanentemente pidiendo…sin dar)
El mundo de las telenovelas y de las noticias del corazón. Hay una visión cursi de la vida que conduce al perfeccionismo. Podemos observar a este personaje típico en muchas de las series de televisión actuales.
Consiste en valorar por encima de todo el hecho de: “realizarse es encontrarse con su pareja” Continuamente se está a la búsqueda de la mujer o del hombre ideal. No se es consciente de que la pareja es una crisis continua.

CONSCIENCIA ADULTA NEGATIVA (El adulto es el sujeto que invierte. Ahora bien, puede ser un adulto explotador, cuyo afán sea poseer y explotar)
Es el político, industrial o traficante de drogas que hace mucho dinero aprovechándose de los niños y de los románticos. (Los que se encuentran en un nivel inferior de consciencia) Usan su poder en beneficio propio sin valorar el daño que está provocando a la sociedad en la que vive. No le importa plagiar, si eso le va a aportar beneficios. Responsables de crear industrias “tóxicas” que generan muchos beneficios pero contaminando y lastrando a la sociedad. De ser explotador, el egoísmo le puede llevar a ser abusador y vivir en un aislamiento mental con nivel cero de empatía.

CONSCIENCIA ADULTA POSITIVA (El adulto generoso, que por el contrario no se queda nada para él, sino que se lo da a los demás. El adulto generoso también sabe recibir y aprende lo que es el servicio). Es el que da un servicio a su comunidad, aunque gane mucho dinero con eso. Puede ser un gran médico o cirujano. Tal vez un empresario que además de ganar dinero beneficia de alguna manera a la sociedad que le rodea. Muchas veces la consciencia adulta lo es a escala local. Actualmente saltan a la prensa constantemente acciones solidarias de conocidos empresarios y artistas que son claros ejemplos de este nivel de consciencia.

CONSCIENCIA PLANETARIA (El nivel al que todos los habitantes del planeta deberíamos de aspirar)
Cuando el servicio que se ofrece trasciende las barreras locales y se expande a nivel planetario. Es el nivel al que debemos aspirar ya que todos nos movemos por el Universo a bordo de esta nave espacial que se llama la Tierra. Pero el error del ser con consciencia planetaria es quedarse estancado en el aquí y ahora, y así, no llegar al destino de cada ser: el de fusión total con el Universo.

CONSCIENCIA CÓSMICA (En este nivel ya se ha descubierto que todo está unido. El secreto de la conciencia es la “re-unión: volver a unir lo que estaba separado)
Estamos en un sistema planetario girando alrededor de una estrella que es el Sol. Formamos parte de una galaxia que a su vez pertenece al universo. Es una escala muy grande, que nos supera y convierte en una pequeña gota de agua en un inmenso océano. Sabe relativizar los problemas cotidianos, porque se inclina ante las leyes del cosmos. Acepta la muerte, se desprende de toda posesión y se entrega a la vacuidad.

CONSCIENCIA DIVINA (Nivel de conciencia unida al nombre inefable que está dentro de cada uno)
Es la que alcanzaron: Buda, Cristo y Mahoma. Un nivel que cae fuera de nuestro alcance, somos seres humanos, la divinidad queda en otro plano de momento. Sin embargo, todos llevamos dentro esa llama divina, nuestro Dios interior, simbolizada en la antorcha del Arcano XV del Tarot. Todos nuestros yoes se pliegan ante este diamante central, que no podemos conocer, pero sí sentir.

Nuestra mirada al mundo está filtrada por el nivel de consciencia que tengamos y ésta, a su vez, está directamente relacionada con el nivel de consciencia de nuestro árbol genealógico. Sin embargo, todos podemos ir avanzando. El edificio de la consciencia lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida desde abajo hacia arriba, todos los niveles son importantes, todos hay que vivirlos. Incluso cuando hayamos alcanzado pisos elevados, el ático, el mirador…

Otra pregunta: ¿Qué es falta de consciencia?

Cuando algo que te ha sucedido y no recuerdas te está marcando. El trato que te dieron tus padres: las neuras, obsesiones, maltratos…se transmiten por el árbol genealógico. ¡Tú haces lo que te han hecho! Es como una maldición, pero se puede cortar. Jodorowsky llama a esto “psicogenealogía”
Si nos hacemos conscientes de nuestros traumas genealógicos, los desactivamos. De ese modo curamos nuestro árbol genealógico, dejamos de transmitir por él esos errores.

Según Jodorowsky, el último don que tú das es tu conciencia. Cuando lleguemos a la muerte, lo mejor que podemos ofrecer es una perfecta y luminosa conciencia, una conciencia clara que hay que saber crear, porque si no, como decía Gurdjieff, mueres como un perro, sin ofrendar la conciencia ni construir un alma. Y el proceso lo describe así: “Cuando empiezas poco a poco a desprenderte de tu identidad, a ser un humano genérico, dejas de verte en una edad determinada. Luego dejas de identificarte con el tiempo en general. Después ya no te reconoces originario de una patria o hablante de una lengua determinada. No te ves en tu nombre, no te confundes con las cosas que posees, vas cesando en la identificación. Te agarras a lo que eres. A la alegría de la vida. Eres cada vez más feliz y no necesitas el traje rígido del carácter o de la personalidad. Te haces fluido, como el agua.”

Para averiguar quienes somos debemos expandir nuestra consciencia. Y ahí llega el arte. “El arte nos abre a otros mundos, a otras miradas, nos “muta” la consciencia. Por eso el arte es terapéutico: ¡la enfermedad por antonomasia es la falta de consciencia, y el arte puede curarla!

INTRODUCCION AL CONCEPTO DE NUDO
Marianne Costa define los nudos como miedos cristalizados que pueden desembocar en neurosis. Un nudo es un espacio donde hay miedo. Para tratarlo hay que abrirlo como si se tratara de una puerta cerrada. Dice que cuando apareció un nudo en la fase de nuestro desarrollo es que había un peligro real, aunque en la actualidad ya no esté. Es conveniente deshacerlos actuando con suavidad, sin forzarlos. Intentar manejarlos y que no sean ellos los que dirijan nuestra vida. Los nudos hay que vivirlos metafóricamente para poder superarlos.

Para Alejandro Jodorowsky la clave cosiste en investigar los nudos de nuestros árboles genealógicos y de ese modo evitar repetir los errores de nuestros antepasados. Las neurosis que padecemos debemos tratarlas con la potente medicina psicomágica.

¿Cuáles son los patrones más repetidos dentro de un árbol genealógico?

Según Alejandro Jodorowsky esos patrones se llaman “núcleos”, cuando se prohíben y no se realizan se llaman “nudos”. El primer nudo es el incestuoso; el segundo es el narcisista; el tercero, el homosexual; el cuarto, el sadomasoquista, y el quinto es el de neurosis social. Digamos que los núcleos son semillas destinadas a florecer, en una fusión total con el universo, sólo que este desarrollo natural, se ve bloqueado e un momento dado por prohibición o por abuso, a la sombra del miedo. De esta manera aparece un nudo, como freno neurótico a la evolución.

El ser humano va transitando por esos nudos, o los va deshaciendo. Las amarras al pasado se evaporan. Freud llamó a eso la novela familiar, porque es como una novela, con muchos problemas distintos.

La ley del árbol, según Alejandro Jodorowsky, es la ley de la repetición. Añade que en caso de que no nos liberemos de la cadena mediante el acto psicomágico, estaremos condenados a repetir los errores de nuestros ancestros.

Dice que no existen las familias perfectas; por el contrario, toda familia es una trampa, incluso las de los hombres iluminados. Al salir del vientre materno el feto busca al padre, y si no hay padre habrá patología. Nuestro destino se va conformando así desde nuestros primeros pasos. Si a la hija le pusieron igual nombre que a la madre, estará en incesto (figurado) con su padre; si le pusieron el nombre de su abuela paterna, su padre esperará que su hija sea tan “grande” como lo fue su propia madre; si te llamaron María o José, esperan de ti castidad y pureza.

Un nudo se puede estar viviendo de diferentes formas, las más significativas son las que siguen:

-Un nudo superado existe, pero ha sido elevado a un nivel de consciencia superior, lo convertimos en algo artístico y útil.

-Un nudo neutralizado es aquel que tenemos controlado, aunque se muestre de vez en cuando.

-Los nudos paralizantes: son los que nos crean una enfermedad. Para identificarlos debemos buscar entre nuestros obstáculos…

-Nudos padecidos: son los que nos causan sufrimiento, nos abusan y repetimos el abuso a la siguiente generación.

-Nudos inventados: fantaseamos con un nudo con la finalidad de compensar algo peor.

ESQUEMA GENERAL SOBRE LOS NUDOS

Nudo INCESTUOSO (Frase: Dentro de la familia, con alguien de la familia, nada fuera de la familia)

1.-Como nudo nos impide salir al mundo. Nos encierra, rechazando las influencias exteriores. Quedamos amarrados a la familia sin posibilidad de expandirnos.

2.-La finalidad sana es conocer la totalidad del mundo.

3.-Como núcleo o semilla es el amor a los padres

4.-Para identificarlo en el árbol, se identifica en algunos de los problemas con la pareja.

Nudo NARCISISTA (Frase: El otro no existe)

1.-Como nudo nos impide ver al otro. “Todo queda igual”. No nos dan una existencia real, se repiten los destinos como fotocopias. No hay “mutación”, todo se estanca.

2.-La finalidad sana es descubrir todo lo que nos es ajeno, descubrir al otro.

3.-Como núcleo o semilla consiste en asegurarnos de nuestra propia existencia. Querernos.

4.-Para identificarlo en el árbol, se detecta en la repetición de los nombres, lo que genera una “catástrofe genealógica”.

Nudo HOMOSEXUAL (Frase: Rechazo a los géneros y a la colaboración entre ellos)

Produce el odio a lo masculino o a lo femenino.

1.-Como nudo se presenta como una ceguera que nos impide ver al mundo tal y como es. Se rechaza la pareja mamá-papá, se rechaza el “andrógino”…el Tao.

2.-La finalidad sana es vivir un mundo andrógino. Vivir con felicidad la alternancia Luna Sol

3.-Como núcleo o semilla consiste en identificar a la niña con la madre y al niño con el padre.

4.-Para identificarlo en el árbol Se detecta cuando dos hermanos están casados con dos hermanas. Cuando una chica le roba el novio a su mejor amiga y en todas las situaciones triangulares.

El nudo homosexual está presente entre los niños que estudian en los monasterios Zen, en los futbolistas, las monjas, los samuráis y lamas.

Nudo SADO MASOQUISTA (Frase: Voy a tener que causar dolor en mi vida)

Este nudo nos quita la felicidad.

1.-Como nudo nos hace vivir en el dolor o huir del dolor permanentemente. Cuando el sufrimiento define la forma de relacionarse con el mundo.

2.-La finalidad sana es sentir la alegría. No depender del dolor o del placer.

3.-Como núcleo o semilla consiste en aceptar el dolor, aprender a decir que no

4.-Para identificarlo en el árbol, la finalidad que se desea es: “ser feliz” o bien, “quiero alegría en mi vida”

Nudo NEUROSIS SOCIAL (Frase: ¿Cuál es mi sitio en este mundo con tanta gente diferente?)

1.-Como nudo provoca todo tipo de nacionalismos y de racismos, desprecio a una determinada clase social…

2.-La finalidad sana consiste en que cada cual encuentra su sitio en el mundo, cada uno tenemos nuestra propia y exclusiva misión en el mundo. Cada ser es una cara de Dios. Estamos en la abundancia. (Dejamos de ir en manada como los animales)

3.-Como núcleo o semilla significa que no hay igualdad en la vida. No hay justicia estoy en peligro. Hay dominantes y dominados.

4.-Para identificarlo en el árbol, cuando uno de los padres es más rico que el otro. O bien es de una clase social diferente, o de una raza distinta, o de religiones rivales.

A veces sentimos que entre el horizonte de nuestros deseos y nosotros sentimos que se levanta un enorme muro de contención y éste no está hecho más que de la materia de nuestros nudos. Conocer cuales son y actuar, para poco a poco ir deshaciéndolos y superándolos, dejará el terreno libre para acercarnos a nuestros sueños.

Alejandro Jodorowsky dice que somos como pequeños budas, la naturaleza nos hizo perfectos. Pero la neurosis de nuestros padres, del ambiente, la neurosis social nos crea un disfraz.

Según Marianne Costa, la neurosis social en el niño se llama “mirada infantil”. La neurosis social hace que se piense y se sienta que las diferencias establecen derechos. Es la idea loca de “no todos tienen sitio”.

Parece ser que el nudo que padecemos es lo que faltó en nuestro árbol genealógico…

Nudo NEUROSIS SOCIAL (Frase: ¿Cuál es mi sitio en este mundo con tanta gente diferente?)

1.-Como nudo provoca todo tipo de nacionalismos y de racismos, desprecio a una determinada clase social…

2.-La finalidad sana consiste en que cada cual encuentra su sitio en el mundo, cada uno tenemos nuestra propia y exclusiva misión en el mundo. Cada ser es una cara de Dios. Estamos en la abundancia. (Dejamos de ir en manada como los animales)

3.-Como núcleo o semilla significa que no hay igualdad en la vida. No hay justicia estoy en peligro. Hay dominantes y dominados.

4.-Para identificarlo en el árbol, cuando uno de los padres es más rico que el otro. O bien es de una clase social diferente, o de una raza distinta, o de religiones rivales.

Psicomagia: La misión es florecer, cantar con nuestra propia voz…

¿Qué ocurre si tenemos un nudo de neurosis social… intelectual?

En este caso nos sentimos orgullosos de nuestra condición racial o de nuestro estatus social. Dice Alejandro Jodorowsky que Chile padece de una neurosis social avanzada, peor que la hindú y la africana. Dividimos a los chilenos en rígidas categorías sociales, en castas sociales, y eso te encajona en un ambiente en que cuesta mucho salir, porque eso se te mete en el inconsciente…

¿Cómo podemos identificarlo?

1.- Cuando me siento avergonzado de mis orígenes sociales

2.- Tengo ideas racistas… Tengo orgullo de ser blanco, o siento vergüenza de serlo.

3.- No me divorcio para que mi mujer no se lleve 10.000 € al mes.

4.- La neurosis social está presente si me identifico con un grupo determinado.

¿Qué ocurre si tenemos un nudo de neurosis social… emocional?

Cuando trato de “arrimarme” a la alta sociedad, imitarlos, buscando afinidades con esa clase social…

¿Cómo podemos identificarlo?

1.- Si sé algo y no lo puedo enseñar, entonces en realidad no sé nada

2.- Nuestro entretenimiento favorito es la prensa del corazón, en especial la casa real y la nobleza. El odio que despierta ver a la princesa en la pantalla de la televisión, también sirve de identificativo de neurosis social.

3.- Nuestras amistades favoritas son aquellas que contienen los apellidos que son sinónimo de clase alta.

4.- Coleccionar autógrafos de gente famosa y el interés obsesivo de fotografiarse junto a ellos.

¿Qué ocurre si tenemos un nudo de neurosis social… libidinal?

Cuando nos excita acostarnos con una persona más rica, o de un estatus social mayor.

¿Cómo podemos identificarlo?

1.- El artista que busca reconocimiento por su obra

2.- Desear que nuestro nombre aparezca en los “tablones”

¿Qué ocurre si tenemos un nudo de neurosis social… material?

Aparece la ostentación. La identificación con marcadores de estatus: marcas de las ropas, coche, casa…

¿Cómo se puede identificar?

1.- Cuando pienso que soy el coche que tengo.

2.- Soy “la ropa” con la que me visto, lo que lleva al absurdo de decidir la compra de ropa y los complementos en función de las marcas de prestigio. El rechazar por sistema estas marcas también identifica la neurosis social. “Me gusta esta prenda, me la puedo permitir, pero como es LOEWE, no me la compro”

3.- Está presente en todas las obsesiones de riqueza o de pobreza.

La neurosis social, está presente cuando nos criamos en medio de enormes desequilibrios de clases sociales. Por ejemplo, vamos a padecer este nudo si tenemos una madre que fue una sirvienta, pobre e inculta; frente a un padre médico, rico, soltero de oro, con un patrimonio enorme…

La neurosis social tiene un cierto paralelismo con un concepto que se conoce en psicología y en sociología como “neurosis de clase”

Vincent De Gaulejac: “Hay conflictos psicológicos ligados a la posición social. Mi objetivo es comprender el origen social de los conflictos psicológicos, analizando la manera en que los determinismos o problemáticas sociales influencian y se traducen en lo individual”

Su método terapéutico consistía en hacer que el sujeto relatara su biografía. El sujeto es producto y productor de su “novela familiar”.

Vincent De Gaulejac: Un individuo es productor de historias, ya que a partir de procesos concientes e inconscientes, realiza una reconstrucción de su pasado intentando otorgarle cierto sentido

La Xenofobia es asco ante lo extranjero (persona o costumbre) sin implicar características raciales en principio.

La xenofobia puede ser propia de pequeños grupos familiares con una cierta conciencia de clan, localidades vecinas o grupos profesionales diferentes, comunidades religiosas o colectivos con hábitos alimenticios distintos.

La xenofobia no tiene que manifestarse violentamente, puede evidenciarse en actitudes y comportamientos despreciativos (desde el chiste hasta el silencio significativo).

Lo extranjero pone en peligro al país. Es el caso emblemático del Japón de los Shogun, de la China Ming frente a los mongoles o de la China manchú frente a los occidentales.

Pero, ¿es en la mayoría de los casos real este sentimiento de defensa? ¿Se sienten realmente agredidos todos los xenófobos? ¿Implica siempre que debe aniquilarse al culpable extranjero de esta contaminación de los valores patrios?

Un acto de psicomagia en España, para resolver la neurosis social:

Dice Alejandro Jodorowsky que haría un gran edificio en el centro geográfico exacto de España y crearía la Sociedad de Españoles Unidos, donde estuvieran todos, los catalanes, los vascos, los andaluces, etcétera.

La neurosis de España es su tendencia a separarse, por eso hay que darle un centro nuevo. Los pueblos de España buscan distinguirse porque quieren recuperar la identidad que Franco reprimió, necesitan equilibrar esa injusticia que se cometió.

Traemos a tres geniales pensadores que hablan sobre el nacionalismo:

Einstein: el nacionalismo es una enfermedad infantil: el sarampión de la humanidad.

Deepak Chopra: En la actualidad, ser nacionalista es una forma de ser tribales; la nacionalización es una tribalización sofisticada. Hemos avanzado para ver fotografías de Marte, podemos caminar sobre la Luna, pero continuamos con actitudes tribales.

Erich Fromm: el nacionalismo es nuestra forma de incesto, y el patriotismo es su culto.

Sanaremos del todo la neurosis social cuando entendamos que la humanidad es un coro de numerosas voces, todas imprescindibles para que suene la auténtica música del Universo. Todos tenemos nuestro sitio y todos debemos cantar con nuestra propia voz.


Además de los nudos descritos (incestuoso, narcisista, homosexual, sadomasoquista y la neurosis social), existen muchas otras formas de obstaculizar el camino hacia la madurez adulta. Cada vez que en el niño se cristaliza el desarrollo natural hacia una finalidad sana, frecuentemente por un abuso o por miedo, ocurre un nudo.

Veamos algunos:

Nudo NEUROSIS ESPACIAL

La neurosis espacial está provocada porque teníamos que compartir nuestro espacio con un hermano. No teníamos espacio propio. Puede desembocar en que ahora necesitemos mucho espacio para vivir. Tenemos problemas con el espacio que se manifiesta a veces con una insatisfacción perpetua con el territorio que se ocupa. Es la obsesión por ocupar cada vez espacios más amplios.

Ejemplos:

1.- Alejandro Jodorowsky dice que su casa ideal, por el espacio que tenía, es el Vaticano.

2.- La persona que está en el trabajo y no se limita al espacio reservado para ella, sino que va dejando compulsivamente “sus huellas” por el espacio reservado para los demás.

3.-Hay muchos casos de personajes famosos de origen humilde que invierten en grandes fincas, incluso se hacen propietarios de islas enteras para ellos.

Nudo NEUROSIS TEMPORAL

Es el miedo a envejecer, el miedo al paso del tiempo. La finalidad sana de este nudo es vivir tantos años como vivirá el Universo. Pero si nos hacen creer que somos un cuerpo, nos identificamos con esta bendita bola de células que ahora mismo sirven de sustento a nuestro ser esencial. El apego al cuerpo y la identificación con el mismo, nos hace padecer una neurosis temporal. Detrás de ella está el miedo a la muerte, la muerte como fin de la existencia.

Ejemplos:

1.- Personas que ocultan su edad, incluso a sus hijos. El peor día del año es el del cumpleaños…

2.- La obsesión (ya se habla de adicción) por el botox para dar firmeza y rejuvenecer el cuerpo a parcelas.

3.- Vestir y hacer actividades propias de etapas madurativas anteriores, no por placer (que eso sí sería sano), sino con el único fin de representar el papel de una edad pasada.

Son grandes negocios los que generan cada nudo, pero este se lleva la palma. Las clínicas de cirugía estética y la industria farmacológica mueven cantidades ingentes de dinero al año “gracias” a la neurosis temporal.

Nudo ZOÓFILO

Consiste en el amor exagerado a los animales. Como núcleo, el amor a la naturaleza y al mundo animal es sano y es signo de la sensibilidad de las personas e incluso de un nivel alto de consciencia, pero cuando este apego al mundo animal es el motivo de vida del individuo o invade sus pensamientos, sentimientos, deseos y actividades, hablamos del nudo zoófilo.

Ejemplos:

1.- Una persona que viva con su gato al que quiere más que a las personas, vive en un nudo zoófilo emocional.

2.- Personas que viven en completo aislamiento pueden tener un nudo zoófilo libidinal (practican sexo con los animales).

3.- Quienes dedican una cantidad exagerada de tiempo, espacio y dinero a su mascota, restando estos recursos para el bienestar propio, padece un nudo zoófilo material.

Marianne Costa añade que hay otros nudos:

Nudo PARANOICO

Como núcleo, te hace ver que en el mundo no todo es bondad y buenas intenciones. Es saludable y adaptativo saber detectar los peligros y desarrollar estrategias que nos aseguren la supervivencia propia y de la especie. Pero cuando el mundo se convierte en un terrible lugar de malvados que apuntan hacia mí, he quedado atrapado en el nudo paranoico. En realidad, el nudo paranoico es una variable del nudo narcisista: “Yo soy el mundo y, como yo soy malo, el mundo es malo, y como todo gira a mi alrededor, todo lo malo se me terminará cayendo encima”.

1.-El nudo paranoico hace a la persona desconfiada, susceptible y muy celosa, en particular de su pareja. Sospechan de todo lo bueno que pueda acontecer en su vida, todo le levanta sospechas y ve enemigos potenciales por cada esquina.

2.- Cuando una persona no olvida una ofensa, le siguen apareciendo en su vida otras criaturas que le ofendan de modo parecido: esto también es un nudo paranoico. Gastan mucha energía y tiempo en mantenerse alerta “por si se acerca el enemigo”

3.- La búsqueda de aprobación es constante, necesitan hablar sin parar de sus logros y virtudes, llegando a la verborrea o a la pedantería, siendo esta forma de proceder un modo de compensación de su autoimagen negativa, la que proyectan en el mundo.

Nudo ESQUIZOFRÉNICO

La finalidad sana de este nudo consiste en traspasar los límites de la realidad que percibimos con los sentidos, expandir la fantasía hasta más allá de las coordenadas vividas y conectarnos con la infinitud de planos paralelos que coexisten en un mismo instante temporal y espacial. Cuando la persona se pierde entre estos planos, frecuentemente como modo de evadir un fuerte abuso, y la desorientación le hace difícil la adaptación a la sociedad, se dice que padece un nudo esquizofrénico.

1.-La persona con nudo esquizofrénico, aunque esté rodeado de gente, vive aislada. La dificultad mayor es la comunicación. Normalmente esto lo sufren más los que lo rodean que él mismo.

2.- No saben ni les interesa saber lo que a su pareja le gusta escuchar o hacer. Su pobreza empática, el embotamiento afectivo, hacen que no perpetúen las relaciones, a pesar de que pueden atraer por su personalidad creativa y excéntrica.

3.- El cuidado personal, la administración del dinero y la organización de su espacio suele ser insuficiente para adaptarse a la sociedad, por lo que muchos acaban aislados e incomprendidos, a pesar de su talento.

Recordemos que cada nudo es una paralización de algo que debió continuar creciendo hacia una finalidad elevada. Deshacer un nudo es actuar metafóricamente lo que lo formó. Frecuentemente no es suficiente un acto psicomágico, se necesita tiempo y esfuerzo. La sanación es un camino en el que progresivamente avanzamos hacia la felicidad de ser quien somos, mientras que nos alejamos más y más de la enfermedad, la neurosis y la locura de ser lo que los demás quieren que seamos.

NUDO NARCISTA

El amor a uno mismo no hay que confundirlo con el narcisismo, que significa no ver al otro, no amar a nada que no sea un reflejo de sí mismo.

Lo explica así Cristóbal Jodorowsky en una entrevista:

-Hoy está usted enamorado de sí mismo.

-Sí. Hace poco tuve una crisis de enamoramiento. Pero fuera de todo ego. Estuve muy contento de haberme conocido, de pasear conmigo, de mi forma de mirar, de hablar, de sentirme. Me sentí orgulloso de mí mismo. Sentí amor, compasión y agradecimiento por el milagro de la vida.-

-¿Algún truco para conseguirlo?

-Es un proceso. Ese enamoramiento de uno mismo viene cuando uno puede integrar no solo a su familia actual, sino a los antepasados. Es un gran amor. Cuando lo integras todo, toda la colectividad, te enamoras de ti mismo. En tanto excluyas algo de ti, por ejemplo, a tu padre, va a ser difícil. Ese alguien a quien excluyes es un banco de amor al cual no puedes acceder, una parte de ti. Lo tienes que integrar.

Tampoco hay que confundirlo con el trastorno narcisista de la personalidad, que es una patología limitante y desadaptativa, caracterizada por creencias de superioridad y los que la padecen necesitan obsesivamente manifestar su grandiosidad y se sienten muy ofendidos cuando no se les reconoce en su valía. Esperan constantemente recibir un trato especial y frecuentemente les es imposible ponerse en el lugar del otro.

Principales características del nudo narcisista

Un camino que nos conduce al narcisismo se da cuando desde nuestra infancia se nos educa repitiéndonos: ¿Te crees superior? o ¿Por quién te tomas?

1.- El nudo narcisista intelectual se basa en la repetición de lo que es igual a nosotros. Sólo nos atrae del mundo aquello que es el reflejo de nuestro propio pensamiento y no aceptamos que nos contradigan. En el narcisismo hay un rechazo de todo lo que no se nos parece. Podemos identificar el nudo cuando buscamos una pareja que:

a) Tenga nuestro mismo nombre: Antonio – Antonia / Luis – Luisa

b) De nuestra misma profesión: Profesor casado con profesora.

c) De la misma edad, el colmo del narcisismo sería que hubieran nacido el mismo día…

d) Imprescindible que comparta nuestras ideas políticas, filosóficas y religiosas.

Si en nuestro árbol genealógico observamos que cada generación repite los nombres de la anterior, estamos encerrados en un nudo narcisista. Este dato nos informa que repetimos inconscientemente los destinos de nuestros antepasados. Son como “contratos inconscientes” que limitan la libertad y que firmamos por el simple hecho de llevar un nombre determinado.

Por ejemplo: Una familia donde todos los hijos mayores se llaman Ignacio y son abogados.

La filosofía occidental es narcisista, no reconoce la importancia de la oriental. También los genios son narcisistas intelectuales. Se puede ser narcisista víctima o triunfante, muchos políticos son narcisistas…

2.- Narcisismo emocional es aprender a buscar el aplauso y el amor de los otros sin ser capaces de amarnos a nosotros mismos. El narcisismo negativo es aquel en el que el individuo se mira al espejo y no se gusta.

3.- En el narcisismo sexual-creativo el máximo placer sexual se encentra en la masturbación (sólo o acompañado). Es un nudo que se construye alrededor de un gran vacío, el niño que quedó sólo a una edad muy temprana. Cuando en el mismo territorio o espacio hay dos machos con el mismo nombre aparece un conflicto, problema que se presenta en el cerebro reptiliano. Los dos machos, padre e hijo, tratan de quedarse con la hembra. En este caso la madre es “castradora”. Castrará simbólicamente al padre y convertirá al hijo en su nueva pareja.

4.- El narcisismo material es reconocible en aquellos que dicen: “Mi obra soy yo” Preocupados por nuestra apariencia corporal tenemos un gimnasio en casa. Cuando nos identificamos con nuestras posesiones: casa, coche, incluso nuestro perro se nos parece.

Dice Alejandro Jodorowsky que si un deportista de élite se aferra a su gloria, convierte su cuerpo en una prisión. Acaba perdiendo la capacidad de amarse y con ello la de amar a los otros. Se convierte en un sembrador de amargura.

Es un nudo que se construye alrededor de un gran vacío, el niño que quedó sólo a una edad muy temprana.

El nudo narcisista nos impide ver al otro y por tanto, hace difícil la comunicación con todo lo que no es igual a él.

Respuestas, a modo de ejemplo, de una persona narcisista… desde sus cuatro egos:

Ego intelectual: -No es que no te comprenda, es que eres tonta (o tonto).

Ego emocional: -No es que ya no me quieras, es que no quieres a nadie.

Ego libidinal: -No es que no me desees, es que eres frígida (o impotente).

Ego material: -No es que no quieras compartir nada conmigo, es que eres una (o un) egoísta.

Las personas con un fuerte nudo narcisista en realidad hacen pareja con ellas mismas, aunque estén aparentemente unidos a alguien. Ese alguien es Eco, que según la mitología fue la ninfa que se enamoró de Narciso y que sólo podía repetir el final de sus frases, era su eco. La pareja de un narcisista es un reflejo, no tiene su “propia voz”. La pareja se rompe cuando el narcisista deshace su nudo o cuando “eco” recupera su voz.

Narcisismo cultural

Asoma el nudo narcisista cuando en un Universo infinito y pleno de riquezas, buscamos lo que es igual a nosotros. Nuestros científicos-genios son narcisistas a nivel intelectual. ¿Por qué en el Universo debería de existir sólo un tipo de inteligencia? Y además ha de ser como la nuestra. Incluso cuando imaginamos a Dios, nos gusta imaginarlo a nuestra propia escala humana…

Diferencias entre un nudo superado, neutralizado, paralizante, padecido e inventado:

-Un nudo superado existe, pero ha sido elevado a un nivel de consciencia superior, lo convertimos en algo artístico y útil. (El nudo narcisista de Jodorowsky es un nudo superado)

-Un nudo neutralizado es aquel que tenemos controlado, aunque se muestre de vez en cuando.
(Cuando estamos buscando a personas que hayan nacido el mismo día que nosotros, tratando de ver en ellas nuestro reflejo y nos damos cuenta del absurdo de esa premisa) En realidad ya no nos hace sufrir

-Los nudos paralizantes: son los que nos crean una enfermedad. Para identificarlos debemos buscar entre nuestros obstáculos…Una prueba de que el nudo está en este estado es que cada vez que “sale el tema”, se llora o cambia el humor.

-Nudos padecidos: son los que nos causan sufrimiento, nos abusan y repetimos el abuso a la siguiente generación.

-Nudos inventados: fantaseamos con un nudo con la finalidad de compensar algo peor. Por ejemplo, el nudo narcisista de un padre, se enmascara con un nudo incestuoso del hijo.

Hay una relación entre lo paranoide y lo narcisita

Los tres síntomas clave que conforman un cuadro paranoide son:
1.-Delirio de grandeza
2.-Celotipia (los celos nacen de querer poseer a la persona amada)
3.-Delirio de persecución

Una persona narcisista:
1.-Se cree el ombligo del mundo, son egocéntricos, los más grandes.
2.-Desea poseer a la persona amada porque realmente lo que ama es a su propio reflejo y no soporta que este sea poseído por nadie.
3.-Como el mundo gira a su alrededor, creen que todo el mundo los observa, es una susceptibilidad extrema y en el peor de los casos, reconocen sus propios demonios en la realidad que les rodea y los persigue

Para terminar podemos hablar del narcisismo positivo

Narcisismo positivo es cuando se obtiene mucho placer al ayudar a la gente. Algo muy positivo que sana a los demás. Es lo que debemos hacer con todos los nudos, transformarlos en semillas de las que florezcan obras buenas para la humanidad.

LOS ABUSOS
Dice Marianne Costa que: “el abuso es lo que se opone a que yo me realice. Es un demasiado, o un demasiado poco”

-Por exceso, “¿de qué me dieron demasiado?”: Demasiadas palabras, trabajo, juicios, normas, planificación, pedidos, comida insana…. También cuando hay invasión y dominio.

-Por carencias “¿de qué me dieron demasiado poco?”: información, comunicación, formación, confianza, espacio, tiempo, cuidados, atención, cariño, dinero, ropa… También cuando hay frialdad y ausencia.

Como vemos, puede haber abusos en los cuatro centros. Por ejemplo:

Abusos en el centro intelectual:

-Por exceso: te obligan a comulgar con las ideas políticas de la familia. Te tienes que “tragar” mítines todos los días.

-Por defecto: no te dejan estudiar lo que te gusta.

Abusos en el centro emocional:

-Por exceso: obligan al niño a besar a quien no lo desea, o a que le guste la música o la poesía.

-Por defecto: hay ausencia de madre o de padre

Abusos en el centro sexual:

-Por exceso: se invade la intimidad sexual del niño y se le obliga a darle placer al adulto.

La pedofilia tiene en su raíz un abuso sexual-abuso emocional. Si te quitan el placer y la emocionalidad sólo queda la erección.

Son frecuentes los abusos sexuales entre los primos. Es revelador saber que en la mayoría de las veces, se esconde una intención del árbol: dos hermanos (los padres de esos primos) realizan sus deseos incestuosos a través de sus hijos.

-Por defecto: se le prohíbe que explore y desarrolle su sexualidad d e manera natural. Las limitaciones en la orientación sexual, en la adolescencia, a la niña se le obliga a ser femenina y a que le gusten los chicos y al niño, se le obliga a ser un machote y a que le gusten las chicas.

Abuso en el centro material:

-Por exceso: se le obliga a permanecer donde no desea, se le protege demasiado o se le da comida para “cebarlo”, en lugar de para alimentarlo. Hay que apuntar que este “cebar” a un niño de hidrato de carbonos y azúcares puede venir a compensar la fata de amor no reconocida conscientemente por los padres, “no te traigo mi atención y mi cariño, te traigo más golosinas”… las golosinas (y a veces también los excesivos regalos, pueden estar escondiendo un sentimiento de culpa de los padres por no ocuparse de su hijo de forma correcta).

-Por defecto: no cuidar la salud de su hijo, que carezca de lo básico, que no tenga un espacio íntimo dentro del hogar.

También hay abusos generalizados que afectan a la totalidad del ser:

-Los castigos injustificados o desproporcionados.

-El maltrato físico y psicológico en toda regla.

-El “robo de la infancia” y que consiste en no dejar que el niño sea niño, que juegue, que experimente, que se equivoque. Obligarlo a hacerse cargo de los hermanos menores. Querer que sea maduro de manera precoz y cargarlo con responsabilidades, secretos y problemas que no son propios de un niño. También el instigarlo a demostrar sus habilidades en concursos (como el niño prodigio de la película “Magnolia”) o a competir en deportes si esto no es su gusto.

Como reflexión personal podemos preguntarnos:

1.- ¿Qué abusos he recibido?

a) -¿Qué es lo que se da en exceso en nuestro árbol genealógico? Por ejemplo: “tomé leche materna hasta los cinco años de edad” “Con cinco años debía hacerme cargo de mi hermano pequeño”

b)-¿Qué es lo que se nos niega?

Tratemos de identificar todo lo que no obtuvimos en el pasado. Por ejemplo: “no tuve espacio, compartía la habitación con otros tres hermanos”

2.- ¿A qué repeticiones responde?

El árbol intenta que las nuevas ramas crezcan en las heridas que dejaron en el tronco las viejas ramas amputadas. Tiende a obtener a toda costa lo que no se ha obtenido en el pasado. Se crea con esto un sistema de compensaciones y contrapesos, un sistema que se auto-equilibra constantemente, ya que el medio es cambiante y sus elementos son dinámicos.

Por ejemplo: “muere la madre y la hija queda embarazada”

La ley del abuso es la repetición. La repetición del abuso nos convierte en “bonsáis”. En la tradición oriental, Bonsái quiere decir “crecer dentro de un marco”, o sea, limitado a lo que te obligan que seas. Siempre que existe abuso, se forma un nudo. El abuso es como un agua sucia que corre de arriba abajo en el árbol.

3.-¿Cómo sanar el abuso?

Hay una manera ineficaz, un desastre de solución:

Consiste en proyectar en mi realidad actual aquello que me traumatizó en el pasado a mí o a algún miembro de mi árbol.

“Mi padre me abandonó, siempre me busco novios que vivan lejos”. Se proyecta el dolor en esa pareja, para sufrir menos por lo que me hizo mi padre. En realidad no hay un deseo de unión. Si no se es consciente de lo que hay en la raíz de ese dolor, cuando el novio venga, le encontrará mil defectos y lo dejará.

Hay que convencerse de que no se puede reparar el pasado, hay que formar vínculos totalmente nuevos.

Hay al menos tres maneras eficaces para sanar los abusos:

-La confrontación

-Aprender a decir “no, gracias”

-Lo que no me dieron, me lo doy, y lo que no me dieron, lo doy.

NEUROSIS DE FRACASO

Alejandro Jodorowsky habla de cinco factores que pueden provocar neurosis de fracaso:

“Me di cuenta de la gigantesca neurosis que Freud proyectó sobre el mundo. Edificó el mundo sobre la base de su neurosis. Porque el ser humano es bueno, y si después sufre y mata, es precisamente por ser bueno”

Nacemos con un potencial enorme para realizarnos en todos los campos posibles, intelectual, emocional, creativo-sexual y material, se lucha cada día por alcanzar la satisfacción y el éxito, pero parece que a veces se está condenado al fracaso. Esta loca “condena” es a lo que llamamos “Neurosis de fracaso”. Uno no logra vivir de su arte, o ser padre o madre, o tener placer sexual, o un trabajo digno, o publicar su novela, o ser feliz con su pareja, o prosperar en un negocio; en realidad, uno cumple una especie de castigo, carga con una culpa por algo lo que los padres le han trasmitido a través de mensajes más o menos sutiles.

Hay neurosis de fracaso que se manifiestan en “casualidades”. “Qué casualidad, cuando tenía el último examen para graduarme, me sucedió el accidente”, o “justo cuando el negocio marchaba bien, me robaron”…

Hay numerosas culpas que arrastramos y nos impiden triunfar. La neurosis de fracaso tiene su raíz en la locura de nuestros padres. Son estos:

-La primera es ser “fundamentalmente malo”

(Frase: En realidad habrías tenido que ser otro u otra para tener derecho a vivir)

La primera culpabilidad es ser “fundamentalmente malo”, “he frustrado a mis padres” y por eso no me merezco nada.

-Deberías de haber nacido de otro sexo…con otra identidad.

-No eres gentil, eres perezoso, me decepcionaste..

-Los que son lentos, tienen hijos hiperactivos a los que tienen que gritar: “¡Calma, calma!” Y los que son rápidos tienen hijos lentos y les gritan: “¡Muévete!” Si no eres igual, eres malo.

-Te esperábamos rubio y con ojos azules y mira…

-No eres tan inteligente como esperábamos…

-La segunda es ser una carga.

(Frase: Por tu culpa no he podido)

La segunda culpa consiste en “ser un obstáculo”, “ellos no lo han conseguido por mi culpa, por lo tanto yo tampoco lo conseguiré.

-Por ti dejé de hacer esto

-Me puse a trabajar por tu causa

-Fuiste una cruz para mí

-Me divorcié por tu bien

-Sacrifiqué mi vida por ti

-La tercera consiste en haber traicionado.

(Frase: No cumpliste mi destino)

La tercera culpa consiste en “no cumplir la misión impuesta”. “Si no cumplo tu destino, no cumplo ninguno”.

-Somos católicos y tú te hiciste budista o te casaste con una africana que hacía vudú

-Somos de la extrema izquierda y tú de la ultraderecha

-Somos carniceros, ¿y tú quieres ser artista?

-¿Cómo puedes hacer pareja con esa persona?

-Todos somos de este partido político, ¡y tú me sales con esas!

-Nadie en nuestra familia ha tenido esas creencias religiosas tan raras como las que tú tienes

-La cuarta es irse.

(Frase: Sin ti no puedo)

La cuarta culpa consiste en “si te vas, todo lo que me pase será culpa tuya, por no quedarte”. “No puedo hacer mi vida, debo hacer la que mis padres quieren, si me voy me caerá el peso de la culpa de lo que les suceda”.

-Te fuiste de la casa, hace tres generaciones que estamos encerrados aquí.

-Cuando no puedes irte al mundo, traes el mundo falso a tu casa. Si no consigues marcharte de una casa de encierro, ella va devorándote, al tiempo y que la familia va devorando a quien le pertenece.

-Un hombre es salchichero y cuando tiene un hijo lo hace salchichero, y éste tiene un hijo que hace salchichas, y si el cuarto hijo escribe poemas lo hace con infinita culpabilidad; además, esos poemas serán salchichas frustradas.

-Es el traidor, una catástrofe.

-Nos abandonas ahora que te necesitamos

-Tú no puedes independizarte

-Ese lugar al que te vas a vivir no te conviene

-No eres nadie para dejarnos de esta manera

-Tú lugar está aquí, cerca de nosotros

Sin embargo es bueno saber que no estamos en esta vida para hacernos cargo de lo que quieren los otros…

-La quinta consiste en superarlos.

(Frase: Si yo no puedo, tú no puedes)

La quinta culpa consiste en “si ellos no lo lograron, yo tampoco”. “Si lo logro, caerá sobre mi la culpa de tener lo que no me pertenece”.

-Si yo no puedo ganar dinero tu tampoco puedes

- Es un agotamiento del árbol.

-No nos realizamos para mantener el contrapeso del árbol

-No hay buena relación en la pareja de los padres, por tanto en la de los hijos tampoco

-Estamos insatisfechos sexualmente, tú también lo estarás

-Quisimos estudiar y no pudimos, así que tú tampoco

Para confrontar con los padres y superar la neurosis de fracaso, es recomendable elegir un lugar neutro, aceptar desde el principio que no pedimos que las personas cambien, la reparación se hace directamente al ser esencial de la otra persona, aceptar que esa persona te dará lo que tú le pides o no te lo dará; si ella no te lo da, el cosmos te lo dará. Para hacer la confrontación con personas que han muerto, lo podemos hacer en su tumba, y siempre acabar de forma positiva, por ejemplo, escribiendo con miel palabras de sanación.

En el encuentro confrontación se tratarán los siguientes puntos que prepararemos con anticipación:

1º-Esto es lo que me has hecho

2º-Esto es lo que sentí

3º-Esto es lo que produjo en mi vida

4º-Esto es lo que sigo padeciendo

5º-Esta es la REPARACIÓN que me debes.

Marianne Costa dice que hay un mantra para superar la neurosis de fracaso: “¡Qué revienten!”

LOS NEUTROS

Nuestra familia es ese conjunto de personas con las que nos unen cercanos lazos genéticos y/o afectivos. De ella procedemos directamente. De ahí la metáfora de que somos frutos, y ella es nuestro árbol genealógico.

La psicogenealogía, de la mano de sus maestros Alejandro Jodorowsky, Marianne Costa y Cristóbal Jodorowsky, nos enseña que un bebé es un genio, un ser con infinitos poderes. Todas las posibilidades son como semillas que viven en su interior. Digamos que ese primer latido del embrión parte del “neutro”, desde un lugar que permite todos los logros posibles, a nivel intelectual, emocional, creativo y material. La familia, la sociedad, la cultura y la humanidad, va poniendo límites a lo que somos inicialmente. Nos forman, pero también nos deforman.


¿Podemos volver a ese neutro? La respuesta es Sí

1.-Para empezar, proponemos una reflexión en formato de cuestiones:

¿Qué parte de mí creo que corresponden a una formación y a una deformación recibidas?

¿Qué creencias son obstáculos para lograr lo que deseo?

¿Por qué no amo como o a quién deseo amar?

¿A qué no tengo permiso en la sexualidad o en la creatividad?

¿Qué no me doy para que tenga lo necesario para vivir de forma sana y satisfactoria?

2.-A continuación podemos visualizar cómo haríamos para comenzar de cero en los cuatro egos. Por ejemplo:

-Neutro intelectual: me imagino lavándome el intelecto con una especie de detergente mágico, que no dejara ni una idea sola, ni siquiera sus raíces…. ¿Qué ideas irían surgiendo? Apasionante.

-Neutro emocional: ¿Qué sentiría si me liberara de lo que debo sentir? Tener un corazón libre, para dar y tomar, para expresar y sentir… a mi misma, a los que me rodean, a la humanidad, al universo y al Dios que está en todo ello…

-Neutro sexual-creativo: Sentir que no hay contratos, ni ataduras, ni deberes por cumplir en esta área. Parto de cero y surge la pregunta: ¿Qué deseo? ¿Hacia donde se dirige mi sexualidad? ¿Hacia quién mi deseo? ¿Qué quiero hacer? ¿Qué quiero crear?

-Neutro material: Me imagino solo/a, desnudo/a, en un lugar indeterminado. Me pregunto, ¿qué es realmente lo que necesito? Al fantasear las posibles respuestas me doy cuenta de que me sobra casi todo de lo que tengo.

3.- Por último, hay que actuar. Romper límites, darse permisos y partir del neutro puede ser una misión larga y laboriosa, no voy a hacerlo todo de golpe, pero siempre puedo empezar a hacerlo…

LOS CONTRATOS EMOCIONALES

En el artículo anterior tratamos el primer contrato con el que cargamos: nuestro nombre. Ahora añadiremos otros en formato de “programas” que tenemos instalados en nuestro interior, a los que resulta difícil acceder con el lenguaje racional y que nos impiden llevar una vida plena.

Son una especie de “códigos” que están situados en lo más profundo de nuestras mentes en forma de creencias y de todo tipo de inhibiciones que nos paralizan.

Cuenta Marianne Costa que en un momento de su vida escribió en un papel de pergamino: “soy una fracasada”. Después lo firmó con una gota de su sangre y lo enterró. En ese lugar plantó una bella flor y empezó a diseñar su realidad liberada de esa maldición. (Es un acto psicomágico, donde nos liberamos de esos códigos que recibimos de nuestra familia)

Un contrato es un acuerdo entre dos partes que se comprometen a dar algo y a recibir algo a cambio. Pero no todos los contratos están sobre papel, ni siquiera son verbalizados, ni tampoco todos están en el plano de la consciencia. Más aún, como en el caso del nombre, hay contratos que aceptamos en desigualdad de condiciones porque se “sellan” en la más tierna infancia: el niño intuye que el incumplimiento implica no ser querido, lo que significa la muerte. Nuestro cerebro más primitivo nos dicta la orden de obedecer cuando la amenaza es ser expulsado del clan.

Estos contratos pueden afectar a nuestros cuatro egos:

Ejemplos de contratos intelectuales:

Muchas de las creencias que tenemos son contratos que mantenemos con nuestro árbol genealógico, ideas que se nos han transmitido desde nuestros bisabuelos y que no podemos cuestionar. (Debemos deshacernos de cualquier creencia que no sea bella y útil)

a) “Serás abogado, como los hombres de provecho de esta familia”

(En árboles donde el artista es considerado como un muerto de hambre, que en realidad no sabe hacer nada)

b) “En esta casa se habla cristiano”

(No me salgas con querer estudiar lenguas…sólo hay que hablar una lengua: la materna)

c) “Eres torpe como tu madre”

(Una profecía que actúa como una maldición que acaba cumpliéndose)

d) “En la vida debemos dejar las cosas igual que nos las hemos encontrado”

(Señal de que el árbol se ha estancado…)

e) “Un hijo nunca debe superar a un padre”

(Una locura absoluta que se conecta con la neurosis de fracaso)

Los contratos intelectuales son como las “ideas irracionales” que describe Albert Ellis, raíces de nuestras emociones perturbadas y comportamientos desajustados. La psicogenealogía conecta con su famosa y en muchos casos efectiva RET (Terapia Racional Emotiva), en el sentido que la familia configura un esquema de creencias tóxicas que nosotros adoptamos por lealtad a ella y que se mueven en cuatro ejes fundamentales:

*Si no tienes lo que necesitas, te mueres. (”Si mi novio me deja, me muero”)

La herencia tóxica es confundir la necesidad con el deseo. Si no tienes alimento, te mueres, pero si deseas a tu novio y no lo tienes, sigues viviendo…

*Esto es horrible (”Es horrible que tenga que cancelar mis vacaciones”)

Se juzga en exceso. No hay nada categóricamente malo o bueno. Hay hechos que nos causan más o menos dolor. Si ordenamos los hechos dolorosos de 0 a 10 y en el 10 ponemos la muerte de un ser querido, ¿cómo valoraremos cancelar una vacaciones?

*No lo soporto (”No soporto la soledad”)

Hay situaciones que matan, son insoportables. Creer que algo es el límite entre la vida y la muerte nos hace sentirnos agonizantes cada vez que eso sucede. Eso lleva a preferir un desastre de relación amorosa, la soledad está prohibida por el árbol, porque es acercarse a la muerte.

*Si sucede algo malo es que hay un culpable y tiene que ser condenado. La familia nos enseña a juzgar y buscar culpables en los que descargar la responsabilidad de lo que pase, o a culparnos a nosotros mismos. Los acontecimientos no son una confluencia de factores, nada tiene una única causa. Si nos sentimos culpables de algo, la mejor medicina es una fórmula con tres elementos: la aceptación, la reparación y el aprendizaje de lo sucedido para evitar en lo posible repetir el mismo error en el futuro.

Ejemplos de contratos emocionales:

Suelen venir en formato de inhibiciones emocionales. Muy asociados a los niveles de consciencia infantiles…

a) “No crezcas”

(Si se hace mayor un día abandonará a sus padres. Esta orden lo mantendrá con una edad emocional de 10 años para el resto de su vida)

b) “Aquí somos del Madrid”

(Desde el primer mes de vida el niño es socio del club. Cuando crece no tiene alternativa, si no le gusta el fútbol o no es madridista, será considerado un traidor o un enfermo)

c) “No seas tonto y no te hagas novia”

(Quédate con la madre…ella no te defraudará)

e) La pareja es para toda la vida

(Nadie se ha divorciado jamás, en nuestra familia todos somos muy católicos)

Los contratos emocionales nos atan con fuerza al pasado y fomentan las relaciones basadas en la dependencia emocional. Disolver estos contratos es abrir al fin la puerta a la libertad de amar con un nivel de consciencia superior.

Ejemplos de contratos libidinales:

Aquí están todas las inhibiciones creativas y sexuales

a) “El teatro-la pintura-la música, son una pérdida de tiempo”

(Es como decir que no debes dedicarte a cosas que no son de provecho…)

b) “Esta relación no te conviene”

(Podríamos preguntarnos: ¿a quién no le conviene en realidad?)

c) “Te casarás a los 25 años y a los 26 llegará la única hija”

Este podría ser un contrato inconsciente que se repite de generación en generación. Un proyecto que el árbol tiene para nosotros

d)”La mujer que expresa deseo sexual es una fulana”

(Si el sexo de la mujer es sólo un instrumento de procreación, se le prohíbe gozar con su energía libidinal y a la postre de la creación y de la vida).

La prohibición de la homosexualidad y de prácticas sexuales no existentes en el repertorio del árbol, también son contratos que al incumplirlos nos bloquean la libido o nos sentimos culpables y merecedores de castigos si “nos salimos del tiesto”.

Ejemplos de contratos materiales-corporales-económicos:

Las inhibiciones económicas. Es necesario que encontremos los elementos que permitan separarnos de la violencia, del miedo y de la culpabilidad…

a) “Eres idéntico a tu abuelo”

(Y con ello uno de los linajes toma posesión del hijo)

b) “No toques los botones que los romperás”

(Cuando no te dejan tocar nada es porque no tienes espacio)

c) “El dinero es el pecado”

(Si nos hacen creer que el dinero es sucio, nos generará mucha culpabilidad ganarlo)

d) “El que arriesga pierde”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”…

(Salir del territorio es una deslealtad imperdonable y tenemos un miedo ancestral a no volver a ser admitidos en el clan).

Todo esto insta a acomodarse con una pareja que ya no aporta nada, un trabajo insatisfactorio, una casa que no es un hogar y también a una ciudad, un banco, un grupo de amigos etc. Instalados en un territorio para siempre, porque nos han enseñado que arriesgarse es perderlo todo, en lugar de impulsarnos a seguir nuestros deseos como sabio camino de transformación.

Los contratos se cumplen por lealtad, pero también por temor a las consecuencias. Digamos que hay un miedo a ser castigados, a que se cumplan esas predicciones (maldiciones): “Si te divorcias, te mirarán mal”, “si te haces artista, vivirás en la pobreza”. Un acto psicomágico para sanar este tipo de miedo al incumplimiento a lo que los padres ordenaron, consistiría en realizar metafóricamente la predicción, escenificándola delante de ellos.

Alejandro Jodorowsky nos dice en sus 10 recetas para ser feliz, “no hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que en realidad somos. Desde la infancia nos imponen destinos ajenos. Es conveniente recordar que no estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.














)

No hay comentarios: