viernes, 28 de junio de 2013

EL HINDUISMO :CREENCIAS

EL HINDUISMO :CREENCIAS


El hinduismo es un modo de comportarse, una actitud ante la vida y el mundo. El hinduísmo no tiene un fundador, ni un conjunto de principios establecidos, y sus creyentes tienen ideas muy diversas sobre la divinidad. Sin embargo, existen una serie de características que permiten diferenciarlo de otras religiones.

ESENCIA DEL HINDUISMO

Creen en un dios o realidad absoluta del que emanan todos los demás. Pueden adorar a ese dios abstracto e impersonal, un espíritu universal, al que denominan Brahman. También puede adorar a uno o varios dioses con formas humanas, que intervienen y ayudan a la humanidad. Con esta variedad de creencias ¿cuál es el núcleo de sus creencias.

El hindú es aquel que reconoce cuál es su deber en la vida, su dharma, y acepta la responsabilidad de sus acciones, su karma, los actos y sus consecuencias en las reecarnaciones futuras. El karma es el conjunto de actos, tanto buenos como malos, que tienen tienen consecuencias en la forma de reencarnarse. Definimos dharma como el deber ético y religioso que cada cual tiene asignado según su determinada situación de nacimiento. Esta es la bandera de la India. En el centro de la franja blanca hay una rueda de color azul marino que indica la Dharma Chakra, la ley universal y natural que todos tenemos que seguir.

LAS REENCARNACIONES

Según el hinduismo, cada persona vive muchas vidas a lo largo de su existencia. Este ciclo eterno de reencarnaciones se llama samsara.Cuando uno muere, su alma vuelve a nacer, reencarnarse, en otro cuerpo. Lo que le sucede en cada vida es el resultado de vidas anteriores. Es decir, uno se reencarnará en un cuerpo bueno si en su vida anterior se ha comportado según su deber en la vida o dharma. Si son buenas, se reencarná en una forma de vida superior. Lo que uno hace bien, le hace bueno, y lo que hace mal, le hace malo. Así, puede reencarnarse en una persona de casta superior si ha sido bueno, y si ha sido malo en otra de inferior o incluso en un animal.

El objetivo final de las prácticas de la religión hindú es el perfeccionarse hasta poder salir del ciclo de reencarnaciones, esta liberación se llama moksa. Todas las práctivas y devociones propias del hinduismo tienen como finalidad que el fiel se libre del continuo ciclo de reencarnaciones y alcance la liberación.

Debido a la creencia en la reencarnación, muchos hindúes son vegetarianos ya que creen que todos los seres vivientes forman parte del mismo espíritu. Por ello consideran que tanto animales como personas deben ser tratados con respeto y reverencia.

EL CAMINO A LA LIBERACIÓN

Para liberarse de las continuas reencarnaciones el hinduismo propone tres vías:

1. El camino de los actos: seguir fielmente el dharma y cumplir con los deberes de la propia casta.

2. El camino de la devoción: adorar a un dios con fervor y celebrar piadosamente sus fiestas y ritos.

3. El camino del conocimiento: descubrir mediante la meditación la verdadera naturaleza del alma y buscar en ella el Brahman, el Espíritu, el Todo Universal, para unirse a él. Suele ser una opción de renuncia a los bienes materiales y los placeres, la vía de los ascetas o shadus.



http://roble.pntic.mec.es/jfeg0041/todo_reliduques/hinduismo/html/5creencias.html



ORIGEN

La mayoría de los seguidores del hinduismo se encuentran en la India. La península de la India (el Indostán), se encuentra en el sur de Asia, bañada por el océano Índico. Sus límites son el mar de Omán, el golfo de Bengala y la cordillera del Himalaya

.

La religión de los habitantes de la India era la índica. Pero alrededor del año 1500 a.C. se produjo la llegada al valle del Indo de unos pueblos indoeuropeos, que se llamaban a sí mismos arios (arya, los nobles) y se impusieron a los habitantes de la zona. La religión de los invasores era la védica. Aunque en un primer momento se impuso la religión védica, con el paso de los siglos se fue dando mezcla de entre el vedismo y la religión índica. Esta mezcla concluyó hacia el 500 a. C. dando lugar al hinduismo. Así, el origen del hinduismo está en un largo desarrollo popular ya que no fue fundada por una sola persona.

Los habitantes de la civilización índica desarrollaron una cultura agrícola y urbana, y su religión fue la base del hinduismo. En cambio, los arios eran un pueblo de pastores nómadas, hábiles guerreos pero menos cultos que los pueblos sometidos. Aun así les impusieron su cultura y su religión, los cultos védicos, llamados así por el nombre de sus textos sagrados, los Vedas.

La mayoría de los dioses védicos estaban relacionados con las fuerzas de la naturaleza: Agni, el fuego; Indra, la tempestad; Dyaus Piter, el cielo;Varuna, las aguas, la ley y el orden... En su panteón casi no había diosas. Los arios eran un pueblo patriarcal, y su religión refleja la escasa importancia que en su sociedad tenían las mujeres.

Los arios creían que las personas podían "negociar" tratos con los dioses. Debido a ello, les ofrecían sacrificios valiosos para obtener algo a cambio: buena salud, muchos hijos, larga vida, riquezas, victorias militares... El ritual más importante era el sacrificio de ofrendas a los dioses. Durante dicho sacrificio, los sacerdotes se reunían junto al fuego y les arrojaban las ofrendas. El fuego las aceptaba y, mediane el humo, las elevaba hasta los dioses. Los sacerdotes desarrollaron unos rituales muy complicados, que sólo entendían y podían celebrar ellos, para así controlar el poder del sacrificío. Esto les permitía influir en el Espíritu Absoluto, el Todo Universal, un dios impersonal que lo gobierna todo, el Brahman. Por ello eran llamados bramanes, que significa "relacionados con Brahman".

Los cultos védicos se habían vuelto muy rígidos y complejos, y las clase populares lo fueron abandonando. Hacia el siglo V a. C. los cultos populares índicos renacieron con fuerza y volvieron a celebrarse, pero entremezclados con elementos de la religión védica. Así, de la fusión de los cultos védicos y tradicionales de la cultura índica nació el hinduismo. Los dioses védicos fueron sustituídos por dioses más populares como Shiva, Visnú, Rama o Krisna. El panteón acogió otra vez a diosas como Devi, Parvati, Durga o Kali


BRAHMAN

Brahman significa la realidad inmutable y suprema que existe más allá del mundo cambiante de las apariencias. El hinduismo se caracteriza por la gran cantidad de dioses que veneran. Pero de hecho, todas esas divinidades no son más que rostros de una sola realidad fundamental que los hindúes llaman Brahman (alma universal), absoluto sin límites, eterno, de donde nacen todas las cosas. Los diferentes dioses no son más que imágenes de esta realidad invisible. Por eso, para muchos, el hinduismo es politeísta en apariencia, ya que venera muchisimos dioses, pero monoteísta si se acude a la realidad última.

Según la leyenda, un hombre muy sabio primero pidió a su hijo que echara sal en el agua y después que la volviera a sacar. Por supuesto, la sal se disolvió y el chico no pudo apartarla. Entonces, su padre le explicó que la presencia de Brahman en el mundo es como la sal en el agua: es invisible, pero está en todas partes.

Atmán. El hinduismo enseña que todo ser vivo tiene un alma llamada Atmán. Algunos hindúes creen que el Atmán o alma individual es parte del Brahman (alma universal). Otros hindúes creen que el Atmán y el Brahman son dos cosas diferentes

DIOSES

En el hinduismo existen miles de dioses, cada uno con sus propias características. Los hindúes eligen a los dioses que prefieren adorar y por lo general creen que todas las deidades son aspectos distintos de la misma realidad suprema e inmutable: el Brahman.

LA TRINIDAD HINDÚ. TRIMURTI

Hay tres divinidades hindúes (Brahma, Visnú y Siva) relacionados con la creación, conservación y destrucción del mundo. En el hinduismo se considera que el ciclo de la creación, la destrucción y la renovación es continuo: no tiene ni principio ni fin.Las tres deidades forman la trinidad del hinduismo o Trimurti, que significa tres formas.



Trimurti
Brahma es el dios creador que funda de nuevo el universo cada ciclo del mundo. En la actualidad no es adorado de forma independiente. Se le representa con cuatro cabezas simbolizando que ve en todas las direcciones.

Visnú, el dios que conserva y protege el universo. Se le representa con color azul y cuatro brazos que simboliza que puede llegar a los cuatro rincones del mundo. Visnú ha venido al mundo de los hombres con distintas formas físicas llamadas avatares.

Siva, el destructor o liberador. Personifica los ciclos de nacimiento, vida , muerte y renacimiento. Suele representarse con una figura impresionante de cuatro brazos, el pelo enmarañado, una luna en la cabeza y una serpiente enroscada al cuello. La mano derecha superior suele sostener un tambor con el que acompaña el ritmo de su danza de la liberación y la recreación. Siva tiene un tercer ojo en la frente que simboliza muchas cosas.

Mantra Siva Siva
Rama y Sita AVATARES DE VISNÚ

Cuando el mal amenaza al mundo, Visnú aparece en uno de sus avatares, o encarnaciones, para protegerlo. Los mitos hindúes consideran diez los más importantes y poderosos. El primer avatar fue como pez, Matsya; el segundo cmo tortuga, Kurma; el tercero como jabalí, Varaha, el cuarto como mitad hombre mitad león, Narasimha; el quinto como avatar enano, Vamana, el sexto como "Rama con el hacha", llamado Parashurama. Los avatares más importantes son el séptimo y el octavo: Rama y Krishna.

Rama y su esposa, Sita, representan la pareja ideal. Se les respeta por su pureza de carácter, su amor mutuo y sus elevados valores morales. Una historia cuenta que Sita fue secuestrada por Ravana, el rey demonio de Sri Lanka, pero Rama derrotó a Ravana con la ayuda de Hanuman, el dios mono, y rescató a Sita. Para muchos hindúes, esta victoria representa el triunfo del bien sobre el mal. Esta historia se relata en el Ramayana.

Adorado como dios, Krishna es avatar más popular de Visnú. Es famoso por haber matado al rey demonio Kansa. Suele representarse con piel azul y tocando la flauta. El Mahabarata relata las acciones de Krishna.

El fundador del budismo, Buda, es considerado el noveno avatar de Visnú. Descendió a la tierra para acabar con los sacrificios de animales. El último avatar de Visnú es Kalki y todavía no ha aparecido. Se le espera como un guerrero sobre un caballo blanco que destruirá el mal.

Krishna

PARVATI, DURGA Y KALI

Hay tres diosas que se asocian con Siva: Parvati, Kurga y Kali. Parvati es la hermosa y dulce esposa que corresponde al lado compasivo y benévolo de Siva. Durga y sobre todo Kali, son temibles y poderosas y se relacionan con su aspecto destructivo. Durga, la inaccesible, mata demonios con la espada y Kali es la destructora del mal.



Kali LAKSMI

La mujer de Visnú es Laksmi. Es la diosa de la riqueza y de la buena suerte. En dos de sus cuatro brazos lleva una flor de loto (símbolo del alma) y una moneda ( que simboliza bendiciones y riqueza).



Laksmi GANESHA

Ganesha es el dios con cabeza de elefante, hijo de Shiva y Parvati, es muy popular entre todos los hindúes. Es el dios que elimina los obstáculos. Por eso se le reza cuando se emprende una nueva tarea. Se cuenta que Siva decapitó a Ganesha en un ataque de furia, pero más tarde, le devolvió la vida dándole una cabeza de elefante.


TEXTOS SAGRADOS

El hinduismo no tiene un único libro sagrado sino varios textos del siglo XII d. C. escritos en el antiguo idioma sáncrito.

En primer lugar tenemos los cuatro Vedas Se trnasmitieron oralmente durantre siglos antes de ser escritos: Rig Veda, el más antiguo, escrito en una de las formas más arcaicas del sánscrito, probablemente antes del 400 a. C.; Yajur Veda, el libro de los sacrificios; Sama Veda contiene himnos; Atharva Veda es el libro de los rituales.

Los Upanishad, meditaciones místico-filosóficas escritas hacia el 600 a. C, integran con los Vedas el cuerpo de textos que se consideran «revelados», y que no pueden ser alterados.

El Mahabharata, con más de 100.000 versos, cuenta la historia de dos linajes de principes que luchan entre sí. Ramayana, que cuenta la historia de Rama y Sita. Y los Puranas son los libros épicos del hinduismo.

SOCIEDAD

Las escrituras hindúes dividen la sociedad India en cuatro antiguos grupos sociales, llamados varnas. El primer varna lo formanban los sacerdotes y maestros, y eran los brahmanes. El segundo varna eran los gobernantes y soldados llamados chatrias. El tercero incluía a mercaderes y granjeros, que recibían el nombre de vaisyas. Los miembros del cuarto varna eran los sudras, es decir, los obreros manuales.

Hoy en día, en lugar de cuatro varnas, existen en la sociedad hindú miles de grupos llamados castas o jatis. Todo el mundo pertenece por nacimiento a una casta y aunque las diferencias entre ellas no son tan rígidas como en otros tiempos, aún son importantes para definir el lugar de cada persona en la sociedad. Fuera de las castas están los parias (dalits) son los intocables, una clase tan baja que se considera fuera de los varnas. Los hindúes consideran que los dalits son tan bajos como el excremento, algo fuera del cuerpo de Brahma.“Por nuestra descendencia, los dalits no podemos ni siquiera tomar agua del mismo chorro que las otras castas, estamos excluidos de los servicios básicos, como salud, educación y empleos”. Los parias son unos 130 millones. Las normas hindúes son muy estrictas respecto a las castas: se pertenece a ellas por nacimiento, y no es posible ascender. Además, sólo es posible el matrimonio entre miembros de una misma casta. Aunque el sistema de castas está prohibido en la India desde 1947, en la práctica sigue practicándose en muchos lugares.

Los sadhus es un hombre o mujer asceta que renuncia a todas sus posesiones, lleva la ropa más imprescindible, vive alejado de la sociedad y obtiene comida mendigando. Los seglares reverencian y respetan a los sadhus, los mantienen y acuden a ellos en busca de consejos espirituales. La finalidad del sadhu es alcanzar la moksa o liberación cuanto antes, para ello renuncia a todas las comodidades y practiva el yogaLos gurús son maestros espirituales. Deben ser expertos en las escrituras, sentirse libres de deseos y mentiras y ser completos espiritualmente. Los gurús pueden enseñar los textos sagrasos a los jóvenes de las castas más altas. Los hindúes recuren a los gurús en busca de consejos espirituale

Los místicos hindúes reciben el nombre de yoguis. Estos viven en lugares apartados llamados ashram, donde comparten sus enseñanzas con los gurús

Sadhu

RITOS

Las etapas más importantes de la vida hindú, como el nacimiento y la muerte, se celebran con rituales llamados samskaras, que tienen lugar ante un fuego sagrado. En total existen dieciséis samskaras, tres de los cuales se celebran antes del nacimiento.

EL NACIMIENTO. Poco después del nacimiento, se lava al niño hindú y se le escribe en la lengua la palabra "Om" con una pluma de oro mojada en miel. Diez días más tarde se le pone nombre en una ceremonioa llamada namakarana. Es entonces cuando se le hace la carta astral, que es un mapa que muestra la posición de los planetas y estrellas en el momento de su nacimiento. Este mapa se utiliza más adelante para determinar fechas como el de la boda o la ceremonia de mayoría de edad.

A los cuatro años se le corta el pelo y éste se ofrece al dios familiar.

Om

Upanayana LA MAYORÍA DE EDAD. Entre los ocho y los doce años, los varones hindúes participan en la ceremonio del upanayana, porque ya se les considera de edad suficiente para aprender más sobre su religión. Un sacerdote bendice un largo cordón de algodón blanco, que pasa por el hombro izquierdo y bajo el brazo derecho del niño. El cordón tiene tres hebras, que recuerdan su deuda ante Dios, sus antepasados y su maestro espiritual; también representan a los dioses Brahma, Visnú y Siva. El niño lleva el cordón sagrado toda su vida.

MATRIMONIO. Por lo general, los padres suelen concertar el matrimonio de sus hijos. La ceremonia de la boda llega a durar doce días y puede celebrarse en cualquier lugar. Aunque la forma exacta puede variar, los novios realizan los mismos rituales guiados por un sacerdote. Hacen promesa de lealtad mutua y de compartir sus posesiones ante un fuego sagrado que representa la divinidad. El sari rojo de la novia se ata al traje del novio para simbolizar su unión. Luego la pareja camina en torno al fuego entonando himnos y oraciones.

MUERTE. Según los hindúes, cuando una persona muere su alma vuelve al mundo con otra forma, es decir, se reencarna. Se cree que morir cerca del río Ganges puede evitar muchas reencarnaciones y por tanto acercar su moksa o liberación. Si una persona no puede llegar al río Ganges para morir, se le suele dar agua de ese río. El cadaver del difunto se coloca en un montón de leña o pira funeraria y el hijo mayor enciende el fuego. Tres días después se recogen las cenizas y se echan a un río, si es posible al Ganges.

TEMPLO

Los templos hindúes varían en su diseño. La mayoría están dedicados a un dios o una diosa. En la parte más profunda del templo, suele haber un altar o santuario con la estatua de una deidad. Esta imagen se llama murti. El santuario tiene un techo en forma de espira que actúa de vínculo entre la tierra y el cielo y simboliza el monte Meru, la morada de los dioses. Cada templo tiene también por lo menos un mandapa o sala exterior donde hay santuarios para otras deidades.

Durante el culto, los hindúes caminan en torno al santuario en el sentido de las agujas del reloj. Se cree que a través del darshana o contacto visual con el murti, la persona se comunica con el dios y puede hacerle peticiones o recibir revelaciones espirituales.

Los fieles puede llevar ofrendas, como fruta y flores. Todos los templos tienen un sacerdote brahmán, que coloca las ofrendas ante el dios para que sean bendecidas. Más tarde se devuelven a sus dueños para que así les transmitan la bendición. Los brahmanes hacen a veces, con un polvo rojo, una marca de bendición llamada tilaka en la frente de los fieles.

FIESTAS y PEREGRINACIONES

El año hindú. El calendario hindú tiene 12 meses lunares, es decir, basados en las fases de la luna. Este calendario se utiliza para calcular las fechas de las fiestas y otros eventos religiosos y hacer las cartas astrales. En la vida cotidiana siguen el calendario solar.

Cada año celebran cientos de fiestas religiosas, la mayoría de ellas relacionadas con sucesos de la vida de los dioses. Algunas festividades, como el Diwali, se celebran en todo el mundo mientras otras son locales.
Diwali. Es una fiesta de cinco días que tiene lugar entre octubre y noviembre y en la que se adora a Lakshmi, la diosa de la riqueza y la belleza. En esta fiesta también se celebra la vuelta triunfal de Rama después de su exilio, acompañado de su esposa Sita. Diwali marca el comienzo del año nuevo hindú. También se conoce como fiesta de las luces. La luz representa el conocimiento y el triunfo del bien sobre el mal. Las casas y los templos se decoran con lamparillas de aceite llamadas diyas y se lanzan fuegos artificiales para alejar las tinieblas e iluminar el camino de vuelta a casa para Rama y Sita. Antes de la fiesta de Diwali se limpian y decoran las casa porque si está limpia y bonita, Lakshmi entrará y bendecirá a sus habitantes. En Diwali es el momento de estrenar ropa, visitar a la familia e intercambiar tarjetas, regalos y dulces.

Holi marca el comienzo de la primavera y conmemora la muerte de Holika, una mujer malvada que según la leyenda intentó matar a su subrino por ser seguidor de Krishna. La noche anterior de Holi se encienden enormes hogueras y se queman muñecos de Holika. El día de Holi se recuerdan las travesuras de Krishna y las bromas que gastaba de joven a las vaqueras. Hay procesiones, cantos y bailes, y los participantes se echan agua y tintes unos a otros. En Holi es costumbre ir a ver a la familia y amigos y saludar a todo el mundo.

En la festividad de Dassehra se recuerda la victoria de Rama sobre el gigante Ravana. Mediante Danzas y obras de teatro se cuentan momentos claves de la vida de Rama y Sita. Se construyen enormes muñecos de Ravana rellenos de paja y petardos, y una persona disfrazada de Rama dispara una flecha encendida para prenderlos fuego.

PEREGRINACIONES

Entre las peregrinaciones que realizan los fieles hindúes destaca la Kumbhamela o Kumbh Mela. Se realiza cuatro veces cada doce años, y tiene lugar, por turno, en los siguientes lugares santos: Prayag, el nombre hindú de Allahabad (en Uttar Pradesh); Hardwar (en Uttaranchal); Ujjain (en Madhya Pradesh) y Nasik (en Maharashtra). La leyenda dice que en los orígenes del tiempo los dioses y los demonios hicieron un pacto para elaborar el néctar de la inmortalidad. Una vez creado los demonios huyeron con el "bote" del néctar. La batalla entre dioses y demonios duró doce días (=años) y durante la pelea se cayeron cuatro gotas del néctar de la inmortalidad. Los lugares donde cayeron estas gortas es monde se celebran los Kumbhamela

Cada ciclo de doce años incluye una Maha Kumbhamela (o ‘gran reunión del pote’) en Prayag, en las riberas del Ganges, en la que participan varios millones de personas, lo que hace que probablemente sea el mayor peregrinaje que se celebra en el mundo. Reunidos en la confluencia de dos de los ríos sagrados de la India, el Ganges y el Yamuna, donde según la leyenda también emerge a la superficie el mítico e invisible río de la sabiduría, el Saraswati, los fieles se liberan de sus pecados y rezan para escapar del ciclo de reencarnaciones.

Las estimaciones consideran que en las tres semanas del Maha Kumbhamela celebrado en 2007, se dieron cita 70 millones de personas .



Lo más importante del Kumbhamela es la inmersión en el río ya que con ello creen que limpiarán sus pecados a ellos y sus ascendientes, y así facilitar el ciclo favorable de reencarnaciones. Los primeros en bañarse son los sadhus y otros santones, después el resto de los fieles. Se da una gran concentración de sadhus, y los fieles aprovechan para contemplación ritual que transmite la energía espiritual.









No hay comentarios: