martes, 23 de marzo de 2010

Trentren Vilu y Caicai Vilu

Trentren Vilu y Caicai Vilu

Trentren-Vilu (Tenten-Vilu en Chiloé) y Caicai-Vilu o simplemente Trentren o Tenten y Caicai, (del mapudungun Trengtrengfilu y Kaykayfilu), son seres mitológicos de la mitología mapuche y en las últimas décadas del siglo XX fueron reintroducidos en la mitología chilota. Ambos son seres poderosos con forma de serpiente (en mapudungun, filu); Caicai-Vilu es la "serpiente marina" que domina el poder del mar y todo lo relacionado a él y Trentren-Vilu es la "serpiente terrestre" que domina la tierra, el fuego, y sus volcanes.

La apariencia de Caicai sería de un ser mitad culebra y mitad pez; y la apariencia de Tenten, el de una culebra gigante.
La tradición dice que en la antigüedad el territorio continental de Chile habría sido solo una única franja de tierra plana unida completamente al continente americano; pero producto de una lucha legendaria que tuvieron estos seres, se creó la actual geografía de Chile, con innumerable cantidad de archipiélagos e islas al sur de este país, entre ellos el archipiélago de Chiloé; y también serían los responsables de muchas de las montañas, cerros y volcanes a lo largo de Chile.
Según los mapuches, estas dos serpientes serían originalmente los hijos de los pillanes más poderosos, que como castigo habrían sido convertidos en estos seres. Así que el hijo de Peripillán fue convertido en una inmensa culebra que sería Caicai y el hijo de Antu convertido en una inmensa culebra que sería Trentren. Ambas culebras serían adversarias, así como fueron adversarios Antu y Peripillán. Caicai habría sido mandada a vivir en el mar para cuidarlo, y Trentren habría sido mandada a vivir en la tierra para ayudar al ser humano; Siendo así como estas dos culebras son usadas como un instrumento a través del cual también se cumple la voluntad de los espíritus antiguos.

Se dice que cuando Caicai despertó de su sueño, a causa del desagradecimento que tuvieron los hombres por todo lo dado por el mar; Caicai se enfureció y usó su cola en forma de pescado para golpear el agua. Con ello inició un gran cataclismo que empezó a inundar y crear un diluvio todo el territorio; ya que tenía el deseo de castigar al ser humano y de incorporar toda la vida terrestre a sus dominios. Caicai ordenó a las aguas que inundaran los valles y cerros, y que llevasen a todos los habitantes al fondo del mar.

Al ver Trentren, que los habitantes y animales estaban desesperados y que los hombres la invocaron, y como por órdenes de su padre, ella era quien debía proveerles de sabiduría y protección; decidió ayudar a los seres humanos. Así ayudó a escapar a los habitantes y a los animales subiéndolos en su lomo y llevándolos a los cerros; y a los que quedaban atrapados por las aguas, los transformó en aves para que escaparan volando; a los que se ahogaban en peces y mamíferos marinos (siendo uno de ellos el origen del cahuelche), y a los ahogados en sumpall. Los seres humanos que quedaron inmóviles por el terror que sentían, se habrían transformado en mankial. Pero como el mar seguía subiendo de nivel, Trentren tuvo que ordenarles a los cerros que aumentaran de altura para contrarrestrar el poder de Caicai. Enojada, Caicai empezó a luchar contra Trentren en una titánica batalla que duró mucho tiempo, hasta que ambas serpientes se cansaron, con lo cual Trentren venció parcialmente al no haberse inundado toda la tierra, sin embargo, las aguas no volvieron totalmente a su nivel antiguo; con lo que Chile obtuvo su actual geografía.

Según la tradición chilota, Caicai se conformó con la porción de tierra obtenida que logró inundar, y delegó sus funciones referente al mar, al gran Millalobo.

Según la tradición mapuche, luego del cataclismo, todos siguieron su vida tranquila; hasta que un día fue Trentren quien se encolerizó por la actitud que tenían los hombres, e hizo que todos los volcanes entraran en erupción y la población tuvo que mudarse a otros lugares más seguros. Desde ese momento, Trentren continúa manifestándose mediante los temblores,terremotos y erupciones volcánicas, mientras que Caicai causa los maremotos cuando se revuelve en medio de su sueño.

(fuente http://es.wikipedia.org/wiki/Trentren_Vilu_y_Caicai_Vilu)
Publicado por Revista Lecturas en 16:50

13 Mitos Antiguos Sobre Terremotos

13 Mitos Antiguos Sobre Terremotos

Investigando un poco de mitología japonesa sobre los terremotos, tema sobre el cual hablaré en otro artículo, me encontré con esta entrada en el blog de Shelley Munro, y quise compartirla con ustedes, por lo que me tomé la libertad de traducirlo. Como es sabido, los terremotos han ocurrido desde que existe tectonismo en la Tierra, sin embargo esto lo sabemos sólo recientemente (la teoría no tiene ni un siglo de existencia), entonces ¿cómo interpretaban los terremotos las culturas antiguas? Aquí 13 ejemplos:

1. India: La Tierra se encuentra sostenida por 4 elefantes posados sobre una tortuga. La tortuga se balancea encima de una cobra. Cuando alguno de estos animales se mueve, la Tierra se mueve y tiembla.

2. México: El Diablo hace grandes fracturas en la Tierra desde el interior, haciendo la Tierra temblar. Él y sus "secuaces" usan estas aberturas cuando quieren subir y provocar caos en la Tierra.

3. Mozambique: La Tierra es una criatura viviente, y tiene los mismos tipos de problemas que las personas. A veces se enferma con fiebre y escalofríos y podemos sentir cómo tiembla.

4. África Oriental: La Tierra es un disco plano, sostenido en un lado por una enorme montaña y en el otro por un gigante. La esposa del gigante sostiene el cielo. La Tierra tiembla cuando él deja de abrazarla.

5. Nueva Zelanda: La Madre Tierra lleva un hijo dentro de su útero, el joven dios Ru. Cuando él se estira y patea como hacen los bebés, ocasiona terremotos.

6. Colombia: Cuando la Tierra fue creada, descansaba firmemente sobre 3 ramas de madera. Pero un día, el dios Chibchacum decidió que sería divertido ver la ciudad de Bogotá bajo el agua, e inundó las tierras. Como castigo fue forzado a cargar el mundo sobre sus hombros. A veces se molesta y da fuertes pisadas, haciendo temblar la Tierra.

7. África Occidental: Un pez gigante carga una piedra sobre su espalda. Una vaca se encuentra sobre la piedra, balanceando la Tierra sobre uno de sus cuernos. De vez en cuando, el cuello le duele, y lanza el globo de un cuerno al otro, haciéndolo temblar.

8. Rumania: El mundo descansa sobre los divinos pilares de la fe, esperanza y caridad. Cuando las acciones de los seres humanos debilitan uno de los pilares, la Tierra tiembla.

9. América Central: La Tierra cuadrada es sostenida en sus 4 esquinas por 4 dioses. Cuando ellos deciden que la Tierra se está sobrepoblando, la inclinan para deshacerse del exceso de personas.

10. Assam (entre Bangladesh y China): Hay una raza de personas viviendo dentro de la Tierra. De vez en cuando, ellos sacuden el suelo para averiguar si alguien aún vive en la superficie. Cuando los niños sienten un temblor, deben de gritar "¡Vivo! ¡Vivo!" y así las personas dentro de la Tierra sabrán que hay alguien y dejarán de sacudir.

11. Siberia: La Tierra descansa sobre un trineo manejado por el dios Tuli. Los perros que halan el trineo tienen pulgas. Cuando se detienen para rascarse, la Tierra tiembla.

12. Japón: Un gran pez gato, o namazu, yace enroscado bajo el mar, con las islas de Japón sobre su espalda. Un semidiós, o daimyojin, sostiene una pesada piedra sobre su cabeza para evitar que se mueva. Cuando el daimyojin se distrae, el namazu aprovecha la ocasión y se sacude, haciendo temblar la Tierra.

13. Latvia: Un dios llamado Drebkuhls carga la Tierra en sus brazos mientras camina por los cielos. Cuando tiene un mal día, maneja su carga toscamente, haciendo que la Tierra sienta el temblor.

La verdad es que todos estos mitos son fascinantes y si tuviera que escoger el más interesante creo que no podría ¿Ustedes qué opinan? ¿Ya conocían alguno? ¿Conocen algún otro?

miércoles, 10 de marzo de 2010

Tsunami

La Leyenda de Treng Teng y Kai Kai





Hace mucho, mucho tiempo atrás hubo una gran inundación, una salida de mar que anegó totalmente la tierra.

En ese entonces, existían unos cerros grandes conocidos como Treng-Treng y en uno de ellos habitaba una culebra del mismo nombre. Esta era del Bien, un buen espíritu que ayudaba a la gente. Por lo que el cerro donde ella vivía era considerado sagrado.

En lugares bajos de la tierra y en las profundidades del mar vivía Kai-Kai, una culebra enemiga de los hombres, y contrario a Treng-Treng, era un mal espíritu con apariencia de un caballo con alas y cabeza de serpiente llamado también Kai Kai Filu.

Un día Kai-Kai decidió destruir todo lo que habitaba sobre la tierra, haciendo crecer el mar hasta que ésta fuera inundada por completo. Sin embargo, Treng-Treng puso en sobreaviso a la gente sobre las intenciones de Kai-Kai de querer hacer subir el agua.

Al iniciarse la inundación Treng-Treng llamó a la gente para que subieran a los cerros y éstos para poder salvarse empezaron a subir en ellos, subieron hombres con sus mujeres, niños, alimentos y algunos animales de variadas especies.

Luego el cerro Treng-Treng comenzó a levantarse diciendo: Treng-Treng-Treng-Treng, y también los otros cerros lograron despegarse de la tierra ayudados por la culebra Treng-Treng.

Pero no todas las personas lograron trepar a las cumbres, siendo alcanzados por las aguas transformándose en peces, conocidos como Shumpall. También aquellos que tuvieron miedo de los animales (de variadas especies) gritaron, y cayeron al mar convirtiéndose en peces.

Al acercarse la noche Kai-Kai dijo: Kai-Kai-Kai-Kai entonces el mar subió hasta casi cubrir por completo los cerros: Treng-Treng en su desesperada lucha también hizo subir aun más los cerros repitiendo: Treng-Treng-Treng-Treng. Las aguas crecieron tanto que el cerro Treng-Treng llegó cerca del sol, muchas personas murieron quemados por el calor y otros quedaron pegados en el cielo, por lo que tuvieron que colocarse sobre la cabeza una especie de sombrero de greda y cántaros quebrados conocidos como Trülef.

Llegó un momento en que ni el agua, ni el cerro pudieron subir más. A todo esto pasó mucho tiempo, no se sabe cuánto, pero fueron muchas lunas.

Los sobrevivientes del cerro Treng-Treng estando tan alto, sin esperanzas de sobrevivir comenzaron a hacer nguillatunes en conjunto (ofreciendo todo tipo de sacrificios a Chau Ngüenechen para que intercediera y ayudara a Treng-Treng a vencer al malvado Kai-Kai).

Al ser vencido Kai-Kai comienza a descender lentamente el agua y también el cerro Treng-Treng hasta volver todo en normalidad.

En esta gran inundación hubo solamente cuatro sobrevivientes, dos hombres y dos mujeres, más tarde sólo los dos jóvenes (hombre y mujer) fueron permitidos para la continuidad de la especie y se les conoció como Llituche (principio de la gente).

Mientras tanto los hombres que treparon en los otros cerros no regresaron nunca más ni se tuvo noticias de ellos.

Kai Kai y Tren Tren – Las serpientes del mar y de la tierra

Un mito mapuche sobre el diluvio universal y el combate librado entre las serpientes del mar y de la tierra presentado en forma de animación.

Dice la leyenda que un día la poderosa serpiente del mar Kai Kai ordenó a las aguas invadir la tierra. Pero topó con Tren Tren, la serpiente de la tierra, que defendió a los hombres de la furia de su enemiga, invitándolos a refugiarse en los cerros. Al final los hombres realizaron un sacrificio para calmar a Kai Kai, las aguas se retiraron y los supervivientes, los mapuches, volvieron a poblar la tierra.

UNA HISTORIA MAPUCHE: LA SERPIENTE TREN TREN Y EL DILUVIO


Mapuche durantre un niguillatun moderno. Danza este miembro del pueblo que cree que, en el origen del mundo, se produjo un esencial combate entre dos serpientes: la serpiente tren tren, fuerza del bien, y la serpiente Kai-Kai Filu, la potencia del mal. (Foto en Los araucanos en el misterio de los Andes, de Aída Kurteff, interesante obra sobre la dimension sagrada de los mapuches).



Antes, mucho antes de que llegaran los blancos y lo mataran, Dios vivía en lo alto con su mujer y sus hijos, reinando sobre el Cielo y la Tierra. Aunque siempre era Dios tenía muchos nombres: Chau, el Padre, y también Antü, el Sol, o Nguenechén, Creador del Mundo. A la reina, que era a la vez madre y esposa de Dios, le decían Luna, Reina Azul, Reina Maga y también Kushe que quiere decir “Bruja”o “Sabia”. Dios había hecho un gran trabajo: había creado el Cielo, con todas sus nubes y cada una de sus estrellas, y la Tierra de gigantescos cordones. Había hecho correr los ríos y crecer los bosques, y había entreabierto sus enormes dedos para sembrar aquí y allá los animales y los hombres, los mapuches. Ahora vivía en el Cielo, vigilando sus creaciones e iluminando durante el día su reino inmenso. De noche, la Reina tomaba su puesto y salía a cuidar el sueño de las criaturas dispersas.Como todos los hijos, crecieron también los de Antü y Kushe. Poco a poco, quisieron ser como su padre, crear ellos también nuevos seres y cosas, no por nada eran retoños de Dios. Y los dos mayores empezaron a murmurar, a criticar a sus padres, y a quejarse: “El Chau y la Ñuke ya están viejos, ¿no será hora de que reinemos nosotros?”.

Dios sufría por ese deseo de sus hijos, sufría y juntaba rabia. Esa rabia trataba de barrerla Kushe, pidiéndole que no les diera importancia, que los perdonara. Pero los rebeldes no desistían; comenzaron a azuzar a sus hermanos más jóvenes y a confabularse. “Por lo menos. Deberíamos mandar sobre la Tierra”, decían, y se prepararon para bajar con sus enormes pasos la escalera de nubes. Entonces el rey Chau dejó salir toda su furia. Uno con cada mano, agarró a sus hijos del mechón de príncipes que colgaba de sus coronillas. Con todas sus fuerzas de Dios los sacudió de arriba abajo y los dejó caer desde lo alto sobre las lejanas montañas rocosas. La cordillera tembló con los impactos, y los cuerpos gigantescos se hundieron en la piedra formando dos inmensos agujeros.

Mientras la furia de Dios se deshacía en rayos de fuego, Madre Luna se precipitó entre las nubes y se puso a llorar lágrimas enormes que caían sobre las montañas, lavaban de una vez sus paredes de piedra e inundaban rápidamente los profundos hoyos. Así se formaron los dos lagos vecinos, el Lácar y el Lolog (1), brillantes como la misma cara de Kushe, hondos como su pena. Entonces el gran Chau quiso atenuar el castigo: permitió que la vida volviera a los cuerpos despedazados y los convirtió en la enorme culebra alada encargada de llenar los mares y los lagos, llamada Kai-Kai Filu.

Pero, príncipes o serpiente, seguía albergando el deseo de derrotar a Dios y reinar de una vez por sobre todas las cosas. Rabiosa, impotente, Kai-Kai Filu se llenó de odio contra Antü y los mapuches, sus protegidos. Y por eso azota el agua de los lagos con su enorme cola, levantando olas espumosas, se revuelve hasta formar remolinos devoradores, empuja la marejada contra los flancos de las montañas queriendo alcanzar los refugios de hombres y animales y, reptando por debajo de la tierra, provoca terremotos con la agitación enloquecida de sus alas rojas. Al darse cuenta de que sus criaturas corrían grave riesgo, Dios busco una arcilla especial y modeló una serpiente buena. Dijo: “Tren-Tren, éste es tu nombre”, y con esas palabras le dio vida. Y antes de dejarla bajar a la Tierra, agregó: “Tu misión es vigilar a Kai-Kai Filu. Cuando veas que comienza a agitar el agua del lago, tienes que prevenir a la gente para que busque refugio y se ponga a salvo...” Pasó el tiempo, y el rey Chau decidió enviar a otros de sus hijos a la Tierra, para tener informes de lo que sucedía y hacer llevar sus instrucciones a los mapuches. El mismo quiso bajar al cabo, y ver con sus propios ojos los frutos de su obra. Dios apareció un día entre los mapuches como si fuera uno más, oscuro, cubierto con un cuero y con la cabeza desnuda. Les enseñó a cumplir los trabajos y respetar el tiempo: el arte de la siembra y la cosecha, la elección de las semillas y la conservación de los alimentos. Y les hizo un gran regalo: el fuego. Así fue como Dios ganó otro nombre: Kume Huenu, que quiere decir “lo bueno del Cielo”.

El rey Chau volvió a su casa y pasó otro tiempo muy largo, tan largo que la gente se fue olvidando de muchas enseñanzas que había recibido, dejó de ser buena y empezó a pelearse entre sí. Ya no había quien hiciera escuchar los consejos de Dios, los propios descendientes de sus hijos hablaban de sus antepasados sin ningún respeto. Y mientras se quejaban de todo e insultaban mirando al Cielo los hombres se robaban y se asesinaban entre ellos...Cada vez que se asomaba a contemplar el estado de su creación, el gran Chau se daba vuelta enseguida y apretaba los labios con amargura. Así empezó otra vez a juntar su rabia divina, hasta que decidió recurrir a Kai-Kai Filu. Y a éste le dijo: "Quiero que agites una vez más el agua del lago, que la superficie se ponga oscura , que chasqueen las olas unas contra otras y salte la espuma blanca, a ver si un buen susto hace que los hombres cambien su conducta". Pero esto también lo escuchó Tren-Tren, la culebra buena que vivía en la montaña de la Salvación. Enseguida lanzó su silbido de alerta, la aguda contraseña que se coló por todas las quebradas como si fuera un viento, convocando a todos los mapuches al cerro Ten-Tren.

Y el pueblo, lleno de miedo, comenzó la escalada. Pero ya el lago los perseguía y, bajo sus pies, las escarpadas laderas se movian, agitadas por los terribles movimientos de Kai-Kai. De modo que hombres, mujeres y chicos rodaban como pequeñas piedras hacia el fondo, mientras el gran Chau enviaba rayos de fuego que aniquilaban a los que lograban sostenerse. Y todos murieron, menos un niño y niña que sobrevivieron en el abismo profundo de una grieta. Unicos seres humanos de la Tierra, crecieron sin padre ni madre, desabrigados de palabras y amamantados por una zorra y una puma, comiendo los yokones que crecían en las alturas. De ese niño y niña descienden todos los mapuches, resucitados. Pero el gran Chau debió de haber muerto un poco con sus criaturas, porque desde ese momento se mostró pocas veces y parecía no escuchar los ruegos de los hombres. Seguramente por eso fue posible que llegaran los blancos y le dieran la estocada final.

Desde entonces la Tierra ya no es lo que era: las semillas no brotan como antes y las cosechas son escasas; proliferan las enfermedades y los chicos no hacen caso a los mayores. En el Cielo las cosas no marchan mucho mejor, rota la alianza entre los astros: la Madre Luna esconde entre las nubes su cara magullada y escapa, escapa siempre, perseguida por un Sol muerto...(*)

(*) Fuente: Leyendas de la Patagonia, Arnoldo Canclini compilador, Ed. Planeta.
(1) Los lagos Lácar y Lolog se encuentran en el Parque Nacional Lanin, en la provincia de Neuquén.
Tren-Tren y Kai-Kai Filu

EL ORIGEN MÍTICO
DEL PUEBLO MAPUCHE

Por: Rúbila Araya

Ante el indiferente correr del progreso, y el avance ciego y destructivo de la modernidad, hay aún culturas originarias que conservan los rasgos trascendentales de su universo cognitivo, como rodeadas por un resistente escudo que las protege de la vorágine globalizadora que arrastra al mundo.

A pesar del histórico afán por someter su espíritu indómito, a pesar de la discriminación, a pesar del arrebato de su suelo...a pesar de nuestra incapacidad de abrir mente y corazón e internarnos en el sentir de las personas cuya tierra nos ha albergado a nosotros también. A pesar de todo eso y mucho más, el pueblo mapuche posee algo que todavía nadie le ha arrancado: su cosmovisión, su espiritualidad, su relación mágica con la naturaleza y los antepasados, sus mitos.

En sus creencias, traspasadas de generación en generación a través del relato oral; el cosmos se divide entre el bien y el mal; árboles, plantas y hiervas adquieren valor sagrado; milenarios ritos sirven de nexo con lo sobrenatural; personajes, mágicos o reales, se anticipan a los designios de la naturaleza; mientras que alguna vez las aguas y las montañas cobraron vida.

A continuación, relataremos el mito o Piam del origen del pueblo mapuche, en el cual además se advierte la creación de los lagos y de la montaña, tal vez, el de la alfarería y de la calvicie, y el descubrimiento del fuego. Veremos cierta analogía con el diluvio universal que aparece en la Biblia, lo que nos podría hacer pensar que sí hubo uno y que es el mismo.

Esta tradición que hemos intentado construir a través de los distintos relatos que circulan, y que es sólo una dentro del infinito cosmos de historias y acontecimientos míticos mapuches, está contenida inamoviblemente en la memoria colectiva de este pueblo y viene transmitiéndose desde el más antiguo de los hombres, desde un pasado lejano remoto , o sea, desde un Ruf futrakuifi em.

Las serpientes del diluvio

Al igual que en el cristianismo, la cultura mapuche, también contempla un mito de diluvio universal. Cuenta la historia, que mucho antes de que en la tierra de las araucarias se avistara la presencia de los hombres blancos y lo mataran, Dios vivía en las alturas, junto a su mujer y sus hijos, y desde ahí se encargaba de reinar cielo y tierra.

Dios, además, recibía otros nombres, como Chau (padre), Antü (sol) o Nguenechèn (creador del mundo). Él había hecho el cielo con nubes y estrellas, y la tierra con bosques, ríos, montañas y planicies, animales y hombres.

El cuidado de su creación lo realizaba desde el firmamento, sentado allí iluminaba y vigilaba su reino, alternando esta tarea con su esposa -también llamada Kushe (sabia) Reina Azul o Reina Maga-, quien de noche velaba el sueño de las creaturas, por eso su otro nombre, Luna.

Debido a que sus hijos mayores, movidos por ansias de poder, comenzaron a codiciar el puesto de su padre y bajaron a la tierra para gobernar, Chau, lleno de ira, los cogió del pelo mientras descendían por las escaleras y los arrojó a las montañas rocosas. El impacto de los gigantes sobre la piedra, formó dos inmensos agujeros, los que fueron colmados por las lágrimas de dolor que salieron de los ojos de Kushe, convirtiéndose en los lagos Lacar y Lolog, donde se refleja la brillante cara de la luna.

Nguenechèn, conmovido por el sufrimiento de la Ñuque (madre), decidió atenuar el castigo y devolverle la vida a sus hijos, eso sí, en forma de una enorme culebra alada, Kai-Kai Filu, quien habitaría mares, ríos y lagos. La furia de los príncipes no menguó al ser convertidos en serpiente, y por esa razón, hasta hoy las aguas se vuelven olas espumosas, alcanzan los refugios de los hombres al salirse de sus dominios y causan catástrofes al agitar sus alas en las entrañas de la tierra.

El peligro que asechaba a los hombres, debido a los arrebatos de Kai-Kai, hizo a Dios crear otro ser que pudiera defenderlos de ésta, entonces, con arcilla modeló a la culebra buena Tren-Tren.

Luego de esto, Chau decidió bajar a ver a cómo estaba aconteciendo todo en la tierra, por lo que se confundió entre los mapuches, haciéndose pasar por uno de ellos, y comenzó a instruirlos sobre la naturaleza para que pudieran sobrevivir, les enseñó el tiempo para las siembras, qué semillas elegir, como cuidar los animales y les hizo un importante regalo, el fuego. En este tiempo fue que Dios recibió un nuevo nombre, Küme Huenu (lo bueno del cielo).

Con los años, los descendientes de los hombres comenzaron a olvidar las enseñanzas que en épocas lejanas había dejado el buen Dios, y comenzaron a pelear entre ellos. Por lo que la ira divina una vez más se acumuló y Küme Huenu no encontró otra solución que recurrir a Kai-Kai Filu, para dar una lección a sus creaturas.

Entonces, por los violentos movimientos de la serpiente alada, comenzaron a agitarse las aguas y a desbordarse de los lagos. Tren-Tren, la culebra buena de la montaña, al ver que los mapuches corrían peligro, les comenzó a socorrer para que subieran lo más alto posible al cerro.

Hombres y mujeres corrían aterrados a la cima para aferrarse a los riscos, mientras la mayoría caía a las aguas. Al final, sólo un niño y una niña salvaron con vida al protegerse en la grieta de una roca, se cuenta que éstos fueron amamantados por una zorra y una puma, y comieron de los yokones de las alturas. De los dos infantes descienden los mapuches.

Esta es una de las vertientes de este mito, ya que también se cuenta que al ascender las aguas los hombres subieron a la montaña de Tren-Tren, -que probablemente había adquirido forma de viejo para advertirles a todos el peligro que los asechaba-, provistos de víveres que llevaban en platos de barro.


Quienes cayeron al agua, perecieron ahogados, y más tarde se convirtieron en los peces que fecundaron a las mujeres que acudían a pescar durante la marea baja. De esta unión descendieron los clanes con nombre de peces.


Los que pudieron seguir escalando por la montaña de tres cimas, que se elevaba cada vez más, llegaron tan cerca del sol, que tuvieron que proteger sus cabezas con los platos de barro que llevaban para no seguir quemándose -se cree que éste podría ser el origen de la calvicie-, al final, muchos murieron y otros pocos, una o dos parejas, sobrevivieron al rendirse Kai -Kai.



De todas formas, cualquiera haya sido el desenlace del diluvio, los mapuches creen que Chau debió haber muerto un poco también, porque desde esos fatales acontecimientos remotos no volvió a escuchar los ruegos de los hombres como antes. La luna se escondió tras las nubes, las cosechas escasearon, proliferaron las enfermedades, los jóvenes desobedecieron a sus mayores y llegó el hombre blanco...



TRENG - TRENG
Explica el origen del mundo a partir de la creencia en un gran cataclismo generado por el enfrentamiento de 2 grandes serpientes, Kai-Kai que representa la fuerza del mal y habitaba en las aguas y Treng-Treng que representa la fuerza del bien y habitaba en un monte del mismo nombre.
Kai Kai empezó a subir las aguas de los mares para ahogar a los hombres y Treng-Treng empezó a levantar los montes para que los hombres se protegieran.
Mientras Kai-Kai más subía las aguas, Treng-Treng más crecía hasta casi alcanzar el sol.
La lucha duró varias lunas y muchos hombres murieron, hasta que Kai Kai abandonó el combate y se hundió en el mar.
Solo sobrevivieron algunos mapuches quienes descendieron del monte y poblaron nuevamente la tierra.
Para los mapuches, Treng Treng es un monte sagrado, un lugar de encuentro y salvación.

Cosmogonía mapuche
El mito revivido


El mito de la destrucción del mundo por el agua es universal. Tiene distintas versiones. La más conocida es la del diluvio bíblico que se replica con sus variantes propias en distintas culturas, aun cuando la matriz es la misma: Dios o los dioses, cansados de la humanidad corrupta, deciden exterminarla, o el tiempo agotado se precipita hacia una catástrofe que al destruir el mundo hará posible la renovación del mismo: El agua es el elemento que más se asocia en la mitología con el caos primordial. El regreso a este caos permitiría entonces la creación de un cosmos nuevo.

Tal vez de todos los pueblos, el mapuche es el que más ha experimentado y padecido en carne propia este mito. En su tradición hay una leyenda según la cual existen dos poderes que se manifiestan en sendas serpientes: kai kai, que vive en el fondo del océano y cada cierto tiempo despierta para hacer subir las aguas, y tren tren, que se enfrenta a la anterior, levantando su lomo, es decir, haciendo crecer los cerros de modo de salvar al pueblo mapuche de la inundación.

Por Darío Oses

La lucha entre las serpientes

Así, se entabla esta contienda épica, entre dos seres míticos, uno empeñado en el exterminio y el otro en la salvación del hombre, que debe aferrarse desesperadamente a las cumbres mientras se desarrolla la lucha. Los que son alcanzados por el agua se convierten en peces y se van al mar. Otros prefieren convertirse en piedras. Llega un momento en que tren tren, extenuada, pide sacrificios para aplacar a kai kai porque ya no puede seguir levantando los cerros. Los mapuches matan entonces animales, los descuartizan y los arrojan al agua para conjurar a una kai kai hambrienta de sangre. Si eso no es suficiente, tren tren pide el sacrificio de un niño.

El poder de tren tren tiene un límite: Llega un momento en que no puede hacer subir más los cerros, porque éstos se acercan peligrosamente al sol. Si kai kai no alcanza tampoco a cubrirlos con el agua, los deja como islas y entonces los hombres quedan expuestos a otra de las formas universales de aniquilación de la humanidad: por abrasamiento. Algunos se cubren con utensilios, como platos, a otros el sol les quema el pelo y de ahí vienen los calvos, y muchos terminan abrasados.

Hay versiones que dicen que esta pugna entre tierra, agua y sol se da sólo en un cerro y allí se salva únicamente una pareja que vuelve a iniciar la vida humana. Según otras la contienda abarca a una cantidad de cerros y aunque los sobrevivientes son escasos, pueden formar varias parejas de adanes y evas.


CAMBIO DEL ROL DE LA MACHI EN EL TIEMPO
Por Macarena Suárez B
INTRODUCCION

La machi, o el machi, ha sido una figura fundamental en la cultura, identidad y religiosidad del Pueblo Mapuche.

El contacto y enfrentamiento que tuvieron los mapuches con los españoles y luego con los chilenos (y argentinos) hizo que su cultura, economía y naturalmente su religiosidad pasaran por un proceso de integración cultural.

En este trabajo se presentará de qué manera y hasta qué punto la machi constituye un elemento de aglutinación en momento en que las instancias políticas de su pueblo ven disminuído su poder y/o sus atribuciones.

Se sostendrá como hipótesis que la machi en un proceso histórico ha logrado mantener la unidad cultural básica de su pueblo hasta nuestros días, con las implicancias políticas que ello conlleva. Ella ha sido vital en la pervivencia de una conciencia unitaria, como pueblo con derechos propios e inherentes a su etnia.

El interés de la autora en este tema nació con el contacto que tuvo con algunos mapuches durante períodos de tiempo en que visitó parte de la Araucanía.

Esta monografía comienza con la explicación del origen del hombre según la visión mapuche que se remonta hacia su legendaria leyenda sobre el Ten Ten y Cai Cai, o también llamada Tren Tren y Kai Kai. Luego se informará sobre la estructura del pueblo mapuche en el período prehispánico, considerando también su religión y sus más significativos e importantes rituales, conducidos en su mayoría por la machi. A continuación, y de manera breve, se presentará la conquista española-chilena con sus respectivas influencias sobre estos indígenas, para luego tratar el punto más importante de este trabajo que es el cambio del rol de la machi, quien de cumplir esencialmente funciones de sacerdotisa pasa, posteriormente, a ser la principal conservadora de la unidad del pueblo mapuche. Finalmente este trabajo concluye con algunos comentarios acerca del estado actual del pueblo mapuche.


I. EL ORIGEN DE LOS HOMBRES DE LA TIERRA

Los mapuches convivían con fuerzas naturales que cada cierto tiempo se desataban: erupciones volcánicas, maremotos, terremotos e inundaciones. Este contacto con una naturaleza dinámica marcó su cultura.

Bengoa lo explicó señalando que "la historia de los pueblos que habitan hasta hoy estas tierras de Chile, comienza con la lucha feroz de los elementos desatados. El mar, el agua y la montaña, elementos centrales de esta geografía, aprisionan al hombre como entre dos tenazas, el MAL y el BIEN, disputándose estas estrechas tierras" (1).

La leyenda mapuche sobre el origen de los hombres de la Tierra, representado por el relato mítico sobre el Tren Tren y Kai Kai, representa lo anteriormente dicho. Simboliza las dos fuerzas básicas de las creencias mapuches que conviven en un frágil equilibrio. De la mantención de estas fuerzas se encargará la machi, combatiendo los espíritus malignos y reforzando el Admapu o costumbres tradicionales (2), pasando a ser considerada como el ancla de la identidad mapuche.

La leyenda consiste en:

" Allá en el mar, en lo más profundo
vivía una culebra que se llamaba Cai Cai.
Las aguas obedecían las órdenes del culebrón
y un día comenzaron a cubrir la tierra.
Había otra culebra tan poderosa como la anterior
que vivía en la cumbre de los cerros.
El Ten Ten aconsejó a los mapuches
que se subieran a un cerro.
Hicieron sacrificios y se calmó el agua
y los que se salvaron
bajaron del cerro y poblaron la tierra.
Así nacieron los mapuches " (3).



La Gran Isla de Chiloé fue hace siglos una porción de tierra unida al continente, sin islas de mayor importancia. Pero en algún momento todo esto cambió. Según cuentan los aborígenes del lugar, todos vivían en una gran armonía con la naturaleza y los dioses o pillanes que los cuidaban. Uno de ellos, el más importante a nivel local era la serpiente benigna Tren-Tren Vilu (del mapudungún Tren Tren que sifgnifica tierra y Vilu que significa culebra) que reprenta a la tierra.

En cierto momento Tren-Tren Vilu había advetido a los hombres que vivían con ella, que iba a llegar un día para el cual debían estar preparados, pues despertaría la serpiente maligna Kai-Kai (de Kai Kai que significa agua y Vilu que significa culebra), que representa a el mar y las aguas en general.

Y llegó un día en el esta advertencia se hizo realidad. Kai-Kai Vilu, había despertado con una furia inmensa, provocando que las aguas poco a poco ocuparan los lugares cercanos al mar. Los hombres corrían despavoridos para salvarse, pidiendo ayuda a
Tren-Tren Vilu, para que los cobijara y ayudara.

Tren–tren, al ver la maldad de Kai–kai, que cubria las tierras, convertiendo a los hombres en peces, al igual que todos los animales terrestres que eran alcanzados por el agua, empezó a elevar las tierras y salvar a los hombres de las aguas que se elevaban cada vez más y más.

En ese momento las dos fuerzas antagónicas, Tren-Tren y Kai-Kai, se textualemnte se trenzaron en un horrible combate, destruyendo por la furia de la lucha, aldeas, bosques y todo lo que se encontraba alrededor. Como consecuencia del violento encuentro dieron nacimiento a tantas islas como tien hoy en día el archipiélago de Chiloé.

Al final, las fuerza benignas de Tren-Tren, ganó en parte la batalla, expulsando a Kai-Kai a las profundidades del mar. Los hombres agradecieron a Tren-Tren su ayuda y esta les hizo prometer no dejarse llevar por la maldad y las ambiciones del mundo, ayudando siempre a la naturaleza y extrayendo de ella sólo lo necesario para sobrevivir, porque si en algún momento vuelven a tentarse con estas cosas, despertaría de nuevo Kai-kai Vilu, para castigar a los hombre y vengarse por su derrota, tratando de devastar la vida en la tierra nuevamente.

Se dice también que Tren-tren se manifiesta a través de un cerro mitológico que se eleva para escapar de las aguas, por eso es bastante común encontrar cerros en Chiloé y alrrededores a los cuales los lugareños llaman Tren Tren.

LEO

LEO
Características de Leo

Leo es el quinto signo del zodíaco y está regido por el Sol. Es aquí donde el zodiaco alcanza su máximo esplendor.

Los nativos del signo Leo son personas muy creativas que necesitan expresar sus emociones. Desean mostrar su talento, dejar un legado por el cual ser recordados.

A las personas con una fuerte influencia del signo Leo en su carta natal les gusta ser el centro de atención y dejar que los demás disfruten de su esplendor. Les gusta ser el Sol en el centro de su propio universo, alrededor del cual giran todas las cosas, y es por ello que necesitan admiradores dispuestos a reflejar su grandeza.

Pero puede pasar que el individuo Leo no sea capaz de llevar a cabo sus propias espectativas. En ese caso puede dar una impresión de ser todo fachada y parecer engreído, hipócrita y arrogante. Como nos muestra el mito de Heracles, hay que derrotar primero al animal que hay dentro antes de adornarse a sí mismo con sus atributos. Sólo entonces podrán ser reconocidos su dignidad y su poder. Deberá adquirir autoridad a lo largo del transcurso de su vida. Cuanto más consiga todo esto más control tendrá sobre su vida y logrará así su independencia.

Están abiertos a las preocupaciones de otros menos afortunados que ellos y dispuestos a ayudar siempre que sea posible. Esto se debe a su calidez y bondad pero a la vez tiene el efecto de hacerlos más conscientes de su propia importancia.

Leo comparte con su opuesto, Acuario, un interés por el desarrollo del potencial humano. Pero mientras Leo se interesa por un desarrollo personal, Acuario lo hace por la comunidad como un todo. Leo también posee, como los otros signos de fuego, Aries y Sagitario, una energía apasionada. Mientras Aries canaliza su energía en una dirección determinada para empezar algo nuevo, Leo irradia su energía en todas direcciones, afectuoso con su entorno. Y por último Sagitario usará su energía para inspirar a otros.

De los signos en cuadratura con Leo, éste puede aprender de Tauro a arreglárselas con el mundo de lo material y, de Escorpio, el poder de la transformación.
Publicidad
Leo, el león

El león. Representa el valor, la dignidad, la fuerza, el afecto.

Del 23 de Julio al 22 de Agosto aproximadamente.

Símbolo: Símbolo de Leo
Elemento: Fuego
Cualidad: Fijo
Polaridad: Masculina (Yang)
Planeta regente: Sol
Casa: 5
Metal: Oro
Piedra: Ámbar, diamante, rubí
Color: Dorado, naranja, rojo
Constelación: Leo
Famosos LeoFamosos Leo
Personajes célebres y famosos del signo Leo.
MITOLOGÍA

La constelación de Leo representa al león Nemeo.

La primera de las doce misiones de Heracles (Hércules en la mitología romana) era matar al león Nemeo y despojarle de su piel. El poderoso y temido león tenía aterrorizados a los habitantes de Nemea.

Su piel era tan gruesa que resultaba invulnerable a cualquier arma. Pero Heracles encontró la forma de matar al león acorralándolo en su propia guarida y estrangulándolo. Utilizó las garras del animal para desollarlo y utilizó su piel como armadura desde entonces.

Zeus, quien admiraba la fortaleza y resistencia del león, lo inmortalizó con su propia constelación.

CAPRICORNIO

Carta Natal online
Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Felicidades Piscis

¡Felicidades Piscis!
Hoy cumplen años - Nacimientos

Hoy
cumplen años
Los astros ahora

Los astros ahora
Carta Natal

Calcular

CAPRICORNIO
Características de Capricornio

Capricornio es el décimo signo del zodíaco y está regido por el planeta Saturno, relacionado con el plano social.

El individuo se siente parte de la sociedad y necesita adherirse a ciertas normas a la vez que actuar con responsabilidad. Las personas con una fuerte influencia de Capricornio en su carta natal entienden a la perfección las obligaciones derivadas de formar parte de esta sociedad. Por lo general se ciñen a las normas y regulaciones existentes y ansian el reconocimiento social por el trabajo que ellos aportan. Son capaces de asumir responsabilidades, concentrarse en lo necesario y esencial y trabajar duro. Son perseverantes y muy pacientes dado que les gusta centrarse en proyectos a largo plazo y cumplir con roles de altos cargos. Son entregados, trabajadores duros y soportan largos periodos carentes de logros o éxitos a fin de conseguir lo que persiguen. Son también disciplinados y les gusta llegar al corazón de las cosas, contribuyendo a mantener el orden y estructura sociales.

Los nativos de este signo corren el riesgo de sacrificar sus principios a fin de alcanzar sus metas, siendo su lema "el fin justifica los medios". Su sentido del deber los conduce en ocasiones a desatender otras áreas de la vida, lo que puede hacer que desarrollen una actitud severa ante ésta.

Uno de los aspectos negativos de Capricornio es su tendencia a rendir culto a reglas y normas que les pueden hacer pasar por alto soluciones alternativas a los problemas de esta sociedad.

Les gusta lo tradicional y tratan de conservar aquellas cosas que a su entender han resistido el paso del tiempo.

Tanto Capricornio como su signo opuesto, Cáncer, están interesados en el pasado. En el caso de Cáncer se trata de la historia familiar, mientras que a Capricornio le interesan las estructuras sociales existentes.

Al igual que los otros dos signos de tierra, Tauro y Virgo, Capricornio es un signo pragmático. Tauro lo es en el confort, Virgo lo es en su actitud hacia el día a día y Capricornio lo es a fin de avanzar en su estatus social.

De los signos en cuadratura con Capricornio, éste puede aprender de Aries el arte de ser espontáneo y, de Libra, el aprecio por la belleza.
Publicidad
Capricornio, la cabra

La cabra. Representa la necesidad de escalar trascendiendo los obstáculos y alcanzar la cima de la montaña.

Del 22 de Diciembre al 19 de Enero aproximadamente.

Símbolo: Símbolo de Capricornio
Elemento: Tierra
Cualidad: Cardinal
Polaridad: Femenina (Yin)
Planeta regente: Saturno
Casa: 10
Metal: Plomo
Piedra: Onix, azabache
Color: Negro, verde oscuro, marrón
Constelación: Capricornio
Famosos CapricornioFamosos Capricornio
Personajes célebres y famosos del signo Capricornio.
MITOLOGÍA

La constelación de Capricornio representa una cabra con cola de pez.

Simboliza la unión entre la tierra y el agua, lo material y las emociones. Jung escribió "El Sol trepa como una cabra hacia la montaña más alta y es como un pez en las profundidades del océano". A veces la cabra se asocia al Unicornio, símbolo ancestral de un mundo superior al que Capricornio quiere llegar.

Según la mitología antigua, Capricornio hace referencia al dios Pan, hijo de Hermes y a su vez uno de los sátiros (criaturas de apariencia humana con cuernos y patas de carnero y cola de caballo). Fué criado por las ninfas después de que su madre, disgustada por su apariencia, lo abandonara. Pan se ocupaba de cuidar a las ovejas y a las cabras y fué un músico con talento. Su naturaleza libidinosa lo hacía perseguir a las ninfas, que huían aterrorizadas cuando lo veían aparecer.

Cuando la ninfa Syrinx ya no pudo huir de Pan, ésta le suplicó ser convertida en junco, el cual Pan utilizó para construir su famosa flauta. En una ocasión, huyendo del monstruo Typhon, Pan trató de convertirse a sí mismo en pez pero no lo consiguió. Sin embargo, apoyó a Zeus en su batalla contra Typhon y, en agradecimiento, éste lo inmortalizó en forma de constelación.
C

ESCORPION

ESCORPION
Características de Escorpio

Escorpio es el octavo signo del zodíaco y está regido por Plutón, el cual lo dotará de una energía que lo volverá invencible. Es considerado uno de los signos más emblemáticos debido a la gran variedad de formas a través de las cuales se puede expresar.

Tanto si Escorpio se deja llevar por sus instintos, como si se convierte en Ave Fénix para resurgir de sus cenizas, el nativo siempre será capaz de regenerarse y empezar algo totalmente nuevo. Son personas que viven apasionada e intensamente, lo que requiere un gran grado de madurez si no quieren dañar las cosas que más codician o aman.

Las personas con una gran influencia de Escorpio en su carta natal suelen tener comportamientos extremos. Su lema es a menudo "o todo o nada". Los demás no suelen darse cuenta de la intensidad de las emociones de Escorpio, dado que, independientemente de cómo se sientan por dentro, pueden mostrar una calma absoluta. Su intensidad puede hacer que se entreguen por completo a cualquier causa social por la que se sientan atraídos, mostrando una imagen dramática cuando así lo hacen.

Interesados por cualquier cosa que parezca profunda o misteriosa y por los temas tabú, su interés se despierta allí donde otros se horrorizan o disgustan.

Les importa el poder en todas sus formas. Creen que manipulando a los demás lograrán un poder sobre ellos, pero esto sólo les conduce hacia un estado de dependencia que los aterroriza.

Poseen dotes de curación con los que pueden ayudarse tanto a sí mismos como a otros.

Tanto Escorpio como su signo opuesto Tauro son apasionados, la diferencia es que Tauro siente pasión por experimentar en los aspectos sensuales de la vida, y Escorpio por llegar al fondo de la existencia.

Como signo de agua, al igual que Piscis y Cáncer, posee una gran intuición y empatía. Cáncer es empático con los que ama. Escorpio percibe dónde otros son vulnerables y lo podrá usar para dañar o curar. Piscis se siente unido a toda la humanidad.

De los signos en cuadratura con Escorpio, éste puede aprender de Leo a expresar su innata energía y, de Acuario, a usarla de una manera constructiva por el bien de la sociedad.
Publicidad
Escorpio, el escorpión

El escorpión. Representa la capacidad de atacar y trascender.

Del 23 de Octubre al 22 de Noviembre aproximadamente.

Símbolo: Símbolo de Escorpio
Elemento: Agua
Cualidad: Fijo
Polaridad: Femenina (Yin)
Planeta regente: Plutón
Casa: 8
Metal: Hierro
Piedra: Topacio
Color: Rojo oscuro
Constelación: Escorpio
Famosos EscorpioFamosos Escorpio
Personajes célebres y famosos del signo Escorpio.

MITOLOGÍA

La constelación de Escorpio representa un escorpión.

Orión era un hombre libinidoso y un excelente cazador. Tras violar a su suegra, el rey Oinopion, su esposo, lo dejó ciego, pero Orión recuperó la vista con la ayuda del herrero Hephaistos y se vengó a sí mismo atacando a toda la naturaleza. Artemisa, diosa lunar de la selva, de la caza y de los animales salvajes, preocupada por si Orion destruía el reino animal por completo, creó un escorpión gigante para que lo matara con su picadura.

En otra versión, se cuenta que Artemisa creó al escorpión en defensa propia, para protegerse de Orión. Sea como fuere, el cazador fué matado por el animal que es considerado una de las más antiguas y primitivas de las criaturas. Debido al rencor que se tienen, las constelaciones de Orión y Escorpio nunca aparecen en el cielo en el mismo momento.

PISCIS




PISCIS

Características de Piscis

Piscis es el duodécimo signo del zodíaco y está regido por el planeta Neptuno, el cual lo dota de bondad, espiritualidad, misticismo y sensibilidad. Simboliza al individuo que quiere ir más allá de las limitaciones humanas.

Las personas con una fuerte influencia de Piscis en su carta natal tienen mucha imaginación e intuición y suelen ser nostálgicos. La espiritualidad y la religión tienen un papel importante en sus vidas. Están en contacto directo con el mundo espiritual, donde el principio "causa-efecto" no tiene validez.

Tienden a una fuerte conciencia social. Les gusta ayudar a otros de una forma totalmente desinteresada, ya que experimentan el sufrimiento de los demás como si del suyo propio se tratara, sacrificándose por ellos. Son como sismógrafos capaces de detectar todo lo que ocurre a su alrededor.

Corren el riesgo de no diferenciar dónde terminan sus intereses y dónde empiezan los de los demás. Su deseo por disolver esos límites es tan fuerte, que pueden llegar a ignorar sus propias necesidades para convertirse en esclavos de las de los demás.

Los nativos del signo piscis suelen ser soñadores, les cuesta entender a veces que la realidad no es tal como ellos la imaginan y prefieren permanecer en su mundo de fantasía. Quieren ser salvados y salvar a otros. Corren el riesgo de sucumbir a todo tipo de comportamientos adictivos. Tienen un gran sentido de unidad sobre la vida y conexión entre las personas.

Comparte con su opuesto, Virgo, la capacidad de adaptarse al ambiente que les rodea. Virgo se adapta a las circunstancias y ajusta sus expectativas en consecuencia, mientras que Piscis se identifica con las circunstancias.

Piscis comparte un aspecto con los demás signos de agua, Cáncer y Escorpio. Cáncer es muy consciente del plano emocional, Escorpio lo es del plano existencial, y Piscis lo es de la interconexión de toda la existencia.

De los signos en cuadratura con Piscis (Géminis y Sagitario) éste puede aprender a entrar en contacto con el intelecto y las convicciones.
Publicidad
Piscis, los peces

Los peces. Representa la personalidad y el alma nadando en direcciones opuestas a pesar de estar unidas.

Del 19 de Febrero al 20 de Marzo aproximadamente.

Símbolo: Símbolo de Piscis
Elemento: Agua
Cualidad: Mutable
Polaridad: Femenina (Yin)
Planeta regente: Neptuno
Casa: 12
Metal: Estaño.
Piedra: Amatista, crisoleta, topacio
Color: Verde mar, azul, violeta
Constelación: Piscis
Famosos PiscisFamosos Piscis
Personajes célebres y famosos del signo Piscis.
MITOLOGÍA

La constelación de Piscis representa dos peces con las colas unidas nadando en direcciones opuestas.

Según la mitología griega, los dos peces estaban relacionados con Afrodita, la diosa del amor y de la bellza. Ella los ayudó a escapar del terrible tifón que Gaia, la diosa de la tierra, había lanzado a los dioses enfurecida. Afrodita se escondía entre los juncos a orillas del río Éufrates junto a su hijo Eros, cuando los dos peces pasaron nadando y los salvó.

Hay otra leyenda según la cual Eros y Afrodita se convirtieron en peces y desde entonces permanecen unidos.

Sagitario

La constelación de Sagitario representa un Centauro, criatura fantástica mitad hombre mitad caballo con su arco y sus flechas.

En la mitología significa la ambivalencia entre el mundo animal de los instintos y el mundo humano de la conciencia, la inteligencia y la cultura, lo que hace de ellos seres imprevisibles.

No sabemos a ciencia cierta qué centauro de los que aparecen en la mitología griega es el que está representado en la constelación, pero la mayoría de mitógrafos se inclinan por Quirón, quien estaba particularmente cultivado y buscaba la iluminación espiritual. Quirón era a la vez maestro y estudiante y buscaba continuamente ampliar sus conocimientos. Pero otros centauros eran instintivos, pendencieros, bebedores y violadores. Estos últimos solían salir perdiendo en sus desesperados ataques a Hércules.

Quirón fué producto del castigo de Zeus a Ixión, quien intentó seducir a Hera, su esposa. Zeus hizo una mujer (Nefele) a imagen de su esposa Hera para confundirlo. De la unión entre Ixión y Nefele nació el Centauro, que a su vez engendró hombres-caballos de los cuales el más famoso fué uno de sus reyes, Quirón.

Sagitario es el noveno signo del zodíaco y está regido por el planeta Júpiter.

Sagitario observa en la distancia, mira hacia el futuro y se esfuerza por conocer el significado de todas las cosas, percibiendo el mundo de una manera holística.

Las personas con mucha influencia de este signo en su carta natal intentan constantemente ampliar sus horizontes, bien sea viajando y conociendo otras culturas, bien sumergiéndose en la filosofía. Quieren formarse su propia idea del mundo y adquirir conocimientos hasta el fin de sus días. Pero su objetivo no es acumular conceptos, sino entender su significado y cómo se relacionan entre ellos para llegar a formar un todo. Es por esto que a veces se interesan por la religión o la espiritualidad; la fé y la experiencia son aún más importantes para ellos que el propio conocimiento.

Su optimismo contagioso puede hacerles olvidar a veces que la vida tiene también sus aspectos menos agradables, y verse seguido de períodos de profunda depresión sin que ellos sepan del todo por qué.

Necesitan convicciones, y suelen arrastrar a otros en sus oleadas de entusiasmo. Sin embargo, esto puede, en ocasiones, volverse en su contra cuando la creencia se convierte en fanatismo.

Sagitario comparte con su signo opuesto, Géminis, un carácter polifacético. Pero mientras para Géminis esto puede ser un fin en sí mismo, para Sagitario es un medio para logran su fin: alcanzar un conocimiento más amplio.

Al igual que los otros signos de fuego, Aries y Leo, tiene la habilidad de cambiar el rumbo de la vida. Aries proporciona el impulso, Leo es el centro de atención y Sagitario nos contagia sus ideas.

De los signos en cuadratura con Sagitario, éste puede aprender de Virgo a prestar atención a los detalles y, de Piscis, a confiar en el fluir de la vida.

Sagitario, el Centauro

El centauro. Representa el centauro que añora trascender su parte animal a su parte humana y contactar el cielo con su flecha.

Del 23 de Noviembre al 21 de Diciembre aproximadamente.

Símbolo: Símbolo de Sagitario
Elemento: Fuego
Cualidad: Mutable
Polaridad: Masculina (Yang)
Planeta regente: Júpiter
Casa: 9
Metal: Estaño
Piedra: Topacio, Jade
Color: Morado, lila, púrpura
Constelación: Sagitario
Famosos SagitarioFamosos Sagitario

EL TAROT Y LOS SENDEROS DEL ÁRBOL DE LA VIDA

EL TAROT Y LOS SENDEROS
DEL ÁRBOL DE LA VIDA


Por Ani Zetina

EL DESAFÍO DE CONVIVIR

Preliminar

El Árbol de la Vida y el Tarot están estrechamente relacionados: el Árbol de la Vida es el sistema simbólico que fundamenta el Tarot.
Los Senderos del Árbol de la Vida se corresponden uno a uno con las imágenes de las Cartas Mayores del Tarot y con las veintidós letras del alfabeto hebreo. En el Mazo de Crowley y el de Haindl, entre otros, cada una de las Cartas Mayores lleva impresa la letra corres-pondiente.

Por otra parte, mientras que los Senderos actúan como las vías de conexión, las Sefirot o esferas del Árbol de la Vida, cumplen el pa-pel de estaciones, puntos de llegada y partida. Sefira, en singular y sefirot, en plural, son las palabras que técnicamente se utilizan para referirse a cada una de estas esferas del Árbol de la Vida. Así como dijimos que los Senderos son expresión de las Cartas Mayores y las letras, en las Sefirot se encuentran ubicadas las Cartas Menores y los números.
Este sistema de Senderos y Sefirot supone en su funcionamiento, la complementación de unos y otras: cada Sendero puede precisar su significado de acuerdo a las Sefirot que conecta. Las interrelaciones de Senderos y Sefirot, aplicadas a las diferentes situaciones de la vida de una persona, son herramientas valiosas para brindar orientación.

A continuación, exploraré el tema de la integridad personal, co-mo una de las condiciones para la convivencia humana, a partir de la interpretación de tres Senderos del Árbol de la Vida: los que se sitú-an entre Hod, Yesod, y Netzach y convergen en Tiferet.

• El Sendero veintiséis (26), de Hod a Tiferet, que corresponde en el Tarot, a El Diablo.

• El Sendero veinticinco (25), de Yesod a Tiferet, La Templanza.

• El Sendero veinticuatro (24), de Netzach a Tiferet, La Muerte.

Quien se interne por estos tres Senderos y los recorra en direc-ción a Tiferet, está favoreciendo el despertar de sus posibilidades más auténticas, y el ejercicio de su libertad.

El punto de partida

Despertar la integridad personal es una búsqueda que se manifiesta con más intensidad a partir de los veinticinco años de edad y continúa toda la vida. Se presenta en la forma de un balance acerca de lo que pensamos y sentimos sobre nosotros-as mismos-as y sobre la realidad en la cual nos desenvolvemos. Y especialmente, cuáles fueron nuestras formas de responder y actuar.

Desde el Árbol de la Vida, este interrogante está relacionado con los tres Senderos que mencionamos arriba. Según mi punto de vista, el trayecto ascendente de estos tres Senderos puede ser la guía para descubrir algunas respuestas.

Consideremos el soporte triangular formado por Yesod, Hod, y Netzaj (damos por supuesto a Malkut). En esa base incluimos todo lo que hace posible el nacimiento de un ser, su capacidad para man-tenerse con vida, reproducirse, desarrollar estrategias emocionales y mentales y conectarse e intercambiar experiencias con sus pares. Es-ta estructura se desarrolla en todos los niveles de la vida –en diferen-tes grados de complejidad- y por supuesto en nosotros mismos.
Podemos distinguir en esta tríada:

• un "polo emocional -corporal", que corresponde a Netzaj

• un "polo mental - relacional" que se expresa a través de Hod

• un polo unificador, una “proto-conciencia”, representada por Yesod

A Netzaj, le corresponden los movimientos que se desenvuelven independientemente de la voluntad, tales como el metabolismo, la respiración, la circulación y las regulaciones glandulares, entre otros; la sensibilidad y la sexualidad.

En Hod, se desarrolla la capacidad para planificar acciones con vistas a un fin, la habilidad para desarrollar el lenguaje y la escritura, para comunicarse y establecer relaciones de intercambio, para pen-sar.

Yesod constituye una primera forma de identidad, que se cons-truye a partir del registro de las imágenes del mundo externo, de los sueños y fantasías y de la imagen corporal.

El circuito que conecta estas tres Sefirot, da lugar a la organiza-ción propia del plano mamífero que forma parte constitutiva de los humanos. La llamaremos, organización viva-astuta-ambiciosa.

Favorecer el despegue

Podríamos preguntarnos ¿y para qué más? ¿No es suficiente con planificar mentalmente, soñar - fantasear y metabolizar? Sí, es sufi-ciente, en un nivel de evolución, que es el de la estructura que aca-bamos de denominar "organización viva- astuta-ambiciosa". Ésta re-sulta imbatible en lo que se refiere a la sobrevivencia. Pero cuando se trata ya no sólo de sobrevivir sino de con-vivir, sus respuestas son insatisfactorias.

Para explorar ese pasaje del sobrevivir al con-vivir es esencial atravesar los tres Senderos de la integridad: el de La Muerte, La Templanza y El Diablo. Sólo como individualidades íntegras podre-mos con-vivir, es decir, ampliar el marco de nuestras relaciones, e in-corporar a nuestra vida las dimensiones interpersonal, comunitaria y planetaria: justamente , de lo que se trata es de trabajar el "con" del "convivir". En estos tres Senderos se problematiza lo “humano” de los seres humanos.

La "organización viva- astuta-ambiciosa" ejerce el exclusivo control de nuestras respuestas, olvidando que su valor está en ser una estructura de soporte y no un punto de llegada. En cambio, mi punto de vista es proponer a Yesod, Hod y Netzaj, como el basamen-to imprescindible para recorrer los tres Senderos que faciliten desper-tar a Tiferet., como la meta del recorrido. Los resultados más paten-tes de ese olvido, son por ejemplo, las acciones cuyo único móvil es el máximo rendimiento económico en el menor tiempo posible, des-conectadas del cuidado y protección del medio en que se llevan a ca-bo. Están guiadas exclusivamente por la lógica de la exclusión y la máxima "saber es poder", pero especialmente, "poder de destrucción".

Sendero 26 Los símbolos de El Diablo

La palabra "Diablo", viene del verbo griego diaballo que significa: "separar, sembrar discordia, calumniar". Hace referencia a la división y al enfrentamiento. También se conecta con el verbo ballo: "arrojar", el mismo que aparece en la palabra "símbolo", sólo que en esta última-asociado a la partícula "syn"- quiere decir "arrojar conjuntamente" y en "dia- ballo" significa "arrojar dividiendo o separadamente".

EL DIABLO

Esta etimología es muy reveladora, ya que se conecta con las dos direcciones posibles en el recorrido de este Sendero: la que resca-ta el "dia" de "dia-ballo" -que a nuestro entender se corresponde con el recorrido descendente-, y la que recupera el "syn" de "syn-ballo", propia de la dirección ascendente. "Descendente" y "ascendente" no tienen necesariamente el contenido de "malo" y "bueno" o "inferior" y "superior".

Son dos opciones que conducen a resultados diferentes: en el primer caso, acentúan la fragmentación de los conocimientos y en el segundo, la unificación o síntesis.
Además, este Sendero corresponde a la letra hebrea Ayin, que signifi-ca "ojo, fuente". El ojo, en este significado, no se refiere a nuestros dos ojos como los órganos físicos de la visión, sino a un tercer ojo como herramienta de síntesis. Este tercer ojo supone la actividad de los otros dos, pero avanza un paso más que éstos, en lo que hace a encontrar las confluencias. Lo que nos sugiere este Sendero es que progresivamente vamos abandonando la exclusión, como único modo de comprensión y acción para dar paso a la integración.

La misma diagramación de esta Carta repite este esquema trina-rio: el personaje principal ocupa un tercer lugar, en el punto equidis-tante de una polaridad expresada en las figuras de la parte inferior de la Carta.

El Sendero veintiséis, en su trayecto ascendente, nos propone aprender a sintetizar los opuestos en el plano del conocimiento.

Sendero 25 Los símbolos del Arte o La Templanza

La palabra "templanza" está conectada con el latín temperare, que quiere decir "mezclar o combinar adecuadamente". Cómo combina-mos adecuadamente lo diverso, y en qué grado lo hacemos, es un tema de este Sendero.

El temple en la música, por ejemplo, hace referencia tanto al acuerdo armónico de varios instrumentos o voces, como a la exce-lencia del sonido que emite uno solo de ellos.
Ahora bien, en el Sendero veinticinco, el instrumento del cual se trata somos nosotros-as mismos-as, combinando las armonías que mejor puedan expresar nuestros propios sonidos.

Para poner de relieve que sólo mediante la actividad de la síntesis alcanzamos Tiferet, la figura de esta Carta consiste en un movimiento continuo de intercambios y equilibrios, a través del juego de los opuestos. Esto se puede observar en la tez de dos tonalidades: pálida y oscura; en un rostro con rasgos femeninos y masculinos; en el cabello oscuro adornado con la corona luminosa; en el haz de fuego y la copa de agua, que sostiene en sus manos el personaje.

Y al pie de la Carta, el caldero dorado, el recipiente en el cual se procesa la nueva composición alquímica.
Este Sendero corresponde a la letra Samej, que significa "sos-tén". Es la indicación de que nuestro único sostén para evolucionar es mantenernos abiertos a la síntesis. Tenemos que distinguir "sos-tén" de "seguridad". Podemos vivir rodeados de "seguros"; sin embargo, cuanto más "asegurados" externamente nos encontremos, menos "sostenidos" internamente estamos.

La búsqueda de seguridad nos ata a lo ya conocido, al pasado. El estado de seguridad es estático y está anclado en el miedo; en cambio, lo propio del sostén es ser di-námico, aceptar los miedos y las desconfianzas, pero igualmente ac-tuar. "Sostener", en el Sendero veinticinco es aceptar los desafíos, sa-biendo que nuestros miedos están al acecho para detenernos. Las si-guientes preguntas son afines a este Sendero:

“¿cómo vine respondiendo hasta este momento y qué es lo que quiero cambiar"

¿qué es lo nuevo que está surgiendo?"

"¿cuáles son mis lugares de seguridad?"

"¿cómo busco mi propia dirección?"

"¿qué es lo que tiene sentido para mí?"

Como ya adelantamos el Sendero del Arte o La Templanza co-necta Yesod con Tiferet, es el Sendero que va de la Luna -regente de Yesod- al Sol -el planeta que corresponde a Tiferet. Yesod simboliza el lugar en el que estamos seguros y protegidos, pero también cristali-zados y detenidos. Yesod, en su sentido más limitado, nos propone una infancia eterna; en cambio, en su sentido más rico funciona co-mo nuestra aliada, como la base desde la cual nos lanzamos al futu-ro.

El Arte o la Templanza está atravesada por el Sendero veintisiete, La Torre; el cruce de estas Cartas significa que sólo hay Arte o Templan-za si se caen las estructuras armadas y rígidas, lo que libera las nue-vas energías.

El Sendero veinticinco, nos propone la síntesis en el plano de la acción, rectificando nuestras conductas basadas en apegos y condicionamientos.

Sendero 24 Los símbolos de La Carta XIII

Como ya dijimos, cada una de las Cartas Mayores del Tarot se corresponde con una letra del alfabeto hebreo. La consonante Nun, que acompaña a esta Carta, significa "pez, germen”. El pez alude no sólo a los orígenes más remotos de la vida, sino también a su fecundidad. El germen es vida en forma latente, promesa de un nuevo ser.

LA MUERTE

El Agua de la Carta XIII simboliza, desde un enfoque psicológico, lo inconciente, el nivel más arcaico del psiquismo.

Una de las conexiones posibles entre los símbolos del pez, el germen y el agua- puede indicar que la aceptación y el contacto con los productos de lo inconciente es regeneradora y renovadora. Hay una gran fertilidad en ese mundo, en apariencia tan oscuro, así como hay vida aún en las oscuras profundidades de los océanos.

El efecto inmediato es de purificación; se moviliza el miedo, la culpa y la envidia. En lugar de luchar internamente para ignorar es-tas emociones, nos va ganando su aceptación; aceptarlas es recono-cer que traen un mensaje.. En este Sendero no funciona ni el ponerse "en contra", ni el quedar “encharcado”; es el Sendero de la aceptación activa, que quiere investigar hasta el fondo, no de la aceptación re-signada. Posiblemente señalen alguna de nuestras limitaciones.

En la figura de la Carta, el esqueleto y la guadaña, anuncian nuevas formas de vida. El esqueleto en movimiento, resalta la trans-formación y el cambio, no el estancamiento. Danzando y a golpe de guadaña crea nuevas formas y renueva lo que está gastado.

Transformar es dar lugar a una forma diferente a la ya conocida, es hacer un movimiento de lo ya frecuentado a lo novedoso.
La transformación es, en el plano emocional equivalente a la sìntesis, en el plano mental; observen en el Árbol de la Vida la corre-lación de los dos Senderos, el veintiséis y el veinticuatro.

El Sendero veinticuatro nos propone la transformación, en el plano de la emoción.

Cuando los tres Senderos en los que nos internamos funcionan comandados por el poder magnético de Yesod, el cuadro de situación es el de un ego rígidamente polarizado -El Diablo- accionando confu-samente a partir del miedo -Arte o La Templanza- conectándose emocionalmente a partir de los odios, resentimientos, venganzas y envidias -La Muerte-.

Sin embargo, estos mismos Senderos conducidos desde Tiferet, activan nuestra capacidad de síntesis mental -El Diablo-, nos poten-cian para aceptar los desafíos que nos permiten evolucionar -Arte o La Templanza- y nos purifican emocionalmente -La Muerte-.

ANALOGÍAS

ANALOGÍAS

Por Rafael R. Tereschuk

INTRODUCCIÓN

Ofrezco aquí al lector interesado por la Astrología, un breve y simple análisis analógico entre las Ideas sobre nuestro mundo físico no visible y las Ideas que gobiernan a la Astrología.

El objeto es contribuir a un avance en el campo astrológico, partiendo de constatar que si las Ideas astrológicas están involucradas en todos los planos de la realidad, también deben encontrarse en el plano aquí propuesto, como estipulan los principios esotéricos conocidos, y de esta manera realimentar positivamente nuestra percepción inteligente de la realidad.

I ) LA FISICA DE PARTICULAS

Según estipula la Física, una carga eléctrica es una partícula cargada electricamente con un potencial eléctrico y un signo definidos. Esta partícula establece naturalmente en el espacio que la rodea, un campo de irradiación eléctrico que tiene como origen su propio centro, y cuya intensidad es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia de alejamiento de su centro. Estando esta partícula lo suficientemente alejada de cualquier otra cosa (es decir aislada), su campo de irradiación es homogeneo y es posible trazar superficies esféricas equipotenciales a su alrededor, en función de la distancia de alejamiento de su centro, con potencial distinto cada una pero con el mismo signo que el de la carga origen. Cuando se le acerca una partícula cargada con signo contrario, su campo de irradiación se deforma (se torna inhomogeneo), de forma tal que este se vuelve mas intenso en la región que la separa de la nueva carga, y menos intenso en otras regiones, lo que nos habla de un reconocimiento y atracción natural de aquello que es distinto, pero a la vez complementario. Si en cambio se le acerca una partícula cargada con el mismo signo, su campo de irradiación se deforma de manera opuesta a la anterior manifestando un reconocimiento y rechazo natural de aquello que es similar y no complementario.

No existen cargas eléctricas absolutamente aisladas en la naturaleza. Siempre existen apareadas con otra de signo contrario, por lo que para aparentar un aislamiento, hay que tomar mucha distancia con el par. La mera atribución de un signo es el reconocimiento de este hecho, por la relatividad de los signos eléctricos.
Además, la fuente de su poder eléctrico, que es la misma para cada par, es desconocida.

LEY DE BELL:
En el ámbito de las partículas elementales que forman todo lo conocido, se ha verificado que si dos partículas eléctricas inicialmente apareadas, son separadas por una distancia cualquiera, al forzar un cambio de polaridad por medios externos en una de ellas, se produce automáticamente un cambio de polaridad en su par opuesto .

Este increíble comportamiento, aún no explicado, sugiere que las partículas se mantienen en relación independientemente de la distancia que las separa
También es importante señalar que la carga eléctrica neta de dos partículas apareadas, es nula, lo que indica que cada una de ambas cargas tiene el mismo valor absoluto, pero signo opuesto.


II ) LA MACROELECTRICIDAD

En el ámbito de la macroelectricidad, nos encontramos con los dos polos eléctricos de un generador.
Un generador es una máquina diseñada para producir dos polos eléctricos útiles para su empleo por el hombre. Aquí los dos polos son tangibles porque están materializados con una forma perceptible.
La fuente inmediata de su poder eléctrico es común a ambos y se llama generador eléctrico, El potencial eléctrico de cada uno de los polos no puede crecer a expensas del otro, crecen los dos simultáneamente.
Lo que es útil para el hombre es la diferencia de potencial entre ambos polos que queda definida por la diferencia de sus signos opuestos, como el doble del potencial individual de cada polo respecto a un centro virtual.
Con esta diferencia el hombre consciente, obtiene poder como para producir algún efecto. Es claro entonces que un sólo polo eléctrico no puede producir ningún efecto mensurable. Y también es claro que un polo eléctrico no puede estar aislado de su fuente porque no existiría como tal, ya que sería una cosa más.
Es posible trazar las superficies equipotenciales formadas a partir del centro de un polo eléctrico tangible que esté conectado a su fuente, lo que demuestra su campo de irradiación.
Se verifica también que al cambiar el sentido de giro en la máquina del generador, la polaridad de ambos polos cambia automáticamente a su opuesto (1). En este caso el hombre no ha elaborado una explicación inteligible de este hecho, como en el de la Ley de Bell, sólo ha elaborado reglas mnemotécnicas para ordenar estos hechos concretos.
El hombre produce algún efecto, conectando los dos polos del generador eléctrico a un circuito eléctrico diseñado para producir tal efecto. Luego, desconectando el generador eléctrico, deja de producir tal efecto.
Los efectos concretos que pueden producir un par de polos eléctricos conectados a un circuito externo, pueden clasificarse de la manera siguiente:
-Calentar de manera útil los ámbitos en los que el hombre se desenvuelve, por medio de resistencias eléctricas diseñadas a ese efecto.
-Calentar inutilmente el ambiente, por medio de las resistencias de las partes no funcionales de un circuito, efecto que a veces es posible controlar pero no eliminar totalmente. Siempre se desperdicia algo de energía por calentamientos inútiles.
-Iluminar artificialmente todos los ámbitos.
-Realizar a través de máquinas electromagnéticas todas las formas de trabajo conocidas.
-Telecomunicar a los hombres
-Producir música y sonidos, y reproducirlos.

Pero es importante destacar que un generador eléctrico, por sus características constructivas (posee un núcleo central que gira constantemente alrededor de su eje), genera una polaridad alterna básicamente, es decir, los dos polos cambian de signo constantemente con una velocidad que depende de la velocidad de giro del núcleo central. Es solamente a través de dispositivos auxiliares, mecánicos o electrónicos, que se logra fijar la polaridad en el tiempo, y solamente para determinados usos donde se requiere "corriente contínua" (Aún así esta polaridad cambia si se cambia el sentido de giro del generador).
Esto significa que un generador eléctrico entrega energía eléctrica como síntesis de una alternancia polar.
Y esta alternancia polar sugiere la aplicación sistemática de la Ley de Bell, a través de un orden preestablecido por la conciencia durante el diseño del generador.

III ) ANALOGIAS CON LA PSIQUIS TOMANDO COMO INTERMEDIARIO LA ASTROLOGIA:

Quedar cargado con un potencial es estar, en el campo de la conciencia, separado de lo que es inconsciente y complementario.
La palabra carga, entonces, es análoga a conciencia. Uno en este mundo carga con su conciencia, porque las realidades conscientes dejan atrás las realidades inconscientes.

El arquetipo Leo, entre sus atributos, define entonces la carga de la conciencia desde la identificación. Desde el punto de vista individual, el complemento esotérico o interno de Leo es Escorpio (ver apartado IV)), lo que la conciencia oculta: el inconsciente personal, su carga complementaria, que está, por aplicación analógica de la Ley de Bell, en permanente relación polar con la consciencia.

Mientras que el complemento exotérico o externo de Leo es Acuario: la totalidad diferenciada, que se puede traducir como la conciencia colectiva o de grupo. En síntesis, esta complementación queda definida como Yo y Los Otros (los que no son Yo).

La misión del arquetipo Leo es entonces el despliegue de un potencial consciente hasta su plena identificación con lo propio, que es el proceso de generación de la carga consciente, que produce finalmente la complementación Yo---Los Otros.

Pero una persona debe primeramente bucear en las profundidades de su inconsciente personal para tener un acceso sustentable a la conciencia colectiva, ya sea por su trabajo psíquico personal (conexión con su propia alma o mundo interno, como ejercicio concreto de autoconocimiento), o por lograr ampliar su campo de conocimientos a través de la investigación, lo que será finalmente compartido con la conciencia grupal.

Como Ley general, por analogía con la carga electrica, una vez alcanzada una plena identificación con algo, debe procurarse el par, porque nada en este mundo existe que no esté apareado o complementado, y de esa manera se puede producir algún efecto en sentido positivo. Es decir, no debe perderse de vista que, aún cuando la conciencia actúe rechazando el complemento, este no deja de ser su par, y como está oculto, reclamará a su par consciente a través del conflicto (desde Escorpio).

Entonces, por analogía con (1), el camino es producir un giro contrario al de los acontecimientos actitudinales actuales en el devenir consciente, lo que provocará la oportunidad (Virgo) de tomar contacto con lo que no admite la conciencia. Este cambio de actitud (Simbolizado por Acuario) producirá, según esta Ley un cambio polar relativo o arquetípico (Acuario), lo que era (+), la identificación consciente, se torna (-), en beneficio del avance de la conciencia hacia lo que es inconsciente o rechazado (Escorpio), ( polarizado negativamente hasta ese momento), por lo cual este se reposiciona positivamente (+). Esta oportunidad es propiciada por un reordenamiento (Virgo) de los acontecimientos del entorno, motivados desde el inconsciente colectivo (Piscis), su complemento exotérico o externo, a través de la decisión de producir algo nuevo, simbolizada por Aries, el complemento esotérico o interno de Piscis. Aquí intervienen los trinos de Fuego y el de Agua.

El inconsciente colectivo recibe la impronta del inconsciente personal a través del trígono Escorpio-Piscis, lo que se da inconscientemente, mientras que la capacidad de actuar recibe la impronta de la conciencia a través del trigono Leo-Aries, propiciado por un proceso consciente. La decisión en Aries habilita entonces el reordenamiento de los acontecimientos en el entorno, a través de Piscis como se dijo, para dar en Virgo la oportunidad. Aquí la clave es que el inconsciente colectivo, exterioriza un nuevo orden a través de la relación exotérica Piscis - Virgo.

Es importante destacar aquí que el trino de Fuego se moviliza en forma completa, de manera que Sagitario anuncia la verdad del movimiento de la conciencia. O es aspiración de algo que la supera, o es certeza en lo conocido. Lo segundo inhabilita a Geminis, complemento exotérico de Sagitario, como factor de dualidad/duda. Pero es inmediato comprender que sin dualidad no hay salida, hay estancamiento certero de la mente, y así, con esta decisión consciente, Aries induce a través de Piscis un reordenamiento del entorno para generar una crisis.

Ya lo dice el par esotérico Capricornio-Géminis : la realidad es dual, el que además nos indica, como un eje de resistencia de la conciencia, que la visión humana de la realidad, tiende a resistir a la dualidad.

De este último contexto simbólico pueden rescatarse los fundamentos esenciales para un sistema educativo que realmente colabore en la evolución humana.

En el aprovechamiento de las oportunidades, la conciencia requiere una subordinación, es decir, someterse voluntariamente a algún sistema ordenado de conocimiento (Virgo), de caracter psicológico, astrológico, numerológico u oracular, los que permiten la conexión con el campo inconsciente. Porque como lo establece el par exotérico Virgo - Piscis, sólo a través de un sistema ordenado (sin exclusiones), es posible penetrar el campo inconsciente. Producida en la práctica esta subordinación, se hace justicia aprendiendo a ver al complemento que no se tenía en cuenta, lo que es simbolizado por Libra, que es a su vez complemento esotérico o interno de Virgo.

La actitud de cambio radical establecida en la conciencia y simbolizada por Acuario, permite salir de la inercia y eventualmente de las tensiones a que ha sido sometido el cuerpo físico (o el emocional o el mental), cuyo símbolo es Tauro, el complemento esotérico de Acuario.

Este par complementario anuncia que toda realidad material posee como complemento ineludible, una matriz arquetípica de Ideas inmanentes (del latín immanere = permanecer, por lo que son Ideas permanentes). Y visto como otro eje de resistencia de la conciencia, la visión materialista de la realidad se resiste a una visión inmaterial de la misma, y viceversa, lo que redunda generalmente en una limitación de la capacidad de abstracción (Sagitario) de la mente, para dirigirse fácilmente a aferrarse a lo conocido o concreto, muchas veces heredado, dejandola en una posición de certeza materialista, o también, fundamentalismo religioso.

El camino de la abstracción o ideación o apertura a lo desconocido, promete el juego de ideas necesario que permitirá la sintonización de la mente con el campo de ideas arquetípicas que manifiesta Acuario, a través de la síntesis.
Propongo aquí hacer una pausa para introducirnos nuevamente en el ámbito de la Física, con promesa dualística.

Después que el científico Max Planck propuso su famosa teoría cuántica, en el siglo pasado, la cual rige actualmente el desarrollo científico en el mundo de las partículas atómicas, otros tres científicos, Einstein, Podolsky y Rosen, desarrollaron una experiencia cuya meta era poner en falta a esa teoría. No lo lograron, en cambio, esta quedó confirmada .

Estos tres hombres consideraron una partícula inestable con carga eléctrica neutra. Al dividirse imprevistamente, como producto de su inestabilidad, en dos subpartículas cargadas con signos opuestos, ambas se alejarán de su centro común sobre una misma dirección pero en sentidos opuestos. Dado que, a priori, cualquier dirección de avance es posible, pensaron, será imposible su detección, porque cualquier detector es un instrumento que definiría una determinada dirección al ser instalado, y la elección de su posición es independiente del sistema energético analizado. Pues bien, la experiencia mostró que al instalar un detector a algunos metros del lugar de desintegración, por ejemplo al este, la partícula (+) es registrada. En consecuencia, se puede pensar que la partícula (-) ha sido acelerada hacia el oeste. Se verificó tal hecho. Siempre se verifica la detección cualquiera sea la dirección de detección elegida.

La teoría cuantica, que entre otras cosas define la dualidad partícula-onda, afirma, que entre el momento de la desintegración y el momento de la detección, no había sido asignada energéticamente, ninguna dirección a esas dos partículas. Es el acto mismo de la detección el que fija esta propiedad, lo que involucra obviamente a la conciencia del operador.
Algunas conclusiones de estos hechos:

- Las partículas atómicas no se comportan como elementos materiales.

- La conciencia del operador no esta separada de este sistema energético, analizado como componente íntimo del mundo material.

- La dirección adoptada por tal sistema coincide con la decisión electiva de una dirección , con dos sentidos posibles opuestos y complementarios siempre presentes.

- Analógicamente, llevadas estas conclusiones al campo astrológico, observamos que el mundo material tal como lo conocemos, simbolizado por Tauro, está separado en la conciencia simbolizada por Leo (ambos están en cuadratura), pero tanto Tauro como Leo forman un par con Acuario.

Esotéricamente, Acuario complementa a Tauro desde la inmaterialidad, y exotéricamente complementa a Leo como el campo de ideas arquetípicas al cual tiende la conciencia a través del proceso de síntesis de ideas duales simbolizado por el par Sagitario-Géminis.

La decisión electiva de una dirección por parte de la conciencia del operador está representada por el trino de Fuego: Leo-Aries-Sagitario. Si la respuesta del sistema analizado, que es un componente íntimo de la materia, coincide como ocurre, con la dirección elegida conscientemente, estamos en condiciones de quedar habilitados a pensar que los componentes íntimos de la materia son inmateriales, y en esencia, realidades arquetípicas (Acuario), por lo expresado en el párrafo anterior.

- Lo hasta aquí expresado indicaría que las decisiones conscientes modifican nuestra interioridad arquetípica, la que responde a la dirección adoptada, como así también a su sentido o significado.Y si agregamos a esto las implicancias de la Ley de Bell, podemos decir que los cambios de sentido (polaridad), favorecen el proceso de síntesis que conducen a la conciencia a reconocer que dos significados opuestos son dos aspectos necesarios de una misma dirección o plano consciente. No olvidemos que Géminis es atributo de dualidad, pero también de aprendizaje.

No debe pasarse por alto que, en la Ley de Bell, es un operador consciente el que provoca un cambio de polaridad sobre un aspecto de una realidad que, como vimos, es arquetípica en su esencia, y obtiene como respuesta de ese medio arquetípico, un cambio polar sobre el aspecto complementario.
Como ejemplo de pares complementarios en los ámbitos de la experiencia humana, podemos citar :

* El par Salud-Enfermedad se alterna continuamente en nuestra realidad personal.

* El par Construcción-Destrucción se alterna continuamente en nuestra realidad social.

* El par Amor-Odio se alterna continuamente en nuestra realidad familiar y social.

* El par Pobreza-Riqueza se alterna continuamente en nuestra realidad personal y social.

Solamente debemos aceptar su manifestación dual, para permitir que obre el par Consciente-Inconsciente que nos llevará a la Sintesis.

Si buscamos la salud y luchamos (Aries) contra la enfermedad, la respuesta de nuestro inconsciente (Escorpio) será una crisis cuyo mensaje nos reorienta a ser más dóciles (Tauro) con la enfermedad, para captar su mensaje (Géminis). Este es el camino de identificación con el significado (Sagitario) de la enfermedad.

Este esquema inteligente puede aplicarse a cualquier otro par.

El par que mejor manejamos es el de Frío-Calor, porque si hace frío nos tapamos, y si hace calor nos destapamos, casi de manera automática (pero esencialmente con docilidad), lo que por supuesto no implica una lucha.

Observemos que la palabra tapar equivale a conservar el calor, mientras que destapar equivale a lo contrario. De manera que cuando se manifiesta Frío, nuestra conciencia busca el complemento, y cuando se manifiesta Calor, también, con lo cual vamos a la síntesis que es conservar la temperatura de nuestro cuerpo en límites normales, para evitar un daño corporal.

Asimismo, la síntesis de Salud-Enfermedad no es la salud como podría suponerse, sino un nuevo estado de conciencia que la amplie respecto al anterior. Si bien este nuevo estado de conciencia traerá aparejado un nuevo equilibrio psicofísico que puede considerarse saludable, y es transitorio.
Similarmente, alcanzar la riqueza no es la síntesis del par Pobreza-Riqueza, ya que acercarse a la pobreza siendo ricos economicamente, nos permite crecer espiritualmente, lo que significa alcanzar otro grado de riqueza, más elevado para la conciencia.

Desde otro ángulo, la síntesis de este par es el trabajo dentro de un esquema organizado. Es una verdad incuestionable que aquel que trabaja no es ni pobre ni rico, y ante todo ve satisfecha su necesidad natural de ser útil. Lo que representa un crecimiento espiritual.

El que va por la riqueza, busca la utilidad antes que ser útil, y entonces no trabaja.

El que va por la pobreza, tampoco trabaja, porque no quiere ser útil, y no cuenta con recursos personales para lograr utilidad sin trabajar. Sin embargo todos podemos jugar entre los extremos pobreza y riqueza porque parecen estar permitidos por la vida misma. Y tiene sentido, porque la tensión que establece este juego, propicia un crecimiento espiritual.

Por otro lado es un hecho conocido que las empresas de demolición se encargan de destruir lo viejo e inservible para que las empresas constructoras construyan lo nuevo. Por lo que el par Construcción - Destrucción se manifiesta con naturalidad en nuestro ámbito social.

Es interesante como último ejemplo, introducir aquí el tan extendido juego del futbol, porque la síntesis para el espectador, no se alcanza por el triunfo de uno de los dos equipos como podría suponerse, y como es común esperar, sino a través de los goles de ambos equipos y de un nivel de juego elevado.

Si alguien externo al juego, e identificado con uno de los dos equipos, rechaza al otro, reduce el disfrute personal del espectáculo a la mitad. En realidad se puede pensar que los únicos habilitados a una plena identificación con su equipo, son los jugadores, no los espectadores
Cabe agregar que toda síntesis deviene de un manejo natural de los complementos, y arroja siempre, si nos animamos a jugar dócilmente, un nuevo significado.

IV) COMPLEMENTOS ESOTERICOS

Los complementos esotéricos o internos en la Astrología, devienen de considerar los dos modos posibles de circulación en el zodíaco. El primero corresponde al proceso de formación de cualquier acontecimiento que nace en el mundo consciente, y es el que va de Piscis a Aries pasando por Acuario y los sucesivos signos.

El segundo es el proceso evolutivo de cualquier acontecimiento que, nacido en Aries, termina en Piscis pasando por Tauro y los sucesivos signos.
Equiparando el orden de aparición de los signos que se suceden en ambos sentidos, los complementos esotéricos serán:

1) Piscis - Aries
2) Acuario - Tauro
3) Capricornio - Géminis
4) Sagitario - Cancer
5) Escorpio - Leo
6) Libra - Virgo

Podemos ahora, según lo desarrollado en III), confeccionar un esquema simbólico con los complementos esotéricos y exotéricos apoyandonos en los 4 grandes trinos que conforman los dos hexagramas:

Las líneas horizontales entre vértices de los trinos representan los complementos esotéricos, mientras que las líneas verticales representan los complementos exotéricos.

Este esquema no circular, permite a su vez definir dos zonas, una a derecha y otra a izquierda de un eje virtual vertical en el centro.
A la derecha quedan involucrados los trinos de Agua y Tierra, que energéticamente puede decirse que conforman un polo femenino por la cualidad de las energías componentes:

Emoción
Intuición
Sensación
Gestación
Docilidad/Receptividad
Pensamiento analógico
Introspección
Subordinación
Responsabilidad
Compromiso
Relación con el pasado

A la izquierda quedan involucrados los trinos de Fuego y Aire, que energéticamente puede decirse que conforman un polo masculino por la cualidad de las energías componentes :

Sentimiento
Pensamiento lógico
Acción
Decisión
Autoexpresión
Generación/Iniciativa
Ley
Equilibrio/Justicia
Expansíon
Ejecución
Relación con el presente y futuro

Del esquema se deduce que estos dos polos son complementos esotéricos o internos, porque están relacionados entre sí sólo por complementos esotéricos de los arquetipos componentes.

Esto significa que cada psiquis individual, simbolizada zodiacalmente, sería polar en su esencia, independientemente del sexo personal. De manera que estudiando el equilibrio de esta polaridad esencial es posible colaborar en la evolución psíquica.

Como psique=alma, nuestra Alma sería, de acuerdo a esto, un ser polar, compuesto por Ideas arquetípicas provenientes de un origen conscientemente desconocido, pero absolutamente real, que podemos presentir, y que llamamos Dios.

Rafael R. Tereschuk

MICRO REPORTAJE A LOS ARCANOS DEL TAROT



MICRO REPORTAJE A LOS ARCANOS DEL TAROT


Ani Zetina.

Las imágenes del Tarot pueden ser contempladas en su belleza global, observadas y analizadas en sus detalles, comparadas según la versión de los diferentes Mazos; sea por un camino u otro, inevitablemente piden ser interpretadas.

Para familiarizarse con los Arcanos del Tarot, les propongo hacerles una entrevista. Les aseguro que vale la pena.

Va el siguiente micro – reportaje; cada uno de ustedes puede ampliar las preguntas según la curiosidad del reportero y las respuestas del entrevistado.

El Árbol de la Vida y las relaciones grupales

Al Loco
-¿Qué es lo que te causa gracia?-
- Celebrar la vida-.

Al Mago
-¿Con qué me puedes maravillar?–
-Con tus propias posibilidades-.

A la Sacerdotisa
- ¿De quien te ocultas? –
- De las verdades fáciles-.

A La Emperatriz
- ¿Cuáles son tus intereses preferidos?-
- Amar, crear y realizar-.

Al Emperador
- ¿Por qué miras a La Emperatriz? –
- Porque me completa-.

Al Hierofante
- ¿Quiénes son tus amigos? -
- Los símbolos y el sentido, que alegran la vida y curan.

A Los Amantes
- ¿Dónde se los encuentra más habitualmente? –
- Entre las personas que pudieron complementarse para hacer una tarea común.

Al Carro
-¿Con quién te gusta más encontrarte entre todos tus vecinos del Mazo?
– Me siento muy bien con Los Amantes y muy cómodo en la casa de Los Tres.

A La Fuerza
-¿Cuál es tu fuerza, La Fuerza?
-La fuerza del canto...
- ¿Y qué dice tu canto?
- Sé vos, sé tú mismo –a.

Al Ermitaño
- ¿Cuál es tu trabajo?-
- Configurarme hacia fuera y hacia adentro-.

A Fortuna
¿Quién mueve tu Rueda?
-La energía de una pregunta
-¿Cuál es esa pregunta?
-¿Qué significa ser humano?

A La Justicia
- ¿Qué hay en los platillos de tu balanza? -
- Un yo y un tú semejantes, pero diferentes-.

Al Colgado
- ¿Para qué estás colgado? –
- Para experimentar el alma-.

A la Carta XIII
-¿Qué es lo que más te gusta?–
-La inagotable profundidad del psiquismo-.

A La Templanza
- ¿Qué estás mezclando en tu caldero?-
- Mi mezcla cambia de nombre a cada instante; mi caldero no tiene límites-.

Al Diablo
-¿Cuál es tu especialidad?-
-Controlar y dividir ¿no me preguntas nada más?-
-¿Tu intención es controlar las preguntas que te hago?-
-No sabes observar; no apreciaste mi tercer ojo-
-¿Qué es lo que ves con tu tercer ojo?-
-Si miro hacia la izquierda veo como te enredas en mi control-; si miro hacia la derecha veo tu yo más auténtico-.

A la Torre
-¿Qué es lo que te atrae de los escombros?-
- Que sirven para hacer otra Torre-.

A la Estrella
-¿Qué estrella eres?-
- Soy la luz de cualquier estrella-.
- ¿Qué me dice tu luz?
- Que cuando meditas, hay algo muy grande que, a la vez, te está meditando

A la Luna
-¿Eres muy antigua?-
-Soy la memoria de todas las especies, soy el sueño que despierta en nuevos seres-.

Al Sol
-¿Qué es lo que te pone tan contento? –
-Yo-.

Al Eón
-¿Por qué eres tan difícil de comprender?-
-Porque soy joven y viejo a la vez-.

Al Universo
-¿Qué es el tiempo? –
-“La imagen móvil de la eternidad”-

Ani Zetina

MITO, ASTROLOGÍA Y VIDENCIA EN LA FIGURA DE TIRESIAS

MITO, ASTROLOGÍA Y VIDENCIA EN LA FIGURA DE TIRESIAS

Por Ani Zetina y Jorge Bosia.

En la mitología griega hay diversos adivinos, chamanes, y sabios; pero proba-blemente el más conocido sea Tiresias, “...famoso por la verdad de sus horóscopos y la prudencia de sus consejos".

Estudiar la figura tan peculiar de Tiresias nos permitirá echar luz sobre una de las cuestiones más controvertidas de nuestra época (y tal vez de todas las épocas): la de la “videncia” o “adivinación”.

¿Quién es Tiresias?

Tiresias devela la verdad a Edipo, responde a las inquietudes de Ulises en la Odisea, y profetiza acerca de las condiciones de vida de Narciso, por sólo citar algunos de los mitos más conocidos en los que interviene. Pero, antes que nada, exploremos su nombre y el de sus padres, pues en el nombre está conte-nido el destino.

El nombre 'Tiresias' hace referencia, en su sentido etimológico, a "los as-tros", lo que concuerda con su reconocida profesión de astrólogo.

En el nombre de sus padres hallaremos, por otra parte, una serie de sig-nificados que lo conectan con las ideas de "armonía y conciliación".[1]

En efecto, los padres de Tiresias se llaman Everes y Cariclo. 'Everes' puede traducirse por "manejable", "adaptable", “receptivo”. Por su parte, 'Cariclo' significa "la expresión de la gracia".

De modo que Tiresias es hijo (es decir, fruto) de la receptividad y la gracia. Puede decirse que Tiresias expresa un aspecto del momento de apertura al otro y de conciliación de los polos complementarios. Las tradiciones espirituales resaltan que el equilibrio –inestable, por cierto- de los polos complementarios es uno de los indicadores de una vida sabia. Para apoyar la comprensión de esta última afirmación podemos valernos de ciertas analogías con la puesta de Sol. La puesta del Sol supone el transcurso completo del día: es el momento en que se puede decir que se ha visto todo lo que había que ver y se hace necesa-rio un período de introversión (sueño) y metamorfosis que permita captar las cosas desde otro punto de vista. El delicado equilibrio que supone este momen-to, lo emparenta con la noción de paz –fruto de la armonía de los opues-tos/complementarios. También se puede asociar esta cualidad que representa nuestro personaje con el fenómeno de la luna llena, en la que los dos astros (Luna y Sol) parecen observarse mutuamente y la luna logra brillar en su máximo esplendor, pareciéndose al propio sol.

Tiresias es acreedor, pues, de una herencia de sabiduría y armonía. representada en la figura de sus padres.

Esta doble referencia: a los astros, y a la conciliación de los opuestos no es casual. En efecto, el cielo funciona como una imagen en movimiento de la totalidad, en él se reúnen todos los pares de polos opuestos simbolizados en las 12 estaciones del Zodíaco, ésta es la intuición fundamental que da pie a la po-sibilidad del saber astrológico.

Sabemos, además, que Tiresias era ciego. Se cuentan dos historias sobre la ceguera de Tiresias.

En una de ellas se nos dice que Tiresias observó cierta vez desnuda a la diosa Atenea. Como esto no era permitido, Atenea lo habría cegado.

Para comprender este episodio debemos entrar, aunque sólo sea someramente, en la personalidad de Atenea. Esta diosa simboliza, para decirlo rápi-damente, a la conciencia humana en su capacidad de estar despierta o plenamente atenta.

Ahora bien, la conciencia atenta es andrógina, no es ni masculina ni femenina o es ambas cosas, pues la plena atención se caracteriza precisamente por la capacidad de tener en cuenta a ambos polos. No es lo mismo en el caso del estado cotidiano de conciencia en el que nos hallamos por lo común, esto es: un tipo de conciencia que ha sido denominado por muchos sueño o somnolencia [2].

Representando pues Atenea a este estado depurado y activo de conciencia, se explica la “prohibición” de verla desnuda, así como el “castigo” que aplica la diosa a Tiresias. Pues hace a la naturaleza del ser humano el que no podamos tener esta visión unificada con los ojos del cuerpo.

Hay otros indicios que apoyan esta interpretación: considérese que, aunque tenga un nombre femenino y una forma femenina, Atenea suele aparecer vestida con los atributos de un guerrero: casco, lanza, escudo o espada, etc. Esta es su figura, y no olvidemos que para los griegos anteriores al Helenismo, la “figura” (en griego “éidos”) es una forma de referirse al ser de las cosas. Por otra parte, Atenea nace de la cabeza de Zeus ya completamente armada y lan-zando un grito de guerra. Esto es: no es parida por una mujer, pues al momen-to de nacer, su madre, Metis, ha sido tragada entera por Zeus y habita en el interior del dios: nuevamente tenemos aquí el motivo de la androginia. No se nos dice directamente que sea andrógina, pero nunca en los mitos se nos dice algo directamente, pues los mitos se valen del recurso de la alusión y la indica-ción. Se dice más bien que es virgen; pero, en realidad, tenemos serios motivos para sospechar que el “secreto” que rodea a la desnudez de Atenea reside en su naturaleza andrógina. Y esta androginia, repetimos, consiste en que es una figura que simboliza una cualidad de la conciencia en la que se hace patente la unidad de los opuestos.

Pero podríamos preguntarnos: ¿siendo esta capacidad de la conciencia preferible a la habitual y somnolienta unilateralidad, porqué la prohibición de verla desnuda?
Se trata en realidad de una disyuntiva: o se “ve” la unidad de los opues-tos al par que se pierde la vista, o bien se conserva la vista polarizada. La experiencia de la visión de la unidad de los polos termina con la ceguera consiguiente. No es un castigo, es una cuestión de necesidad. Por tanto hay dos “miradas”: una, que se asocia a la visión de los ojos y cuyo resultado nos da siempre una parte de la cosa; la otra, que nos da la síntesis o unidad. La pri-mera excluye a la segunda. La segunda supera a la primera.

Por eso, una vez que ha visto “desnuda” a Atenea, Tiresias ya no necesita aquella mirada que el mito simboliza con la de los ojos; dispone ahora de una especie de “ojo” nuevo capaz de comprender la unidad de los polos, un ojo interior, invisible.
Nosotros suponemos, pues, que lo que Tiresias logra ver es la unidad de los polos en la claridad de la mente plenamente despierta (= Atenea desnuda). Y

es coherente entonces que esa visión implique la superación de la que simboli-zaba la visión sensible: un pensamiento que siempre nos presenta las cosas polarizadas, divididas en oposiciones.
Que la unidad de los polos no se puede ver con los ojos quiere decir que no se puede captar con el operar binario de la mente; se llega a ella con otro “órgano”. Y así como el mito ha utilizado a la vista como una metáfora de la mente binaria, bien podemos usar, como metáfora de la mente trinaria o supe-rior, la del “tercer ojo”. No un “super-ojo”, sino precisamente el tercer ojo. Pues-to que al ser un tercero, implica y supera a la vez a los otros dos.
Esta interpretación del episodio entre Tiresias y Atenea resulta confirma-da -pensamos- por la otra historia que explica la ceguera de Tiresias, la cual consta, a su vez, de dos partes. En la primera se cuenta que cierta vez iba Tire-sias caminando por un pastizal cuando observó a dos serpientes copulando. Esta visión tuvo el efecto sorprendente de transformarlo instantáneamente en una mujer, de modo que como tal vivió a partir de entonces. Pero al cumplirse siete años de aquella extraña metamorfosis ocurrió que nuevamente se hallaba en el campo y volvió a ver a dos serpientes en la misma situación. Esta segun-da observación le devolvió el sexo masculino.
De modo que Tiresias era el único ser humano que había sido hombre y mujer en una misma vida. Como se puede apreciar, en este episodio también se nos habla de la posibilidad de unir los opuestos complementarios: y no de hacerlo sólo exteriormente, sino de la posibilidad de experimentar los dos polos, de vivirlos y conciliarlos en una misma existencia. Como hemos indicado antes, esta es la cualidad esencial “heredada” por Tiresias de sus padres.
En este punto alguien podría objetar que en este segundo episodio Tire-sias, a pesar de haber experimentado los dos polos, conserva su capacidad de ver. Sin embargo, viene a completar la interpretación la segunda parte de la historia. En efecto, siendo que Tiresias tenía esta cualidad peculiar de haber sido hombre y mujer, ocurrió cierta vez que estaban en el Olimpo Hera y Zeus discutiendo, como solía suceder, (quizá tomando unos mates de ambrosía). El tema de la discusión era comprometido: disputaban apasionadamente sobre quién gozaba más en el amor, el hombre o la mujer. La cuestión se había origi-nado, como de costumbre, en una de las rabietas de Hera a causa de las aven-turas de Zeus. Éste aducía cierto dudoso derecho al adulterio, fundándose en que, a su juicio, la mujer gozaba más en el sexo. Hera, en cambio, afirmaba que era el hombre quien más placer obtenía del lance erótico. En eso estaban cuando Zeus, recordando la peculiar experiencia bisexual de Tiresias, tuvo la ocurrencia de proponerle a Hera que lo llamasen para comparecer ante ellos.
-¿Qué te parece si lo llamamos a Tiresias, que vivió como varón y como mujer suficiente tiempo? Es el único que nos va a poder dar una respuesta cer-tera a partir de su propia experiencia- pudo decirle Zeus en aquella ocasión.
Y a Hera le pareció adecuado, de manera que lo llamaron y le hicieron la crucial pregunta.
Tiresias, sin dudar, contestó: -la mujer goza nueve veces más que el hombre-, con lo cual le dio la razón a Zeus.
Hera masticó su rabia; pero la diosa no era alguien a quien se podía con-tradecir tan fácilmente, de modo que cuando Tiresias se alejaba lo dejó ciego en venganza por no haberle dado la razón. Cuando Zeus se enteró, poco tiempo después, y para compensarlo, le otorgó a nuestro héroe el don de la videncia.
Como vemos, el periplo es el mismo en las dos “explicaciones” que la mi-tología nos da sobre la ceguera de Tiresias. La experiencia de la unidad “se pa-ga” con la “pérdida” de la mente polarizada -representada en el relato por la visión de los ojos-; pero implica la posibilidad de abrirse a otra visión, la que suele aparecer como “videncia”.
Nos interesa destacar ahora este último acto “reparador” de Zeus. Sobre todo porque efectivamente Tiresias tenía fama de “vidente” –es decir: de ser “aquel que ve” lo que otros no pueden ver-. Observemos que entre los dos epi-sodios el orden es inverso: en el de Atenea, primero se da la videncia y luego la ceguera; en el de la pareja Olímpica sobreviene primero la ceguera, y luego se produce la videncia. Esta diferencia es valiosa como testimonio de que no nos estamos moviendo en el terreno de las causas y los efectos, ni, por tanto, en el de la sucesión temporal, sino en el de las relaciones simbólicas y la sincronici-dad.
La otra cuestión que nos interesa resaltar es que este último episodio de-ja muy en claro el asunto de la “videncia”, la que queda así correctamente equiparada con la capacidad de abarcar o sintetizar los opuestos.
En el mito Tiresias ha tenido una preparación para ser capaz de ver la armonía de los opuestos: su experiencia como varón y como mujer en una misma vida. Por tanto, esa es la preparación: entrenarse en sostener los opues-tos en la mente. Sobre la base de esta preparación -que es una experiencia de vida- el “vidente”, es capaz de ver el “otro polo” de las situaciones y de las per-sonas; precisamente aquel polo que los propios involucrados son incapaces de abarcar por estar unilateralmente identificados con el otro lado.
De allí surge la videncia de Tiresias: ve los dos polos, los otros sólo uno de ellos.
Esto es lo que él ve no con la mente común, binaria y conceptual; sino con la mente atenta, abierta a la trinariedad, y lo que le permite, teniendo la visión completa, saber hacia donde conducirá, tarde o temprano la situación planteada.
Pues -y esta es una hipótesis esencial-, hay una armonía subyacente en el Cosmos que hace que toda unilateralidad se equilibre en algún momento, deviniendo hacia la unilateralidad que la complementa. Un juego pendular que sólo se puede captar si se es capaz de ver ambos extremos.
Para esta tarea de captar los dos polos de una situación cualquiera, Tire-sias dispone de la ayuda de “los astros”; en los que se puede ver una especie de síntesis “celeste” de los diferentes juegos de polos que se dan en la vida “terres-tre”-eso es la Carta natal-. Con esta herramienta Tiresias es capaz de com-prender las situaciones que se le plantean.
Estas son las dos historias que se cuentan para explicar por qué Tiresias se habría quedado ciego. Se entiende ahora porqué afirmábamos que el secreto de Atenea debía ser la androginia. Si esto fuera así, los dos relatos son equiva-lentes. En los dos casos el punto clave es que nuestro héroe ha tenido la apre-hensión y la experiencia de la unión de los polos opuestos, ha logrado reunir en una sola experiencia la polaridad y esto implica superación de la mente bi-naria simbolizada por la vista.
Insistamos sobre la cualidad de “vidente” del “no-vidente” Tiresias.
La característica que tiene Tiresias, por la cual es “vidente”, es que tiene una visión unificada, tiene una visión holística, no polarizada. Esa visión es lo que lo hace sabio y “adivino”. Su sabiduría o videncia o adivinación ha de en-tenderse de la siguiente manera: siendo capaz de ver la totalidad de una situa-ción tiene lo que a los otros, que están inmersos en la situación, les falta; ve lo que los otros no ven, es decir, el todo de la situación.
Ni siquiera Zeus y Hera se podían poner de acuerdo y lo llaman a él, por-que había experimentado la totalidad bajo la forma simbólica de las experien-cias opuestas y complementarias de lo masculino y lo femenino.
Pero, ¿por qué podía “adivinar” el futuro? Esto es muy interesante, tiene que ver con la verdadera comprensión de la astrología y con lo que es, en reali-dad, la adivinación. Él adivina el futuro porque, por un lado, capta la totalidad; pero también, por otro lado, ve que los que están dentro de la situación sólo perciben una parte de ésta; para ellos sólo se está manifestando un polo. De modo que Tiresias, teniendo estos dos datos, sabe que, tarde o temprano al que está viendo unilateralmente las cosas y actuando en consecuencia, se le va a manifestar el otro polo, el polo que no ve. Lo que él predice es esto, predice el retorno futuro e inevitable del otro polo que, sediento de equilibrio, se va a pre-sentar. Ese retorno al equilibrio, que se desarrollará en el tiempo, Tiresias lo “ve” en el presente, en el instante, que es la única puerta abierta a la eternidad.
Ahora se comprende porqué Tiresias es hijo de dos personajes cuya cua-lidad central es la capacidad de armonizar: se está poniendo siempre de mani-fiesto la necesidad de cada polo de dar paso, inevitablemente, al otro. Así, cuando alguien se encuentra polarizado ante una situación -como estamos todos en nuestra vida habitual-, y le hace una pregunta desde su unilaterali-dad, desde su polarización, Tiresias no hace otra cosa que mostrarle el otro po-lo, aquello que el que pregunta no es capaz de ver y que en algún momento fu-turo se va a manifestar para que la situación retorne a su equilibrio. Esto es lo que a aquel que ha hecho la pregunta le parece “adivinación del futuro”.
Se suele ver a los astrólogos como adivinos; lo cual no es erróneo siempre que se entienda por adivinación o videncia lo que desarrollamos aquí. Pues lo que hacen los verdaderos astrólogos con su instrumento principal, el mapa del cielo natal, es exactamente lo que hacía Tiresias. En una carta celeste natal está graficado todo lo que una persona o una situación implican o encierran. Cuando el astrólogo detecta que una persona se inclina hacia un polo de sí mismo, puede “ver” que tarde o temprano, se enfrentará con el otro lado de sí mismo, es decir: con el polo que excluye. Si el astrólogo le pone en evidencia a esa persona este aspecto “invisible” -que tendrá una manifestación “futura”, entonces parecerá un “adivino”, pues parecerá que “ve” el futuro, o parecerá “vidente”, pues parecerá que “ve” lo “invisible”. Pero lo que en verdad ocurre es que dispone por un lado de un mapa celeste, que es un símbolo visible de la totalidad, y por otro, de la experiencia de vida suficiente para haber experimen-tado los dos polos en algunos aspectos de su propia existencia [3].

Ani Zetina y Jorge Bosia

[1] Es decir, un universo de significados que, si lo conectamos con el código simbólico zodiacal nos remite a la constelación de Libra o La Balanza.

[2] Dice Heráclito: “...a los demás hombres (exceptúa al sabio) les pasa desapercibido cuanto hacen despiertos, del mismo modo que olvidan cuanto hacen durmiendo” (Fragmento B1).

[3] El visitante encontrará otros desarrollos de esta temática en nuestra obra: EROS, EGOS, ECOS – EL MITO DE NARCISO, Ed. Trenkehué, 2003